Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES 16 DE yoWEMBKE P E J 9 4 4 OGDIfftOX DBJ LA MAÑANA PAO. 14. v T y r J en términos? INFORMACIONES Y NOTJC 1 A S expresarse aquí delicadoslevanta el telón en eí Mas he que se tercer acto de La mentira del silencio y las posibilidades dramáticas que encerraba para TEATRALES los espíritus finos la comedia, se logran y cumcifra de naturalidad y humanidad. Elvira riega Jogró comunicar a Su personaje toda la La comedia- en tres aotos Con las breaos abiertos, original de dolídignidad, y 3 á profunda feííioción qtíe requería Leandro Navarro, se estrenará, hoy Carmen Seco, que fue aplaudida justamente en el teatro Fomíalba, y su autor en un mutis; Lola Aüba, Lola Bremón, Mer- nos dice: c des Alber, Jilar Barreda, Canneri Óntiyéros Al uensar qu s Rafael. Riyeiies quien, va y los señores. Bustos, Grande De las sCuea estrenar esta, comiedia todo me parece poco vas, -Santos, Rayniaty Graníz 1 IsnierVenégas; y, al imaginarme el teatro 11 e. no d publico em la ooche del estreno, ta. miblén sienta la FéMk Navarro- -sobrio y magnífico -yv José pena de m haber- sabido escribir una tora. Luís Ozpres- -rcon tina comicidad de kt mejor O jonK I os interesas orea- dos ano Hamt let corno lia. vida; és sueño peto- ni fin, lsy- -colaboraron al éxito; i aun saboreando la idea, de que- R- iv, eües va. a incorporar a sm galería d tipos el que inter- Lfes deliciosos decorados de Btirmarín y la iprets en mi coíri- edia Con lio brazos abier- dirección dé. Luis. Escobar y Pérez de la Ossa M s w n calculando que- público de los níerecen también el máximo elogio. i g a. nd s acontecimientos, ese público d loa estremos. Üé Madrid, vá; a acudir con xpeeUn primer acto expositivo limpio y excelentScion a juzgar mi x brá, porque solamente íel hecha de que Eivelles la baya acep do. y temente dialogado, donde el problema central se- la ofrezca, ya. es una. g raeitía: de buen cri- de la obra, creado por la mentira que un abo ¡fcfrio, lo confieso: n nr arrepiento ¿n víspe- gado inventa para salvar su defendido, se ras de; estreno de freoer al senado estos tres actos, peor. es que muchos, süi: duda; mei o re plantea con toda nitidez y posibles consecuen ju algTinps, quizá, y eso sí, escrito con una cias. Unos personajes de finos rasgos humoríssana intencito, con. un Hminio proposito y ticos bien enlazados a la acción, a pesar d rana sinceridad, total. Con Líos brazos abier- su carácter episódico, y un margen de expecItos es, tt lo xternoy una comiedia burgue- tación en el público para pasar al acto segunsa; peso- por exiatir dentro de ella tres perla Audiencia e o- naj s que- mío son burg- u esee ni domésticos, do: un pasillo de porque así lo con tipos un pide el amse producen, a; mi entender choques y esce- poco asainetados, nas que rompen el níedlo ambiente, para lo- biente, y con. lina escena entre la protagonista igrar ura efecto de. universalidad eooti el. que y el personaje Juan Espinosa donde añoran yo siempre he soñado, pfero. no- siempre lo he los recuerdos infantiles y juveniles y se expli- conseguido. Creo que ante todo es humana ca tmi comedia, tanto que lie perdido muchos cor. cabal y cumplidamente un proceso de renDespués, para recargar sabiamente la Inlefectos por na deishumsunizarla n ningúini ins tante. Bs, además, una iobra escrita, sin pen- tensidad dramática, otra escena entre la prosar fin que guste, sin medir lói íi asa ni bus- tagonista y un personaje que se transforma car el efecto, una comedia, e i fin, que brotó en fiscal de su silencio; el alma ingenua y po m en mi pensamiento, porque es una c- onsecuein. el mejor consuelo ial de mi- propia vida, Tjorque yo, como 1 pular que lleva sin saberlo Irene, y el desga rot gonista de mi comedia; tengo hijas y al- al espíritu atormentado de guna ya casada. Toda- la. emoción, todo, el ca- rró bravio de otra mujer, Amelia, que habla riño que mis hijas me han producidlo al tra- como tiene que hablar, aunque- algunos oídos vés de los años creo qu ¡e está nefiejado ti es- mal acostumbrados por el teatro de aguachirtos tr. es actos, que. yo m s atrevo a calificar le muestren inexplicable estrañeza. ¿Cómo ese ¿a limpios, rectilíneos y claros. Tal vez, la, anayor virtud que yo le ipuedo enc- ontnar a Con loa brazos abiertos es que todos los jwn sonajes, absolutamente todos, son. mobles y buenos. personaje, sin desvirtuar su carácter, iba A u t o c r í f i c a plen con admirable y envidiable colmo. 