Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. M A R T E S á DE SEPTIEMBRE DE 1045 EDICIÓN DE tiA. MAS AJÍ A. PAG. 14. AL CEEEAR LA EDICIÓN DJSCURSO RADJADO DE ATTLEE. PARA EL I N V I E R N O PREVÉ ALTERACIONES DEL ORDEN EN ALEMANIA Truman expresa su gratitud a doce millones de movilizados LA TAKEA DE CONSTRUIR UN NUEVO ORDEN MUNDIAL Londres 4, 1 madrugada. En su. discurso ra diodilundido de esta noche, el primer ministro, Clement Attlee, ha dirigido un llamamiento a sus conciudadanos para que vuelvan a comprometerse en la tarea de construir un nuevo orden mundial, dentro del cual todas las naciones puedan vivir en paz. Dijo Attlee que el desarrollo de armas de inmenso poder destructivo, desarrollo que había culminado en el descubrimiento y uso de la bomba atómica, había, hecho de aquella meta no sólo un objetivo digno de alcanzar, sino absolutamente necesario para el porvenir de la civilización. Hoy, por primera vez, celebramos el aniversario del comienzo de la guerra, animados de un espíritu de acción de gracias y rodeados por un ambiente de paz. En íntima asociación con las demás naciones, será nuestro deber tratar de establecer un orden mundial dentro del cual la guerra estará proscrita para siempre. Nuestro regocijo debe ir templado por una conciencia plena de la gravedad de los problemas que nos confrontan en esta nueva era qué ahora se inicia. No es éste tiempo para descansar- -prosiguió Attlee, por muy tentador jue sea dicho panorama después de tantos años de esfuerzo. Me doy cuenta cuan cansados estarán, todos aquellos que han aguantado el peso de la tarea diurna, pero en las carreras lo que importa es ganar la última vuelta. Antes de que podamos descansar hemos de hacer mucho todavía. SERA PRECISO QUE DISPONGAMOS DE PODEROSAS FUERZAS PARA LA OCUPACIÓN Y OTEAS OBLIGACIONES El primer ministro trazó con gran claridad las responsabilidades que incumben al pueblo británico aceptar. Es natural que todos nos- i otros deseemos la rápida desmovilización de los soldados; el Gobierno hará cuanto le sea posible en este sentido; mas nunca os he dicho nada que pudiera haceros creer que el filial de la guerra significaría, un retorno inmediato a la vida civil de los hombres y mujeres enrolados en nuestras fuerzas armadas. Quiero qué os acordéis de una cosa sobre to- das las demás y es ésta. Mientras la situación de Europa siga sin resolverse definitivamente será preciso que dispongamos de poderosas fuerzas para cubrir las necesidades de la ocupación de la zona británica en Alemania; debemos desempeñar nuestro papel tal y como nos hemos comprometido a hacerlo con nuestros aliados. El período más d i f í c i l de la ocupación -agregó Attlee- -vendrá, probablemente, durente el próximo invierno cuando la inevitable escasez de alimentos, carbón y materias primas provocará alteraciones del orden. Debemos aceptar la parte que nos toca en el establecimiento de unas condiciones en Europa que permitan la reconstrucción sin violencias. Tenemos compromisos en el Sureste de Earopa, en el Mediterráneo y en el Oriente Medio. Son responsabilidades que nos focan como a vencedores. Nuestro único objetivo es que prevalezca la voluntad popular y ayudar ai establecimiento en todos los países de Gobiernos que descansen sobre el consentimiento popular. Es tarea difícil, y quizá ingrata, pero hemos de realizarla. También hemos de considerar las obligaciones contraídas en el Este. Debemos ocuparnos del restablecimiento del orden en Birmania. LA ESCASEZ DE BARCOS. ES PRECISO QUE HAGAMOS LO NECESARIO PARA QUE LA DEMOCRACIA SUBSISTA En ciertos sectores del Conmonwealth británico que fueron ocupados por los japoneses, sólo