Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
a. B O. DOMINGO 2 DE SEPTIEMBRE DE 1945. EE ÍCION D E LA MAÑANA. PAG. 29. ha trazado del Puerto de la Cruz y que abar ca del siglo XVI al XIX, tiene sobrados títulos para reclamar puesto de honor por su rango literásk) y los altos valores sentimentales El tfberalisnio doctrinario por Luis cario- -Royer -Collard, Guizot, Barante, Serré, que la e fisltan. La obra, como se ve, tiene Broglie... asistieron, en diferentes posicio- dos partes: biografíamela ciudad y biografía D i e z JeI Corral nes, al ensayo y subsiguiente fracaso, quedan- de la familia de los Iriarte y en ambas el auLa Historia de las Ideas políticas- -materia do cerrado el ciclo. Por k gue hace a España, tor, severo y escrupuloso, paciente y afortunainvestigaciones, rectifica no pocos itasi, intacta éli la bibliografía española, si la el ensayo doctrinario paVa por mayor número do en sus autores de nombradla restablece consideramos en su conjunto y en plan siste- de fases, precisamente porque quiénes lo inten- errores deen su verdadero lugar, y escribiendo las cosas mático- -ha recibido una aportación sobrema- tan, más que un grupo mejor 1 o peor delimitado, una auténtica historia, que será en lo sucesi- ñera valiosa grafías al estudio exhaustivo y constituyen una serie que llega, ganando y vo libro de consulta obligada para cuantos se criterio personal de Luis Diez del Corral, autor perdiendo el Poder, a las puertjas mismas, con consagren a estos estudios. dé este nutrido volumen, EL liberalismo, do ctri- Sírvela, del siglo xx. Y mayor fortuna consi- La- obra, espléndidamente editada- -pregón iia. rió, que el Instituto de Estudios Políticos, g uieron en España los moderados y los libe- del progreso de las Artes Gráficas en la gran con, su esmero y tirio habituales, acaba de rales- conservadores que los doctrinarios fran- capital canaria, Santa ruz de Tenerife- -trae más de de apénlanzar. ceses, porque nuestra Patria logró, a la som- unos 40 grabados y recogen 50 páginasbibliográdice, en el que es las notas El tema abordado por Luis Diez del Corral bra de las Constituyentes dé 1845 y de 1876, ficas y los documentos y las citas que el autor tes de los más interesantes que- sucesivamente, treguas muy fructuosas y relativamente dila- utiliza. ¡pudiera desenvolver esa. Historia de las Ideas tadas. Al prestigio universal de los Iriarte y del políticas que, desde un punto de vista español, Con un profundo conocimiento de la épeca, Puerto de lá Cru? queda, desde ahora, vincunombre echamos de menos y qué en gran parte sería la en su doble vertiente de pensamiento filosófico lado el eminentedel doctor D. Diego Guigou y médico, historiador y bióT Historia de la política. misma, da, da Ja innega- y acción política, Luis Diez del Cof ral desarro- Costa, grafo. CRITICA Y N O T I C I A S DE LIBROS 4 ble conexión de ideas y hechos. Las cuestiones lla los temas y subtemas que interesan, en re filosóficas e históricas relacionadas con el li- lación con las soluciones propias de los doctri- Cómo son y cómo piensan las mujeberalismo doctrinario, que la pluma de Luis narios- franceses- -a quienes está dedicada la res por el doctor Lijis Morales No Díez del Corral toca en su punto vivo, afectan primera parte de la ebra- no sin exponer los v a España, en primero- o segundo grado, de antecedentes inmediatos para mejor inteligen- Con una actitud riega disposición mental y una, ¡modo especial por cuanto ilustran nuestra po- cia: concepto del Estado, nuevo sentido de la- monodualista es bien fácil trazarse un camino lítica en los años centrales del siglo xix y aun Monarquía, función política de la clase burgue- por donde avanzar en las investigaciones solos del tercio final, ya que sobre este fondo de sa, régimen de libertades, etc. llevando el au- bre el hombre Esto dice, con razón, justeza ideas se perfila, la figura de don Antonio Cá- tor su análisis a todas las esferas- -pensamien- y justicia el