Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 B C. V I E R T Í E S 5 DE JTOIO DE 1946. EDICIÓN DE LA MARAÑA, PAO. 1 picar quedó, sin embargo, estropeado. Cua- tro pases por alto, -rquy quieto. Dos ñ redondo y tinos Adornos pdr delante. Ahora, a torear a fondp. Cerca; cruzadísimo, fundiéndose con el toro, en una escala de emociones- para el público que se abre en ¡ay! y se cierra en ¡o e! Dominguín cuaja la- gran faena. Le observamos. Ha. conjuntado- todo 1o que en él era intuitivo y pura afición y ha definido su per- bre que estorbe, en el ruedo. Antonio y Ci- sonalidad de. muletero. Do pinchazos en huegarrito nada más. Un gran silencio. Pases so. Dos más y descabella. El dominio del aceal natural. Un elamor ahora. Es lo que lla- ro aún no lo- Tía hallado. El de la muleta, sí; mamos ovación, que ya no se corta. Bases en y con personalidad. Era el sexto un toro de redondo, cambios de la muleta por delante. caleza fea, playero, casi. Tomó cuatro varas Faena alegre, todo claro, sencillo y magistral Yo creo que Luis Miguel no debió, banderiTodo de figura. Sobré el- trema- alegre de lo llearlo. Él primer par, por la izquierda, re- fácil, el (sentido de aquellos pases de refresco sultó pasado y desigual. Luego cambió uno que da respiro al toro, encelado co i aquella bueao por la derecha y cerró el tercio eon nubécula de seda roja qué Bienvenida 16 uno al cuarteo, alarde dé facultades. Brindis pone ante los, ojos. Antonio va midiendo los al público. En el estribo del 10, aguaitando tepases, observando el aliento cjel toro. Y vis- merariamente las cerradísimas entradas, da to y ho visto; sin prolongar la faena en cuatro pases sentado. Trepida tina ovación en la embriaguez sostenida de las aclamacio- toda la- redondez de la Plaza. Muleta en la nes, la estocada que mata. Y la ovación, mano izquierda. Cita de lejos y prendé cinco y la oreja. Allá ya Antonio repartiendo ale- -veces al toro en los cuartos de círculo- del gría por la plaza. natural. Concluye la fase con un adorne! afaro- Fue el quinto un toro abierto de pitones, que lado. Otra, vez los naturales desde largo. Se derribó con estrépito cuantas vecé entró en sostiene la ovación. Dos pinchazos y una esvaras. Antonio lo tomó de muleta, muy ce- tocada perpendicular. Ovación. rrado en las tablas. Con mucho reposo lo No hemos dejado para último lugar a pepe tomó- por alto y, pasándose la muleta por la Luiz Vázquez, por desconsideración ni para espalda, la llevó a la mang izquierda para marcar una gradación. Para nosotros, qtie por empalmar tres naturales con el de pecho. Otra obligación hemos. de compensar los factores ovación, y a torear en el tercio, con la derecha, favorables con los adversos, Pepe Luis no despero con mucho dominio. Todo elegante, sen- mereció de lo que él es. Fue 1 suyo el peor cillo, tranquilo, sin gestos nj trampas. Tocó lote. El primero fue un cerdito trotón, que se los pitones, sin ademán de desafío. Giró, arro- agotó en varas. Pepe Luis lo halló aplomadísidillado, ante los cuernos sin romper la ¿línea mo. Lo toreó con temple. 