Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MtEHCO Bg. a DE OOTTJBRto PEMg 48. EDICIÓN D E rJJA MAÑANA. PAG. 9. del Estado correspondió en multitud de oca, sipnes a estas aclamaciones, ante la insistencia del gentío. Sincera y rectamente habló ayer el Jefe del Estado de las preocupaciones y dificultades de orden económico que abruman en estos momentos al pueblo español, pueblo íaíiy El, JEFE DEL ESTADO SE TRASLADA A leal- -sostenía el historiador nglésí BucMe- a través de toda su historia, a la lealtad de LA DIPUTAtllON EROYINCÍAL sus gobernantes. X si hoy- -Boy, que sufre privacipnes -se desborda ese pueblo en efusión El Jefe del Estado salió de. Capitanía- -G -farrolladora, ¿qué ocurrirá; el; día en que tenga las satisfacciones económicas y todo el sus palabras un dejé acerbo eral a j a uJia, menos, cuarto con dirección a Bienestar y baratura que je debemos Había encertidumbre en la esperanza. y untono promesa Consignela Diputación Provincial, dpn déy par las Man- filia! en Tmíner apasionada, densidad sentimental, mos, término, la sinceridad éií la exposición del mal y la rectitud en el deseó comunidades de Diputaciones se o- freció al de corregirlo, y pasemos en seguida a. lo que, en sus dos apretados discursos, hubo de Caudillo una placa de oro, platino y brilla cálida defensa del pueblo español, qué nunca fue ni podrá ser permanentemente aherrotes con los escudos ie todas las- provincias jado por nadie y iüe cuenta en su larga historia política una dilatada y fecundante tra 5 españolas y de ios dos Cabildos Insulares: -dición de libertades, entendiendo por ellas, no solamente las del individuo, que son indeCIFRA. clinables, silfo la intervención, del pueblo en las tareas del Estado. Enése mismo Burgos glorioso, que escuchó ayer las palabras del Caudillo, se reunían a principio del siglo XII nuestros í Góminesí -lPs Comanes qué en Inglaterra no tuvieron voz hasta 1213- y á 3i, PALABRAS BEL PRESIDENTE DE LA juntó a Ipiéréí dfls. ricostíómbrés y caballeros, cómo dice la Crónicsa General ijillí dé. DIPUTACIÓN cidían los 1 aldeanos dé Castilla las bodas de sus príncipes y ios problemas lucrativos de Burgos i. El presidente de la. Diputación ecünia del Reino, embebidos de la esencia democr. áítica del FuMo Juzgó? Rey serás Provincial, de. Madrid, D. Antonio. Almagro, fSi federes derecho, et si non fecieres, non serás Rey. Doctrinas que provenían de los pronunció el sig- uiente, discurso ante. SU. ÍEX- Concilios seculares del siglo nono. celéncia en el momento de Jiacerle entrega; y Así ha sido y así es España. Él alcalde de Burgos! o recordaba, y el Jefe del Estado de la placa que le ofrecen todas las Diputad Vio subrayaba diciendo: Nosotros no negamos la libertad ni las creencias de la democracia; nosotros no rehuimos la intervención del hombre en ¡as tareas del Estado Proviciones, como homenaje n ejdécinio 1 aniversadencialista, no lo fue tampoco, en su tupida y clara historia, el pueblo español. La vida rio de su exaltación, a la Jefatura de Estado: -política estaba aquí jalonada en una gradación ordenada y democrática de jerarquías. No Seííor: Hoy, al cumplirse los diez. años. de conocimos el feudalismo. La Iglesia Católica nos impregnó de ése elevado sentido, de la vuestra exaltación a, la supremajefatura. de ¿responsabilidad iue es correlativo a la doctrina santa y secular de l libre albedrío. El provldéneiállsnib- ftcómp dice i? r anco- ri- aspma 7 en España en épocas de decadencia, en que la Nación, por, voluntad de una decisiva y. ya se espera al Mesías político que transforme a la Nación Cuando el Jefe del Estado afirma le, rósa generación moral de españoles- que osque la política es el arte- -noble arte- -de hacer la voluntad d la masa, encauzándola, areligió como director para la: reconquista de ticulándola, ordenándola, educándola, expresa un pensamiento típico, inconfundiblemente España- -exaltación a la que tuve la dicha de español; un principio de gobernante que floreció en las edades toscas de las Cortes de asistir