Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. y l E E N E s 3 i DE MAYO BE i 946. í EDICIÓN DBIÍA MAÑANA. PAG. 17. r EL AYUNTAMlENfrO DE MADRID FORMA SOLEMNEMENTE EN LAS FILAS DE LOS DEFENSORES DE LOS DOGMAS MARIANOS El alcalde dio lectura pública, en el parque del Oeste, al voto municipal de patrocinar la proclamación como dogmas de fe de la Asun ción y la Mediación de la Virgen María En la fiesta de la Ascensión del Señor y tísimo Ayuntamiento de Madrid hizQ a la San de San Fernando, Rey de España, el católico tísima Virgen secundando iniciativa y campaSpkeblo de Madrid ofreció nn espectáculo de ña de la. mencionada Asociación. Ante el alfervorosa y delicada religiosidad que es justo tar, situado al final del paseo de Camoens, subrayar. -Si el nombre de la ciudad si aso- sobre levada plataforma, adornada de banció siempre- al de su Patrona, la Vircjen de la de rasy colgaduras con los colores naciona Abnudena, y si en cumplimiento del voto de les, di jóse una misa, en la que ofició, el obis la villa nuestro Concejo hace honor al mejor po de Madrid- Alcalá, doctor D. Leopoldo abolengo de las instituciones municipales, la Eijo Gaxay. El Sr. García de la, Higuera pronunció una publicación del voto hecha, ayer por el alcalde en el acto celebrado en el Parque del oración sagrada, y, por último, cantaron el- Oeste revistió caracteres de solemnidad ex- Pan divino, de Guerrero, los tiples del Seminario y otros números musicales, la Schola traordinaria. Glosaba el excelentísimo y reverendísimo Cantórum del mismo centro, y las Escolamías señor obispo de Madrid- Alcalá, las palabras del Buen Suceso y Patronato Tutelar de Mede nuestra primera autoridad municipal, el ju- nores. El alcalde de Madrid, señor conde de Santa vanknto de defender las ver acides ate la Asuntan y de la Mediación Universal de la Vir- Marta, quien asistió a la misa en unión del. gen María que Igendimos de lá fe de núes tres padres, y la súplica al Siumo Pontífice para que sean proclamadas como dogma. Y las palabras del doctor Eijo, tan llenas de sabiduría como de piedad, caían deskfe los altavoces, como lluvia fertitixtdora de Vas almas, sobre la inmensa muchedumbre que ¡Viabía oído la sania misa en el paisaje primaveral del Parque, y que desbordaba por los pdseos y avenidas poniendo un ftiso humane Los estampados, alegran juve al verdor, de los jardines. nilmente la silueta femenina y- Gentes de todos los- estamentos sociales anprestan, por la belleza y brillan. cianos y jóvenes, sacerdotes y seglares, fieles tez de su colorido, un elegante ty cofrades de las Congregaciones, con sus y atractivo motivo que realza estandartes, las abanderadas luciendo él toconsiderablemente cualquier mo cado españolíshno de la mantilla, y las albas delo de vestido. Hocas monjiles, posadas en vueio de amor Sobre las cabezas infantiles y colegiales... El Parque del Oeste tenía en la- mañana de mayo Vea eá nuestra sección de teun jubiloso aire de fiesta. Y los gallardetes jidos- -piso entresuelo- -la esplén con los colores de la Patria ondeaban en el dida colección de estampados, aire claro de Madrid, acariciados por la brisa en dibujos clásicos y de gran serrana, en torno al trono y allar donde se íantasía, que ofrecemos a su íiabía celebrado el santo sacrificio de la misa. certera apreciación. Al filo del mediodía, cuando hasta el campoENVIAMOS MUESTRAS abierto de los aledaños madrileños, llegaban A PROVINCIAS. lamentos de sirenas de vapor y silbidos deíre nes, las voces unánimes de los fieles congregados en el Parque entonaban las estrofas rde la Salve, popular, el mejor y más pwo homenaje de devoción, mañana. Ese cántico parecía ascender directamente al Cielo. Y, el Sol, rompiendo celajes de nubes. Como en la alegoría tie una tabla religiosa primitiva, doraba la estampa del confortador espectáculo y arrancaba destellos de luz c. i las cruces que remataban los pabellones blancos y azules de las Coj radías y Congregaciones. Cruces platea das y no hojas de lamsa, signos cristianos de Salón de Té. -Edificio Albéniz. paz y de perdón y no armas heridoras, como janana, inauguración de la temporada símbolos de la doctrina inmortal y del más de; verano, con Moble pueblo de Madrid y de España; el que Vesa y cree, el que pone su espiritual afán y Empeño en el cumplimiento o en la publicación de sus votos, o en esa petición al Santo Presentación por primera vez en Madrid IPadre, para qu? proclame las