1,0 preciso no ha perfecta de su toreo. El toro está ahora en de ser siempre lo precioso. Ño podía serlo en las tablas. A matar. Un pinchazo. Una esto- aquella faena, que el fnaestro realizó con decada. ¡Lástima que no haya acertado! Tarda- coro, concluyendo con media estocada que en descabellar y no corta órija; Pero le ova- mató sin puntilla. Hubo palma El cuarto toro cionan y le hacen dar la vuelta al ruedo, y. de Atanasio sa rompió el- pitón izquierdo l luego tiene que saludar desde el ceutro de la derrotar contra un burladero, y füé sustituido Plaza. Ahora, Luis Miguel Dominguín Fue por uno- ¡como no! -del Sr. Pérez. Tornó Suaaccidentada la lidia del toro tercero que, sin tro varas con mansedumbre. Pepe Luis tanteó al manso con unos pases por bajo. ¿íbamos a ver una faena? ¿Brotaría agua dé la peña? En Pepe Luis ee espera- e- 1 milagro siempre. Los que le chillaron no ruifii íiqn esperar, y el EXCURSIÓN A EL ESCORIAL locar media. espada montó el acero para co (La meáiá estocada que, por lo visto ha patentado. Hubo pitos. ¿Iba a, queel. domingo, 7 de julio, en magnífico autocar 4 dar la cosa así? ¡No! Y aquí del mágico pro Pullman. Todo Comprendido digioso del embru- jo rubio. Le tenían que aplaudir. Le tenían que ovacionar. Quedaban dos quites. E. ran bastante. Y, en el quinto, y en el sexto toro, con dos pinceladas firmísiPlaza del tíallao, 3 Teléfono 29413 mas y alegres, se despejó todo. Kompieran (Tít. 8- Grupo A- D. 19- 2- 42. dos tremendas ovaciones. Sé enfurecieron y silbaron unos; se enardecieron los partidarios del Plaza de Toros de Madrid tantemaestro. el Dos quites. Poco. -J ero fue baspara mágico prodigioso; Para que la Mafiana, sábado, 11,15 noche, repetición de gente hable de él con la consideración que a su maestría corresponde. El público estuvo Injusto- con Pepe Luis; ahora, bien- -y ésto no es una frase, sino una verdad tan grande como una plaza de toros- la injusticia es, a veces, una forma de hóme- najé rendido por la multitud. Al íln, bastó muy poco para que el homenaje tuviera su. expresión leal: las ovaciones. Hubo dos espectáculos deplorables en la suerte de varas. Tanto en el prínreró pno en el tercero, dejaron enhebradas íss gaircichas. Sobre todo en éste el trance fue cifuel y antitaurino. Ello nos hace recordar él ensayo del tope que ideó el director general de Seguridad. La suerte de varas hay que reformarla. Lo que la Dictadura logró con los petos, estimamos que ahora puede completarse. Si se desaprovecha esta ocasión, no habrá remedio; ¿No dicen nada los señores ganaderos? -GlRALDILLO. Peso de los toros: de rejones, 459; de lidia; ordinaria 463, 435, 464, 441, 436 y 464 kilogramos. EN MADRID LA CORRIDA DE LA PRENSA Acierto pleno de la Junta organizadora. La Plaza, llena- Antonio Bienvenida, alejado voluntariamente por un año de los afanes taurinos; Luis MiguSl Dominguín, en pleno dominio de- sus extraordinarias dotes e e torero, y; con ellos, el maestro sin discusión, Pepe Luis, que da la cara a. la difícil temporada de 1946 cómo. ffigura de responsabilidad máxima ¿qué otro mejor cartel podía combinarse? Pues, rio como añadido, sino como garboso prólogo, el cartel sé aumentaba en la juvenil figura de ese caballista del mejor abolengo tauririo y ganadero que es Pepe Anastasio. Y los toros eran de divisa prestigiosa. ¿Era posible más? Que no lo ara, ló indicó el público. La mejor entrada hasta ahora anotada fue la respuesta aprobatoria que la afición madrileña dio a Antonip Bienvenida ejecutando el pase cambiado en su primer toro, del ave cortó la oreja la Junta organizadora Vaya a ella nuestra enhorabuena, Un novillo, manso, de D. Ángel