Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. J U E V E S 15 DE AGOSTO DE Í 946. EDICIÓN DE LA MAS ASA. PAG. 17. EL MUNDO A TRAVÉS DE NUESTROS CORRESPONSALES Jos buenos resultados de la cosecha. Los. mo- njes trapenses en Irlanda han organizado pro- A B G EN RIO DE JANEIRO cesiones con el mismo motivo. Mientras, los Los Ingleses y el agua Teatro de fantoches Londres 14. (Crónica telegráfica de nues- periódicos intentan convencer a todo el munRío de Janeiro 5 agosto. (Crónica postal. do de que el verano está en todo su apogeo tro corresponsal. ¿Cuándo d i a b l o s emAcabo de asistir, en una plaza pública de Río, pieza el verano en Inglaterra? preguntó y esplendor; los agricultores lo echan de me- a la representación del Sombrerito rojo nos y los obreros de las fábricas de gas, resangustiosamente en cierta ocasión un espay a las historias hilarantes del Profesor ñol a un inglés. Y el inglés, sin inmutarse, paldándose en que durante 1 estío el gas no Pipoca en el teatrito popularísimo de Gibi, sirve para muaho, se han declarado en huelrespondió: El año pasado, el verano fue la ga. Efectivamente, la calefacción de las ca- dedicado a los niños. Miles de criaturas reían tarde de un jueves. y gozaban con el espectáculo. Rostros blanresiente demasiado, porque con Desde el 21 de junio, fecha oficial de la sas no se buena voluntad se puede dormir doso s rostros negros y rostros casi de ceniza; mantas y y c pero ojos brillantes de alegría, y alguna vez llegada del estío, hay meridionales que esperan con verdadera expectación al soleado soñar que se está en Zarauz o en Fuenterra- immedecidps pbr la emoción ante los pasajes jueves de la historia. Mientras tanto, un ba- bía, pero las 20.000 fábricas que utilizan el temerosos o tristes de las historietas. tallón da nubes ha adquirido ese famoso per- calor de este- preciado aliento de la hulla, y El teatro de Gibi es una cosa seria; es demiso de residencia con el que sueñan; tantos que no sienten estas nostalgias estivales, pue- cir, seria en cuanto a su presentación, su miden verse seriamente amenazadas, en su pro- sión educativa y su arte. Iniciado por el peemigrados políticos, y se ha establecido impertinentemente sobre la isla. Llueve un día, ducción. Mil cuatrocientas calles de Londres riódico carioca O Globo, con el fin de llevar llueve el siguiente sin brusquedad, sin prisa, lian quedado con este motivo obscurecidas y un poco de solaz y esparcimiento a los niños ton insistencia y constancia realmente britá- las inefables amas de casa han protestado pobres de las barriadas extremas, hoy es una nicas. Sin embargo, los ingleses, qtt toman porque las cocinillas de gas, que, tanto les re- gran institución de la que no se puede presmuy en serio esto de las declaraciones oficia- comendaron durante la guerra para ahorrar cindir porque, cuenta con la atención y la simles, están convencidos de que están en vera- carbón, ya no sirven para nada. patía de la ciudad entera. Su directora, la no, y las trescientas cuarenta carreteras que En el momento de ultimar esta crónica, la señora Yolandi Fagundes, ha aprovechado salen de Londres como un haz de reflejos, son lluvia ha vuelto a arreciar con h monotonía las corrientes modernas del teatro infantil, y compuertas por donde se vacía la ciudad de acostumbrada. Una banda de músicos ambu- ofrece algo originalísimq v atrayente, de un sábado a lunes. Bajo una llovizna fina, pul- lantes, formada por militares licenciados, carácter íantástico- cómico lleno de ingeverizada, yo he visto interminables carava- cruza mi calle atronando el espacio y despre- nuo encanto y de una impresionante mezcla nas de londinenses huyendo del tedio del ciando el chaparrón. Un grupo de muchachas de lo patético y lo grotesco. En el escenario, week end en la capital. Los automóviles lle- en shorts, con raquetas bajo el brazo, se di- asentado en un au o- batea, se han conseguido, gan hasta la costa y vacían a sus ocupantes rigen a un campo de tenis cercano, con el además, sorprendentes efectos de luz y de en unas playas de piedras, nunca más finas mismo espíritu de desafío. Decididamente, sombra, mutaciones rápidas y, en verdad, que, huevos de avestruz, frente a un mar ¡los ingleses prefieren ignorar la existencia cuanto puede apetecer el escenógrafo más amenazador y protestante. Los ciclistas sue- del agua, salvo cuando está salada y tiene al- exigente. Este teatro, gratuito, tiene ya su lan dirigirse a los pueblos ¿el interior, pre- gunos cruceros del Imperio navegando en su Consejo artístico, y en él figuran, los direcciosas aldeas limpias y recortadas como cúi- superficie. -TORCÜATO LUCA DE TENA. tores del Conservatorio Musical Brasileiro, tíades de cuentos, con sus tabernas del siInstituto Nacional del Cirftma Educativo, Serglo xiii como nos las representan Jos grabavicio Nacional del Teatro, Departamento de dores antiguos, con sus catedrales góticas o Difusión Cultural de la Prefectura y Escuela normandas y sus praderas junto a ríos con Nacional de Educación Física, la directora de Los restos del Duce canoas, cisnes y castillos en las riberas. En la