Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, DÍA 27 DE FEBRERO DE 1947. NUMERO SUELTO a B m 40 CENTS, gl g LAS INDISCRECIONES DE DON SALVADOR las tropas macioinalies 1 avabzalban camino los PirirLe claro que después de cercenar, pro domo sua, una fantástica suma de millo nes. Una noche de la segunda semana de febrero de 1939 los elegantes inquinaos de hotel da Deauville se vistieron de trabajadores y se echaron al hombro, cajas y más cajas llenas de diamantes, zafiros, esmeraldas pedas. y joyas de oro y plátinty embarcándolas en el yate Vita. El valor de todo aquellc se calculaba en 50 millones de dólares. Y aquí viene lo bueno, según D. Salvador de Ma danraga; y fue que cuando el tesoro llego á Méjico, D. Indalecio Prieto se hallaba ya en aquella Repúblicaí, dispuesto a q. ue Negríti no se alzara tícai el santo y la limosna. Jun T co recuerda con extraordinario gracejo una anécdota aleccionadora, de (a que fueron protagonistas Prieto y Carner, el ex ministro de Hacienda, cuando se hallaban, codo con codo, en el banco azul. Prieto preguntóle a Carnert de qué arte se. había valido para hacer su fortuna, y d catalán, sin responderle, le preguntó a su vez: Si viera usted caer una peseta del techo de leste salón de sesiones, ¿qué haría uslted? Iría a 1 recogerla; del suelo contestó D. Indalecio. Pues j o- -replicó iell financiero- -Ja- cogiería en el i DIARIO ILUSTRAD O ARO C u AD R A G E SI M 0 N. 12.791) PCJSOBIPÜION: MADRID: UN MES, 10,50 PESETAS. PKOVINCIAS: TRES MESES, 31,50: AMERICA X PORTUGAL: TRES MESES, 84. EXTRANJERO: TRES MESES! 51 PESETAS. REDACCIÓN X ADMINISTRACIÓN: SERRANO, 61. MADRID. APARTADO N. 43, AUDIENCIAS DE S. E. EL JEFE DEL ESTADO f pión Salvador de Madariaga se encuentra ahora en Méjico. Ha pronunciado dos conferencias sobre temas apoíítidcs, y suponeíwos qule apenas si habrá cambiado el saludo toan los (refugiados que se hallan en la capi tal de la antigua Nueva España. El ex ministro, ex embajador y ex funcionario pro húrtente de Ca úlfcilma República 1 quiso ser imIparcial- -dentro á? su espiacialísitna manera ule ver las cosas de sos compatriotas- -al eaIjuiciar la guerra civil, y eso no se lo perdonarán ¡nunca los que dieron lugar a ella con jsu vandalisimio político. No le perdonan eso ini sus indiscrecionies acerca d el gigantesco ¡saqueo del Gobierno republicano en las arcas Hlel Tesoro español, en líos cofres fuertes de los Bancos y en ta, s cajas de seguridad de ps partilculares. i H e aqui que Alfonso Jtmoo, el, gran escritor y periodista mejicano, ha podido añadir a sus cuatro y ya famosos artículos neila Javos al faíbulosloi robo, otro más, da yerd ade) ro interés, entresacado dé lo qWe dijo. Ma ¡dariaiga en so libro España (1944) y de lo ¡gue ha agregado después en crónicas y eníayos. Junco confiesa paladinamtote que esPrieto recogió iel teistoino ie n el aire. Con: Jtos ingredientes Hon altamlenlte sugestivos e venció al presidente de 4 a. Rephiblioa mejiílustían de maravillosa manera el apasionan- cana de- su mejor deriachio para tomar posete episodía Nadie dudará de la opartunidad sión del cargamento de yoyais, mientras que He la cita, cuando D. Salvador se encuentra el representante de Negrín atravesaba el At- terca de los tobos. lántico para encontrarse, a la postíe, con 1 i En trance de finiquito la República, Aza- del humo Nieg- rím entonces embarcó, y y u fia ste refugió en París, seguido dle varios per- en Méjico revolvió, intrigó y amenazó para sonajes, fugitiivios también, y fe la Diputa- que le fuera devuelta la enorme fortuna. Prieción permanente db- las Cortes- Bl tesarlo e -to lie oía como quiten oye llover y está bajo jpañoil, robado, ¿dónde se hallaba? Aparte la techado. Negrín llegó al extremo -al extreímpotíenfe cantidad de oro entregada a Ru- mo; dada Sü idiosincrasia- de proponer la feia, ¿quién administraba y manejaba el res- creación de un organismo de ayuda a los desto, es decir, la, impresióaanfie suma de oro terrados Con ios del Vita; y en carta y piedras preciosas que había aeguido la, rufa dirigida a aquél desde la misma capital mejiJíe los derrotados? Aquí entran Madariaga cana, en 23 de justó de 19391, le decía, sin y. suiá ind iscne cionos. Negrín entendía que a Isonrojarse ipor la que antes declarara ante jéí, y solo a él, como presidente del Conse- Ja Diputación permanente: En marao de! jo d e ministros, cplrrespondíai ¡el cometido, leste año, el ministro de Hacienda, de, acuerprieto sostenía que el asunto incumbía, de do conmigo y conforme a un plan minuciohiañerá p 5 ena y ahsolulta, a la Diputación p er- samente esltudiado y preparadb desde hacía 1 ítianiante die- las Corte. No se: entendieron y mucho tiem ¡jx trató de asegurar en paíste s o ¡su rgió elfloimpjmil nitiaAhora bien: Mada- por procedimientos que afirmasen nuestro fSa! g observa que Nagrín mintió ante la Di- derecho isobnelos recursos del Estado repuputación