Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B. petuosidad inicial constituyeron un soberbio espectáculo. El grupo bilbaíno se desmelenó en una avalancha incontenible, frente a la; que el once local se defendió heroicamente. Si al fútbol, se pudiera Jugar así- por espacio de noventa minutos, no habría má? técnicas, en España y fuera, que ese intrépido acometer con descensos: perpendiculares, que sL yerran el objetivo, 1 ponen la emoción en todos los espectadores. Pero la resistencia física tiene un límite, y el Atlético de Bilbao, que antes daba señales de cansancio al correr del segundo tiempo, ahora sé entregó, casi exhausto, a los veinte minutos. Toda la vehemencia se habla estrellado contra la magnífica y- sólida resistencia del triángulo defensivo Jocal, y como la suerte se había mostrado esquiva con los bilbaínos, el. Atlético- Aviación, enteíamente íépuesto, era dueño de la situación, mandaba, desbordaba: a su vez, disparaba y fatalmente njarcaba a un bando que echaba á rodar, sus entusiasmos varoniles para servirse de mecanismos, punibles, censurable? Cuanto a las dificultades, conviene, subrayar que el arbitró, Sr fyfartínez Iñiguez, pese a su bueña; voluntad, no ¡logró dominar el partido. Todo lo contrario: el partido y: la obsesiónide no castigarlos penáltys aun en. las más; claras, acepciones dé. la falta, le deminarori a él, imponiéndole un rumbo dé; transigencia tan peligroso corno équívoco. Jüan DEPORTISTA. Equipos. -Átíético de Bilbao: Lezama; Bergareche, Oceja; Bertol, Barrenechea Nahdo; Iriondo, Panizo, Zarra, VeñanciOj Gainza. Atlético- Aviación: Pére 2; CobóJ Aparicio; parias, Germán, Cuenca- Juacosá, Taltavull, jorge, Campos, Escudero, lueioiies ds- los equipos. Pero en esos cinco tniniitos. que faltaban, el Sevilla (Obtuvo, xios goles. El primero, a? iftinuto 41, -en, un tiró de Arza que desvió Corona, jaescolocando, con ello a Sureáa, que, no obstante, le; diá; tjempo á enmendarse y rozó la pelota con los dedo bien que ayudándola a- llegar a la red. Y s. egúidíímeiite, en un avance de López, el pase, rasó, muy cerrado, paralelo á la línea, de cor ¿ner, fue rematado por AraüM, stó que- Sureda s- e hubiera decidido á interceptarle, Con 2- 0 y diez- jugadores en el Madrid, el partido, había terminado. Así fue, en efecto; porque el Madrid de la segunda parte, fue otro. Aquella serenidad con que áe batió en 1 la primera parte desapareció, cundió el desconcierto, en sus filas y é entregó al adversario. xé. el ataque Prudén, se iba bien del contrarió para luego, desmarcadó, tirar inocentemente, como desilusionado, AÍsúa dio más fé de vida y se internó- con frecuencia; mas se empeñó én tirar, cerrado, en vez de centrar a sus coTripañéros mejor situados, malogr- ando los avances. La media, se veíxa desbordí da a pesar de la voluntad de Hüéte y la defensa; perdida la coíiílanza en Sureda- -que bajó mucho dé juego- -se; pegaba a ¡a linea de gol- para no dejarle llegar los balones. El Sevilla entonces ciprbvechó- y se empleó de firme, sitiando al Mkdriíi. Los ocho corners sacados, por ninguno él Ma- drid, darán al lect. ó- F una idea, del acoso. El ala López- Arza jugaba mogníficamente, sucediéndose sus avances con profunda facilidad y constaate peligro A los cinco minutos Araujo, de cabeza, ganaba la acción a Sureda y marcaba el tercero. Á gran distancia, Arza, de izquierda, Obtuvo el cuartor Y, finalmente, López dé cabeza, remató el qüjnto a Súreda. éen su misma prese. ncia. Faltaba aún bastante para terminar y pudo el Sevilla, aumentar la distancia, pero después de unos momentos de juego codicio- so- sesteó bastante o muy bien, pudiera ser que acusa- SEVILLA, 5; REAL MADRID, 6. LA LESIÓN DE QUEREJETA, CLAVÉ DEL PARTIDO Sevilla, 25. La visita del Madrid fue. escogi dacipn, acierto por el Sevilla- para celebrar el Día del Club. Pues, a pesar de celebrarse! el partido por la mañana, Nervióri registró el iriasror lleno de la temporada. Y es qUe se conjugaron dos, agrandes alicientes: uno, la briTuvo el Aviación la fortuna de marcar Cuan- llante; temporada. que viene efectuando el equi do los de Bilbao, en plena acción impetuosa, po de Qüincoces, y. el otro, el momento actual parecían más cerca dé alcanzar la. meta. Fue del: Sevilla, de manifiesta recuperación. Resuna escapadai dé. Juncosa, cuyo