Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B O SÁBADO Í 2 BE ENERO B E 1846. EDICIÓN DBS A MAÑANA. PA 4 g. US, alejadas de los poblados; el Patrimonio Forestal, dotado de medios abundantes, con una capacidad de repoblación muy superior a la de los brazos disponibles en las distintas provincias, con la peculiaridad de que las épocas de la intensificación de sus trabajos son aquellas en que la mano de obra dpi campo está casi parada; la ley de Pequeños Regadíos, hasta ahora poco empleada por Diputaciones, Ayuntamientos, Sindicatos y Hermandades, qu ofrece la posibilidad de realizar obras de este orden con sólo el sacrificio para los organismos del 10 por 100 de su importe, ya q ue el 50 y el 40, uno sin interés y el otro con el 4 por 100, lo facilita el ministerio de Obras Públicas con cargo a los presupuestos del Estado; las grandes obras hidráulicas del plan general de Obras Publicas, que alcanzan a la casi totalidad de las provincias- afectadas, por estos problemas agrícolas sociales y que a plazo corto nos proporcionará varios cientos de miles de hectáreas de nuevos regadíos, capaces de absorber núcleos de población muy elevados; el Instituto Nacional de Industria, que, sustituyendo o estimulando las iniciativas privadas, crea y establece industrias y fuentes de trabajo y dé. transformación de productos en aquellos lugares que sean necesarios. -Y dada la complejidad y alcance de estos planes, ¿existe algún criterio concreto de prelacíón para su desarrpllo? -Para comenzar esta ordenación y adquirir una práctica que pueda rápidamente extenderse a otras regiones y lugares- -prosigue el señor Ibáñ í Martín- se ha considerado más conveniente el encararse con toda intensidad con los problemas más generales de aquellas provincias en qué de una manera especialmente acentuada viene acusándose un. enorme paro y una angustiosa situación social en todo cuanto va de siglo. A esto ha respondido la visita del Caudillo a la provincia de Badajoz, por la que ha tenido conocimiento España del esfuerzo que para la ordenación social española se está realizando en esta comarca, en la que las injusticias de orden social vienen siendo ya seculares. Es el propósito del Gobierno que una aná- loga ordenación a la qu. e hemos comenzado. en esta provincia sea realizada en todas las demás, enfrentándonos con sus importantes y diversos problemas, y. aunque esta atención directa del Caudillo de visitar, estudiar, y, en eu caso, corregir sobra el terreno la solución de los problemas pendientes se lleve por un orden de necesidad y de urgencia entre las provincias, esto no altera el que todas estu- dlen y elaboren sus planes y se vaya marchando y trabajando en su resolución al unísono. -Y establecido asi el plan en lo que serefiere a su desarrollo geográfico y económico, ¿qué organismos serán los encargados de llevarlo adelante? -Desde luego, el Gobierno ha estimado como necesario un órgano permanente de coordinación y dirección de esta obra de ordenación social que, liberado de otras misiones, se dedique exclusivamente a llevar a término, a las órdenes directas del Jefe del Estado, la. gran obra de elevación y de justicia que el régimen propugna. La. constitució- de este organismo se halla en franca vía de realización. Respecto a los organismos de tipo provincial, y puesto que se trata de actividades que afectan a Intereses estatales, provinciales y sindicales, aparece el gobernador, como representante genuino del Estado, como el indispensable presidente nato que dará vida e impulso a esta ordenación, aunque, dadas sus múltiples obligaciones, se descargue de una parte de esta tarea sobre un organismo que resumirá y ejecutará los planes que la Junta o Comité provincial, bajo su dirección, acuerde. A través de estos organismos se redactan en cada una de las provincias anteproyectos que comprendsnsíel plan general a que se aspira, y en un detalle mayor aquel cuya realización corresponde al primer quinquenio. Toda la exposición del ministro de Educación Nacional tiene un tono de sencilla naturalidad. Cuando las ideas alcanzan en su vuelo ambicioso una distancia excesivamente lejana, la palabra de Ibáñez Martín las constriñe a la estricta realidad: -Se trata de lograr lo que es justo, no de hacer demagogia. De suprimir el abuso, no de establecer la arbitrariedad. 1 Y poniendo punto final a la entrevista, ya en pie, el ministro dice: -Con esto damos el más importante paso en el camino de la revolución nacional que propugna nuestro Movimiento. EN ROMA SE FIRMO EL JUEVES EL ACUERDO COMERCIAL HISPANO- ITALÍ ANO Los alcances del Convenio. El embajador de España, Sr. Sangróniz ¿hace a la Prensa italiana interesantes manifestaciones EL ACTO DE LA FIEMA POR LAS DELEGACIONES Roma 11, 10 noche. A mediodía de ayer se firmó el Acuerdo comercial hispano- italiano negociado recientemente en España por las delegaciones de ambos países. El acto de la firma tuvo lugar en el Palacio Viminal, sede de la presidencia del Consejo de Ministros. Firmaron por España nuestro embajador, D. José Antonio Sangroniz y Castro, y por Italia su ministro de Asuntos Exteriores y jefe del Gob i e r n o, Sr. Alcide dé: Gas p e r i. Asistieron al acto el ministro consejero de nuestra Embajada, Juan Felipe Ranero, y el primer secretario Felipe Alcover, con el agregado comer c i a 1 Luis García de Llera. Por parte italiana, además del embajador de Italia en Madrid, duque Totnmasso Gaílarati Scotti, el ministro plenipotenciario Sr. Brunas; el secretario general del miníst e r i o de Relaciones Don íoit Antonio Exteriores, Sr. Di Ñola; Sanjfroniz el director general de Asuntos Económicos de dicho