Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID DÍA 12 DE ENERO DE 1946 NUMERO SUELTO 40 (sENTS. SS PEMJAN: D I A i IO I L U S T R A O D E I NH Q R M A I O N G E N ¡ERA L 1 Pemán es hombre de ciudad; pero es más de adorarles; les han desatendido y suplanhombre de campo abierto y de lejanía, mari- tado. España, no. El culto que de año en nera. El sabe pasar por la ciudad con seño- año toda España les reitera se parece, por río y nativa elegancia. dejando el aire condigo ingenio, restituyendo a este tér- movido de ritmos concertados y de ¡pensa- su magnificencia, su- ansia y su fervor, al mino clásico su noble calidad y su tiva gracia. Pero sabe vivir, y esenciarse en que ellos mismos rindieron al Hijo üs María. categoría expresiva. Porque ingenio el campo, frente al mar, en el recogimiento Evidentemente, ni Roma ni el Santoral pos esa. fuerza natural de entendimiento lírico de Cádiz o de Jerez. Que al escritor, tergan o postergarán uno de los misterios que diría Covarrubias- -era nada menos que para serlo sin fraudulencias, le convien la má s bellos, y en lo temporal e histórico, la flor de la inteligencia, el rezumo del ta- ascesis, la fruida del tumulto y de la confu- acaso ti decisivo, de la venida de Jesús... lento, la gracia de la invención, el arte sa- sión. El poeta ha aprendido mucho de. la No lo ignoran, claro está, el Clero y los bio de dar a las palabras compostura y de- rosa y del alba, del tomillo y del árbol, del fieles del planeta; mas por novelería de éstos coro. Lope de Vega fue el Fénix de los In- barco y de la nube, y de k playa, en donde y apatía de aquél, en muchos y grandes puc- genios. Y esa denominación es una síntesis agoniza la sonora espuma, que libra sin can- blo. s, Francia y Bélgica, por ejemplo, la cabal de ponderaciones. Nuestro señor Don sancio su batalla de jazmines rotos con la Adoración de los Reyes es, desde hace tiemQuijote era el ingenioso hidalgo. Y por tras- arena fiel. La poesía la descubre en donde po, una ceremonia casi vacía y un rito que posición, equivocadamente acertada, decimos está, en las cosas elementales; y las cosas no toca los corazones ni conmueve la sena veces el ingenioso hidalgo Miguel de Cer- le devuelven su renovado secreto al sentirse sibilidad popular. Virtualmente, se ha transvantes. adivinadas por el camino directo de la emoferido la fecha del 6 de enero a la del 25 José María Peinan, que tiene más de me- ción. Porque a la poesía, como a la mujer, de diciembre, y yuxtapuesto la Epifanía a diterráneo que de atlántico, es el ingenio de si se las conquista por las malas artes de la Natividad, siendo así que se trata, en lo nuestras letras de hoy. Más concretamente, la violencia o del fraude, sé las profana y dogmático y en lo empírico, de dos conmede nuestra lírica de hoy. Gomo Benavente es entorpece. La mirada religiosa de Pemán el ingenio de nuestra dramaturgia, y, acaso, ve las cosas como hechuras de Dios, que nos moraciones distintas. En donde una tradición de la dramaturgia universal di nuestro tiem- dejan un estremecimiento de bondad y de milenaria describe, confo. rme al espíritu y a la letra de los libros santos, a Melchor, Gaspo. Porque José María Pemán, tan generosa- belleza par y Baltasar, el Renacimiento y el Pro- -mente dotado para el cultivo de la belleza, Como el ciervo veloz cuando se parte testantismo empezaron a reconocer otros peres, ante todo, por vocación de su estrella, poe. ta, y poeta acendradamente lírico. Su voz es- -tras la fuente lejana, y por el prado- -se sonajes que, cualesquiera que sean su gracia lírica; lírico, su fervor; adivinadora y larga, detiene en las flores, he adorado- -las cosas, y su filantropía, no tienen el abolengo, la la mirada. Pemán ve las cosas y las contem- mi Señor, por adorarte. Un verso de Pe- autenticidad y la hermosura de los Magos que pla, en su casta y entrañable desnudez, sub mán es muchas veces un don de caridad. llegaron del Oriente. Da gusto y ufanía com ¡Esa gran caridad de la belleza para las al- probar, en cuanto españoles, que somos nosspecie poesis. La primera moción, la determinante de su vida- -en la política, en la mas y los ojos necesitados! otros la única familia humana que permanePemán ha hecho de la poesía, no un cul- ce, espontánea- y ejemplarmente, fiel a les oratoria, en el drama, en la novela, en el verso- es la que proviene del impulso gene- to idolátrico, sino una mística. Ese es al arte tres viajeros: a su estrella, a sus dromedarador poético. Pemán es irrenunciablemente supremo. El arte de fray Luis y de San Juan rios, a su séquitoj a sus genuflexiones, a sus poeta, como Lope; poéticos s; on su pensa- de la Cruz. Al fin, toda poesía auténtica con- ofrendas simbólicas y pingües, y que. hacemos miento y su palabra. Poético, su