Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, DÍA 27 DE J U L I O DE 1949. NUMERO SUELTO 50 CENTS, Iff S E L í: x. (Crónica el de las palomas torde nuestro encaces o las cigüeñas. viado especial. Empezó a anocheDividida. Palestina en cer, y la estrella de dos (cotr los Ejércitos árabes e israelitas nen andares de profeta. Las mujeres se vis- Belén, parpadeando encima mismo de la dormitando sobre las trincheras lo que dure ten cerno Ana, Isabel y María, y los peque- gruta donde nació el Señor, nos indicó la ulen Lausanne la conclusión de los armisti- ños pastores podrían muy bien ser David tima meta de nuestro itinerario. Es un hecios) todo turista, viajero u observador que o Juan Bautista. cho aceptado por todos los palestinianos que quiera ¡legar a los Santos Lugares ha de renunca- -desde $1 comienzo de nuestra era- -Llegamos a Jericó- -un oasis de ciprecorrer forzosamente el mismo itinerario que ses y palmeras- -en el límite mismo del de- ha dejado de verse la estrella que guió a los siguieron hac, e mil novecientos cuarenta y sierto donde el Señor hizo penitencia duMagos el día de Navidad, a las doce de la niive años los tres Reyes de Oriente. Desde ñocha El año pasado, que nevaba copiorante cuarenta días y cuarenta noches. En Ammán, capital de TransJordania y Cuartel samente, me aseguran que las nubes se desla cúspide de la montaña, fronteriza entre general de la Legión Árabe, la carretera el desierto y el oasis, una terraza de arena gajaron a esa hora y la estrella, a pesar de inicia por las mcntañas la búsqueda del sirve de mirador sobre el valle. Desde ella la evada, lució sobre el Sagrado Portal en valle del Jordán, entre el mar Muerto y el- -Un convento de rusos ortodoxos ha estodo su esplendor. lago de Tiberíades. Un cartel, apenas- ini- cogido el lugar para sus meditaciones- En tiempos normales, la distancia por caciado el descenso, indica a los viajeros la dice la tradición que e. l demonio tentó a rretera entre Jerusalén y Belén no. alcancuriosa paradoja topográfica de que las Cristo mostrándole la riqueza del valle de za a diez minutos. Ahora, estando corcumbres de e s t a s tada p o r las tropas 1 montañas e s t á n al de Israel, h a y que mismo nivel del mar. v, dar un rodeo de casi dos horas para visiY la carretera sigue tar la cuna del Sedescendiendo. Un ca 1 ñor! Dejamos a la detaclismo ocurrido harecha un campo levece unos cuantos cenmente ondulado, de tenares de siglos procielo ancho y a 1 t o, vocó este derrumbadonde dice la tradimiento, q u e se exción que los ángeles tiende desde la Rusia anunciaron a los paseuropea hasta el mar tores la buena nueRojo. E ti e 1 centro va, y entramos en la mismo de la enorme única c i u d a d del hondonada, la carremundo árabe 7 donde tera alcanza una prola población es entefundidad de 380 meramente cristiana. tros bajo el nivel de! ¡m a r. El paisaje, a Si no queremos comedida q u e se demeter u 11 a estúpida rrumba, se transformentira, hay que conma de fértil en lunar fesar que en la gruta y después en minera! de Belén- -símbolo de v y submarino. El aire la sencillez, del desse hace duro y pesaprecio a las vanidado. La temperatura, de s y de la humilmás alta que en las dad- -se han reunido tórridas zonas de la las mayores nimiedalínea ecuatorial, al- Este es el campo en el que los ángeles se aparecieron a los pastores para anunciarles desseudcartísticas de el nacimiento del Hijo de Dios. canza una máxima de veinte siglos de mal srusto. Es inconcebible que, habiendo sido las cincuenta y pico grados a la sombra. Y la Jericó. Unos kilómetros más lejos, Betaiglesias desde los primeros tiempos de la tierra, nostálgica de mares, despide un exnia, patria de María Magdalena. Una