Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. J O l í I N G O 7 DE OCTOÍ 3 KE B E 1843. EDICIÓN. DE LA MASAJÍA. PAO. SO. anchos, en colores claros que entonen con el j de temporada, y pesé a la fiera rabia del extraje. El de noche, de. piel; pero la carestía 1 tremismo, belgas, españolas, holandesas, inglede éstas obliga a ponerlas de forro para disi- sas y portuguesas podrán vestir al modo clámular vejeces o malas calidades. Por la tarde sico para ellas: como en París. la línea es entallada y de falda amplia, el cuerY las revistas de modas vuelven a. reprodu. po ceñido y los hombros anchos, un punto cir con riqueza los modelos. La revista hace exagerados, para dar a la caída su campana el esfuerzo de papel y de Unías para ofrecer armoniosa. Sobre los trajes de noche, pieles las fotos más características de cada Casa. con un ligero abandono hacia- el. bolero. Posiblemente, en la prima vera ya podrá FranLos sombreros, mucho más moderados de cia ofrecerse a sus clientes. Todavía és prontamaño, dejando la cara absolutamente des- to y todavía tienen que efectuarse) as elecciocubierta y con copas en las que entra la ca- nes. -Luis DE ARMIÑAN. beza; se colocan dejando visible el pelo de la frente y. van adornados con plumas de gallo fantaseadas y pieles. En los- zapatos ha desCrónica casi mundana pparecido el tacón Luis XV, reservado para la noche; todos son de cuña, y juega en ellos Lisboa 6, 10 noche. (Crónica de nuestro reel paño y la piel. Los bolsos, siempre, colga- dactor- corresponsal. Esta semana ha sido modos del hombro. Únicamente aquellas seño- vida; han habido idas y venidas de varios perras que tienen el valor de declarar sus años, sonajes que han despertado, la curiosidad del los llevan en la mano; muy grandes y a tono público. con el traje, sin que esto quiera decir que El día 3 aterrizó en Lisboa un magnífico sean del mismo color. Más buscan la armonía avión de la R. A. F. un Auro York el miscon el zapato que con la tela. Luego, adornos mo en que de bisutería, el jeeps sobre la solapa sas- Conferencia viajó Churchiü cuando fue a la viajaron tre y porcelanas minúsculas en el busto de los jefes del de Moscú y en el que que par. Estado Mayor los vestidos de tarde. Si decimos que la me- ticiparon en las conferenciasbritánico de Teherán, Yaldia cristal es cotizadisima, lo habremos dicho ta y Potsdam. Uno de los pilotos qué hizo el casi todo. viaje a Moscú ha venido a Lisboa. El aparato Aguí ninguna mujer deja de vestirse y lle- es un cuatrimotor del tipo que la Gran Bretavar sombrero aunque tenga que viajar en el ña va a dedicar a líneas civiles de larga dis Metro la falta, de automóviles no las quita tancia. Es un avión con las máximas comodiel gusto de su adorno y ninguna se conside- dades; tiene camas, como los camarotes de los ra vejada por ir en el tren de todos bien ves- barcos. tida. Y perfumada. Si los perfumes son escaEste aparato del Príncipe Carsos, los buscan ávidamente y hasta procuran los, Eegente devino en busca ha pasado quince que que el aroma sea como la hora que viven. días aquí. En elBélgica, de regreso a Bruselas Kuestrp compatriota Rafael, as del traje le acompañaba elvuelo primer ministro Sr. Acker, sastre, con un gusto austero hacia lo negro, ha lanzado su Cínica e Indiscreta para que llegó a Lisboa hace unos días. El Auro otorgar nubes olorosas de ilusión a sus- crea- York levantó el vuelo del aeródromo de Pórciones más características. Otros modistos con- tela, poco después de las once de la mañana tinúan con sus perfumes de viejo abolengo, del día 4, y aterrizó en Bruselas ese mismo día. en los que sólo falta el fijador que al pa- a las tres y cuarto de la tarde. También han pasado unos días en üsboa recer llegaba a París de las químicas aledos Comisiones belgas que se ocupan de asunmanas. Esta temporada el desfile de modas ha. sido tos financiero- económicos. Se dice que han vecasi ccínpleto. Una mayor comprensión fron- nido a tratar de importantes intercambios enteriza ha dejado llegar a los palacios encan- tre las colonias portuguesas y el Congo belga. tados a la modistería internacional de los pueEl miércoles, día 3, aterrizó en Lisboa otro (blos europeos no destruidos moralmente. París sabe que dejaría de serlo sin esas visitas avión. Este, esta vez, de la Air Transport Comtnanded, en el que venía el secretario de Estado del ministerio de Interior norteamericano, de paso para los Estados Unidos, El señor Ickes tomó parte en la conferencia angloamericana de petróleos, visitando después, con instrucciones del presidente Truman, París, Francfort, Berlín, Bruselas y Copenhague a fin de estudiar los mercados europeos de carburantes y la situación en que se encuentran en la actualidad. Como ya se sabe, el Sr. Ickes es el administrador de Petróleos y Combustibles Sólidos de los Estados Unidos. Entre las distracciones más agradables de las reuniones de la sociedad diplomática portuguesa se deben poner en primer término los deliciosos y originales almuerzos c, v. s durante- la temporada de verano- otoño da el ministro suizo, Sr. Henri Martin. A las doce se reúnen los convidados en su preciosa casa da Estoril- -generalmente, unas veinte ipersonas, a quienes les han sido enviadas unas invitaciones en verso, pues el Sr. Martin no sólo es un diplomático muy distinguido, sino un poeta- -y. desde allí los convidados se dirigen hacia una playa poco frecuentada y muy salvaje, a unos 20 kilómetros de Estoril, pasando el cabo Da Roca. La playa se llama Adraga. Una arena de color rubio platino, rocas negras, con cuevas misteriosas, acantilados que se yerguen a pocos metros del agua, un mar fuerte, de olas gigantescas de un verde transparente, donde sólo falta que aparezca Anfitrite con su corte coronada de algas color rubí... Al poco rato, de allí salen los aficionados a la natación para zambullirse en el mar. A corta distancia de estos toldos hay otros, que sombrean una larga mesa, donde se celebra el almuerzo. Después, algunos miem bros de la Legación de Suiza se dedican a hacer alpinismo, trepando por los acantilado y provocando emoción en todos los que les contemplan en su peligrosa ascensión. A la caída de la tarde, otro baño. Después se sirve un té delicioso, y al poco rato se emprende la vuelta hacia Estoril, final de un día realmente maravillosp. -D o l o r e s PEDROSO. A B C EN LISBOA WDA. JOSÉ fiNTONIO 43