verdades como Jdogma, donde el alcalde dela Villa, c oiño acertadamente dijo el obispo de Madrid- Alcalá, representaba la- autenticidad más pura de los Méseos de su pueblo. f (procedente del Ritz de Barcelona) I, A INICIATIVA DE LA ASOCIACIÓN CA- y debut del gran conjunto musical diI, TOLICA DE PROPAGANDISTAS rigido por Organizado por la Comisión de la Plegaria PRIETO Nacional a la Santísima Virgen, de la. Ásobiación: Católica de Propagandistas, se celebró ayer mañana en el parque del Oeste un solemnísimo acto, en el que el alcalde formulo la SÜPERLIT CRUCES sokmne publicación del voto que el jxcelén; NUREZ DE BALBOA, 22, -MADRID r ESTAMPADOS de AHORA L Cotii Unaiéi FONTORIA ¡2 GRANDES ACONTECIMIENTOS! LUIS DUQUE y su ORQUESTA CAMAS- LIBRERÍAS presidente de las Cortes, D. Esteban Bilbao; el presidente de la Diputación, el general Uzquiano y otras personalidades, desde la tribuna a éstas reservada, formuló su voto ante el prelado, voto que el público, que se hallaba congregado en los andenes y paseos que convergen en la avenida de Camoens, oyó con religioso silencio INVOCACIÓN DEL ALCALDE Dijo así ante el micrófono el alcalde de Madrid: El mundo católico invoca el Nombré de María, Madre de Dios, con inquebrantable fe y con plenitud de amor. Resuenan n todos los lugares del Universo cantos de alabanza; se levantan y erigen, bajo su advocación, los más grandiosos templos y santuarios, y se dedican a sus altares e imágenes las piedras y metales más preciados y las más perfumadas flores. En este incesante tributo de obsequios a María Santísima, a través de los siglos, España ha ocupado siempre un lugar de primevísimo orden, pudiendo considerársela como la Nación Mariana por excelencia, por su amor fidelísimo a su Reina y Señora, qu ¿quiso honrar y santificar el suelo de nue tra Patria, posando en él sus virginales plantas y dejándonogen prenda su Rilar bendito, base firmísima de nuestra fe y sostén poderoso de nuestra espiritualidad y de nuestro patriotismo. Dogmas de fe solemnemente definidos y declarados son los dos m terios de la Maternidad divina de María y su Inmaculada Concepción, y verdad firmemente profesada en la Iglesia Universal, pero sin tener aún el rango de dogma de nuestra fe, es el misterio de la Asunción gloriosa de María. Abogada nuestra, que en cuerpo y alma subip a los Cielos, acompañada de su Divino Hijo y de millares de Angeles, que le entonaban cánticos de gloria, y en donde el Padre la reconoció por su Hija muy amada; el Hijo, por su Madre muy querida, y el Espíritu Santo por su predilecta Esposa colocándola las tres divinas Personas sobre un Trono superior al de todos los Angeles y Santos y constituyéndola en Reina de todas las criaturas y Emperatriz de Cielos y Tierra y maternal Abogada de todos los mortales. Desde los más remotos siglos de la Era Cristiana, España ha creído constantemente en la Asunción Gloriosa de María, y el sagrado amor a la Virgen tiene altar y culto en todos los corazones hispanos, siendo la fiesta de la Asunción la mejor entre las mejores, y c- on esta advocación se dedica la mayor pane de nuestras maravillosas Catedrales y un sinfín de iglesias y santuarios. El- Rey Santo, cuya festividad celebra la Iglesia en el día de hoy, 30 de mayo, ordenó publicar, en castellano el Fuero Juzgo, en el que se castigaba severamente el quebrantamiento de los días festivos, entre los que señalaba La Asunción de Santa María al igual que sucede más tarde en el lyiero Real y en las Siete Partidas, ti monumento jurídico por excelencia de la Edad Media. Y nada tan tradicional y arraigado en nuestro católico pueblo como acudir a, la Santísima Virgen María, poniéndola por intercesora. y mediadora para toda gracia y favor que se desea obtener del Altísimo. La misma creencia enardece hoy como ayerai pueblo español, repitiéndose las. mismas muestras de fe y amor. Madrid no podía quedarse atrás en este consolador movimiento asuncionista, como heredera y continuadará, al igual que las demás ciudades de España, de la fe y tradicione? de nuestros mayores, Hace trescientos años, en el año 1646, hacía Madrid el voto solemne d diefender la Concepción Inmaculada de María, que dos siglos más tarde era declarada dogma de fe por la Autoridad Suprema de la Iglesia, el inmortal Pontífice Pío IX, en la Bula Ineffabilis Dais, dada el 8 de diciembre de 1854. Hoy, la Muy Heroica Villa de Madrid, caDital de la católica España, se apresta, por