Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
OCTUBRE WE M 6. f- W M iM DO AisfQ TMGE i tjtSUitH ClON: WAJ 11 U UN ¿ÍES, lO. SO I ESJbZl AS. PltOVlNCÍASí TltJ MKSE Sl. DOt AMERICA X PÓUCCWOAiií TICES M. HiSli -3 Ryi 1 KA NJEl Ov -aníJES- tJÉS. lí 6 t I ISSJSTAS. IIKJJÁÍ OÍÍ; V ÁÚia l I ÓNi SEBBAKO. 61. MADRID. AVA EÁXÍÚ ti. 43. PRESENt A 1 J é; f J í I S M Ñ A í PARA M 0I RAR y r Z- l íV- En él X aniversario d su exáltáíción Jal Pd r, él General Maneo ha. expresado así sil concepción política; ¿del futuro; Él OoKierno despueblo y paya pueblo; esta es la ¿ran trlansformación a ue áspiráriips. Y a d í ó r í p o -a u e r e m o s u n E s t a d o p r o v i d e n c j a l i s t a Burgos x. Desde las primeras horas de la de Santa María, calles de la Paloma, Laín apiñado estaba én la plaza, de: AjqnSo Martínez, mañana, la afluencia de público es extraordi- Calvo, y la plaza de Alonso Martínez, donde y calles adyacentes: naaria en toda te ciufiad, hacia las calles por fue recibido don una imponente aclamación Señor alcalde de Burgos: Excelentísimos seño, s res, -señores todos: Han transcurrido diez años don- de Su Excelencia el jefe del listado había y agitar de pañuelos. c momento difícil déla Patria espado, de pasar desde el palacio de la L la al palacio EN EL PALACIO 4 E CAPITANÍA GENERAL desde aquelcomo recordaba el alcalde de la ciula, en que, de la Capitanía General, en la plaz de Alonso dad de Burgos, toda la buena fe de Castilla El Jefe del Estado fue recibido en la puer- de España entera vino a este solar a llevar y Martínez. Rápidamente fueron poblándose enora memente la avenida del Generalísimo, el Ar- ta de Capitanía Gener- al por el capitán gene- cabo nuevamente el ceremonial castellano y. el co de Santa María, las cailes de- la Paloma y ral, teniente general Yagüe, acompañado del ceremonial guerrero de elevar sobre el pavés Laín Calvo y en la plaza- de Alonso Martínez cuál revistó a las fuerzas que le rindieron y encargar de la Jefatura a quien, por volunno se podía dar un paso desde media hora an- honores en niedk de las aclamaciones ensor- tad y esperanza de nuestro pueblo, correspontes de la anunciada para la U gada de Su Ex- decedoras de la muchedumbre. A lia entrada día ser Capitán de ia Cruzada. del edificio, et Caudillo fue saludado por el En aquellos momentos difíciles, cuando Escedencia el Jefe del- Estado. presidente de las Cortes Españolas, D. Este- paña se perdía a chorros, se revolvía- con heTodas las calles están engalanadas con ban- ban Bilbao; el Gobierno en pleno, a excep- roísmo, prometí solemnemente a las represenderas y gallardetes y no había un solo balcón ción del ministro de Asuntos Exteriores, -que taciones más floridas de nuestros Ejércitos, a ni ventana en Burgos donde no ondee la ban- presidió en Madrid el Té Df! t- celebrado en los más fieles y representativos de Jos sectodera nacional. El sol brilla con intensidad, pero la iglesia de San Francisco el Grande, y del res de la buena España, que salvaríamos a Es- corre un viento. fresco. A las once: de ¡a maña- de Agricultura, que se encuentra enfermo. paña y la ¡levaríamos al punto de sus mejores na, la avenida del Generalísimo es aba total- j También fue saludado el Jefe del Estado por años; Dura ba sido la lucha y. continuada: tres, mente abarrotada de público, y la fuerza tuvo los miembros que fueron de la antigua Junta años de que intervenir para impedir que los burgale- de Defensa. El Caudillo, por entre una dobfe universalCruzada, cinco años largas de guerra y un año de Serla un. ses, en una demostración de fervoroso entu- fila de jefes y oficiales que formaban a am- egoísmo del Capitán que, postguerra. tenido que por haber siasmo, irrumpieran en el palacio de la Isla. bos lados dte la escalexadel jjalacio de la Ca- dirigir la nave, pechar con la responsabilidad Los gritos de Franco, Franco, Franco co- pitanía, se dirigió al salón fel Trono, dond- e y haber estado azotado por todos los vientos y por todos los temporales, por haber sido- su menzaron a las once de la mañana y se suce- ocu, pó su sitial. mano la que empuñó el timón, olvidase en esta dieron ininterrumpidamente hasta que Su ExTenía fel Jeíé del Estado, a su derecha, al hora de afirmación, en esta hora rotunda de la celencia entró en el palacio- de la Capitanía presidente de ¡las Cortes, D. Esteban Bilbao, verdad, a cuantos le acompañaron en las hoGeneral. En la plaza de Aldn o Martínez, ante y restantes miembros del Gobierno. a su- iz- ras de gloria; en las, horas déla batall clara, el edificio que ocupa la Capitanía, formaba una quierda, a ¡os tenientes generales Dávila, Sa- en las más ingratas del trabajo oscuro y de compañía de cadetes de la Academia de