ministerio, Sr. -Diana; el jefe del gabinete del ministro de Asuntos Exteriores, consejero Sr. Fracassi; el director de la sección de Tratados, y al doctor Gentile, el secretario de la Embajada, doctor Spinelli, y el agregado comercial. Antes de poner. las respectivas firnias a los textos del Acuerdo, el ministro presidente señor De Gasperí, pronunció breves- palabras afirmando qué consideraba este Acuerdo como un puente de unión de los intereses comunes entre ambos países. Le contestó el embajador de España, expresando su satisfacción por el Acuerdo logrado y poniendo de relieve la buena voluntad mostrada por parte de España para llegar a una conclusión, máxime, tratándose de un país como Italia, cuyo resurgimiento esea España. EFE. ALCANCE DEL ACUERDO Él Acuerdo firmado el jueves se negoció en San Sebastián y Madrid, en los meses de septiembre, octubre y diciembre últimos. El mismo prevé un cambio de mercancías por un volumen global da 400 millones de pesetas, en el que cada una de las dos partes contratantes participan por igual. Expaña exportará a Italia 5.000 toneladas de anchoas en salazón; corcho en bruto y manufacturado; conservas de pescado en aceite; aceite vitamínico y atún; pieles lanares y cabrías; colofonias y aguarrás; de cabra y buey, y otros productos típicos da exportación. Por su parte, Italia suministrará a España tranvías y troiebuses; duelas de pi- perla; cáñamo y sus manufacturas; hilados y, tejidos de eeda natural; azufre; ácido cítrico, y manufacturas también características de la pror ducción italiana. Los pagos se verificarán al amparo del cambíQi de mercancías, y en una cierta proporción, por lo que a los italianos se refiere, sirviéndose da los créditos de que disponen actualmente en España. Ambos países han convenido también al gunas estipulaciones especiales, entre las quai merecen. citarse la renuncia a exenc- ones arancelarias aceptadas en los Convenios vigentes hasta la fecha, la liquidación de determinadas indemnizaciones por daños de guerra devengadas por subditos españoles, etcétera. Sa. ha convenido, por último, en establecer la relación del cambio peseta- lira, sobre la basa de su respectiva paridad con el dolar amerjca- no y el franco suizo. DECLARACIONES DEL SR. SANGKONIZ Roma 11, 12 noche. El embajador de España en Italia, Sr. Sangroniz, cori motivo de la firma del Acuerdo comercial hispano- Itaiiano, ha hecho las siguientes declaraciones á la Prensa italiana: En primer lugar, hay que poner de relieva la buena voluntad que ha inspirado las negociaciones para este Acuerdo, que, en verdad, incluso podría no ser calificado como comercial, en cuanto que por parte italiana, no hay contrapartida adecuada a las concesiones españolas. Mientras algunos países no pagan sus deudas y son muchos los que aplazan tal pago, España, fiel. en esto. a una tradición coherente, no sólo cumple tales obligaciones suyas hacia el extranjero, eino qu incluso, es él caso máí único y raro en la historia de estos últimos tiempos, porque anticipa el resarcimiento d sus deudas políticas. Este es también el caso actual en el que España pone a disposición da Italia 1 EO. OOQ. 000 de pesetas destinadas a la adquisición de diversas mercancías españolas. Sin plantear siquiera la cuestión del carácter eminentemente político de los créditos italianos- -recurso fácil y posible en las circunstancias internacionales de estos tiempos- -España, al mismo tiempo que muestra aquella buena voluntad, al principio aludida, demuestra tambiéa su comprensión plena de las necesidades, italianas, -anticipando el pago de casi diez anualidades de su deuda, que en cualquier otro caso, no habrían podido ser exigidas sino a su vencimento respectivo. Todo esto representa una aportación práctica a la solidaridad entre todos los pueblos y más concretamente entre los latinos y aún más específicamente entre España e Italia, cuna de la civilización común. Hay que subrayar también cómo la liquidación de la deuda se hace, no en moneda precisamente, sino precisamente en mercancías, y no ya en una mercancía cualquiera, sino en su mayor parte. en géneros alimenticios o bien en primeras materias de que tantísima necesidad tiene la Italia de hoy urgentísimamente. Por. otra part 5, la contabilidad de estos suministros españoles ha sido hecha sóbrela base del cambio oficial actualmente en vigor entre la lira y la- peseta, lo cual resulta extremadamente favorable rwra Italia, como lo demuestran las disposiciones ahora en examen, para rectificar el cambio entre la lira, el dólar y la libra esterlina. Entre los productos alimenticios que España podrá, enviar en seguida a Italia, figuran, en primer lugar, pescado en conserva, aceite y cacao. Lo mismo se diga del hierro; plomo y otros productos minerales, agí como también de abonos, colofonia, pieles e incluso prendas de lana. La exportación italiana, aún representando solamente un cuarto del intercambio previsto, es también de alto interés para el comercio ítaloespañol, en cuanto permitirá a la industria italiana mantener abierto un importantísijio mercado y asegurar su desarrollo futuro que, de otro modo, se vería muy comprometido por la libre competencia comercial. La mayoría de las exportaeióBes italianas en España está constituida por maquinaria dé todas clases, azufre, cáñamo, hilados y tejidos da seda natural, productos químicp 3 r aceitsgesen- ÁLBUM DE LOS CUENTOS DE LAS MIL Y UNA M E S Ediciones España se complace en comunicar a sus coleccionistas que ya se hallan a la venta los 414 cromos que constituyen tan magnifico Álbum. Dentro de breves días anunciaremos les condiciones para el canje de cromos repetidos.