Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES i l HE SEPTIEMBRE DE 1947. EDICIÓN DÉ LA MAÑANA. PAG. 12. les (Ingíaferr a, Bélgica, Dinamarca, Francia. I esa entonación de claroscuro en la distancia) Irlanda, Suecia, Noruega, Suiza, Holanda y en un estilo vago, en el que el tiempo amorbtras) han alcanzado en 1947 un nivel de pro- fo predomina sobre el perfil psicológico intíucción igual o superior al- de ig hig B. La dividual de los personajes, la angustia de una excepción, la grasísima excepción, está en ciudad- -la de Órán -ante una epidemia- de Alemania. No naj cifras de la zona sovié- peste. tica, pero las de la zona norteamericana reLa peste es un friso mitológico, que simpresentan el 46 por 100 de la producción boliza, con aquella técfiica desflecada y anó de 193 Ó, y las de la zona británica, iel 33 pofi nima, como sin figuras consistentes. que ini; ioó. Él corazón industrial de Europa estát ció Proust, el cheque de una. sociedad humaparalizado. ¿Cóm o podéis sorprenderos de na con la adversidad. Se supone que la pestque Europa no funcione, si le habéis quitada te del libro de Camus significa la guerra viH corazón? decía eL otro día uno de los vida, en Argelia; pero de igual manera- pu expertos británicos en cuestiones akmanas. diera aludir a cualquier otro de los minutos trágicos de la Humanidad. El desconocimien JOSÉ MARÍA MASSIP. to del alcance de la epidemia, de la terrible mortandad que va a engendrar, cabe atribuirlo por analogía a todo hombre o grupo huimaginables eft lucha La última rrovda de actualidad manóratas invasoras parecen con su destino; las incorporar el París 9. (Crónica de nuestro corresponsal. La monotonía de la política francesa, que repite, como un viejo gramófono, unos discos rayados cierra el horizonte con una. niebla rutinaria 8 e ideas que no- se renuevan, sin que los- acontecimientos, por su (parte, Clínica de Obstetricia y Ginecología del ofrezcan ningún rasgo d i sensacional interés. (Manejamos unos hombres que. no, pasarán a la grande Historia; nos enfrascamos en el Nueva instalación en magnífico edificio problema de si el vino es libre o no lo es; s propio. centramos ton agotador artificio a nuestros DON RAMÓN D É L A CRTÍZ, 94 lectores en torno a personas y a sucesos que Tels. 2516 25- 2516 26- 25 25 00 (C, S. 9.120) están, en rigor, desprovistos de la trascendencia que, tratamos de infundirles. La línea general europea de la defensiva anticorminista bordea las lindes de Francia, y eso, es todo. Aquí se está librando una batalla silenciosa entre dos mundos que no pueden pacíar una armonía. Pero si el fenómeno a que aludimos es grave, y si su profundidad 1 y su entidad merecen el: comentario- apasionado, la alerta y la consiguiente interpretación de los signos que entraña respecto al porvenir, fes anécdotas de la lucha- diaria, de Los partidos, las argucias de Ramadier y la tantas veces celebrada agilidad menta de Bidault no deben o no debieran erigirse ante el lector español en protagonistas de una actualidad- a de Francia en estos momentos- que aparece referida y subordinadas a onda mundiales y a energías diplomática cuyos núcleos de difusión se han ido desplazando de 3 a vieja Europa. Siempre que iniciamos el análisis o la conjetura ante las ocurrencias ¡políticas de Francia no podemos reprimir que un resquemor de responsabilidad periodística Ihága ante nuestros 0 J 09 en un santiamén e ¡inventario, de los ricos metales de la verdadera y memorable vida francesa- -de su arte de su literatura, de sus costumbres- -que una avance sigiloso y torpe de! á fortuna, contraria, de la desgracia, que desgarra a las al- mas y las corroe. En la novela de Camus no es fácil la entrad? el contacto directo cort las criaturas humanas que esboza el escritor. Estamos fuera, en una perspectiva melancólica. La peste es un parábola y una alegoría. No son las figuras algo que palpite y se diferencie con un contorno personal. Es difusa la atmósfera, fría la manera del relato, y és el asunto en sí lo que cada hombre y cada mujer de este libro encarnan: la pequenez espiritual de lá muchedumbre ante la inconmensurable fatalidad. -MIGUEL M O Y A HUERTAS. A BC EN P AR IS A B C EN BUENOS AIRES Música española junto al Plata Buenos Aires 10. (Crónica telegráfica de nuestro corresponsal. Organizada $o r agrupaciones- de la colonia Apañóla y comentada por García Sánchiz, el cual disertó sobre él te, ma Cádiz es el pañuelo celebróse anoche en el teatro Colón una función extraordinaria a beneficio de tos daniítiificados de la ciur dad andaluza. Más