Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, DÍA ÍQJDE SEPTIEMBRE DE 1946. D I A R I O ILjüST R A P O ¡g DIARIO ILUSTRADO. AÑO TRI GESI M O N O VEN O N. 12.646 tf SUSCiUl ClON: MAi KtO: ON MES, 10.50 l JESETAS. 1 UOVUÍClAS: TKJ 5 S M S S E S 31,50: AMKÍtlcA ORTUtíAJb: THJES M. KSES 34 KXTIiANJKKÜ: TRES 51 POETAS. KI 3) C jlOJi E AJPaiIjViyjRAélQ SEKIIAKO. fil. MAI) RU APARTADO Tí. á ¿viáticos, y que, con fecha precipitada, -no ha lT r tA E Y D T TT QTrSNJ TXU P bían conseguido trato de prioridad- en la, línea j y J- JlwiN LJE, inglesa de aviones. Esto es. todo cuanto- pasó. Fue una falta imputable a- las autoridades sok La B. B. C de Londres, lia: radiado, en viéticas, y esto no podía ignorarlo Radio Nuestro colega Ya ha analizado serenamen V te el asunto dé la expulsión del Sr. Degrelle, inglés, una charla de Mr. William- Pkk es Moscú. acerca de los injusjtificad. os ataques, que la- Todo ello forma parte de los. ataques ince- jefe que fue del, partido rexista de Bélgica. Prerísa y Jas Radios sometidas, a? Moscú; lan- sanies que lanzan Contra Gran Bretaña los No habíamos querido, nosotros. abordar el zan persistentem en, te contra Gj an Bretaña, países que sufren la influencia de Moscú. tema por su sesgo delicado y porque hay en p q Pecía. así Mr. Pickks; ¿Cuáles el objetivo oue persigue. il? ¿A dón- todo ese caso una variedad de matice- s que, Esta semana, el Consejo de Seguridad ha de pretenden, llegar los dirigentes soviéticos? si. explican y sánciona n, -jurídica v moralmenescuchado las quejas- del Sr. Mañuilsk que ¿E s legítimo suponer que ello 1 se- deba a la te, la actitud del Gobierno español, nos h u haKábladó en nombre de la Ucrania y qué ha sospecha que Rusia abriga contra nosotros- y bieran llevado demasiado lejo s en el análiagobiado a; los miembros del Consejo, con una que le ha hecho llevar en China y en el Cerca- sis de su. impecable conducta. Q- úer. emoSj hoy, Jiíterminabíe requisitoria contra lá política bri- no Oriente una política calificada 1 con elnom- en primer. término, sumarnos- a las consideraciones de Ya- y. apuntar algunas otras, en tánica. -bre de guerra de nervios? Desde el principio dé esta gestión del seLas críticas que la Radio y la Prensa so- réplica a las versiones apasionadas que, cir ñor Manuilsky, los miembros del Consejo viéticas formulan contra la Gran Bretaña? culan por ahí. temían que pudiera tratarse de una- manio- llaman -la atención sobre la existencia de. una. El derecho de asilo y. las costumbres inspibra para servirse de este organismo con pro- política de provocación contra; las potencias radas en la caridad cristiana- nb. admiten fás pósitos de propaganda, antibritánica. Si este occidentales. Cuál será, pues, -cabe pregun- cil polémica. Cada. país es soberano dentro temor se confirma- -fta dicho el delegado nor- tainos- la actitud: de la Gran Bretaña a esta d e s u territorio; para interpretar los 1 sentiteamericaBo- el Consejo de Seguridad ha- provocación? Yo opino que seguirá siendo la. mientos tradicionales e. insobornables de magbrá de votar una censura contra Ucrania. de ahora. Responder con la simple fuerza de nanimidad y para cumplir las leyes propias Es natural que la Gran Bretaña espere con les hechos. Y, entretanto, -no descuidar nin- y Ios- principios del Derecha Internacional. En interés la, decisión del. Consejo de Seguridad gún esfuerzo para hacer comprendera, los que el: caso, concreto de la entrega de gente resobre este asunto. El- r. Manuilsky ha pre- llevan en sus manas la responsabilidad. del clamada por el exterior, existen, eri España tendido, par ejemplo, que. la- presencia de tro- destino óe la ÍL R. -S. S. que. el Gobierno bri- normas- bien definidas, -que. hemos aplicado, pas extranjeras en Grecia necesariamente te- tánico, como el. pueblo británico y el pueblo en este caso, con- frialdad y. rigor, tan ajenos -V a, la opinión extraña, como fieles a principios cnia que forzar el resultado: del- plebiscito- en ruso, -no buscan más que la paz. favor de. la Monarquía. Al decir esto; el señor inveterados de caballerosidad y buena crianMañuilsky no podía ignorar- que un plebiscito r- Muy bien nos parece el comentario de, za. No, parece! que se haya; comiprendido en análogo tendría lugar cuatro días, después de el extranjero la impecable actitud de nuestro su discurso, en Bulgaria, zona ocupada por Mr. Pickles. Ante la campaña, desatentada y Gobierno La: pasión; política sigue prevalemendaz, de los rüsos, quiere. serenamente, -las -tropas soviéticas. El Sr. Manuilsky preciendo sobre la serenidad de juicio, tende: ve r en Mr. Bevin el autor de un si- volver por los fueros- de la verdad. -Empresa La epinión belga se manifiesta con simpasencilla, porque d atacante no suele pararse tía hacia su Gobierno, a quien no ha agrada- niestro complot para extirpar los sindicatos griegos, cuaiido todo el mundo sabe con qué en barras y recivrre a una argumentación. ex- do, sino 1- aüe ha disgustado excesivamente la tesón nuestro ministro de Asuntos Exteriprefe rema, fundada en un. desvío intencionado de salida de Degrelle de E spaña. Hubi era deseado