ilustre doctor Luis Morales novas, con cuyo pensamiento y gestión de go- to y legislación- -en que los doctrinarios se Noriega, que en su libro Come son y cómo las mujeres acumula no sólo la suma bernante, hay qué contar, ineludiblemente, si movieron. Como capítulo en que se recogen piensan vastos conocimientos y de sus reflede sus queremos explicar muchas cosas: las de enton- lógicamente todas las líneas de los razonamien- xiones científicas; sino también un caudal rices, desde luego; y rio pocas de las de después. tos anteriores y de los sucesos al mismo tiempo quísimo de directas observaciones, que sfr ¿Cuál ha sido el contenido de tal sentencia evocados merece citar e el XX, consagrado traducen en los siete Magníficos- ensayos de ¡política? -pregunta d autor, refiriéndose al li- al apogeo y al fin del doctrinarismo, en la Re- su obra. El ser humano, la arquitectura fe menina, el feminismo, la mujer niña- la mu beralismo doctrinario- ¿Hasta qué punto volución de 1848. existe interna unidad, en sus postulados y cons- Los doctrinarios españoles dan contenido a jer y el amor- acotaciones ja diversos teel tituye una figura, particular en el complejo tan la segunda parte del- libro, cuya aparición, con mas como el flirt las maquillaje, la bebida, Variado de la pasada centuria? ¿Cómo y por obligada rapidez, glosamos. Especialmé n t e el vicio de fumar, de, la costumbres- demasiado libres, los caminos vejez... son otros tan qué arraigó en. nuestro país, concertándose con afortunadp el autor en caracterizar figuras his- tos enunciados de las cuestiones con las qufr distintos elementos de la vida española y per- tóricas- a la luz de sus principios, fija con se encara el doctor Morales Noriega para po durando tanto tiempo? ¿Cuál ha sido su con- certeros trazos el valor en nuestra historia con- ner al descubierto él error y sentar las baseí dicionamiento histórico y qué. factores inter- temporánea de un Donoso Cortés, por ejemplo, auténticas de una vida sana- y moral, es decir, vinieron en. su disolución? Formula Luis de un Cánovas. Hasta hoy, eí segundo esta- ejemplar y cristiana. Por la nobilísima intenJ 3 íez del Corral esta especie de cuestionario iá bastante menos estudiado que el primero, ción que inspira y anima a esta obra, por sus consideraciones biológicas y filosóficas, y pot después de matear a grandes rasgos la trayecsu nombre. toria seguida por la política francesa a partir n, o obstante la mayor resonancia delas directri- el bien, y la enseñanza que de su lectura se 2 es prendé, -merece el más sincero y. encendido elo de la- Revolución, por antonomasia, y al hilo En adelante, quien pretenda seguir gio. Pero al lado de estos méritos intrínsecos, de su razonamiento y naturales alusiones his- ces del pensamiento de Cánovas y reconstruir los valores formales y literarios de Cómo, son tóricas señala él contraste con la política z su política hallará esenciales puntos de refe- y cómo piensan las mujeres -poseen también otros países europeos, para destacar como ras- rencia en esta importante obra de Luis Diez un rango digno de la mayor estima; El doctor go característico: de la vida pública francesa del Corral, jurista e historiador de 1 filosofía Morales Noriega ha escrito sus ensayos en un en el siglo xix, una marcada oscilación en- y de ía política. -M. FERNANDEZ AL- estilo donde él rigor científico no empaña la amenidad de sus exposiciones, que luchas; vetre posiciones extremas, conio el intento de MAGRO. ces adoptan forma como encontrar una vía media, que le llevü. a múlti- El Puerto de la Cruz y los Iriarte pedazos vividos de dialogada o narrativa, íeflejo una realidad, como ples ensayos y fracasos i Pues una de estas exacto del mundo en torno que ha sabido repOr el doctor D. Diego Guigoa frustradas experiencias es precisamente la flejar certeramente eií sus páginas para luego Hay una gloriosa tradición española que em- ejercer sobre su sana ¡crítica y proponsg. su representada por