Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, 19 U m UN PEQUEÑO ARBITRAJE EN UNA GRAN GUERRA ÍAS después de firmarse el armisticio entre Italia y las Naciones Unidas, el ro de septiembre de 1943, r varios buques de guerra italianos entraron en puertos españoles de las islas Baleares: el crucero Attilio Rególo y los destructores Mitragliere Fuciliere y Carabinieri en el puerto de Mahón los destructores Orsa Impetuoso y Pegaso en la bahía de Pollensa. Al expirar el plazo de las veinticuatro horas, que el Convenio de La Haya de 1907 señala como límite de permanencia de buques beligerantes en aguas neutrales, la autoridad naval española notificó la orden de internamiento al jefe de la Flotilla y a los comandantes de los buques, con excepción del Impetuoso y el Pegaso cuyos comandantes decidieron sacar fuera del puerto a sus barcos antes de cumplirse las veinticuatro horas, y los hundieron voluntariamente en alta mar. Los demás quedaron internados. Las autoridades españolas acogieron en su territorio y prestaron asistencia a los heridos y náufragos. Planteado con este motivo un litigio diplomático, tras quince meses de negociaciones directas, se convino, por acuerdo de 29 de diciembre de 1944, de Madrid, entre los Gobiernos de España y de los Estados Unidos, al que ¿restaron su adhesión los de la Gran Bretaña e Italia, someter el asunto a un procedimiento jurídico, encomendándome su estudio y resolución, y conviniendo en dar al informe que yo emitiese valor de laudo arbitral. La pregunta que en el acuerdo de Madrid se formulaba, y de cuya suerte, al contestarla el jurista designado, dependía la solución del. problema; era ésta: ¿Entraña el contenido del artículo 19 del Convenio XIII de La Haya de 1907 la obligación del Estado neutral de prestar una colaboración activa para hacer posible el suministro de combustible a los buques de guerra beligerantes fondeados e í u s aguas (tesis de las Embajadas aliadas) o, por el contrario, el aprovisio- D beligerantes a los que permita acceso, a sus puertos o bahías. Ninguna obligación específica de colaboración activa impone El puerto de Pollensa, desde la carretera de dicho artículo al Estado neutral para faFormenior. cilitar el suministro de combustible. 2) El aprovisionamiento constituye namiento de combustible constituye una una facultad de la que, acudiendo al merfacultad de dichos buques, que, si no cado, puede hacer uso el buque beligepueden ejercerla oportunamente, no ex- rante. Cuando esta facultad se ejercite cluye la estricta aplicación de la regla de bajo un régimen de economía mixta, los las veinticuatro horas? (tesis del mi- órganos encargados de la distribución de nisterio de Asuntos Exteriores español) combustibles, se entenderá vienen a susEl artículo 19 del Convenio de La Haya tituir al comercio privado en éste como en los demás suministros que las emprede 1907 disponía que los buques de guerra beligerantes no podrán tomar en puer- sas particulares realizaban antes. Si en el tos o radas neutrales más combustible Estado neutral rige el sistema de cupos que el necesario para llegar al puerto más de racionamiento, se requerirá una especial autorización gubernativa al organispróximo de su nación. El sentido gramatical, lógico yf jurí- mo distribuidor para que éste pueda efecdico de este artículo- -según la interpre- tuar el suministro. 3) Sea cual fuere el sistema económitación del informe arbitral- -no atribuye al Estado neutral un deber activo de co- co a que en la nación neutral responda la laboración para el suministro, incompa- distribución y venta de combustibles, el tible, de otra parte, con la concepción aprovisionamiento de buques beligerandominante del Estado en 1907, ajeno en- tes en aguas neutrales queda siempre sutonces a las tareas de tipo comercial y jeto a dos limitaciones: primera, los de circunscrito a ser órgano del Derecho, beres generales inherentes a la neutracuyo deber específico como neutral, en lidad, específicamente definidos en orden el orden que ahora analizamos, consistía a la guerra marítima por el Convesencillamente en una misión de policía nio XIII de La Haya de 1907; segunda, y vigilancia para impedir que los buques el derecho de conservación y las neceside guerra beligerantes acogidos a sus dades vítales del Estado neutral. 4) Interrumpida la prescripción por aguas las utilicen como bases de opera 1 ciones y comprometan la neutralidad del las reclamaciones interpuestas, procede, en el presente caso, aplicar la regla de Estado que les permitió acceso. Es igualmente cierto que la evolución las veinticuatro horas, a partir del mooperada de 1907 a la fecha. en virtud de mento en que este informe haya sido nonuevas necesidades sociales, determinó la tificado, como laudo arbitral, por el juextensión de la actividad estatal a esfe- risconsulto que lo emite, al ministerio de ras económicas reservadas antes por en- Asuntos Exteriores español y a la Emtero a los particulares, apareciendo órga- bajada de los Estados Unidos de Aménos de economía dirigida o de economía rica en Madrid. Lo fue personalmente, el día 14 de enemixta. A esta última categoría pertenece e ¡organismo, en parte oficial y en parte ro de 1945 al ministro de Asuntos Exteprivado, que en España ejerce el mono- riores, señor Lequerica, y al embajador polio de petróleos. El suministro de com- de los Estados Unidos, señor Hayes, en Negocios bustible por esta entidad a buques beli- presencia de los encargados de todos los gerantes viene a sustituir al comercio par- de la Gran Bretaña y de Italia, facilidades cuales toda ticular, y, en tanto se mantenga dentro para el dieron exacto suerte de cumplimiento de la de los límites establecidos por el Conve- imparcialmás misión que me había sido connio de La Haya, no viola la neutralidad fiada. del Estado. Así, por este pequeño arbitraje, se puso En conclusión, el informe arbitral decidió 1) El artículo ig del Convenio XIII jurídicamente término a un incidente de de La Haya dé 1907 señala los límites en la pasada gran guerra, minúsculo y esporádico, pero de que el Estado neutral ha de vigilar se tria, y que marcainterés para nuestra Paun precedente nuevo mantenga el aprovisionamiento, en mer- la historia del Derecho Internacional. en d libre, de aquellos buques de guerra JOSÉ DE YANGUAS i