Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C D O M I N f i O 27 DE MAYO DE 1945. EDICIÓN DE IiA JUAÍÍ XA. PAG- 35. O A TRAVÉS DE NUESTROS CORRESPONSALES le duque áe Churchill- -no duque de eso o de aquello- sino duque, bajo su propio apellido. Su talla en la historia Inglaterra igual a sí misma. La menos, tan grande comobritánica será, por lo La confianza en Churchill la de su antepasado, el duque de popularidad y el prestigio de Chur- Hoog, miembro Malborough. MíSter Quintín Roma 2 Ó, 3 tardé. (Crónica de nuestro endel Parlamento, por Oxford, declaró anteayer: Cuando termine la guerra viado especial) Mientras la ruleta prodigiochiíl, inconmovibles contra el Japón, todo el pueblo británico pro- sa de la noticia da vueltas sin descanso sobre Londres 26, 7 tarde. (Crónica de nuestro en- ciamará que Churchill es el mejor hombre de el tapete multicolor del mundo, las gentes viviado especial. A pesar de que algunos lla- Estado para Asuntos Exteriores que con la ven con la esperanza de encontrar su, suer- te. mados expertos- -generalmente, nortcsinerica- guerra o con la paz ha producido Inglaterra. Como ahora tedo impresiona á fuerza de no ijos- -opinasen que ests país, en el transcurso En este momento su cotización y popularida d ce estos seis últimos años, iba a sufrir un cam- que da el Instituto Gallup- -aunque yo no dé provocar sorpresa nada, las informaciones sobio, una transformación radiaal en sus mis- ninguna autoridad especial a este metomen- bre la crisis británica marcaron en el barómemas raíces político- sociales, debido principal- todo -está exactamente en el noventa por tro público italiano en ¡os primeros momentos mente al trabajo y. al esfuerzo ciudadano, que ciento. Esto aparece en un gráfico, donde se una reacción de estupor y pánico, que afortan a fondo se lia exigido, lo cierto es que In- estudian las altas y bajas de sa popularidad tunadamente, ya ha pasado. Era muy expliglaterra aparece tan campante en este ama- desde que presidió el Gobierno de 1940. Su ponecer electoral, igual, idéntica a sí misma. Es- pularidad entonces ya fue altísima, pero su Go- cable que así sucediera, porque aquí como en tos días, medio cansada, esíá como sentada ante bierno sólo lograba el 50 por 100. Esta cotiza- tantos lugares dejjEuropa, je confía, en Churla puerta de su casa viendo pasar, sin metá- ción, cuando- la pérdida de Singapur- -1942- chill y. en el sentido, humano que ha impreso íora, los cadáveres de sus enemigos. Ahora bajó hasta 35, y la de Churchill se puso en 75. a sus actos y decisiones políticas. En este parece sólo esperar a Ribbentrop, que, como Pero desde entonces, y salvo una fluctuación tantos extranjeros, no comprendió a Inglate- baja cuanSo los raids de los commandos país, que tanto ha sufrido, no- se olvidan, fárra al informar con insistencia a Hitler, sien- sobre Dieppé y Saint Nazaire, la línea ascen- cilmente las palabras que el premier pronunció do embajador en Londres, de que los ingleses día al 90 por 100 para Churchill y al 70 para en su discurso del 28 de septiembre óe. 1944 BO lucharían su Gobierno cuando el desembarco en el nor- al dar cuenta a la. Cámara de los Comunes Con estas elecciones generales, las prime- te africano. Ya todo se mantiene así, salvo la de su viaje por la. península: Yo no puedo ras después de cerca de fiiez años, el cliché caída ante la espera de la invasión de Europa, tener- -decía- -ningún sentimiento de hostilidad inglés va a ponerse otra vez bajo el foco de que se corrige cuando el desembarco en Nor- hacia la- masa descarriada o coaccionada del proyección, y ya están saliendo a la pantalla mandía, en que ya se ponen las cotizaciones los mismos claroscuros, combinados con el como hasta el día de