igleCristiandad estuches del arte antiguo y motraño olor a fosfatos y sabe a sal. Vencida sia, al borde mismo de la carretera, enciederno, sea, precisamente en la gruta de Bela profundidad, la vida vuelve a florecer rra el cuerpo de Lázaro, esperando que al sobre la tierra, la vegetación renace y, cofinal de los siglos Cristo le repita de nue- lén, donde haya de encontrarse la más triste de las excepciones. La gruta, situada en el mo una botánica compensación, viñas, palvo: Levántate. Yo te lomando... interior de una iglesia ortodoxa griega, ha meras y cipreses devuelven al paisaje conUna mezquita musu mana guarda, a poca sido recubierta toda ella de mármoles de fianza y amenidad. distancia, las cenizas, de Abraham, Isaac y colores, cueros repujados, estrellas doradas El Jordán es la frontera de la Biblia, Jacob. A lo lejos, perfilándose sobre una de un metro dé diámetro, incensarios de saApenas cruzadas sus aguas, se diría que esmontaña, se ven las torres de Jerusaléu, y cristía y policromías baratas de las que tamos recorriendo un camino conocido por junto a ellas, la colina desde la cual el Se- 1- -nm presidiendo eti España con sus chinosotros desde nuestra primera infancia. ñor, rodeado de su Madre, sus Apóstoles y llones colores los honestos trabajos de los Este es- -v lo digo no sin cierta emoción- -tierra cuartos de plancha- -no son, precisamente, el mayor hálito de santidad que se despren- sus- discípulos, se desprendió de la con el v ascendió por los aires a reunirse señal de austeridad, buen gusto y sencillez. de de Tierra Santa: la virtud de devolver s Padre... En los alrededores de Belén hay una inla niñez a los espíritus que. la habían perdiLa pluma se niega a transcribir fielmenfinidad de grutas naturales, abiertas por la do. Se diría que el solo hecho de cruzar por erosión de las aguas en las laderas de las encim a de las aguas que bautizaron a Cris- te la emoción que desprenden, al llegar a colinas. Muchas de estas grutas están ¡hoy to opera este milagro en nuestras almas. estos lugares, todas las cosas. Se diría que día ocupadas por los refugiados de guerra, Todo cuanto nos rodea lo habíamos yn co- las. piedras, los árboles, los caminos no son iguales desde que El los miró. Algo inde- que no encuentran alojamiento en la ciunocido- -estas viñas, éstos olivos, esta mudad Entrando en cualquiera de ella, viendo jer con el cántaro, junto al pozo... -cuan- finible, que no está en nosotros sino en el de de niños nos internábamos en las ilus- ambiente que. respiramos, hay en torno a a los refugiados- -viejos, mujeres, niños- -traciones infantiles de nuestros textos de este paisaje. Algo... que hizo exclamar de recostadas sobre la paja, protegiéndose del. Historia Sagrada. Hasta los tipos humanos pronto- a una periodista no creyente que nos frío de la noche con el calor de las bestias, son aquí profundamente distintos. Cincuen- acomoañaba: Si ahora me dijerais: Mira se encuentra uno mucho más cerca -le Ja Sata kilómetros antes aun se veían los somqué bien Z ueta ese ángel, m e v o l v e r í a sin grada Familia que entre los cueros, márbreros de astrakán- -aitrakán prosovtétí- extrañeza alguna para verlo pasar... En moles y oros con que los ortodoxos han disco- -con que se cubren armenios y circasiaefecto, el vuelo de los ángeles parecería lo frazado de rica a la, por humilde, doblenos o elrojo fez de los turcos. Aquí, en cam- más natural del mundo sobre este paisaje, mente sagrada Gruta de Belén. bio, todo es Biblia. Los viejos semitas, tie- y sería menos extraño a nuestros ojos que ToKcr. v- ro LUCA DE TENA B ABC D I A R I O I L U ST R A D O D E 1; NF GI R M A C I O N G E Ñ E R A L BAJO LA ESTRELLA DE LOS REYES MAGOS