Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B O. VIERNES 22 DE yOVIBMBBE DE 1946. EDICIÓN DJ 3 EA ¿ANANA. PAG 19. EL MUN DO A TRABES DE NUESTROS GORRESPONSALES obras que- se exhiben y entré las que destaca, en una instalación aparte, fuera de cauna colección, ricamente encuadernaLa magnífica Exposición del Libro tálogo, los clásicos castellanos, que el Geneda, -de ralísimo regala al presidente argentino. español Esta tarde, eidirectordel. MuseoíNaval, capi. Buenas Júrele si. (Grónióa! teñegir áfica. de tán Ratto, pronunció la primera conferencia nuestra corneSppaiisal) La Expasición del de las organizadas por. nuestro embajador. Libro Espanto! qu e baja tos aai spSbiois o Los. periódicos elogianj ceta calor y aníplia. nuestra Embajada realiza la Cámiaríai Eslpa- mente- el significado y valor da esta Exposi. ¡fiola de Comercio- de Baeniás Aires- en Jos ción. -MAIJUEL DE GONGOKA. (salones de la Dirección: Geñe- rial de Cuíftira, ¡viene a saciafr tíl anlsia. precíente, ein tedas Jos sectores sentida- ¡par conocer tai, produfcición lespañoik, y la ougiositílald por fetudiairla detalladamente en esta fác eija diel libro, íveMcul oi y lazo espiritual más. rápiild oy aprede tado qUe. ningún otra entlr e país els, isobre toda presentará qinco creaciones en trajes las 30 del corriente, a Icuainda son tifel mismo Mioma- Ésta m atgtá- novia, del 25 al de la tarde. cinco fica Exposícióin 1, alto y notíie. ex pa n énfe de RIGUROSA INVITACIÓN la (atención preferentísima; que España pres. TEt. 59306 c ita a las mani fQs; tack na 3. culturales, llega en LISTA, 25 íiioiriento s cuya opovtpmésiá- pécre xrí obvio v lénicarecer y constituye jel tná si rotonda mefitis a las bajáis propagandas, con que miüchte, itari descarados y cínicos corrió, felizmente petecubieirtos y ecnoeidois en ¡emigos, gratan em ¡vana de Tepiieserítat- el instante español con ías más negras tiritas y las unáis pieiyorativ as A B G EN BUENOS AIRES A B, 3 W WASE 1 HCJOH El desafió entre Levvis y él Gobierno AVáshington? i. (Crónica telegráfica d é nuestro corresponsal. Hay jüe 1 e S t a r ett Washington, cuartel general de John Lewis pa, ra medir las exactas proporciones del duelo entre el gran, jéfe sindica! y el Gobrernof de, los Estados Ütóidos. Desde el hall del hotel, CarIton, donde permanentemente reside Lewis, COÍJ su sombrero de alas indinadas sobre los ojos, Ha reladió al Gobierno, al presidente, e incluso el dictameiii deí Tribunal Supremo. De Lewis se ha dicho qtíe era el hombre del monstruoso poder Se ha dicho del jefe de, los mineros del carbón, que era más fuer. t e q u e e lG o i b i e r r i o ¡suipiosicíone! s. He aquí, ¡sin embargo, tanrt) ¡t u ¡nday: viril coma siempr, e, la voz de la yjeMdad, tempano 1 la tama verdad expandida en libros donde se teacíer- rjai una min imá ípera riiiq- ui simia pairte ¡de ¡cuanta producen (sus éslcritoir els, artistas y artesanos. Desd ¡e lai Biblia, el libro por excelencia c amo le llamó Doüiioisb Coates, Ihaista 1 la obriai de (siraiipte dw- ulgiateión áigrícajta, ganadier ¡ai o indu strial; d éSide la Lujosa editeión liasItaMel folleto populair; Üefeda ¡el áweo aoervoi de lo! s das icos basta fe freiscsai voz de IOÍS poetefe y riovelistas de Ja últíma iiiécatfa, rteién jsalitjadGs. a, Ja vida literalriia- tras jai h eroka Cruiada. tíie ía liberaicióini íiaeiotaal; desdé el estudia científico al ensayo fillos Íóficd; d sde la paciente investigación a la, traducción de los Vlalpsres. uniyarajlles, antijgtfos y mipdieirnois; desde la historia 5 e? er a %3 a, bi ogffaíía yintioiresoataente tiioivelada, aquí, festá canicehtradal, en uin mínüno de in s Upe- ra Hte isdeccióh, luna muesltra de días españoles (aifaoa 9 qtíe al más eisicéiptíco le spítítu ll ania a jadmiraoión, a meldifialcion y al resipeto. M díate osas ihay, p; er o ¡arinqule, la imuístra h uíh íera quedadoi restringida, á I as publicaciones de los ses éiríta- I- nstítutob 1 Wé rlaaítes tí tConisiejqr S típeriOir- de Inivestiigicipné g Científi oais, bab! raría para üem o S fcrar cótmidl