Escuela Nacional de Música y el dramatur. ¡sus bicicletas de dps asientos pedalean centeRoma 13. (Crónica telegráfica de nuestro co. go y escritor de renombre, Joraci Camargo. nares de matrimonios tirando de una cesta ro- rresponsal, retrasada. Por fin, a las ocho y Comenzó, decimos, en los barrios paupérridante, protegida por un toldillo donde va un medía de ayer, apareció en la Cartuja de Pa- mos en los morros y en las favelas y niño faldón, palmeteando de alegría al com- vía el. cadáver de Mussolini, alrededor del cual hoy, sin descuidar esta su primera misión, probar el optimismo de sus padres bajo la se aventuraron las hipótesis más disparatadas. actúa, con regocijo de millares y millares de lluvia. Esto de los niños en cestas tiene, sin Al margen de la fantasía, el prior de la Cartu- niños, en los asilos, orfanatos. preventorios, duda, un remoto origen bíblico explicable por ja de Pavía entregó ayer al jefe de la Policía hospitales y escuelas de Río, Niteroi y otro; ¡el conocimiento tan extendido aquí de la his de Milán un baúl, envuelto en dos sacos de lugares del Brasil. Ahora ampliará su rad: o goma, conteniendo el cadáver de Benito Mus- de acción con ballets y conciertos infantiles; toria y los t e x t o s sagrados. Si entiem- í solini, qué le fue confiado, a las doce del día, se Ihará oír, por medio de la radio en todo ú Ipos de Moisés hubieran existido las bi cicle- i por un fraile llamado padre Alberto y por país y exhibirá películas recreativas y educatas, sus padres (K lo hubiera n abandonado, otra persona desconocida, para su custodia tivas. ¡junto al Nilo. Las cestas infantiles no van temporal. Abierto el improvisado ataúd, se La proyección en el ahila del niño es indusiempre sobre ruedas, A veces, cuando el comprobó la autenticidad de los restos y se dable. En las escuelas públicas s. e han organitiiño es muy pequeño, va. n adaptadas sobre descubrió una declaración, escrita y firmada zado concuños, anteriores y posteriores a la leí volante del padre; otras, y éste es el pro- por Marco, fundador del llamado Partido Fas- exhibición del teatrito, bien para que los alumcedimiento más común, van colocadas en una cista Democrático, en la que- se dice que debe nos interpretasen el título y el asunto cb- la prolongación del asiento de la madre. Lo? ni- ser leída y publicada cuando los ánimos de los pieza que iba a ser representada, bien para ños, a fuerza de convencerlos desde oeque- italianos se hallen en paz y concordia. Tras- que expusiesen las impresiones que tenían, ños de que aquello es muy entretenido, aca- ladado el baúl a Milán, ha sido depositado en luego de haberla visto. Y se han conseguido ban- -curtiéndose contra la lluvia- -por poner la Jefatura de Policía, donde, después de ser resultados, espléndidos. O chapeosinho vera mal tiempo buena cara. Les periódico? con abundantemente fotografiado por el ansia sen- melho, inspirada en un bello y emocionante miras siempre altamente patrióticas, tienen sacionalista de- la Prensa, se le encerró en una cuento de Perrault, ha sido la pieza preferirla gran interés en fomentar el veraneo y publi- habitación con llave, candados y cadenas, mon- y la que ha logrado, en los balbuceos de la ca -con frecuencia fotografías ds señoritas tándose una fuerte guardia. La caja, de ma- crítica infantil, las mejores y más ajustadas tomando t sol en traje de baño. El lector dera corriente, de 1,70 metros de larga, so- alabras. Los niños de color- -esos niños ile acepta de plano que las señoritas spn muy bo- bre el pavimento de una celda de la Cartuja ébano, de rostros expresivos y mirada dulce, nitas, pero le cuesta derroches de imaginación de Pavía aguardaba quie las autoridades se que a cada paso nos encontramos y que poseen pensar que lo que tornan es precisamente el hicieran cargo de los restos. -JULIÁN COR- una clara personalidad atrayente- -han mosTES CAVANILLAS. sol y no el fresco. trado en estos concursos sus posibilidades áz inteligencia e intuición. Desde que se cerró el Parlamento, las inLa asistencia oficial y particular a la iníormaciones giran preferentemente alrededor fancia es, tal vez, uno de los aspectos más Üe las aventuras de los veraneantes. Hoy hesimpáticos de esta gran país. Hay en la capital imos sabido que la Reina Isabel se ha torcido federal y en las ciudades de los Estados inmn tobillo al atravesar un arroyo durante una (excursión por las colinas escocesas, cerca del numerables instituciones le protección a las tastillo de Balmoral. Esta mañana se ha procriaturas pobres y desamparadas. Casas- cuducido un choque entre dos trenes repletos nas, centros lactantes, orfanatos, asilos, soÜe veraneantes. Cuarenta y cinco. de ellos han ALTAS CALIDADES ladicios refugios, escuelas internas gratuiresultado heridos. En los condados de Mortas... Todo es poco. Ahora mismo hay una ifolk y Suffolk se han hecho rogativas para PUERTA DEL SOL, 13, prales. T. 14304 gran campaña periodística- -en la que se ha kjue sajga el sol y colabore como es debido á JtBsqtttoá a- Montera! J pedido la opinión de los miembros de la Asara- ABC EN L O N D R E S ABC EN ROMA