centro pasado p ondióveí partido- e, la. expectación despertad al- caníó Escudero, rematando desde muy cerca. da? Para la afición qevillistai; no cabe duda. ¿Mas todavía este primer gol no desanimó a los Es más, sobrepasó; en íüucho, sus: esperanzas, norteños, que- siguieron atacando impetuosa- al encontrarse con un- copiós: o resultado a. sü mente. Hasta que, a les dieciocho minutos, eri favor. Pero ia realidad es qué surgieron is s, una escapada bien llevada por Campos, el pase pec- tos imprevistos que determinaron un des. adelantado produjo una confusión ante, el arrollo anormal del encuentro. Porque- a los marco forastero, y Jorge, bien situado y deci- veirite minutos de, juego, hubo de retirarse del Sido, disparó fuerte y angulado un balón, que terreno, para no salir más, él defensa Quereel portero no pudó detener. Fue el 2- 0 que, a jeta. Ello trajo pomo consecuencia- una infepoco, había de enfriar las energías bilbaínas. rioridad numérica, un debíirtíimiento de la cte- Luego llegó el dominio del Aviación, fuerte, fensa al bajar a ella BarSnaga, y una pérdida de eficacia Jipi ataque verse sin colaboprofundo, peligroso. Los defensas, Bergareche ración dé un elementoaltan notablela cwno? l y Oceja, más que valientes, alocados, fallaron que hubo. desustituir a Qüerejeta. Otra cosa no poco, y, encambio, en una de las escapa- hubiera sidp- -si el lesionado fuera úridelaij das bilbaínas, Iriondo, cerca deí márco y en terg. Hubiera subsistido la inferioridad numéexcelente posición para disparar, fue zancadi- rica y la merma ofensiva del ataque, pero hu- r a e l e s f u e r z o r e a l i z a d o Ueado por Aparicio, sin que el arbitro se atre- biera quedado intacta la línea de atrás, -lo qué En las oircunátancias. en qiae se jugó él parviera a sancionar el penalty Con ello la. ftubiera permitido organizar al menos, una tido- seria aventurado enjuiciar las líneas dé! durezafué en aumento. buena defensas Madrid. No obstante a nosotros nos pareció La. segunda parte fue íntegra de dominio y. mejor la línea dé ataque, y de- ella los, interio- hábil dirección del conjunto central. Sólo los Mientras el Madrid actuó completo, dio bue- res Barinaga. y Selmar, mejor- éste qü a iiié medios alas forasteros acertaron algunas veces na impresión de juego. Dominaron, ai évüla En plano inferior, actuó la, media, en la que a contener un empuje, que en Jorge, Taltavull e. a el juego alto, áe cabeza, y déss ori el nuevo elemento Pont ines pareció batallador, y los extremos se mostró decidido y eficaz, un juego d 6 combinaciones bien realizadas, pero; poco eficaz en la entrejga del- balón, y, JPero el medio centro, Barrenechea, y los dos con reposo y el menor de gast -fisico, lanzan- deficiente él trío defensivo. El- Madrid necesita defensas, fracasaron en. sus puestos. do, muy bien los interiores, especialmente: Bel- otro trío de más categoría. En el Sevilla- jugó La violencia quiso sustituir al juego, y las mar a los extremos y centro delantero. El excelentemente el guardameta Bustos, cpn. feo- Sevilla resüontiía con un. juego más víyaz, aün- toria deficiencia la defensa, qué pudo escudarprotestas, 7- -al ritmo y. con las diferencias de Color a que -eátamos acostumbrados- -hicieron, su qüe menos ordenado; juego; a base de la aco- se en. el marc- s je- de eólck cuatro delanteros; aparición. A los doce minutos, un buen centro metividad de Ai ujo y de las ráfagas indivi- discreta 5 la media, magnífico Arza, bien apode Escudero, largo, fue hábilmente rematado dualistas; ele. Árza. Este, contrasté, resultó, iü- y. ado en López, valiente y toípe al mismo tiempor Juncosa para marcar el tercer gol. Y lúe- teresante y el. juego se mantenía tan pronto po Araujo, muy bajó de juego Herrera: y gris go. todas las. brusquedades, las feas entradas y en- uno como en otro terreno, siendo. más pe- Domenéch. -El Sr. Arrue hizo un arbitraje de los choques violentos que ustedes quieran... llgroeos: los tiros del Sevilla, pues hubo áos compensaciones. Erró principalmente en los Sancionados con fortuna, urjas veces, y otras, magníficos a la cuenta da Herrera y Árza. El fuera de, juego. Afortunadamente ninguno- de con error total. Algunos jugadores- Lezáma- -Madrifi, también; tiraba, especialmente Frude les equipos le crearon complicaciones. AHaeó incluso se lanzaron alegremente- a la agresión. pero, desde demasiado lejes ¿Está bien dispa- así a los equipos: i: por la espalda sin tener el contrario la pelota; rar sin parar, pero no siempre. El demingb, los Madrid. -Sureda; -Querejeta, Corona; Pont, y... no pasó. nada. No pasó nada, porque toda- delanteros madrilefibs tuvieron ocasiones de x vía, faltando poco para terminar, el Aviación avanzar un poco más- con le pelota en los Ipiña, Huete; Alsúa, Bari. nag- a, Pruden Bel pies y haber: asegurado tiro. ÍJo lo íiicierori, rríar, Vidal. 