la Victoria, excepto un puebla italiano, y serí- lamentable que saliemismo granaie, blanco y azul de las cruces de ligerísimo tropiezo cuando lo de las Ardenas. ra de la lucha europea únicamente para caer San Jorge, San Andrés y San Patricio, íjue forContra sensacional de populari- en violentas disensiones internas. Y a esta raman la bandera inglesa. Todo sigue isiial que dad, ¿qué bagaje tansos adversarios poli Cieos? zón se debió que al salir de Roma procurase presentan unos años antes. En definitiva, sólo faltan unos Bevln ya lo dijo: la necesidad de que haya yo exponer ante la nación- italiana algunas de doscientos cincuenta mil ingleses de las islas, tener o sea una cifra todavía menor que la de ba- un Gobierno de izquierdas que pueda el Go- estas salvaguardias y concepciones amplias, por sencillas y liberales, que son el hálito que resjas cuando la otra guerra. Unos cuantos miles fáciles diálogos, como, acaba ejemplo, con bierno francés, que de intensificar su fíe casas por los suejos, que éstas sí se re- izquierdismo. Es un argumento que no conven- pirarais en este país, y las cuales sostienen emplazarán todavía con mejor jardincillo q e los derechos y la libertad de las personas condemasiado, porque la Historia está tenían antes y con mejor instalación de ca- cerámagníficos acuerdos crtre Gobiernos llena tra tedas las fojrtna- s de tiranía, sin que imporde polilefacción o cuarto de baño, cosas estas últi- ticamente jtnuy distintos. Después debe consimas bastante anticuadas en Inglaterra. En lo derarse la propaganda que se ha hecho a fa- ten las libreas que vistan o los gritos de combate que vociferen. Esta alusión final la comíiractamental, esto es todo vor de los rusos en estos últisnos años de guePor lo demás, ahí está la Reina María, que rra y que la pueden heredar los socialistas. prendió el buen pueblo italiano, y hoy ciue su- hoy justamente cumple setenta y ocho años, y Después todavía se debe estimar el auge de fre ciertas acometidas de extrañas fuerzas a la qae el otro día vi luciendo el mismo tra- los liberales, el tercer partido que puede sa- opresoras, la comprende mejor. Churchill e. s je a la moda do la otra guerra, de color blan- car muchos votos a los conservadores. Ade- ara el ciudadano que anhela trabajar y vico, como su inseparable paraguas. más se jugará a fondo un gran argumento, Tocio igual. Y si el general Smuts cnmpliá como ya se ensayó en Blackpool: cada elector, vir, la garantía dé una resurrección al orden el pasado miércoles setenta y cinco años, ahí al votar, no crea que todos los candidatos que y a la pa equidistante de cualquier coacción están los setenta años fie Churchill, esa pura tenga en frente wau precisamente Mr. Chur- demagógica o autocrática. Italia vuelve a tefuerza de Ja naturaleza, que hoy ha empezado chill en carne y huesos. ner confianza en su destino futuro, porque su campaña electoral con la furia de un chico Ustedes, después de! estas consideracio- ve que Winston Churchijl, el hombre de la que promete. Ha hablado en ocho sitios distin- nes objetiva querrán todas lance profecías. En voluntad de acero, sigue al frente d- el Gobiertos, en algunos sin bajar del coche, de pie en efecto, reconozco queque exigirse sto de debe el asiento trasero Va de condado en conda- los periodistas, con la condición de que no se no británico, manteniendo contra el viento y fio- -hoy en Essex- -de la vieja Inglaterra de la equivoquen. De todas maneras, adelanto esto: la marea que soplan y se encrespan por el emmisma manera que hace una temperado iba. de un mes antes de las elecciones se puede opi- puje del Oriente, los intereses y los valores Teherán a Nueva York o de Washington a nar en la victoria conservadora, aunque bas- de todcs, los pueblos civilizados. Moscú. escasa. La acción de Alexander en Trieste y GoritTodo igual. El mismo Gobierno que Chur- tantevez con Con ello Churchill gobernaría pero con chill ha formado para presidir las elecciones, otraGobierno eí apoyo de su partido, definitiva, zia es un testimonio elocuente de esta pode- de coalición, que, en rasa voluntad, flexible como ia hoja de una esesíá atestado de los mismos nombres que han un ser lo mejor escrito la histoíia inglesa en este período entre podríabritánicos. Parapara los complejos inte- pada, pero al mismo tiempo recta en la exireses que puedan apreciar el las dos guerras. Desde Edén, que secunda la alcance de lo que les digb les recordaré que gencia de la justicia y- tajante en las horas presidencia, hasta Braeken, pasando por el ex de los 610 diputados que comprende el Parla- definitivas, en que su empleo se hace necesaobrero lord Beaverbrook o Hoare Belisha. To- mento que cesa el dfa 25 de jimio, 350 son con- rio. Como, por otr- a parte, nadie olvida que dos nombres probados y aprobados. servadores, 169 socialistas, 25 liberales nacioLa campaña electoral será, como siempre, nales, 19 liberales de Sinclair. Los otros son Italia es uj país, ocupado, y que, por otro comedida. Pero en esfuerzo va a s r dnra para grupitos e independientes, sin trascendencia. lado, el ejemplo de Grecia no está distante, ni en el tiempo ni en el espacio, las decisionestodos, como, lo prueba el mismo Churchill, lan- Carlos SENTÍS. I, zándose como un león a las primeras de camque toma la Comisión aliada no pueden lóbio. Churchiíl, prototipo del hombre antimegicamente producir extrañeza. En este senticiocre, es incapaz de hacer nada a medias. do s e han dictado tres acuerdos importantes Pero no es difícil presumir que la campaña en las últimas veinticuatro horas. El primero va a ser mucho más dura y fatigante para Bese refiere a la devolución a dicha- Comí ion vin y toda la hueste de adversarios de los conde un decreto aprobado en el Consejo de miservadores. ¿Qué argumentos polémicos van a nistros sobre ia confiscación de bienes a persacar contra el hombre que, según la opinión de muchos ingleses, les ha ganado la guerra? sonalidades del régimen fascista por no coinEste parecer puede concretarse más: sin él no cidir con l; ¡s observaciones y argumentos forse ganaba la guerra. ¿Qué campaüa puede hamulados- por ¡as autoridades aliadas. El segunoerse contra ese señor, cuyo inmenso retrato do, prohibiendo que los batallones de parí. -en colores tapa todavía la fachada üe muchos nos ingresan en bloque en el Ejército, y p r e r cines aplastando como hormigas las famosando que sólo podrán solicitar su incorpora- sas estrellas de Hollywood, fie donde no le han sacado todavía desde el día de la Victoria? ción individualmente. Y el tercera y, sin duda, Andrés Rév sz dedicará ejemplares de su nuevo el más sen? acional, es 3 a detención del secreta 3 partido conservador inglés verdaderamenlibro TREINTA AÑOS TRÁGICOS: 1914- 1945 rio general del partido socialista Pedro Nen- te no va a quedarse solo haciéndole la campaña. Se engrosará con aportaciones que ven- en la Feria del Libro, caseta 39, Ed. Febo, esta nypor infracción resuelta de la rden prohibilarde, y mañana, lunes. drán de toda la rosa de los vientos. De Estotiva que se le había dado para que se abstucolmo dicen que le lian propuesto para el pre viera de realizar cierta campaña p- iblici e: i mió Nobel de la Paz. En Nueva York, olro Milán. ejemplo apareció en el Daily Nev s hace unas DEL FABRICANTE AL CONSUMIDOR horas: Si Churchill y su partido no son elegíPor f o esto. Tralia, cansada de a NÜÑEZ DE BALBOA, 22 aos, no hay sratifaid. leñarían que nombrar- A B C EN LONDRES. v ABG ÉN ROMA