ha defendido siempre la política sindicalista. a realidad. Es su táctica. Pero si nos; pa- recibirlo de las mismas máoos que l: o expulsaEl delegado ucraniano, pretende también que eci bien la defensa que la B. B: C. hace, por ron de nuestro territorio. Por su parte, la- opiGran Bretaña había provóca dó incidentes tú abios de. Mr. Pickles, de la. veracidad de los nión pública española ye con simpatía, no mela frontera greco- aibanesa, cuándo, en reali- hechos, no podemos- por menos de recordar a nos vehemente, la acción de su Gobierno, que dad, las reivindicaciones griegas a este res- la gran emisora de Londres que tanib iéjiEs- se ha resistido a la entrega de un hombre que pecto y lo incide rrtes antes aludidos pertene- ba ña ha sido, y sigue, de vez en cuando; sien- ya. estaba condenado a muerte en rebeldía. V cen ya al dominio de la Historia. o objeto de las calumnias frenéticas de los ítregarlo a las autoridades belgas hubiera sido La gestión ucrania- na forma parte. de la cam- rganos moscovitas de propaganda. J tanto. como llevarlo, maniatado, al cadalso, paña de. difarnacíón qu e desde hace mticho sin; posibilidad de conmutación de la pena, sin tiempo rpalizan los órganos de- propaganda, ru esperanza eh un indulto. Ya sabemos con efué sos contraía Gran Bretaña. Y digo campaña inflexibilidad se tratan hoy estos asuntos. Lo dé propaganda, porque no se trata aquí de un sabemos; nos lo han enseñado, y aunque no episodio esporádico. No. hay. masque lanzar una queremos mezclarnos en la aplicación, -de la mirada a. un periódico. comunista para darse cuenta dé que los rusos se aprovechan de la EL CAUI p, LO RECIBE CALIDOS HOME- justicia por parte de otros países, -no podemos menor coyuntura para lanzar, una acusación NAJES DE LAS GENTES MARINERAS tampoco fríamente actuar de victimarios seguros. contra Inglaterra. DEL LITORAL GALLEGO Nol (se trata de una. fuga. Degrelle no se Por ejemplo, no hay más que leer L HumaLa- Cor- uña g. Su Excelejicia el Jefe del ha fugado do España. Han sido 4 as autoridamtéyla, manera con. que comenta. los hechos insignificantes que ocurren: en el mundo. La- Estado, que, realiza. una excursión marítima des policíacas españolas las que han obligalucha entre dos bandos adversarios fanáticos por el litoral de la provincia, ha recibido es- do a ese señor a abandonar nuestro país. s interpretada por este periódico como una tos díis emotivos y cálidos homenajes de adNuestros compromisos iban más allá, porrevuelta aritibritánka. Recientemente publica- hesión- de las gentes marineras y campesinas, que- no podíamos, por- principios cristianos, que vibraron de patriotismo ante la presen- reforzados, en este caso- con la certeza de su ba ufia fotografía de unos ehic alemanes en una estaciqn de Londres y hacia a este pro- cía del Caudillo. Eri Corcubión, Finisterre, ejecución, entregarlo, ni. tampoco podíamos pósito comentarios significativos sobre los Muros- y Noya sa produjeron espontáneas nosotros, por consideraciones internacionales, proyectas dé reeducación británica de estos manifestaciones de afecto y de acendrada fide- cobijarlo más tiempo del debido en nuestro niños. Él director de L Humanité, al publicar lidad al Generalísimo. Los vecindarios, al te- territorio. 1 esta fotografía no podía ignorar que estos ner rioíicias de l a proximidad del barco que Nuestras leyes y nuestras tradiciones han insniños alemanés. estaban en Londres de paso conducía a Su Excelencia, s envianom repriepara Irlanda, país, notoiriamente anti- bf i tárfic o. séntációnés al mi mo para uplica ¡r al Caudir pirado la conducta del Gobierno español, que Otro ejemplo elocuente: Radio Moscú ha lio qúel- bajase a tierra a ¡recibir las detnos- no está dispuesto a ofrecerse a las potencias comentado el incidente de tes mujeres sovié- tracionís. de fervor popular. La inesperada extranjeras como un mero y triste acompañanticas que querían asistir a un Congreso de visita del Generalísimo a todos es. tos puisj los, te de ajusticiados camino, del cadalso, cuando nkijerés en Australia. Decía Radio Moscúque desprovistas por completo de todo carácter la opción es clara: expulsar, y no entregar, las autórid? des briiánicas no habían, permitido oficial, -constituyeron memorables aconteci- a un extranjero que, reclamado por delitos el viaje de estas mujeres a Australia, pero mientos y han producido mucha emoción. El políticos, ha de sufor una condena a mtierlos dirigentes, de esta ernisora sabía- n muy bren contacto directo que el Caudillo establece cóm te irremediable. Pese a las circunstancias eno ¿que ¡esta Delegación femenina había empren los productores del mar y- del campo y la josas que cpncurren hoy en el caso Degreldido el viaje el día -misino de- inaugurarse el prejocüpación que demuestra por sus problie- le nos sentimos, si no. orgullosos, satisfe 1 mas. y necesidades, han proáúcido ektraordi- chos por- lo menos en nuestra conciencia crisCongreso en Australia por no habérselo tiana. v p íiario júbilo y agrado. -CIFRA. LOS COMUNISTAS JUZ GAN A GRAN BRETAÑA... ÑA DEL SEÑOR DEGRELLE -t LA ESTANCIA DEL CAUDILLO EN GAUGIA i.