Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES 22 P E MAYO P E 1946. JEPIOIOIf DB LA MAÑANA, PAG. 10. tó una cariñosísima despedida, pero ésta subid de punto y se hizo clamorosa cuando apareció en la plaza Mayor para tomar el codie. La multitud gritó entonces hasta enronqueces- L 03 cordones de la fuerza fueron impotentes paca contener al pueblo, qr. fi rodeó el coche del Jefe del Estado. Por fin, tras grandes esfuerzos, los elementos de la escolta y fuerzas que guardaban el orden pudieron reorganizar la comiti va y ésfa siguió por el mismo itinerario que al llegar a Gijón. Millares de personas estaban congregadas especialmente en la calle Corrida v plaza de José Antonio. En la puerta de la Villa, el coche del Generalísimo se detuvo unos instantes y, seguidametnte, la comitiva continuó su marcha hacia Oyiedo, También, cuando salieron de las Consistoriales los ministros de Obras Públicas y Trabajo, el püblco les acogió con grandes ovaciones. Esta manifestación de entusiasmo se repitió varias, veces cuando la compañía del regimiento d Simancas, que había rendido honores a Su Ex- celencia, emprendió el desfile en dirección. al CORRESPONSALES DE PRENSA EX- cuartel. La jornada de hov puede decirse que TRANJERA PRESENCIAN EL JUBILO ha superado todas las precedentes en cuanto a emoción que pudiera presidir cualquier reciPOPULAR bimiento tributado. -CIFRA Después fueron presentados al Caudillo dos mutilados, ciegos y con otras mutilaciones graves. El Caudillo. les interrogó para pregun- BRINDIS ANGLO- ESPAÑOL POR EL CAUtarles, las acciones de guerra en que sufrieron DILLO A BORDO DE UN BARCO INGLES las heridas, así coírto las condiciones y circunsGijón 21, 12 noche. A última hora de la tancias de vida en que se encontraban. La en- tarde, los representantes de la Prensa astutrevista fue breve y emotiva. riana y algunos corresponsales de los perióAl Ayuntamiento tuvieron acceso varios co- dicos madrileños se trasladaron al puerto del rresponsales- extranjeros, entré ellos algunos pe- Musel, donde se encuentra el buque inglés Keiriodistas ingleses, que tomaron abundantes no- lar. El capitán de este buque s había dirigido tas- y expresaban su admiración por aquel es- ayer a las autoridades locales en solicitud dé pectáculo maravilloso de adhesión al Jefe del emblemas y retratos del Caudillo para engalaEstado. Fiueron invitados a subir al piso se- nar el buque si Su Excelencia visitaba el puergundo del Ayuntamiento, y escucharon muchas to del Musel. Como sus ocupaciones rio le perveces el grito de ¡Que diga la verdad la Pren- mitieron realizar esta visita, los periodistas sé sa extranjera! Los corresponsales asentían trasladaron al buque, donde se celebró un smcon gestos de simpatía. pático acto. Los informadores cambiaron impresiones con el capitán de la embarcación, CARIÑOSÍSIMA DESPEDIDA quien manifestó 1 que uno de SU 9 mayores deA las ocho, el Caudillo se dispuso a empren- seos, y un gran honor para él, hubiera sida der el regreso a Oviedo. El público le tribu- poder estrechar la. mano del Jefe del Estada español, por el que siente gran simpatía como ciudadano inglés, simpatía de la que también, participan muchos de sus Compatriotas. Se sirvió una copa, de vino v se brindó por la prosperidad de los dos países y por la del Cao- dillo de España. -CIFRA DOÑA CARMEN POLO DE FRANCO RECIBE AL PÁRROCO DE LA MILAGROSA Gijón 21. 12 noche. Con motivo de la visita de Su Excelencia el Jefe del Estado y dé sü esposa, eí párroco de La Milagrosa, iglesia enclavada- en el barrio del Llano, el más humilde de Gijón, ha- visitado a la señora de Su Excelencia, exponiéndole 1 éstndo de las obras de construcción de la iglesia. Doña Carmen Polo prometió al párroco enviarle rápidamente una imagen de Nuestra Señora del Carmen para el templo, y el ministro de Obras Públicas, que se hallaba presente en la conversación, y que presta, gran ayuda a dicho temtplo, prometió regalarle las campanas para la torre de la iglesias. -CIFRA. EL GENERALÍSIMO LLEGO A OVIEDO A LAS OCHO Y MEDIA DE LA TARDE Oviedo 21, 12 noche. A las ocho y media de la tarde ha llegado Su Excelencia el Jefe del Estado a esta capital, procedente de Gijón. A su paso por las calles fia vuelto a sor acia mado por la población ovetense hasta su llegada al Ayuntamiento, donde pasó a sus habitaciones particulares. Esta noche ha cenado en la intimidad, acoBípañado por varías autoridades y antiguos aaaJ. gos. En el paseo de José Antonio se está celebrando esta noche una animadísima verbena, 4- cuyo. esplendor c 6 ntr, ibuye el tiempo, que ha quedado muy bueno. CIFRA le su agradecimiento y colaboración entusiasta. Hizo la ofrenda, en breves palabras, uno de los productores. Su Excelencia le contestó con un breve discurso, en el que puso de ¡relieve el reconocimiento que España tributa a los productores, que con su esfuerzo; diario contribuyen a h, grandeza de Ja Patria. Les exhortó a perseverar en el trabajo, manifestándoles que las riquezas naturales de España no son inagotables, y que depende mucho del esfuerzo, de la constancia y vocación para el trabajo de las clases trabajadoras el