Jal vieja catí- tera española poisee el mais inaig- otable dte tes ifiüoneis 1 y icuietjta coft Jte m ¿MtestVias minetros que l o alumbren, nlaiquelies, luces dieicorado, bada fia iscatimado España para la, üigria pre enteóíón, eni tres! ámfplfeilmiots salomes y estos cirnicUentattesjsudtog 1 d e Jasi tpíoK vünciia s que, roíd ¡eand ¡o al nacional en gttimal Idas Ée. esmaltes y éroíbTemaiSj evocam) tatatos siglos tíe Historia iparleceíií deñiir en la Toton d a ¡de tonar una cojroiñia ide gloria, inmia rice Li l i A. 1 catálfog cl- -215 Ip ájgimk de dm papel y ¡bellas ilusitraciones -precedé uft jug- oso prór Üog! a de Pérez tíe Aylailiai, que encabezan e staia ¡palabras: A Jai vilstái está Y ningú- ü Jepá; ¡que iriejor wnereíe la idea- que pfesitíe Ja; Expoáción: es! bi, éirtp- que lo quie (eií todoi, ¡haca. sietopre iEsipaña ietetiá! ¡bieni a l a yista; i hasta para los mas ciegos. NLa señora deí presidente Perón fe realizado una. detenida visita a la Exposición, del Libra Español, a 1 a Qu? prodigó ef- üsivós el 01i gios, admiranáb y hojeando -algunas de las son dos especial! dades que trabajamos hace muchos años, lo Que nos permite ofrecer un surtido de calidades seleccionadas, donde siempre bailará lo que busca. Y EN TODAS SUS SUCURSALES Que su poder es de tipo monstruoso se. prueba de nuevo hoy al iniciarse. la. huelga en lasiriinasi 1 En cuanto a si es más fuerte que el: Gobierno, es 1 Q que se, verá én los días próximos, porque tanto Traman como el Con greso piensan presentar batalla, Lewis sej üe- ga a ungfeaíta íbda su fuerza. Es muy difícil que esta vez gané. Y. si pierde, es muy fácil que se hunda. El paro 1 dé las minas de carbón! representa ría, de no haJlarse una solaición rápida, el paro dte gran; parte de la industria pesada: americana, de los ferrocarriles. y, claro, ejstáí de toda la economía nacional. La. opinión; estk. vez, ha acogido el aconte cimiento con mal humor, y, aunque Lewistie tie argumentos bastante eficaces que esgritíurv le faltará él apoyo popular y hasta, según asegura el New York Thnes. áe hoy, la discipli na de los propios, mineros, muchos de los cua- les no están eScnform. es. con su dictador da tantos añps. Es fácil que en Europa pueda cre rse que el pa, ro afectará a la calefacción priyáda; taií yitai- en él Norfe da los Estados Unidos. De momento, no tendrá esta consecuencia, porque el paro afecta- ajos mineros de carbonea blandós. y bitu- minosoSrque son los que se etn- pfcan en lá- industria, y no a las atitracitas, carbones duros, que ge utilizan parala, calefacción dothéstica- Aclarado otro punto que puede torcer la in terpretación de este problema, hay que repetir atqúí que JoÜin Lfewis es un anticomunista tot al. Lewis: es tan partidario de la empresaí: libre como los financieros de Wall Street La disputa actual que és consecuencia de la que se inició el pasado abril, se 1 circunscribe, al tama de las cuestiones de salarios, aunque esta vez la cosa. venga muy complicada con lo que tewis líam ¡á ingerencia abusiva del Estado. MOBILIARIO- DECORACIÓN ofwce ÓU oúentacián PARA AMUEBLAR SU HOGAR DI 8 TINQUID 0 Modelos propios. V VISITE SU EXPOSICIONt PLAZA DE LAS CORTES, 7- Tel. 11100. (Al lado del Cinema Falaee) Para c; orta, r la tóelga de la pasada primavera, el Estado se incautó de las minas, cosí lo cual la huelga fracasó. Desde entonces se ha. vivido en úti régimien, prorvi sicñal, que deja al margen a Tos patronos. Lewis ha decidido terminar con éstos contratos provisior naléB, pretextando, que el Estado ha modificado una condición esencial: cambiar su reglamento de precios. Si el reglameiifct de precios es otro- -dice Levyi r- los contrajtos de trabajo dtebein ser otros, y si no hay contra- to, no hay trabajo Este es el lema de Lewis, sobre él. edifica toda su filosofía de la huelga. Probablenienite, Lewis preferiría discutif, con las empresas y con los patronos en lugarde chocar con la máquina, estatal, q ¡üe puede ín aniobra. r: con todos los inmensos recursos ti poder de- urt IGobieriio flue defiende las w-