Pérez, puso a prueba las facultades (que como torero a caball tiene Pepe Anastasio. Era para caiisaí y aburrir, al cabo ¿Pues él no se cansó ni sé aburrió. Con los rejoncillos, las banderillas y los rejones de muerte, hizo aún más de lo que GALAS DE ARTE podía hacerse. A fuerza de voluntad halló luci ieñto metiéndose con él rrianso. Fue muy EL BOMBERO TOREROS CAJÍTINFLAS aplaudid El sobresaliente estuvo pesado en DON JOSÉ, hombre goma v lá muerte del novillo. BANDA L O 6 M A E l N O Í El laurel dé la jomada fue para AntonioBienvenida. Vino a continuar su historia la Cuatro novillos. Localidades, desde 2, 8, 4 y. 5 pesetas. de su caga. Un año de alejamiento no ha supuesto pérdida. de sitio. Venia como- -sin fatigarse ni aqui ni en América- -hubiera toGran variedad. Pida presupuesto. reado en 1945 ciento treinta corridas, -ponemos SERRA. -FUENTES, 5. -Teléfono 14532. por máximo número a la capacidad juvenil. Antonio Bienvenida con sitio, y en su sitio; es decir, con sü categoría. Esto, a l l- faz de Madrid, en fecha solemne, en ocasión atravesada por enójosáé circunstancias que debieran desaparecer, qué ayer, el público que paga le abrió dé par en par unas puertas cerradas. Como la proclamación triunfal del momento RUTE es el mejor resolutivo de enojos, confiamos en la; desaparición de circunstancias que, por ha- 005 Clí S u liarse al margen de la fiesta no tenemos porqué señalar concretamente. Veamos lo que hizo Antonio. Procuremos la expresión eon- W M h I m mIWI m Carpinteros fie armar. cre ta y. sencilla. Salió un toro da Atanasio, Suministramos todas las maderas necesarias alto y aguzado de pitones. Antonio no permi- para la construcción en cualquier medida, estió que lo corrieran. Su capote lo recibió, n a pecialmente para cubiertas, tejados, tablonaje, para la espectacularidad de un lance a pie e t c r á Elaboramos estas maderas en fábrica quieto y á viaje hecho, sino para cuidarlo. Mi- propia, preparada especialmente para la fabridió las fuerzas del enemigo y no erró en el cación eegíin medidas facilitadas por el cliente; cálculo. Brindada la faena al público, Ja abrió empleamos madera de pino Segovia superior con el pase cambiado, en cruz acero y mulecalidad. Pidan presupuesto te. Era un prólogo que evocaba la gloria no A Mola, núm. 0 ¡yidada de aquella triplicación memorable, MI M Avenida General- -M A D R I92. I Teléfono 63410. D qué ha venido a constituir una de las mejores fechas de la Monumental. Ün natural. Antonio se ha heího con el toro, no por Xas IMPORTANTE INDUSTRIAL QUÍMICA buenas, por las mejore? Tira dé él, y cuando precisa técnico, preferible xperiencia indusestáa en el ceritío de la Plaza, lo frena. Es el trial. Escrjbid: Número 250. LA PRENSA amo de la situación. Ni un capote, ni un homCARMEN, 18. PERSIANAS anís chírna N ATENCIÓN v -1 EN- OTRAS; PLAZAS -ÉÑ BARGÉfcONA Barcelona 4. r Novillos de Pérez Centurión. Vitcf, aplausos en uno y oteja en otro. Por, cogida de Vega, mató otro. más; Juaneo Bienvenida, oreja éri el segúridój bien en eí quinto y siiperipr en el e. extci. Seálizó ona gran feéfia y cortó las dbs orejas y el ral Barideíiijeó con Vito. Ambos fueron ovacionados; Juanita puso un gran par en silla. v V Alonso Vega sufre una herlfiad W CéntÍT metros de extensión por 10 de profundidad éá el muslo derecho. Pronóstico, graves v (Extractado de -fe; Agencia J