personalmente en esta nobilísima ciuCarrión, de León, de Burgos, de Navarra, de Aragón. Nos alboroza la oportunidad de dsd de Burgos, cabeza de Castiüa- me cabe recordarlo, porque coincide con la voluntad y el pensamiento del hombre que hoy rige 1 honor, inmerecido, de dirigirme a vos, en los destinos de España. El Gobierno quiere devolver al pueblo al sentido democrático nombre do las Diputaciones y Cabildos Ir. sude la vida y la forma de Estado que empezó a incubarse en España en los tiempos azarosos de la Cruzada nacional sigue- -añade el Caudillo- en período de transformación a: es de España, aquí piesentes, para decires Somos hoy producto de circunstancias adversas. Carecemos, en cierto sentido y. por causas con pocas, sencillas y verdaderas palabras, de que nos son ajenas, de libertad y elasticidad de movimientos, pero poseemos, en camlas que quisiera alejar toda expresión de vana bio, una voluntad indomable de ser y de triunfar, dentro de las esencias eternas de nuesmórica, que hoy como antes, y con el mismo tro suelo y de nuestro temperamento. No queremos un Estado providencial ni unos mi s- pírita, estamos dispuestos, y creo interprenistros Revés Magos Queremos ir transformando, en un escalonamiento gradual, acotar fielmente el sentimiento de todcs los q ue modado a las realidades internas, el Estado español, fomentando el diálogo del Gobierno m? escuchan, a seguiros a la meta que quicon las Diputaciones, con los Municipios, con los gremios, con los individuos. Cuando el Caudillo nos asegura: Esta es la gran obra de transformación que yo pretendo nosotrps, sierais señalarnos, y estamos dispuestos a seleales, como españoles, a la lealtad de nuestros gobc nantes, consignamos con júbilo, la guires de tedo corazón en cualqui- er circunssinceridad del propósito y la rectitud del empeño, de la misma manera que confiamos en tancia y por cualquier camino, áspero o suave, una solución que será, sin duda, premiosa y laboriosa, de Jas dificultades económicas de porque, hoy como ayer, seguís representando ios ciudadanos de hoy, dificultades, si dolorosas, no tan agobiantes como las del mundo para todos, nosotros, como, españoles, el baque nos rodea y que trata ahora de sacudirse la inercia industria, agrícola y mercantil. luarte más fuerfe de los destinos católicos de Que la voluntad de los españoles- priva, sobra la de los gobernantes, y: es guía de ella, España, destino recupSrado por el esfuerzo no quiere decir que aspiremos a un régimen desenfrenado de democracia, inorgánica. entrañablemente inolvidable de tina juventud El interés permanente del individuo no suele concordar con su exaltación pasajera. El Gobierno con que sueña el (Seneral Franco cuando quiere devolver al pueblo su sentido vínica y espléndida, que puso en vos sus anhedemocrático de Ja vida será un Gobierno del pueblo y para el pueblo. Bel pueblo, los y sas esperanzas de que ot; a juventud fuporque de él dimana, según Santo Tomás, todo poder temporal; para el pueble, porque tura pudieia encpnt: ar- más feliz y unida, una su bienestar físico y espiritual tiene que ser la sola preocupación y consejo de los goberPat. la mejor, más justa y más cristiana. Pernantes, que no deoen el Poder a un partido político, a un movimiento inmoderado de mítase también en esta fecha y en este sitio exaltación efímera, a una promeca, caprichosamente hecha y con fines de mando y lucro, cargados de recuerdos- -mi General- -a un vie- i una pasión sectaria o privada, a un afán de medro personal o banderizo. Coordinar jo militar, cuyos modestos- y únicos, seryicióá la suma de voluntades populares en él interés. vno ya del Estado, sino del individuó, es políticos se ligaron a la. gloriosa etapa: del ge- empresa que requiere tacto, tolerancia, firmezaf y un sentido muy lato de la convivencia v: CBJIáJboraciótt dei todos en, la; obra común. Se refiere el General; Franco a ú a á frásfé de neral P. rimo de Rivera, y á nuestro 1 trascenJoSé Antonio: El ser español; es lo único serio que se puedé s er en