Inge- liquiet y Ponte, y generales Gil S uste y Mo- administración de la nación. Por ello mi renieros, de Burgos, con bandera y banda de reno Calderón, que formaban parte de aque- cuerdo ba de ser para, mis heroicos cantaradas, que. ya no figuran, para los que. cayeron en el música. lla histórica Junta de Defensa. camino y para cuantos compartieron. mis resEn el salón del Trono, además de los minis- ponsabilidades de Gobierno en los días aqueBRILLANTE PROCESIÓN CÍVICA llos de la, Junta Técnica, en Ion Gobiernos posA las diez cuarenta y cinco, se organizó en tros, autoridades y personalidades, se hallaban teriores y los que hoy me aosmpañan en esta el, teniente ¿general Yagüe, capitón general de dura tarea de defender a los españoles, no el paseo de Col, ón una procesión cívica, que la Región, los presidentes de todas las Dipucontra el enemigo visible y noble, sino contra se dirigió a Capi- tia nía General para dar- -lecEspaña y representacontra el innoble, en un- mundo tura al mensaje de adhesión y gratitud, en taciones Provinciales dé organismos del Esta- el invisible, y sin moral... (Los aplausos- y vílos más, nombre dé toda la Nación, al Caudillo, Com- torres, dela Iglesia, altos como también los. -co- atormentado tores interrumpen a Su Excelenpia durante así ponían esta procesión, que iba precedida por do y da largo rato) maderos del Ayuntamiento y Diputación bur- rresponsales de las agencias y periódicos exSi me preguntaseis en estos. momentos si? ralese. s, el gobernador civil de la provincia, tranjeros y el diputado laborista Mr. ChamD. Manuel litera García; el alcalde de la berlain, que en estos días realiza una visita estoy satisfecho de nuestra obra, yo EÓÍO podría responderos estoy- satisfecho d mía sol? ciudad, D. Carlos Quintana; los alcaldes de a Burgos. del pueblo, satisfecho Madrid, Sr. Moreno Torres, y de Valencia, LECTURA POR EL ALCALDE DEL MEN- dados, estoy satisfecho pero no estoy satisfede las colaboraciones, señor conde de Trenqr, como concejales ho- SAJE DÉ ADHESIÓN Y AGRADECIMIEN- cho de mí mismo, ni estoy satisfecho de las norarios del, Ayuntamiento de Bufgos, y se? TO AL JEFE. DEL ESTADO metas logradas. (Muy. bien, muy bien. Grandes guían- re presentaciones d la Magistratura, Seguidamente, el alcalde de Burgos, don aplausos. representantes de todas las Diputaciones, d Carlos piñtapa, dio lectura al mensaje de ad- Hemos salvado la espiritualidad de España, Espajía, integradas, -en la MahcoÁiurjidad a de hemos salvado también la Patria física, he, cuyo. frente marchaba el pr sidente de la hesióh y agradecimiento que, erir nombreEx- mos abierto grandes cauces en el orden de Ia Burgos y de España entera, hacían a Su Corporación madrileña, -D. á. nt 05 BÍo Alma- e, knci el Jefe del Estado en el X aniversa- mejora social, pero no hemos ganado todavía la batalla económica, no hemos destruido cingro; Sindicatos, jerarquías y autoridades di- rio de vsu exaltación a la Jefatura. cuenta años de abandono, y yo comprendo que versas y Oidenes religiosas. En la puerta de Terminó el alcalde sus palahras con vivas estas satisfacciones íntimas las debemos sólo Capitanía, ante la escalera principal, forma- a España y al Generalísimo Franco, que fue- la bondad extraordinaria del pueblo. ban una nutrida representación de jefes y ron xontestados con gran entusiasmo- ptfr todos Y yo muchas veces me. pregunto, en estos momentos en que el pueblo, tan generosamente, oficiales de todas las Armas y Cuerpos de los presentes. y nos brinda su calor, afirma y respalda esta. los ttes Ejércitos. unidad y, unido apretado, se alza contra- las A las once ycuarto, salió Su Excelencia el El Caudillo pronuncia un impor- maquinaciones doyfuera: ¿Qué hará este puebla Jefe del- Estado Sel palacio de la Isla para cuando, transcurridos UOJ años más, ténganla tante discurso. dirigiese al de Capitanía General. El coche satisfacciones económicas, -todo el bienestar y A continuación- el Caudillo y Jefe del Es- la baratura que le debemos? Muy bien muy se abría, pa so a fura s -penas porgas calles del recorrido, que estaban totalmente abarrota- tado pronunció el siguiente discurso, vatios, de bien. Grandes aplausos. das de un público enfervorizado, que. np ce- cuyo. s pasajes, fueron subrayados con, ovacioPor eso, en está hora de afirmación y de saba un momento de adlamar al, Caudillo y- neá calurosísimas por las autoridades, jerar- recuerdo, en esta hora de verdad, por encima- quías y personalidades que se hallaban en el de las satisfacciones, por encima de las victode vitorear a Es! paña. El Gen- eralísimo se dirigió por la avenida íie su nombre y Arco salón del Trono y por el inmenso gentío que rias, por encima de las glorias pasadas, liemos