Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
OCTUBRE DE 1946. DI A R I O I L Ü S TRADO, f f f; C AÑO TB: IG Es 1: -MONO VI O N 0 1 2 6 8 1 L S? avitli VKiS: t N MJ 5 S, 10.50 l ESlEfJi S. PKOV 1 NC 1 AS! TJEUSS MESES, 31,50: lAJ ERIC X POHXUGAXi: TltBS ftÍKSIiS. Sák. I Í X I U Á N- J I Í I U O OUES MiiSJES: 51 PESETAS; KEDACOJON S aOMUilSXRAOlOlf: SERRANO. 1. MADRID, AFAltXAJ C K. 48, UNA JMPONENITE MAN TAS UE LAS HERMANDADES DE bABRADORES Y GA: ÑÁDEROS TESTIMONIA SU ADHESIÓN AL: GAlíDÍLLO iYibra te discurso ¿le Su Excelencia el Jefe dél Estado en el Paíació de Oriente. Solemne sesión de claá; sura de la Ásamfelea. Discurso del delegado nacional de Sindicatos. Otras informaciones. A las once treinta de la mañana suspendió ayer su sesión ordinaria la I Asamblea Na cional de Labradores y Ganaderos para dirigirse al Palacio de Oriente, donde Su Excelencia el Jefe, del Estado iba a recibir las- conclusiones de los asambleístas. Cerca de 3.000 representantes de los campesinos españoles se dirigieron en manifestación hacia el Palacio de Oriente, en medio del mayor entusiasmo, presididos por, el delegado- nacional de Sindicatos, S Sanz Orri jefe; de Hermandádesy Sr. Aparicio, y viceseej- etrips de Servidos, y de Obras Sindicales, coni otras ¡jerarquías. Por la calle: de Alcalá- se dirigieron a- la Puerta del Sol, donde sé. les. unieron- trabajadores! de otros ramos. La manifestación adquirió entonces imponentes caracteres. ¡La Puerta del Sol y la. calle del Arenal estaban materialmente llenas de productores, tanto en la calzada como en las aceras, y los manifestantes conf iJiuaron su. marcha hacia 1 Palacio entre; gritos -de gran entusiasmo y portando grandes cafte íes. de salutación al Caudillo e inquebrantable adhesión de las Hermandades de toda España, que son tantas cómo Municipios existen Los. manifestantes llegaron a Ja plaza de la. Armería, y entonces se destacó una Comisión, compuesta por uri representante de cada provincia, presidida por las jerarquías citadas, que pasó a entregar las conclusiones a Sw Ex- celencia el jefe de í. -tüdo. LOS ASAMBLEÍSTAS ACLAMAN AL CAUDILO Se desbordó. el entusiasmo de los manifestantes cuando apareció el jefe de la Casa yivil de Su. Excelencia para dar la autorización a que penetrasen en él interior del edificio, lo que hicieron ppr la escalera: principal, en cuyo rellano apareció el Caudillo. Entonces estallaron enormes ovaciones y gritos de ¡Franco, Franco, Franco! Las aclamaciones y aplausos HO cesaron en más de diez minutos, y el Generalísimo tuvo que responder, emocionado a estas demostraciones de cariño, interrumpido algunas veces por el entusiasmo de los ¡productores. D i s c u r s o d e 1 Caudillo a los labradores. Su Excelencia pronunció; él siguiente discutso: Labradores: Sólo unos momentos para alentaros en vuestro trabajo y en vuestra obra. Acabo de recibir a la representación más s e nuina Ser pueblo español, a estos cincuenta productores que, en vuestro nombre, han venido a hacerme presente los anheles, deseos y aspiraciones de parte tan importante de la masa campesina. Vuestra presencia aquí demuestra que vuestr deseo de ver y llegar al Jefe del Estado está satisfecho. Yo quiero alentaros en vuestra obra y en vuestro espíritu de asociación, yo quiero impulsaros a que los Sindicatos españoles, -a que las Hermandades de labradores, que representan la organización sindical y corporativa de los sectores campesinos españoles, tengan una verdadera autenticidad; pero quiero preveniros también contra la malicia- de los explota dores, fie. los sentimientos ingenuos y nobles, contra los que hacen mercadería de los deseos que es una necesidad para que no se muera de la colectividad y contra las que se propo- España de hambre; es xm mal menor, es una nen tratar los asuntos más espinosos y apa- iftjusíicia mínima. T vosotros sabéis qtíe ios sionados con la inconsciencia y él desconoci- países más poderosos del universo, a los que miento del; verdadero equilibrio... (Los plau- no les han robado el oró y que tienen eúyisas sos- y vítores, interrumpen a Su Excelencia; sin límites, que tienen ía fuerza y la oportuoyéndose. gritos, de ¡Arriba el campo! ¡Viva. el nidad de poder disponer de las despensas de Caudillo! y. ¡Viva Franco! Otros Estados, pasan por momentos, iguals S i el movimiento nacional tiene una virtua- mente malos. (Nuevamente se inierrumpé al lidad es porque ha venido a rectificar. los Caudillo por Una calurosa y larga salva, de errores dé un siglo. El Movimiento nacional aplausos y con él rito de ¡Arriba España! h venido a vivir de cara al mar y de cara al; ¡Eres el hombre njjás honrado dé España! campo; a destruir aquel mal. espíritu eiudada- y Viva rr añco! 110, que se compendia en aquella frase del seXa que estáis aquíy y vais a volver mañana ñoritismo español, que habló fie los burgos a vuestros lugayes, a esos pueblos de España podridos (Muy bien, muy bien. Grandes apla- usos. Pero si vengo a. alentaros no vengo tan sanos, y tan buenos, y tari llenos de sena ofreceros regalías ni injusticias, ni favori- timientos puros, quiero que les llevéis vostismos. Vengo a