Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SE CONSAGRA EN EL ENCUENTRO ES X La característica especial de las salidas permitió desalojar la nasa de los 40.000 espectadores en docs minutos exactos. buen número de gradas inferiores para dar asiento a 3.500 espectadores. La otra obra, instalada enfrente de ésta, es una magnifica cJ jbierta de hormigón armado, de idéntica longitud de 80 metros. Cubre la totalidad de las gradas del lateral y constituye la tribunade honor. Posee un vuelo dé 20 metros hacia el terreno dé juego y 10 al opuesto. Y en éste se abre un gran tramo de acera para la recepción de vehículos de la tribuna de honor. En doce minutos se evacuó el estadio El vestuario reúne cualidades de estimación de gran provecho, con sus dotaciones espaciosas y completas. Es el mejor de España. Cuenta, con una magnífica piscina para el exclusivo servicio de los jugadores. En el pormenor se advierte el deseo especial de prevenir y dar posición a ios mejores, complementos. Tribuna de honor, con su monumental cubierta de hormigón armado. Los 40.000 espectadores en sus asientos La contemplación del estadio deja unos segundos en suspenso. La vista, extasiada en la magnitud de la ambiciosa perspectiva, trans- Opiniones recogidas en Riazor -No encuentro palabras para ponderar esta audacia constructiva. Si el arquitecto no tuvo medida al concebir, el ejecutor, Pepe Martín Alonso, ingeniero de Caminos, ha desbordado su inspiración al dar cima a tan colosal proyecto. -Emilio Bandéira y Lugán. AI deporte se le ha servido con esplendidez. Todos los Ayuntamientos de España deben tomar ejemplo del de La Coruña. Riazor clasifica al ingeniero Martin Alonso como un coloso constructor. -Carlos de Tavares. -Si da a Galicia nombre, lo da también a España, dentro y fuera de ella. No he visto empresa mejor hecha. Ya he felicitado cordialmente a Martín Alonso. Se nos va a hacer un perpetuo constructor de estadios. -Ismael Cernuda. -A ver cuándo los de Madrid hacen algo por el estilo. No será por falta de afición de los chicos -Daniel Lobariños. rriite luego al cerebro una inafable impresión. Ya era hora se asoma a los labios con júbilo. Sí. Ya era hora. Y se ha hecho. A la demanda se- ha respondido con largueza. Se ha atendido la exigencia. Salimos de lo escaso y pequeño para situarnos en estos otros modos de ver la vida creciendo. Cuarenta mil espectadores en sus asientos. Sin sufrir el estrago de la incomodidad al verse obligados, en la mayoría de los casos, a sostenerse en pie. Esto elogia el propósito sensible de respeto y de correspondencia para la concurrencia del espectáculo. La tribuna de honor y la grada elevada Él graderío es sólido e imponente. Está construido todo él de hormigón, apoyado sobre el terreno natural, excavado convenientemente. Mantiene la form de herradura, en cuyo frente abierto está la soberbia entrada principal realizada por el mismo sistema. En el centro de la curva se eleva la torre Marathón, de 54 metros de altura, y sirve al conjunto de una incomparable grandiosidad. Van en los laterales dos hermosas obras como complemento afortunado del estadio. Una de ellas la constituye una grada elevada de 80 metros de lpngitud y es cubierta de La torre Marathón, de ¿J metros de altura, presta grandeza al conjunto. Todo Riazor. evidencia un noble afán degrandeza. Y un hecho salta como nuevo y extraordinario para incorporarlo a esta información. Y es el de, los accesos hechos con multitud de seguridades de franqueo. Los cuarenta mil espectadores reunidos en el estadio desalojaron en idocé minutos! Estopone al descubierto de la genial- concepción, su hábil disposición de las salidas para, en tan reducido espacio de tiempo, vaciar masa humana tan grandiosa. -M. PÉREZ BUENDIA