el grupo de los doctrinarios, 4 puja a los hombres d, e ciencias al cultivo de ortodoxa reforma y orientación. calificativo que les fúé discernido porque la en éstas alivio a mayor parte de los hombres así designados ha- las letras, como si buscaran lo que más sorOtros libros bían sido dirigiólos en sus primeros estudios sus penosos desvelos; pero que las obraS lite- Para el éxito en Examen de Estado b ingreprende de esta tradición es por jos padres de la Doctrina Cristiana. Esta rarias, de los científicos no son mero pasa- so en Facultad, adquiera el Compendio serazón, puramente eventual, como ocurre en tan- tiempo, vaga y amena literatura, sino, por el leccionado de materias (dos tomos Ciencias tas otras etimologías, sé desborda en sentido contrario, obras definitivas, de estudio pror y Letras, 4. edición) Precio, 60 pesetas. Lifilosófico e histórico del modo que es umver- fundo y de paciente investigación y esto es breria Keus Preciados, 6. que da a salmente conocido, llegando en España a ser- precisamente lo mantenidosla atradición un tono lo largo de las Publicaciones Eeus. -Codina Suque Mavir de denominador común a uÉf serie de y uíi carácter centurias con- todo empaque y decoro. Legislación sanitaria 12 pesetas; Copolíticos- -casi siempre hombres de letras a ia Desde Alfonso X el Sabio y Francisco Sán- nual de. de Decisiones del Tribunal permanenlección par- -que se transmiten, con las naturales va- chez hasta Letamendi, Echegaray y Ramón y te de Justicia interriacisnal (dos tomos) 20; riantes, el mismo santo y seña: desde Tovella- CajaJ, la tradición sostiene el fuero de su A. Colín y H. Capitant; Curso elemental de nos hasta Cánovas, eri que, indudablemente, cul- prestancia sin altibajos sensibles. En esíos úl- 1 Derecho Civil Obra premiada por la Acade (timos tiempos, los caaos se: suceden coa tanta mia Francesa. La nueva edición, ya publicajnina lá línea. La: vía media abierta por los doctrinarios franceses, trataba de alcanzar ese punto de superación, fuera del cual todo sería choque guerra civil, antítesis sin salida. El derecho divino que, naturalmente, caracterizaba a. la fenecida Monarquía absoluta, y la soberanía popular, que por, medios electivos llegaba a modelar el. Estado por enferfe, eran de muy difícil conjugación. La Monarquía constitucional, intentando resolver la pugna del antiguo y el. nuevo régipen, significaba un pacto, con todas Jas ventajas y todos los inconvenientes de cualquier transacción. Los hombres que en Francia la impusieron, siquiera fuese en prefrecuencia que apenas si hay un hombre de ciencia que no haya velado sus armas en lá literatura. 1 El ilustre doctor D. Diego M. Guigou Costa, director médico y cirujano del Hospital de Niñps de Santa Cruz de Tenerife, afamado pediatra, cuyos estudios de especialista han sido conocidos y celebrados en los Centros científicos de Madrid, acaba de publicar un libro, El Puerto de la Cruz y los Iriarte que, í por los datos históricos y biográficos que contiene, puede afirmarse que es la obra más completa que fe ha escrito acerca de los célebres Iriarte. dinastía que tuvo su origep en el incomparable Puerto de la Cruz, hermosa ciudad del litoral tinerfeño. En la serie de biografías de ciudades, tan en boga actualmente, esta que el doctor Guigou da, consta de ocho tomos e importa 310 pesetas; A. Colmo: Los países de la América latina 12; Colom y Beneyto: Los Juzgados municipales 3,50; Colorado Pacheco: Contabilización de negocios convenidos 3: Eafael Cpmenge: El libro del esplendor (Biblia de la cabala) 4. -Dichos libros y todos los que usted necesite puede adquirirlos; al contado o a plazos, en el Instituto Editorial Reus Pre ciadosI r 23 y 6. Madrid. Examen de Estado, Escuelas Normales, Bachillerato, Academias Militares, etc. La vida, la marcha de la civilización, el progreáo- de los pueblos, todo lo contiene la famosa Geografía, e Historia General de Izquierdo Croselles. Venta exclusiva, Librerías Prieto, Granada.