Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E todos lo periódicos satíricos que viede la última: columna: Ultima hora. El que ron la luz pública durante el reinado encuentre a los redactores de El Padre Cobos de Isabel 11, 1 que logró mayor pose servirá presentarlos a Gobierno, quien U pula ridarl fue F. l Padre Cobos, no solamente dará el hallazgo si tiene con qué. No se puepor la intención política con que estaba esde concebir más osadía. crito, sino también por la agudeza de entenEn 1 de julio de 1855 suspendieron volundimiento y Ja corrección literaria ue poseían tariamente la publicación cuando estaban cu sus redactores. La sección que titulaba Indiel apcgeo de la campaña y el periódico era rectas era de una gracia tan- fina y de un más leído y ganaba mucho dinero. A qué ingenio tan donoso, que durante muchos años obedeció tal determinación? H; hecho cuan- -yo lo alcancé- cuando se quería elogiar to he podido para saberlo, pero, por mucho un donaire intencionado, decían todos esa que he investigado, no pude hallar rastro de es una indirecta del padre Cobos Yo tenEl periódico se publicaba sin interrupción ello. En el número correspondiente al refego la fortuna de poseer una. colección complerido día, -atribuyen la ta y debo a su lectura haber disfrutado horas y. sin embargo, de su popularidad, nunca, humorístico y zumbón, asuspensión, en tono que e. s verano, que hasta después de desaparecer, se supo quiéde singular deleite. nes lo escribían. El Gobierno agotó todos las necesitan tomar baños las redactores y que ¿Cómo y por qué nació diclha publicación? resortes policíacos para averiguarlo; ofre- sienten pereza, aplazando reanudar sus tareas Su origen fue meramente político y surgió ció premios metálicos a quien los descubrie- el 5 de septiembre. frente al Gobierno presidido por el general ra, pero el secreto permaneció impenetrable. Digamos 1 algo de la vida interna del peEspartero, que se formó al triunfar la reSe escribía en casa de Esteban Garrido riódico. El alma de él eran González Pedrovolución de julio de 1854, después de intentar que, aunque pasados veintitrés años, fue. di- so y Selgas, por su constancia en escribir; la Reina la constitución de los Ministerios putado a Cortes, era entonces poco conocido colaboraban con asiduidad Nocedal, Suárez Fernández de Córdoba y. Duque de Rivas, y nadie podía sospechar que en su domicilio Bravo, Villoslada, Ayala, Arrieta y alguna que fracasaron casi al ser nombrados. se fabricara aquella bomba que, periodísti- vez, la ilustre novelista Cecilia Bohl de FáQuiénes fueron los que componían la re- camente, estallaba sobre la cabeza del Minis- ber, que tan célebre hizo el seudónimo de dacción, se supo después de muerto el sema- terio. Y kx- autores estaban tan seguros de Fernán Caballero. E; sta dama prestaba su nario cuando, derribado el duque de la Vic- que su clandestinidad perduraría, que se per- ayudaí para complacer a Ayala. al cual le toria y sustituido por O Donnell, con un Go- mitían el lujo de desafiar al Gobierno para vinculaba gran afecto desde que U: trató en bierno contrarrevolucionario, ya no; tenía que los descubriera En el número correspon- Sevilla i vislumbró sus futuros ¡ttiunlfoí. que cumplir la misión que se había impuesto. diente al 15 de febrero de 1855, decía al final Fernández Bremón, en uno de los números Comenzó a salir e. de La ilustración- Es 24 de septiembre de pañola y Americana. D. Esteban D. Francisco Na- D. Ceferlno SuáD. Emilio D. Eduardo Gon 1854 semanaimente y, de 1891, dice que supo varro Villoslada. Garrido. rez Bravo. Arrieta, zález Pedroso. al poco tiempo, en visque el trabajo de Ferta de la favorable aconán Caballero lo mangida que le dispensó el dó desde Sevilla sin público, aumentó dos, firma ni confesar que números an cada mes. era de ella, pero hay En la cabeza del pemás vn o t i v o s para riódico, desde el pricrer que. se lo envió a mer día consignaba enAvala para ayudar a tre admiraciones que la labor de El Padre m t i r a d a e r a de Cobos. Además; 110 es ¡r 50.000 ejemplares! presumible que persoLa afirmación no po, na tan seria, como- lo día ser más burlesca, ¡era doña Cecilia, re: en aquella época en mitiera un artículo sin que los diarios mejor decir que era suyo, a dotados de maquinaría un periódico satírico, no pasaban de tinos que r e a l i z a b a una pocos millares. A fos campaña política de dos bando políticos, rabiosa oposición. progresistas y amigos No hay que decir de O Donnell, los caíique ningún artículo ficaiba 1 efe zegríe y isuelto, ni poesías apaabencerrajes. pero los recían firmados. ataques má ¡s ¡furibunM u c h o s creyeron dos despiadados los fjue Arrieta era el que dirigía a Espartero y sufragaba los gastos, a la Milicia Nacional, pero no era verdad. cftre eran los símbolos El Padre Cobos vivió del partido progresista con holgura con el faComponían la revor que le otorgaba el dacción Esteban Gapúblico, agotando sus rrido, Eduardo Gontiradas. zález Pedroso, AdsLo, s progresistas, lardo López de Ayadesesperados al no desla, Francisco Navarro cubrir quiénes eran Villoslada, J o s é de los redactores, fijaron Selgas Carrasco, Emisu atención, sin duda, lio Arrieta, Ceferino debido a alguna falsa Suárez Bravo y Cánconfidencia, en Manuel dido Nocedal. Equipo Cañete. Cayetano Robrillantísimo p o r sa sell y Ventura de la talento, audacia y doVega, que sestuvieron tes literarias, cuyos in ¡a punto de sufrir la- s dividuos, andando el iras de los milicianos. tiempo, gozaron d e Como este capítulo merecida fama y justa va siendo e x t e n s o nombradla, lleg ando continuaremos en el algunos a los más alpróximo recordando tos puestos, como Ayalas denuncias de que la, que fue ministro fue víctima El Padre varias veces y una Cobos y de la vista de presidente del Congreella ante el Jurado, so: Noceda consejeque es tema curioso, ra de la Corona, y porque siempre, fue Selgas. subsecretario absúelto. D. Adelardo Ló 0. José Selgas D. Cándido Node la Presidencia de ¡pez de Ayala. NATALIO RIVAS Carrasco. cedal. Consejo de Ministro áe la Real At aáemii (h, Los redactores de El Padre Cobos D La Prensa de antaño EL PflDBE BOBOS la Histori