Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, DÍA 39 DE J U k: 1. Q E 9 4 8. 1 NUMERÉJS ÉIÍ 5 Q; G fN: f j y sus quadrilles v a Por mucho tiema construirse un- teatro de po, dé un balcón sí- y Veranó en el Retiro, otro no, salían, en nja estará mal dedicar un recuerdo a los ciertos. Don Amadeo solía asistir a ellos verano, -los acordes más o menos acoirJardines del Buen Retiro. Situados- en con la Reina Victoria. Iba sin aparato dados de los valses y las quadrilles de donde hoy está la Casa de Cprreosj era el alguno; tenia su corro, no tan numeroso Metra, por gracia de Iqs niñas atrópella lugar de esparcimiento más favorecido du- como años después el de la infanta Isabel, pianos, que eran entonces plaga madridante ios veranos que, y esto sí que no en La Granja. l e ñ a es vanidad de viejo, no se parecían en Una temporada, vino a dirigir estos Aparte los- pianos, todo era música en nada a los veranos que pueden haber conciertos, el célebre Olivier Metra, que las calles: acordeones, guitarras, murgas, c o n o c i d o los que no cuenten más pronto hizo populares en Madrid sus valses cante flamenco... Madrid se divertía. de s e s e n ta años. Años, después s e Los Jardines, del edificó en los Jardi Buen Retiro eran lo jnes del Buen Retiro más fresco de Maun nueva teatro: ésdrid, aun incluyendo te, cubierto, con pal. a muchos individuos cos y gradería. En él que hemos conocido se cántate ¿peras y y conocemos. operetas. En el cantó El espectáculo impor última v e z en portaba p o c o no Madrid, el tenor esobstante la empresa, pañol Aramburo, uno providente, procurad los mejores tenoba d a r l e amenidad, res del mundo, pero, para que no fuera la de carácter tan ater noche, con la frescunorado que hacía ra de árboles! y césimposible su convipedes, regados con vencia con empresas profusión curante el y público. No- 3 é si día, el único alicienfue a él o a otro tete para acudir a los nor muy semejante Jardines del B u e n al que dijo un día un Retiró. e m p r e s a r i o en 1 ten el teatro, al aicolmo de; la indignare libre, actuaba una ción Í Amigo mío, compañía de zarzueestá. usted pasando la. Zarzuelas en un el limite de la brutafceto eran la base del lidad que se le perespectáculo. Algunas mite a todo tendr. veces sé estrenaba TTambién en e s t e una zarzuela en dos teatro se estrenó el o tres actos y aun de baüe de Leo Délic í e r t o espectáculo, bes. t Coppelía CJocomo Azufina y l or las mañanas, a principios del siglo achual, lo aftcionadcg al sport de los patines tno su agradable mu El t e s t a m e n t o lucían su: habtlidade en U Jardines deí Buen Retire dando vueltag a la pista del quiosco de la música. y siquilla era ya muy azul Eran primeras figuras. de la compañía, conocida e n Madrid, al p ú b l i c o le un matrimonio de tiple y tenor cómico: pareció- de perla Sabido es lo peligrola Perla y Careeller. En otras temporas o que es para la música el, no- ser conodas actuó uría pareja masculina de bajo cida. Peligro que desconocen muchos y tenor: Bosch y Rihuet. Pero; aunque compositores que siempre componen soel tenor tenga siempre más importancia, bre seguro. fuese por eufonía, fuese por antigüedad, Les Jardines del Buen Retiro no deel bajo. -se anunciaba ni primer tetmino. bieran haber desaparecido. Pocos seremos Sin duda debía de ser el mandón en aqueya los que podemos recordarlos. Deseella pareja artística. V mos al nuevo teatro del Retiro, una iiistoria, por; lo menos, tan plácida y risueña Rihuet tenía una bonita voz de tenoricomo la de aquellos Jardines, q u e nadie no y muy buen arte para manejarla. Su creo liayan. dejado- uñ- róal recuerdo; si repertorio era, con preferencia, parodias xse exceptúa a- algún empresario que en de ó p e r a s célebres. Féróci románi ellos perdiera el dinero, por inclemencias y Arturo di Fuencarrali entre otras, en del tiempo, informal a veces en. verano, o las que Rihuet intercalaba y cantaba en alguien que allí conociera la mujer fatal seriQ. trozos de las óperas parodiadas, con que le hizo desgraciado. gran complacencia del publico. Nunca pudieron ocasionar tantos males En éste teatro se estrenó una revista los Jardines del Buen Retiro, como ahora, de don Ricardo de la Vega: Cuatro saen sü nuevo destino de Casa de Correos, cristanes que fue tnuy celebrada. Era ocasionarán todos los días, los millones de una reyista de tonos alfonsinos y liberacartas que por allí pasan y de allí salen les. En vdla se cantaba lo siguiente: para llevar o traer de todas partes, entre pisfracado de perro de presff algunas pocas gratas noticias, anurcioi, nn carlista e vino a Madrid, por millares, de ruinas, dé catástrofes y un agente del Ayuntamiento desilusiones, desengaños... ¿Quién no sabe la morcilla le echó en Chamberí. del miedo al abrir, una carta, que puede Como se ve, en el teatro, las alusiones ser cifra y compendio de nuestros destipolíticas siempre han ido envueltas en J nos, el saldo en contra definitivo, de nuesel más delicado aticismo. Por la noche, en la teriaca del ambigú. (Di- tra cuenta con la vida? Dos días por semana había Conciertos bujo de Huerta publicado en Blanco y sinfónicos a cargo, de la Sociedad de ConNegro en julio de 1894, Jacinto BENAVENTE N HA LOS JARDINES DEL BUEN RETIRO i