Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
a: B C. JÜ 33 VES 5 DE, BIClEMBBE DE 1946. EDICIÓN BE LA MAÑANA. PAG. 11, EL MU N DO A TRAVÉS DE COR R ESPONSALES la oposición, de Su Majestad en la Cámara dé los Lores, vizconde Cranborne. cortesano, la Orden Historia, chismes y grandeza de Ja deA pesar de suhaorigen siempre, durante sus Ejercito sin cuarteles. Un estula Jarretera sido muy noble Orden de la Jarretera seiscientos: años de existencia, el símbolo de dio del geheraJ D e L a t i r é París 3. (Crónica dé nuestro corresponsal, Londres 4. (Crónica telegráfica de nuesfro Ja tradición heroica inglesa. El propio Eduar corresponsal. Si el cronista iniciara esta in- do III la perfeccionó más tardey concibiendo retransmitida telegráficamente desde Lonformación anunciando que en breves días se en ella una especie de- renacimiento, de la Or- dres; Salta a la Xfista de ún observador sucasi de sombra impondrá al mariscal de campo vizconde de den de la Tabla Redonda del Rey Arturo, perficial el tono clandestino, los militares por aquel del que afirma con insistencia Cervan- imperceptible, que denotan Montgom ¡éry del Alamein la Liga de la Conla calle. El puablo bien quisiera verlos a pla desa dé Salesfaury, el lector, probablemente, tes (capítulo XIII del Quijote y XVIII del cer; le regfOcijaría al transeúnte tropiezarse no comprendería que esto significa para el ac- libro primero de Persiles) qué no murió; sino, a las veces con. un bizarro oficial que afectatual- jefe del Estado Mayor Imperial ingre- que por art ¿e de encantamiento, fue converti- se galas de presunción, ademanes de jactansar eri la muy noble Orden de la Jarretera. do en cuervo y que, andando los tiempos, ha cia marchosa. Ayer atracaba ante 16. s muePara evitar, pues, esta posible, extfañeza, voy de volver a reinar y cobrar de nuevo su rejnd lles lujosos de un gran hotel el soberbio coa trazar un resumen áe las causas por las y cetro... Los caballeros d e la Orden de la che de- un general con mando en Abacia, y cuales la Liga de la Condesa de Salisbury lia Jarretera, como los de la Tabla Redonda, ha- era grato; asistir a la alegría de la multitud, ser los compañeros más pasado del primitivpY lugar a la pantpfrilla bíande su heredero, tanto en. loscercanos del que; como un pavo, real en lá penumbra, roRey o campos de izquierda del héroe del Alamein. Según di batalla como, en los torneos y justas cortesa. -daba la íueda de la encendida curiosidad. cen las historias y desmienten Tos historia- na s. Ha. sido siempre tradición de esta Orden Pesa sobre el Ejército, la sensación- -premonidores, un día del año de gracia de Í 33.7 esta- mantenerla alejada d -las influencias, de los tóriáide acontecimientos; que pueden compraba Eduardo I I I t- ailando con la condesa de partidos y otorgarlas a los guerreros más fa- meter- para sieropre- esa lozanía natural de Salisbury cuando un imprevisto suceso vino mosos o a- miembros de las familias más ílus- los Institutos. armados, qnef. apenas se anuna turbar la placidez de la danza. La condesa LUGA DE TENA. cia aquí con rurr r de espuelas, basada, eninterrumpió de pronto el ritmo de sus pasos, raizada en él imán que arrastra al paisanaje enrojeció, y llena de turbación dijo al oído a la admiración por lq castrense. del Rey Hasta los escritores de ciencia mi litar tras- -Señor, he de retirarme, no puedo seguir lucen un poso de desencajito. Un interesante bailando. estudio del ¡general De Lattre sobré el. Ejer -Tened en cuenta, condesa, replicó el Rey, citó francés de transición aborda los problequé toda la Corte nos mira. Se dejáis de baimas de la reconversión ¡del dispositivo. de, -EQUIPO MODERNO lar, me dejáis en una actitud embarazosa guerra a flás necesidades y al entrenamiento Puesta a puntó tune up de motores. no faltará quien piense mal. dé tiempos de paz. íuanto mayores, sean las- Mal haya quien piense; mal (honi soit probabilidades dé cambios técnicos en la ba qui. mcd y pense) insistió, la condesa, mas- no, talla moderna, tanto más. firme deberá ser, el puedo- seguir bailando, señor... Se me tha ESÍEOPEDA, 36 cuidado de los factores constantes, y entre: caído una liga... ellos del primordial, el soldado, pues, conio ha dicho Montgomery, el hombre es el arma- Efectivamente, Del