que llena la vasta sala, ferviente y nostálgico el auditorio, nuestro el programa (salvo el número de ballet) y nuestros los intérpretes (Segovia, Iniesta, Gatve) la, velada no fue un espectáculo más en la serie crecientemente sugestiva que distingue a la temporada bonaerense. El repertorio respondía de manera no menos exclusiva al genio nacional: Sarasate, Padre San Sebastián, Granados, Falla, Rodrigo Albériiz, Toíclrá. Pensaba yo que la taquilla rendiría más de quince ¡mil pesos y que la, identificación de I: espectadores, ascendiendo en multitudirosos planos sucesivos desde el patio soberbio al último y Jejano anfiteatro, trascendía un magnífico ejemplo d, e solidaridad; pero reflexionaba también sobre el hecho de que un pueblo solo, una cultura sola, pudiera improvisar, por sí y anite sí, sin préstamos ni interferencias, compositores y concertistas de reputación internacional tan acrisolada. Botaban allí los que son, pero quedan algunos, quizá muchos, que no estaban: un Zabaléta, un Sáinz de la Maza, un Iturbe, ejecutantes que en semanas anteriores habían literalmente pasmado a un publico que, so capa de porteño, eí de año efi año más cosmopolita. Más allá, puesk del tiempo y el lugar inmediatos, seducíame la consideración de que en música como, en pintura ningún país puede einular al nuestro por el; numera y la autenticidad de sais valores contemporáneos. No quiero, sin embargo, que esta exaltación de lo propio desenfoque! ciertos ángulos de la actualidad argentina, principalmente el establecimiento del voto femenino, que había sido encarecido abiertamente a través de proclamas, exhibiciones y otros acto- ide carácter público por la esposa del Jefe deírEstado. Re tablecida de una indisposición que dio pábulo a erróneas y quizá torcidas, conjeturas, de alcance político, Eva Duarte, ha reanudado suá funciones en la Secretaría de Preyisión y Trabajo, y su Sonrisa, reproducida e i anchos clichés, ha vuelto a iluminarla Prensa, peronista. La co. nces. iont del sufragio a. la. nmjer ha sido, por lo tanto, precedida de una publicidad gustosa y adecuada: una dama influyente y bonita, cuya esbeltez realzan todas, las degan cias y refinamientos, de la. moda. Sin embar- go, la opinior pública no ha participado activamente en k propaganda de una reíofma ¡qu, e: habiendo sido aprobada anoche por la Cámara, de Diputados, impondrá (no el derecho, sino la obligación de votar a 3.918.000 mujeres, las- Míales acudirán a colegiois distintos y separados de los que tradición ahílente corresponden- a 3.890.000 ekctoiiea, masculinos. A última hora, de la tard 1 la señora dé Perón se personó en la Cámara, mientrasi los diputados debatían el proyecto de le y desde la escalinata saludó y arengó a numerosos y entusiastas grupos de f M DARANAS. ALICIA DR. VITAL ÁZA ganga abusiva de residuos políticos sin altura ni intensidad consigue esconder. ante la expectativa del lector. La dosis política envenena a los europeos, y hasta cuando nos decidimos a eludirla resurge bajo otraS apariencias no menos agotadoras. Es queel mal que senos administra mo. nace en las páginas impresas de. los dia. rio? sino que se encuentra enraizado en ti espíritu de nuestra generación. Hasta en la novela de Albert Camus, La peste- -que es el ílibio de máxima actualidad en Francia- -se revela el grave paso de- la época- sombría que nos jnciímbe. Camus suele ser conocido por lexistencialista sin. que lo sea en firme. Es un escritor de treinta y dos años, de origen argelino. Su firma, es frecuente en los diairjos y en las reyistas de- París. Su históirial dee cción patriótica durante la última guerra, fe- deja, a buen recaudo de las formas políticas que a veces adopta la envidia literaria. -Carrans ha descrito en su novela im Esita do social- -el personaje es, un momento de. la sociedadr- -que tan pronto puede er una guerra como una resistencia encubierta, y que acaso pudiera reipresentar cualquiera otro de los sesgos dramáticó s de una fa e de preocupación colectiva. La novela de Camus traza en estilo narrativo, en el f e abunda fl TEBIRNOS Toda clase de alumbramientos de aguas e instalaciones. Proyectos y Presupuestos gratis. Casa fundada en 1830 MENORCA, 16- MADRID- TELEF. 85 93 20 roña industrial, nave. Escribid: Apartado. Correos 3.037. ¡ATMCION! ¡ATENCIÓN I ENFERMOS DÉ ASMA TRASPASO CATARROS BRONQUIOS Y REUMA ENCONTRARAN SU TRATAMIENTO EN EL Balneario de Fortuna (Murcie) Para informes, dirigirse al administrador del Balneario. (C. S. 79.133. ALQUILER DE SOMARRAS LLOMBART. -JIortaleza, 39. ¡Teléf, 2145 03.