enriquecimiento de nuestra Patria. El. Caudillo departió luego breves momentos con los comisionados, y se despidió de ellos estrechándoles efusivamente la mano. Los productores salieron a la calle hondamente emocionados y al comunicar a la multitud la entrevista y palabras del Jefe del Estado, ello dio i- -ar a una nueva manifestación de simpatía; por parte de los millares de personas estacionadas en el cinto de la plaza Mayor. que dar por sus hijos, que son el fia y parte de ella, uniéndonos todos y haciéndonos solidarios, lo mismo en la alegría que en 1 desgracia. Esta es la interpretación para nosotros de la Patria. Por eso, para mi es muy grato llegar en estos momentos y ver cómo los modestos obreros asturianos de estas regiones se unen con su pequeña aportación para la recompensa de nn capitán de empresa y ver la nobleza y desprendimiento de los empresarios hacia sus obreros. Que nadie pretenda de nuevo enfrentarnos, porque España tiene ya unidad y la Patria cuenta con la solidaridad do todos. Yo es aseguro que con esa perseverancia y estrecha unión, España será la que todos lleváis en el corazón s. la que yo con tanto ealor anhelo. Arriba España! (Una salva de aplausos que dura largo rato resuena en la plaza cuando el Caudillo termina su oración. Terminado el discurso, el Caudillo colocó sobre el pecho de D. Secundino Felgueroso la medalla de oro del Trabajo. Esta, que habíasi do también concedida a su hermano Víctor, fallecido, fue entregada a uno de sus hijos y otra para el tercero de los hermanos se dio a una de sus hijas. Don Secundino Felgueroso pronunció, Heno de emoción, unas palabras de agradecimiento y de exposición de sus proyectos de laborar constantemente por el incremento económico de Asturias. De nuevo, la muchedumbre requirió la presencia de Franoo en el balcón, repitiéndose la apoteósica demostración de adhesión y fervor. Ante la insistencia del ¡público con sus vítores y aplausos, el Caudillo, desde un micrófono instalado en el balcón central del Ayuntamiento, pronunció las siguientes pa- labras: Gracias, muchas gracias por esta verdad (señalando a la multitud que le aclama) (Muy bien, grand. es aplausos. H a c e un momento asistíamos en este salón a un hermoso acto. Yo creí que por los altavoces, vosotros escuchabais y participabais del mismo. V empresario encanecido (Los aplausos le interrumpen) en el trabajo, como otros miembros de su familia, recibían de nuestras manos la medalla de Oso del Trabajo, que lo mismo se cuelga en el pecho a los trabajadores que a los empresarios, que a todos aquellos que dedican el esfuerzo de su vida al servicio de la Patria (Grandes aplausos) Señalaba este acto como un verdadero símbolo de nuestra democracia, como él tenemos muchísimos casos en España, sin necesidad de declaraciones formales. (Los vítores y aplausos no dejan seguir a Su Excelencia. Muchos de los mejores empresarios españoles salieron de filas modestas, de la clase media española o de las propias filas de trabajadores. Lo necesario es poner a todos en condiciones para que los trabajadores mejor dotados, donde haya una poderosa inteligencia, pueda ésta desenvolverle y triunfar en el mejor servicio de la nación, dedicándole ios mejores frutos de sn saber. (Aplausos. Les decía también que la Patria no es una cosa hueca, sino una cosa llena, que la Patria no son unas tierras simples, ni unos montes, ni unos valles; la Patria es también los que pueblan esos montes, los que pueblan sus valles y lo mismo que defendemos la tierra bendita en que nacemos, tenemos que defender a la sociedad, a los que viven en esos valles, a los hijos de España, y defender a los hijos de España es sacrificarlo todo- ¡oid bien lo que digo! Todo, las vidas y los bienes por la. solidaridad española. (Una clamorosa y larga ovación acoge estas palabras del Caudillo de Esafia. EL CAUDILLO RECIBE A TRES OBREROS MODESTÍSIMOS, A LOS QUE HABLA Durante los minutos que Su Excelencia el Jefe del Estado permaneció descansando en las dependencias de las Casas Consistoriales, y en tanto la multitud, en Ja plaza del Ayuntamiento, repetía sin cesar sus aclamaciones y, vítores, el Caudillo recibió la visita de dos Comisiones. Una de ellas estaba integrada por tres obreros modestísimos del Servicio portuario, que fueren presentados al Caudillo por el Sr. Girón, ministro de Trabajo. Los productores hicieron entrega al Caudillo de un artístico pergamino, conteniendo las firmas de todos los trabai: res sindicados, expresándo- INVERSIÓN EFICIENTE DE CAPITALES CREACIÓN DE EMPRESAS Propuestas y asesoramientos sobre inversión do capitales en explotaciones agrícolas, cultivos, nuevas industrias, empresas comerciales; etc. con presentación o revisión de proyectos, presupuestos y correspondientes garantías técnicas y financieras. Organización y supercontrol interno y externo de empresas. Informaciones, gestiones y representaciones especiales. Colabb raciones directas en MADRID; Canarias y demás capitales regionales, y en Londres, Lisboa, Milán, Buenos Aires, Caracas y otras plazas del extranjero. ORGANIZACIÓN A. S. Apartado de Correos núm. 1.115 BARCELONA