pie de la condesa, esesencial de la guerra. El aumento de 3 a, po- Condido entre las sedas de la ancha falda, tencia de fuego ocasionará en el futuro la jtolgaba- una liga de terciopelo azul bordada dispersión y, por lo tanto, 5 a articulación lí ¡en perlas enhilas de- oro- L a situación era gfera de los enlaces de las fuerzas combaciertamente embarazosa. El Rey con los ojos tientes. Hay que disponerse a buscar un tipo muy abierto? miraba en el suelo la liga de de gran unidad más flexible que la antigua, la condesa. La condesa, toda turbada, miradivisión: grupos tácticos independientes, desba, a los ojos del Rey y el Rey, en fin, ante tinados a moverse con éaprmte agilidad en un toda la Corte, se inclinó, tomó la liga entré teatro de operaciones, que ya no se organisus manos, la desenganchó de la fina media- y DE LANAS SUAza conforme al frente linear sino en el Ise la puso él mismo sobre la calza de seda, VES Y ÁNGORIsisíema en profundidad, qué abarca toda, la a la altura del jarrete izquierdo (parte alta NA EN LDS TOnación. Estos grupos tácticos- -cada uno rede Ja. pantorrijla) NOS MAS MOpresenta un tercio de H pirimitiva división- -a Como algunos nobles se sonrieran, no cotpÍ ÉKNOS deberán prestar servicio dle eventualidades, jprendiendo qué hacía el Rey con la liga de la dé reacción rápida contra ataques de infiltra- condesa, Eduardo I I I se volvió a eljos y les ción: aerotransportados, y junto a ellos se idijo en Voz alta, repitiendo la frase de la con- constituirán unidades regionales de, cobertu desa de Salisbury: ra y de apoyo de maniobra. Subsiste c; l Es -Honi soit quintal y pense. tado Mayor divisionario, conectado dientro M día siguiente, veintiséis nobles, en señal de la coordinaciflíi de las tres Armas: te, fres- tíe protesta contra los que interpretaron malitpe, aérea y naval ciosamente la galantería del Rey, aparecieron, ien Ja Corte cóp una liga puesta en la calza izLa paz, como víspera de guerra, requiere quierda, debajo de la rodilla, con la frase del una educación militar especial del nuevo r e- Rey bordada en oro: Mal haya quien piense cluta. Nada de cuarteles: campos de bata- mal. -Eduardo III, en agradecimiento, les llón, fase de ejercicio ligero en campamentos nombró caballeros de la. Orden de la Jarreteque despierten éa el bisoño los reflejos de X EÑ TOJJAS SUS SUCURSALES ra (jarretera, según el diccionario de Casaacomodación á la topografía, al combate de res, es una liga con hebilla pana sujetar la mecontinua móvil i3 ad. Los reclutas se incorpojdia o el calzón por el jarrete) rarán al. tótallón cada seis me es, eá coníing entes- oesiguaks, uno principal y otro secundario, La Orden, como íodas las instituciones in- con lo qué se conseguirá que todas las unida- glesas, sigue aún en vigor, y ayer han sido EXTRAORtílfíARIÓ des posean una compañía de veteranos. nombrados caballeros de la misma, además del L U Í S OCHABAN librode- ABU. RTO Se trata de un Ejército sin cuarteles, en ¿nariscai Montgotnery, el gobernador del Caconstante fase dé. adiestramiento. El leeter inadá, mariscal de campo vizconde Alexander aficionado a sacar consecuencias políticas po de Túnez; el que fue jefe del Estado Mayor Imperial durante. la guerra, mariscal de carnOFICIALES AJUSTAIíOEES, -3 ME, CANICOS drá; reflexionar sobre lo que el nuevo, orden: táctico significa dentro del- cuadro genera! de eo vizconde A a- nbrookei- el que fue coman. DE PRIMERA AUTQGENA MAÉTIÍÍEZ, S. A. la vida francesa. No será difícil considerar dante: supremo aliado en Asia SurorieofaT, contraalmirante Mountbatten de Birmaniaí el VMléhermoéO 15, -Madrid, y Gárretera dé Má- qué un Ejército dotadlo de. semejante intecáx arid G, -Valladolid. nisaTose estrellaría contra las ciudades en kjüe fue jefe del Estado Mayor de la Aviación 1 el p s o de un hipotético golpe de. Estado. Aly actúa director de Abastecimientos para, la Iguien objetará lo contrario: que uní Ejerenergía atómica, mariscal de la R. A. F. vizcita eri pemianente imaniq bra, alejado de iaconde Portal de Hungerford; él ministro de. DEL, KASRIÚAÍNEÍE AL CONSUMIDOR contaminación polítfea con, las células, colos Dominios, vizconde Áddison, y el jefe tfe NU: ÑEZDE BALBOA; 33 -MADKID ABG EN LONDRIES ABC EN P A R 1 S APUNTES 0 I I MKfiRA JEFE M AIÍieO OFC i