el múSdó ¡Mendente Movimiento nacional, y que a- lo largo guado mundo turbulento el de ahora, bamboleado por los. ataques tenaces del comunismo! de una ya desgraciadamente larga experiencia; Ese español serio del Fuero Juzgo y las viejas Cortes castellanas, ese español que arreha vivido diversos, regímenes y sistemas, agreglaba el matrimonio de liona Bérenguelactíri el Príncipe Conrado, e- intervenía, en la política guerrera y económica dé su país, ese español que no cedió, nunca, ni ante nadie, ar la certeza de que las pasadas presentes y, ÍÜS derechos de hombre y de cristiano, es el únieo que sabe hóf adonde va en un mundo uturas dificultades y obstáculos que nuestro te vuelto e indeciso. Va, si es preciso, al sacrificio por su Dios, por stt Patria, por Europa Estado pudiera, encontrar. s on la consecuencia y por nuestra civilización España y Rusia son los dos plises modernos que verdaderalógica, natural e ineludible, a la qué vos pro- mente saben lo gue. quieren y a dónde van. Por eso son enemigos irreconciliables y- no I basteis, de una España transformada en una dan ¡ni admiten cuartel en 4 pugna, entablada. nación enniárcha, por. vos condticjda, -activa, salvadora de los valoresiíspiritaaíes y mora les del mundo, y que se ¿alza como torre caY tólica, segura y envidiada, frente al caos en- te. dé hónor de toda? y cada; tÉjá det dla y la. presidencia honoraria de vuestras Diputa, volvente de civilizaciones, doctrinas y formas placa éonmemórativaí 3 V este aniversario que ciones. E! Movimiento nacional tiene una dimensión de vida, materialista, en con. fuVa Jucha de in- os dedicamos. Con este motivo, -y ante esta terés sin frenos, ni norma pár, á; su locura. Los causa, nos ofrecemos. a. a uñar. las mejpires; vo- y un alcance in- sospechados, incluso para musn i ap, r Júntades y fe y la tenacidad más continuada chos de los que fueron partícipes de esta gran pañole hemos l españoles h m o s elegido el difícil del jornada, p Ejrjamos merecedoresi, de la sangre espíritu, y no- puede sorprendernos, sino, por jy n 5ii éíitrPs) mejéiíes ni Jdél puesto a gué estíU el contrario, confirmarnos en que lo segui- pernánente y sílenffiosa. ydz sángrp nost elevó, si- npí érianjjís. ial mos, su fatiga y aspereza, así tomo la inquina t s l ü é í o cqhffaro i, chffaro i ireéürgimiento dé España: tqA -jifa diniensión, de aquellos que aíin no percibieron la í luz de e s t a p g p q S toda ía importanqia. y; tpdpscl alcance ue- tteafei Jpenosi y íjnagníiic L en pres qiie una verdad, que les molesta- y les deslumhra. llevando a 1 cabo, é! ir réboníffiisíarído; ca día Ea decadencia española se refleja én su seándo cabo é ir réboníffiisíarído; cada Por ello SeñoA. las. PÍDUtacipnes y, Cabildos l i d d Ja Krandeza. vy la jibertad, dé. iEs- tido proyidencialiata, en esa espera del MeInsulares españoles quieren hoy agradeceros p a ñ a i -C I F R A í sías político que veíiga a transformar a España. Esta ha Eido toda la obra de un siglo libeel haber fijado a nuestras Corporaciones, por. ral, de úa profesionalismo de iin prináera vez desd- e su creación, un puesto más Nuevo iscuystf del- asquéamientP de todPs; los en la. política, de uáa ciudadanos y eficaz y utia misión; rr -s dura y ambiciosa, Señor presidente dé- la. tofpátóiciótt de- Ma- abistención popular de lS politicé; La política para la cual ríos sentimos ajeniados si tuvie- drid y señores presidentes de las Dipúta- iío e baja; la política es noble, la política es j seis a bien, confirmar l ¿acuerdo, t o m g d P o r c m e s d e T- E s p a ñ a i -i el arte- de gobeín r lós pueblos, J sba cer l a ei bie confimar l ¿acued gQP las Diputaciones, enx sesión del, 4 de julio de No puede ser para mi más grato este mo- voluntad de la masa, de encauzar a estos hom- Jio. 45, aceptando el ncmb. ram tentó- de pvesiden- mento en que vuestra voluntad me ofrece la bies, de educarlos, de no seguirles sti corrien- Ofrenda al Caudillo de, una placa de oro, platino y brillantes DOS DISCURSOS DE AFIRMACIÓN RQLJTl CA ESPAÑOLA f l a