1 msreó un cuarto- y definitivo tanto, buen dic- Sevilláí- -Bustos; Joaquín, Belmonte; Alconéparo de Taltavull, que concluyó de iprobar la sin duda, esperando que las ócasiopes es proamplia superioridad, en está tarde, de los ven- dujeran en el curso del partido. Aparte; de esío ro, Félix, Egu. iluz; López, Árza, Araujo, He- cedores sobre los vencidos. Con entusiasmo, con él equipo se desenvolvió bien; hasta- el. guarr írera y Dbmenech. -DISCÓBOLO. i velocidad y sin ella. -dameta S. ur. eda s í empleab 8 con seguridad; -EL TROFEO. SÁNCHEZ pÍí como si su compenetración con la defensa fueLa, jornada úl imá ha ofrecido el resonante Las figuras. -Los bilbaínos. pasan por un. mo- ra un hecho, real y no un capricho: dé la immentó de declinación de sus mejores figuras. provisación. Pero vino lo imprevisto, y a los triunfo del Atlético Aviación yla. rotunda de- Está escrito que Panizo, el mejor de sus delan- veinte minutos- de juego, el defensa Qüerejeta rrota del Madrid. Con ello, -la clasificacióíi de teros, no, tiene cuerda sino, para veinte minU- se retiraba del, terreno, acompapatío por Quin- estos clubs en la competición para alcanzar tos; pero Zarra, mal apoyado por les interio- coces. B jó a la defenisa Barinaga El juego, este magnífico, trofeo, se altera- cornipletiímente, res y sin la seguridad de otro tiempo, también naturalmente, perdió espectacularidacl, pero, no or lo que se refiere a la temporada actual, ha bajado. En tanto, que Iriondo y: Gainza se obstante, el Madrid se sostuvo muy. bien, sin cuya puntuación quéáa como, sigue: -Atlético sostienen dignamente en la brecha, en espera qué el- Sevilla llegara a. imponerse: co- mo era Aviación, seis puntos; p, al Madrid, cinco de colaboradores más eficaces. La línea medía de esperar. Tanto, qué fal. tando cinco minutos puntos; tiene en el centro un jugador que, por ahora, para llegar gl descanso, campeaba, en el marEn la marcha eeneral del torneo, sur ¡c ¡ue el no pasa de esperanza, y- sólo B. ertol combate cador, él empate a cero. Y los. saques d es- Madrid sigue con ventaja, laá ¿istariciasse van con la clásica energía, hasta destacarle como quinad- tres el. Sevilla por dos él Madrid- -re- a- cortanító. La- clasificción total es laí siguiente: el mejor. Y el trío defensivo está desconcerta- flejaban con: rara, exactitud las respectivas evo- Real Madrid; 48 puntos; Atlético Aviación 34 do y desorientado: Lezama no encuentra su sipuntos. tio, Oceja. ha perdido facultades y Bergareche, EAL CLUB CSLJA, 6; REAL GIJON, 2 que no las tuvo, qú; ere, como el, ex internacio Vigo 24. Terrénoien mal estado, debido a la nal, suplirías con brusquffdadesr Torpe camino, x lluvia. Arbitró bien el Sr. Sola, imponiendotratándose del Atlético de Bilbao. fie en todo momento. La primera fase fue de Del conjunto metropolitano, lo mejor la. soabsoluto dominio céltico, márcándóseV en ella lidez de la línea de medios, cuando se remontó los seis goles; tres, por mediación de Pahiño; aquel plazo inicial dé esfuerzo, bilbaíno. Luego, el ultimo, de penalty y los otros tres, obra todo fue casi fácil, porque, los entusiasmos de Hermida, Aretio; y Éóig. En la, segunda- paratacantes. ee completaron con seguridades en te el Gijón ofreció una más, seria reisistencia, la zaga, frente a los escaso peligros que Bil marcando dos, tantos por mediación de- San- bao logró: plantear. Jín todo 6 aso, Jorge, fue chez y Cholo, este último dé penalty -MENel mejor y el más intrépido, en una línea donC. EETA. de Campos se oscureció por la limitación impuesta por lesiones anteriores. Ya es suficienSABASE- t 3l, EEORTIVOXA. CORÜÍ A, o te el gesto de dar ejemplo y- salir a jugar un Sabadel l 24. -Aunque el equipo local derrotan difícil partido, tó al Deportivo de, ¿a Coruña por. tres tantos