verso fra- fina con la contemplación. Y a través de las de ellos un poema de amor al niño y na ligante, penetrado de serenidad y de ardimien- cosas, amorosamente contempladas, siempre turgia riiultittidinbsa. Orgánicamente, iba a se descubren los vestigios de Dios, Para ello to, y poética, su prosa marinera, ática y lues preciso huir de las malas tentaciones- que escribir, pues en caso quizá de que. la Iglesia. miniscente. asedian a la poesía: la neurosis y la idola- no hubiera prescrito la Epifanía, todos los Pemán es arbitro y señor de la palabra signos- -literarios, hogareños, callejeros, plástría de sí misma. bella. Es un hacendero de hermosuras. PoEl caudal poético de José María Pemán ticos- -parecen sugerir que España la habría see el secreto de la expresión no usada y de intentado. El permanente y renovado ca ¡a metáfora nacida con la primera gracia se vierte por diversos cauces. El- orador bautismal. Su palabra es una palabra infor- admirable- -el más grande orador de las Es- rácter erudito y popular que conserva entre mada; no es. un lujo ornamental, vegetali- pañas, d- rcía- Maeztu- de palabra cálida y nosotros el 6 de enero demuestra que, más dad viciosa, sino instrumento religiosamen- acento apasionado, no olvida nunca al. poe- que- ds una costumbre recreativa y piadosa, te trabajado, porque e s Vehículo del alma. ta. El comediógrafo y el narrador, el isa- se trata de una creación permanente del geyista y pulsador del alma andaluza van in- nio nacional. Existen dos factores, uno de La palabra le brota de su presencia interior, y nace gozosa, con temblor de vuelo y gra- sertos en el poeta irremmciable que hay naturaleza religiosa, otro de inspiración estéen Pemán, que ha conseguido una dorada ticaí, para que los cristianos reconozcamos lacia de flor recién abierta. A Pemán! le ha salvado su rigurosa disci- madurez de fruta- y una elegancia de melan- revelación de los. tres Magos y les honremos plina mental, y ha sabido detenerse en esa colía a perpetuidad en cuanto tutores de la muY poeta es, asimismo, en esos artículos, chedumbre y genios bondadosos de la infanzona de equilibrio y serenidad, que confina, por una parte, con 1 clasicismo remedado en que confiere con el Séneca o discurre cia. Por si no bastaran el origen y la. fama, o la florescencia barroca, y, por otra: parte, sobre temas vivos, llenos de finísima gracia, ortodoxa ésta, sagrado aquél, de su exiscon la, modernidad atormentada de angus- de ironía, de garbo y de penetración. Ati- tencia y su destino, dase por añadidura la tias, no siempre legítimas, en las que predo- cismo, raíz y fronda. Belleza siempre. circunstancia de que la historia que les conminan más la retórica, el cerebraiisnio, la peJosé María Pemán, el ingenio en flor. cierne sobresale por su bellezai entre las más tulanciai. que el auténtico y trabajado anhelo poéticas leyendas griegas, árabes o escandiP. FÉLIX GARCÍA de perfección. navas. No existe en las viejas literaturas Pemán, desde sus vuelos iniciales, ha reconseja o apólogo que ti lo estrictamente corrido un camino de superaciones, Y cada profano pueda deslucir e brillo del pasaje vez gje nos descubre más a sí mismo. Cada de San Mateo, ni que tanto escite la imadía nos trae el nuevo hallazgo de su sensiginación. ¿Ni cómo cabría suplantar en el bilidad, y su ingenio se renueva y carga. e ACE días que, habiendo transcurrido el alma infantil y en los altares de Navidad renacida flor. Su serenidad es una serenidad de los Reyes Magos, empezó el Año por las dádivas y a- tributos del bizantino San conseguida por el esfuerzo inteligente, por Nuevo propiamente dicho. Conviene, el alabeo interno, que hacen que el verso. y sin embargo, que no olvidemos demasiado Nicolás o por la barba aterida, el verde abeto la palabra le respondan con la fidelidad con pronto la atmósfera del 6 de enero. No ha- y la simpatía campechana del Padre Noel a a que responden la rosa al alba y, a la noche, relato qu e, pese a su extraordinaria concila estrella. Para hacer un buen verso cuenta gamos como con los juguetes hacen los niños. sión, sugiere tantos- y tan animados persosiempre con el corazón; con ex- pobre co- En efecto, no sé cómo ni por qué, el hecho najes, tantos y tan misteriosas caminos y razón en derrota, que han licenciado muchos es que los Reyes Magos, que antaño fueron tantas y tan deslumbrantes riquezas? de nuestros poetas nuevos, que- confunden la personajes de toda la Cristiandad, se han poética con la cristalografía y la imagen, convertido, andando los siglos, en personajes con el frenético aluvión de palabras dislo- del orbe hispánico. Muchos paisas cristianos, e inclusive católicos, dejaron- hace tiempo ¡MARIANO DAR ANAS cadas y mareantes. EL INGENIO EN FLOR LOS MAGOS, EN ESPAÑA H