Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
sanatorio de Nuestra Señora del Rosario. Después, eí quirófano y la muerte, que se. la llevo, enamorada de su Juventud y de su gracia. Vista efi la perspectiva del tiempo, es estantía foto de gran emoción dramática. Estamos viendo el final de la película de Unís personajes que MI la foto es n alegres y sonríen ata luz de Un dia de primavera, sin darse cuenta de que la Intrusa maeterlinkniana está entre ellos, El poeta Enrique Amado contempla aja Fortiarina como? fascinado (por tanta juventud fragante. Muy en breve, el poeta será una sombra de patio manicomial, por locura, de amor. ¿Qué queda de todos aquellos camatadas? Sólo una estampa anacrónica, que nos parece tan remota y por la que, sin embargo, hemos (pasado nosotros- mismos. La misma impresión tenemos con los periódicos tnás cercanos, los de hace dos lustras, por ejemplo. Modas pasadas, palabras que perdieron su moción, al pie de las fotos. Costumbres borradas... Todo se agosta en el suspiro de un día, de unos meses fugitivos. Toda la cinta pasa ante nuestros ojos, semana, tras semana, hasta hundirse en un pozo de años, como los periódicos de esta hora misma se rán vieja película, sin que nos- enteremos apenas. Repasar una antigua colección de periódico ilustrados es como contemplar la tqTfientedeunrío; nuestra v da, que se lia ido deslizando sin que nos demos cuenta... Recordamos- -que es volver a vivir- -y volvemos a ver jóvenes a las bellezas famosas de aquel tiempo, con las tnodas de entonces, que ahora nos parecen tan absurdas... Y al final nos quedamos como absorbidos por las sirenas del pretérito y tan tristes como si, en lugar de haber v to una colección de Mundo Gráfico, hubiéramos leído el Kempis. EMILIO CARRERE El Jefe del Estado visita a Sama de Langreo y Mié res Desde el balcón del Ayuntamiento, dirige el Caudillo la palabra al pueblo atturlano; una multitud íe trabajadores llena las Milu de la dudad en manifestación Jubilosa, y el General Franco, acompasado de los mialttrot de Trabajo, Sr. Girón, y dé Obra Públicas, Sr. Fernindei- Ladreda, recorre la fábrica fie Mleres. (Fotos Zegri.