poneros enfrente de las rea- otros la participación de nuestra fe. Janiás lidades, como venís poniéndoos vosotros fren- ha habido un Estado que se preocupase más te a ellas durante generaciones que se suceden por los campesinos y por el agro español, ni Estado que ¡heredase más dificultades, más en la dura lucha del campo. cdvastaciones que. los que el actual Estad El Estado español no es ira Estado liberal, español heredó; jamás ha; habido ún régimen y. no es. un Estado liberal porque no deja en que haya abierto los caminos a los productos libertad a los poderosos para explotar a los aerícolas, a la- organización de los trabajadodébiles... (Los aplausos interrumpen nueva- res, qué quiera escucharlos, que tenga en el mente a Su Excelencia. No es un Estado li- pensamiento las inquietudes de todos sus beral qiie sea indiferente a ía situación an- nombres, la realización del bien mejor para gustiosa y de miseria en que ha vivido el todas- las. masas campesinas. (Una voz: ¡Viva agro español durante siglos; no es un Estado e l G o b i e r n o! a J liberal que se inhiba de las necesidades de los Nosotros tenemos la inquietud de los patriproductores, de las necesidades de las tierras monios familiares de las actividades de los pobres; es un Estado proteccionista de todos hombres sobre, la tierral Lo habéis visto ea los españoles, un Estado proteccionista del las leyes excepcionales de arrendamiento, que campo español y de su productor; pero un Es- han evitado los males que una pereza en la, tado, con una balanza de justicia y de equi- legislación podían haber ocasionado; nosotros librio. Que si España es campo, es ampliamen- nos hemos, enfrentado con -el ahorro y hemos te campo, no es sólo campo; es campo y es llevado y canalizado el ahorro pará que haciudad, es labrador y es obrera, intelectual ya los créditos indispensables para los came investigador; en ella están los que trabajan pesinos españoles; nosotros queremos sentar con Ja inteligencia y los que trabajan con los el principio de los patrimonios; nosotros quebrazos, aunque las inquietudes deban, ser co- remos llevar, los Institutos de Segunda Ensemunes, porque se trata de una familia y de ñanza agrícolas a muchas cabezas de partido una comunidad. de España; nosotros queremos ilustra. r a ¡los La grandeza de España es la unión y la labradores y, queremos también que la gran, compenetración de toda esta familia, el equi- deza de España y la grandeza dé los labradores librio dé nuestros valores. Por eso en esta esté en est unión total de todas los españoles, reunión sindical que vosotros habéis tenido, én sostener el diálogo, en expresar libremente donde; libremente os habéis pronunciado, don- todas las opiniones, pero por los. cauces nade habéis alzado vuestras voces con Jos pro- turales, orgánicos, que soji el medio coristrjicblemas de cada uno de los sectores dej cam- tivo de hacer la, España una, la España grande po español y donde afloran y surgen las in- y la. España libre. quietudes con un impulso noble, generoso, ¡Arriba España! (Estas palabras finales del bueno y grandioso y es el ansia de paz, el an- Caudillo, fueron acogidas con entusiástloóa sia de pan, el ansia de justicia; pero muchas aplausos y vítoí s f su persona. veces hay cosas desfiguradas, cosas deformaA! terminar el Jefe del Estado su discurso das- seguía, los distintos puntos de vista y los distintos intereses, y el Estado? español es se reprodujeron las aclamaciones, y los maniequilibrio, es conversación, es diálogo y disr festantes se disolvieron. seguidamente. cusión con esos productores, en que esta masa productora expresa sus pensamientos y sus necesidades; pero hay una cosa más impor- VITOJBES AL 1 CAUDILLO tante que es el punto dé equilibrio de la baConcluid la imponente. manifestación con lanza y donde puedan coincidir las necesidades nacionales con las ambiciones legitimas que Jas asambleístas, testimoniaron s. u adhede los productores, y siempre que éstas no sión y entusiasmo al CaudíHo. regresaron los: produzcan el desquiciamiento general de la asambleístas al cine- Alcalá para celetarain la nación. (Muy. bien, muy bien. G r a n d e s sesión ¿e clausura de la; Asamblea, -peupanda aplausos. la presidencia ddeleg- ado naéipnal de SiiidiVivimos tiempos de excepción, tiempos ex- catps; Sr. San Ordo, con él jefe- del Sem cepcionales, y en ellos como en los tiempos do ció Nacional de. Hermandades, yicesecretaiíiqs guerra? o- de lucha, como en los de; crisis difí- nacionales de Ordenación Social, Grdénacipii ciles de las naciones por los quei hoy atra- i vücsan todo el mando, exigié la intervención iljconómica, Qbras- Sirádica) es y Org- anizacíqp; que él Estado español se vé forzado y qbliga- ÁdiBinistrátiya- asesqr nacional eclesiástico, do ¿a llevar a cabo en los, productos alimen- jefes de Obras Sindicales y jefes de Sindica ticios y. de primera necesidad y del campo, tos Nacionales. intervención que no es un Capricho del GoV vAí. anuncjar. se. í ue. e l defecado, nacional- iba bierno ni de los organismos del Estado, sino acomenzar su discUirao, la A 9 ani ea, -puestg L a f e s i o n d e e l a u S ni