permanente, puesto que aseguró en la Junta celebrada en París el día 1 efe abril blicano, todas ios meditas utilizarles p ara ri jde 1939 que la Ejepública carecía d e medios 1 imediar n lo posible, el infortuwjo 1 de nuestros iedonómiqoís. Si todo el mundo estaba asom- compatriotas en la emigración. Gracias a bradlo hace titos años de qule aún tuviéramos 1 nuestra previsión y diligencia han podido saltaosotrbs divisas para sostener la guerra varse elementos tales, que en su, cuantía- -dijo- si hay gente 1 que hace año y medio 1 no lo hubieran síoñado quienes hace dos. años ¡estaba haciendo campaña; derrotista, con el aseguraban que la grjterra. estaba a punto de consabidb m es posible que haya dinero ni tenmiínar por agotamiento de nuestros recur, divisas ¿cómo se puede creer que nosotros sos. Idilsiponganijois de un tesoro? En Jos países Y Prieto oyendo llover. Es diecir, volvió ten quia Franco está. tteoonocido no podemos ¡contar con más medios que I03 que proce- a su antigua tesis de que ios fondos, todos ¡San la ayuda internacional. ¿Está claro? los fondos, debían ser, administrados por la I No debíai estarlo mucho cuando Prieto in- Diputación plermanentei qub era tanto como tóstía eo que el íesípro fuese ad mitiistrada por Ssi d encargo Se le, diera al Gran KJian de la Diputación permanfente. Y efe que Prieto Tartaria, Y o hiübo aJcoerdo. Cada cual- sitestaba en el secreto. Saibía que hacia fines guió, en él pdtífico disfrute de la que haíbía. 1 ¡tie I938, él Gobierno ¡republicano español ha- apandado %lo s destarrados, mirando a la bía alquilado uá elegante; hotel tx Déauville, l u n a Idonde se alojaron varios españoléis elegantes 1 I Buenas ¿afán las indiscrfecitanies de dotí y varias. hermosas damas, que hacían, vida Salvador de Madariaga! Eslte hombre no táe sudamericanios ricos. En ese hotel hizo escarmienta iiuncaí- -se dirá D. Inda- ¿es Jiepos iitar Negríri el tesoro robado, mientras que pierna que así varólos a entrar nosotros 1 en la tercera España En el Palacio de- El Pardo, Su Excelencia el. Jefe del ¡Estado recibió ayer en audiencia a la nueva Diputación Provincial de Madrid, -presidida por el marqués de la Val- davia, que fue. a ofrecerle sus respetos y su adhesión incondicional. v El Caudillo. agradeció la deferencia y e interesó vivamente por los problemas que afectan a la Diputación, estimulándoles a que continúen laborando. intensamente, como lo hicieron sus predecesores, por el bien y engrandecimiento de la provincia de Madrid, que por ser la capital de la Nación debe servir de ejemplo y, espejo a las restantes de España. Seguidamente, Su Excelencia recibió a la Junta directiva de la Feria Internacional de Muestras de Valencia, que cumple el próximo mes de mayo su XXV aniversario, y que- se da el caso de ser la tercera Feria del mundo, de esta clase en que se celebra dicha conmemoración, a la que desean darle el mayor realce. Su Excelencia encontró muy acertado élproyecto de dicha Junta, estimulándoles para el logro de sus deseos, que tanto benefician a la laboriosa, fecunda y siempre española reg: ón valenciana. También recibió el, Caudillo a una Comi ¡ión del Ayuntamiento de Ayora (Valencia) presidida, como la anterior, por el gobernador civil de la provincia, que fue a hacerle entrega de la primera medalla de la ciudad, que Su Excelencia agradeció con breves y sentidas palabras. Su Excelencia el Jefe del Estado y Generalísimo de los Ejércitos recibió, además, ayer en el Palacio de El Pardo la siguiente audiencia- militan, DQH Emilio Esteban- Infantes y Martín, general jefe d é l a división número- 11; D; Re món de Ozamiz y Lastra, almira nt. e jefe del Se, rvieio de Personal del ministorio de Marina; D. Manuel Baturon e Colombo, general jefe de la división número 4 1 D. Antonio Yu, ste Segura, general jefe de- la división número 42 de Montaña; D. Luis Marinas Gallego, general jefe de la Artillería del Ejército de Marruecos; D. Manuel Granado Tamajón, generál. jefe de la Infantería de la división número 92; D. Enrique Ventura Guadarrama, coronel director de la Academia de Intervenión Militar; D. Manuel Sánchez- Puelles Puelles, coronel, secretario del Alto Estado Mayor; D. Daniel Áraoz Arejula, capitán de navio honorario, retiraldo; D. Manuel Arias az, teniente cofonel directcr, de la Escue a de Automovilismo del Ejército. Par último, tn audiencia civil fueron resibidos por el Cauldilla los sigui p. tes seño- es: Don Miguel Matéu, padre Buenaven ura Puijol- Marínj iviaedirector gesneral da a Hermandad de- Sacerdotes. Operarios Diooesanos, acompañado de los padres Eugenio, Fuertes Martínez, superior de Buenos Aires; Santiago Menéndez Bustamante, superior do Tucumán, y Joaquín Gómez Fannandez, superior dé F 3o rid (Urug- uay) D. deferino acia Novioa, director igéneiraj de la Juisdicción del Trabajo, y D. Emilio Jiménez Arribáis. director genieral del Instituto Nacióial de Estadística.