podremos restablecer una administración de paz con la ayuda de fuerzas armadas. La ocupación del Japón y la restauración de los territorios propios de nuestros aliados precisarían de importantes fuerzan durante algún tiempo todavía. Comprenderéis que también tendremos que mantener! a guarnición de fortalezas vitales situadas a! o largo de nuestra red de comunicaciones aéreas y marítimas. Además de todo esto, exista! a responsabilidad de la Marina Real en la tarea de dragado de minas, salvamento y disposición de naufragios, y transporte de hombres y material. Esta última obligación tropezará con grandes dificultades debido a la escasez de barcos. Por lo tanto, si hemos de cumplir nuestr- os compromisos y si hemos de conservar durante el período de la postguerra lo que ganamos durante el conflicto, tenemos que mantener un número adecuado de fuerzas en tierra, mar y aire. EL PROBLEMA DE LA DESMOVILIZACIÓN Habló a continuación el primer ministro del problema de la desmovilización y dijo que el Gobierno pensaba llevar a la práctica el proyecto ideado por el entonces ministro de Trabajo, Ernest Bevin, sobre distribución de mano de obra. Advierto a la nación del peligro que supone apartarse de los proyectos que representan un estudio cuidadoso, peligro que culmina siempre en el caos. Esto es lo que ocurrió en 1919. Afirmó Attlee que hombres y mujeres vuelven actualmente a la vida civil ccn doble rapidez que. hace un mes, y que hasta fin de año serán desmovilizadas por semana unos 45.000 soldados. Seguidamente detalló la serie de medidas que piensa llevar a cabo el Gabinete para desmovilizar lo antes posible a los hombres- que hacen falta para la industria y el comercio. Al terminar, el primer ministro británico hizo LA PAZ ES UNA E INDIVISIBLE hincapié en la necesidad de unir esfuerzos La larga carrera imperialista y militarista para lograr la comprensión por todos de las del Japón ha terminado- -añadió el premier lecciones emanadas de tanto sufrimiento y Nosotros, los del Commonwealth británico y del para hacerse cargo de las responsabilidades Imperio, y todos nuestros aliados nos regoci- que acarrea la victoria. Si no podemos hacer jamos por esta derrota de nuestros enemigos, progresar al espíritu humano y al nuevo conque significa la liberación de miles de conciu- cepto de la sociedad humana, nuestras pérdidadanos que han estado presos y la liberación, das habrán sido en vano. -EFE. asismismo, de aquellos pueblos que, durante largos años, han estado sometidos al yugo ja- j TRUMAN: LA GRAN TAREA DE MANTEpones. Nuevamente hoy debemos de reconoNER LA PAZ cer la deuda que hemos contraído para con Washington 4, 1 madrugada. El presidenta los hombres de nuestro país, de los Dominios, Truman ha expresado su gratitud a doce mide la India y de las colonias y de los Estados llones de hombres y mujeres, en una transmiUnidos. Expresamos nuestra gran satisfacción sión especialmente organizada para las Fuer- oor el hecho de que, al fin, ha terminado la zas armadas, des. de la Casa Blanca, por la dura prueba que ha sufrido el pueblo chino. labor realizada por todos elios, prometiendo Acordémonos hoy. que fue la acción nipón en que el mayor número posible volverán a la vida civil, tan pronto como puedan verificarse los traslados er buques y. aviones. El presidente añadió: Para algunos de vosotros, el servicio militar deberá continuar por algún tiempo, pues son necesarios ejércitos de ocupación para liquidar al militarismo nipón en Nerviosos y mentales- Ambos sexos. la misma forma que iijuidámos al alemán. Las Asistido por Hermanas Carmelitas. Naciones Unida 1- ostán decididas a que nunca Director: PROFESOR, J. J. LÓPEZ IBOR más ninguna de esas naciones pueda volver a atacar a sus pacíficos vecinos. Es esta una hora MADRID (CARABANCHEL ALTO) de alegría y de solemne contemplación. Al Teléfono 36190, y pedir el 9014. haber eliminado del mundo a fuerza destruc (C. S. 1.534. tora de la gperra, podemos dedicarnos a la grave tarea de mantener la paz que habéis ganado. Es tarea que requiere nuestra, más urgente atención. En ella debemos colaborar con nuestros aliados y con las demás naciones del mundo que están tan decididas como nosotros, ZUMAYA sea abolida de la Hotel de primera categoría, a diez minutos a que la guerra seguir existiendo. tierra, i es que ésta ha de La civilizaBalneario de Cestona en coche y tren. Cocina ción no podrá sobrevivir otra guerra total. exquisita. Pidan habitaciones y demás. detalles para septiembre a la dirección: Teléfono 265. Las palabras finales de la alocución del presidente Truman fueron las siguientes: La alta ZUMAYA marea de la victoria nos llevará a grandes consecuciones en la era que nos espera. Pero sólo podremos lograrlas en un mundo que esté liViernes 7: EL MAYOR ACONTECIMIENTO bre de la amenaza de la guerra. Confiamos en vosotros, en los que habéis conocido la DE LA TEMPORADA guerra en todos sus horrores, para que manSeis toros de Calache para tengáis a la nación consciente del hecho de MANOLETE ARRUZA que ¿ólo por l a cooperación entre todas las naciones, podrá cualquiera de ellas estar eny. TAKRITA teramente segura. -EFE. Gran servicio de trenes y autobuses. Se despachan localidades en Jardines, 26. Bar La Pañoleta Manchuria la que empezó la serie de hechos que luego culminaron en la segunda guerra mundial. El no haber hecho frente a esta primera agresión, dio al traste cdn 1 a autoridad de la Sociedad de las Naciones, en la cual habia puesto sus esperanzas como organismo mantenedor de lá paz mundial la generación que luchó durante la primera guerra mundial. Ya en 1918 debimos haber aprendido que la paz es una e indivisible y que sólo puede ser mantenida mediante la estricta observación de la ley a través del mundo entero. Esta lección la tenemos que aprender ahora. El Commonwealth de naciones británicas ha tomado parte en el conflicto desde que empezó hasta que terminó y ha desempeñado su papel en todos los continentes. Bien podemos enorgullecemos de los f esfuerzos desplegados por nuestros hombres y mujeres en casa, en los Dominios, en la India y en las colonias. Nunca, ni aun en los tiempos peores, se ha registrado el menor desfalleci- -miento en la voluntad de resistir. Ahora 6 a- limos de estos seis años de desolación, ya que desde el punto de vista del progreso de la civilización, la guerra no es más que desolacióa LA FUERZA DE LOS PUEBLOS LIBRES Es verdad- -siguió diciendo Attlee- -que, en medio de la oscuridad y de la destrucción, ha habido casos de yalor indomable y lealtad indestructible. Es- verdad que hemos demostrado al Mundo un ejemplo inigualado de unidad nacional, y le hemos demostrado, también, cuál es la fuerza de los pueblos libres. Pero frente a esto debemos colocar nuestras terribles pérdidas. Hoy sufrimos la consecuencia de la muerte de los que cayeron de 1914 a 1918, y no cabe duda que en el porvenir notaremos la falta de los que dieron su vida para que la civilización pudiera continuar. SANATORIO 1 SQUERDO Gran Hotel Amaya PLAZA DE TOROS OE TOLEDO NOTICIAS DE MADRID El doctor Gómez Naranjo tiene el gusto de ofrecer a sus distinguidas amistades su nuevo domicilio en Jorge Juan, 72, donde recibirá a Liquida abrigos sastre, trajes tarde y noche. sus enfermos, a partir del 11 de septiembre, de cinco a se! Teléfono. 68163. FERNANDO V 8. -Teléfono 3438