Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A TRAVÉS L y u. v el hombre se ha defendido del invierno de acuerdo con sus posibilidades y de los elementos que tenia a su alcance. A medida que iba desarrollando su inteligencia, los perfeccionamientos físicos llegan a su ayuda para protegerse y vencer el frío en los meses invernales. En Castilla, y por los siglos XV y XVI, aprovechando la experiencia de la menor densidad de los gases calentados, se construían viviendas don curiosas disposiciones para calentarlas: destinaban una sámara de combustión 1 en los sótaríos, a guisa 4 e horno, y levantaban paredes exteriores dobles, o sea con un espacio entre pared y pared, por cuyo hueco se establecía un tiraje como si fuera una chimenea, constituyendo todo un sistema de calefacción. En el horno mencionado quemaban paja como combustible que. por ser Castilla esencialmente cerealista, tenía poco valor los gases y el humo así producidos ascendían por entre las dobles paredes citadas, pediendo el calor a ambas, aprovechándose del qué por radiación transmitía la pared interior. Es de apreciar 1 la previsión y el esfuerzo que supone en aquellos tiempos eí construir parecidos edificios, paes, no pbstaíite sus inconvenientes, debían considerarse suficientemente compensados con el beneficio obtenido por aquel medió, de calefacción, por cuanto está forma de construcción perduró durante largas décadas. Hoy como ayer y mañana como hoy será una preocupación constante del hombre acondicionar su hogar para defenderlo dé los rigores del invierno. A pesar do las dificultades presentes da suministro, derivadas déla última conflagración mundial, no deje de prever al cons- itu ¿T su casa o al renovar su hogar, la futura instalación de la CALEFACCIÓN Guando aquellas dificultades hayan desaparecido, la COMPAÑÍA ROCA- RADIADORES se la proporcionaré a través da sus acostumbrados distribuidores. GAVA OHCSNAS CENTRALES TELÉFONO, G R A C I A se i TELEfONCX 4 C J