Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL PORVENIR ALEMÁN Orillas del Sarro B en uri discurso, había tliclio: El Ruhr debe ser una entidad política independiente de Alemania las minas del Sarre deben pasar a ser propiedad del Estado francés, incluyendo esos territorios en el conjunto nacional francés. El Estado del Ruhr- -según París- -debería administrarse por Gobierno interaliado, en el que estarían representadas las cuatro potencias: Francia, Inglaterra. Estados Unidos y Rusia. Ese Gabinete contaría con ocho ministros y después seria ampliado con miembros luxemburgueses, belgas y holandeses, tal como piden los británicos. Controlaría 4 6 millones de habitantes, por medio de un tratado especial al margen de la O. N. U. y con plenos poderes administrativos, políticos y económicos y con absoluta independencia de la Comisión Interaliada de Berlín. En ese paradójico Estado- -siempre según petición francesa- -no serían autorizados a actuar nada más que aquellos partidos que renuncien en sus programas a Ja unificación con el Keich y a la colaboración con las restantes fuerzas políticas de Alemania. Bevin llevaba consigo un plan sobre el Ruhr que no llegó a explanar en París. Su idea es la de constituir un trust de control, del que formarían parte las grandes potencias aludidas por Bidauli en sus provectos. El secretario del Foreign Office daría satisfacción a Francia en el Sarre y a Alemania en Rhenania y el Ruhr. El ministro laborista piensa en una especie de socialización rhuriana, extensiva- -si fuere posible- -a la industria carbonera de esa zona y a la química rhetiana. Veamos ahora la situación interna alemana. Si creemos a los anglosajones, el país cuenta con setenta millones de habitantes, pero sí seguimos los informes rusos- -empeñados éstos en acusar un descenso para justificar la extraordinaria cifra de pérdid. is t ¡ne dice haber infligido a los teutones- esa población no llega a los sesenta y dos millones. La juventud germana tiene unas ideas IDAUI- T, sui genens aun cuando signe pensando, más ¡lie en Hitler. en e! nacionalsocialismo y en Hermann Goering, tanto ¡ue eJ 70 po 1 o s Servicios d Auscultación Americanos acusan un g r a! entusiasmo por la idea nazi, acarrear ai pueblo que aseguran es alemán. Y otra, mebuena, p e r o que nos r a d i c a 1. que fue mal aplicada piensa que lo primePor ¡o que toca a Bidauit. ro que es preciso hac r i s 1 i a n i sino, esa cer es reconstruir ai misma generación argumenta que es de país y administrarlo eficazmente, aun las ideas más nobles, pero que sólo concuando para ello haya que mantener en viene a los débiles y a lo- enfermos con sus puestos a millares y millares de elelo que da a entender cuan profundamentos que estuvieron íntimamente ligamente penetraron en sus espíritus las teo- dos a la administración hitleriana. rías materialistas de los últimos años. Pretenden las Naciones Unidas que la Cuando se le preguntó a esos jóvenes producción de acero alemana sea. en 1949. -al 70 por loo de la población- -cuál es inferior a la del 38 en un 67 por 100: el más grande hombre de la Humanidad, a química, en un 55; la de maquinaria, respondieron a este tenor: 15 por 100 en en un 66: la eléctrica, en un 50: la de pro de Federico e! Grande y Bismarck herramientas, en un 82, y que el comer 2 por TOO. Goethe: 10 por roo. Alejandro cio exterior descienda a un tercio del que e! Grande; 6 por 100. César; 3 por roo. la avant- guerre bajando las importaJesucristo y t por 100 solamente, Adolfo ciones de víveres a la mitad, mediante: i Hí iler. Esto quiere decir que el 47 por limitación a un (ope de 1.500 millones de. 100 de las opiniones emitidas van a favor mircos- oro. La producción de aceros ele jefe belicosos, cuya fama la deben a que aludimos sólo valdrá 5.8 mil. milíohechos castrenses, a. batallas o a campane? de marcos. ñas históricas. Mas un proyecto semejante trae como 13 a y un fuerte contraste entre los re- secuela que el fantasma del paro y e! sultüdo de las elecciones e ideales políhambre aparezcan pronto en la nación. ticos de las zonas en las que predominan Si tenemos en cuenta que el jus equilos anglosajones y ¡os rusos. librio rnv continental depende de AlemaLas fuerzas americanas, apoyándose eri nia y recordamos la frase británica de la población autóctona, tratan de rehaque la degeneración política, social y cer una Alemania de npo democrático, a económica de Europa sería e! signo irresu imagen. Los resultados de sus esfuerfutable- des la caída vertical del propio zos son, hasta cierto punto. alentadores. Reino Unido, llegaremos a la conclusión Encuentran dos corrientes populares: de cuan peligrosos son estos proyectos una, partidaria de la desnacificación respecto a! porvenir germano, total y rigurosa, sin mirarse en los perjuicios presente? que ral táctica puede ROBERTO DI? ARENZAGA 100 ne las opiniones recosidas por