1 diálogo, con verdadero y auténtico antagonista- -que es el que contradice con osados argumentos y no con yacieáades- -entre Irene y, el abogado, y la escena entre Jaime y s n madre, presentada y desarrollada con arreglo ai la buena tradición del teatro realista español, donde no se eluden los choques- y conflictos violentos de personajes, y enriquecida con pausas y con silencios, con elusiones humanísimas, son de lo mejor que hemos visto en la escena espaflola de estos últimos tiempos. La tesis de la mentira que puede convertirse pavorosa- mente ea una verdad, a pesar de. los esfuerzos qUe sus propios inventores hagan para desvanecerla y desarraigarla, crece hacia el final de este acto tercero con la fuerza poderosa de nn mito y llega al ánimo del espectador y sacude y conmueve su espíritu, porque Julia Maura ha sabido dotar a las palabras de sus personajes de nn acento de sinceridad y autenticidad que es lo más difícil de conseguir en la creación escénica. Hay, pues, en La mentira del silencio y, en esta autora valores nada frecuentes, cultura y finura, sentido de la ironía, valor en la expresión y visión teatral del mejor temple y estilo. Junto a estos méritos poco Importan los reparos que a la comedia pudieran oponerse, por, ejemplo, ciertos excesos discursivos y dialécticos o el desequilibrio y desarmonía que supone en la línea general de la obra el ambiente y la disposición argumenta! del acto segundo, que, como hemos apuntado, más que un aeto es un intermedio dramático. Lo importante ea que hay autora nueva y buena. Alfredo MARQUERIE. Reina Victoria. Estreno flé Pepa Oro comedia de Antonio Quintero y Rafael de Ifcón, Alyer se estrenó n el Rein a Victoria la e comedia Pepa Oro, original de Ahitonio Quintero, yllafael de León, Estuvo muy cuidaeja la presentación escénica. Ahora mi- autocrítica termina. I es cedo; Tina Gascó encarnó de piies, la plumlai a los críticos y ellos verán los modo admirable la figudefectos que yo no sé ver y llog tamlblén pora de Ja protaffortiista, y dran, si las ¡encuentran, rasalzar las virtudes con más pasión que yo, qu siempre pecaría Fernando Granada rea le inmodesto. Bzói una creación, ¡sin Comí loa brazos abiertos titulé- mi coirteexageraciones fác i 1 e s, flia; irecíbanlas ustedes asi al alzares el telón que, tl mpo téndráau de rectificar, si nci lo mellena de dignidad airtía- rece. Leandro NAVARRO. tica y é emtfindimieni del papel, lo mismo que María Guerrero. Estreno dé La mentira Dolores Cortés, jufetadel silencio comedia original de Julia nteinte aplaudida n raMaura rioa mluitis; G a s p a r El escenario se llenó Campos, F r a n c i s c o de flores en honor de la Arias, Manuel joven y la ilustre auni, llfergarita Laft ay tora de La mentirá Conchita Cortijo, Jttliá del silencio, de la que Berri, Nanr Fernández, conocíamos bellas y ad Marqués de Cubas, 5- -Teléfono 12621 Ptípite Martín, María mirabtes novelas, que Cristina Alcázar, A n MADRID con justicia han, obtenigelines Sánchez, Marida recientemente encenTere Panal, tan graciodidos elogios de la crísa comfo bonita, y los tjica y muy favorabie señores Sola, Morales, Todos los días la comedia en tres actos, acogida del público. PeTina Gaseó, Fez- i de QUINTERO y r- EON, -V Guerrero y Vivares ro la obra estrenada El. público prodigó al- fiando Granada y ayer en el María Guefinal de íos actos graioLeña Cortés rrero nos r e v e l a una (por TINA y FERNANDO) des ovaciones el telón nueva e interesantísima Un éxito total. üüiii Bar Smerieaso. Cocina selecta Oireceiéa; fl. Raimando. R E- iN A, V 10 TÓJU- A (W M F A MflHMpIMHItlItHMHHlMti O pt O faceta en el arte lite rario de Julia Maura, en quien saludamos como ¡ayer l público, y muv e especialmente al fil del. tercer acto, una positiva y afirmativa personalidad de gran comediógrafa, con la qué se Elvira N. oriega, pueden mostrar conten; LolaAlbcy Gmller- tos los que desean la mo Marín aparición dé nombres nuevos y de avances y renovaciones en nuestra escena. Guillerm (o. Marín, en un papel discursivo, y por eso difícil, supo alcanzar la más alta- se alzó muchas veces y los áutoirieB! ¡salieron á saludar. Góritra la sarna, ap ¡candp ja pomada en las manos. Evita enormes molestias y gastos (Censura Sanitaria 1.122. Las canciones de Quintero y León, con música de Quiroga, son conocidas en todo el mundo. Quintero y León, además de excelentes comediógrafos, son magníficos poetas, que han llevado a los cuplés una graeta andaluza, equivalente exacto de las melodías del citado maestro, llena de sabias transcripciones folklóricas y al. propio tiempo de un temperamento y de un acento inconfundibles. Lo que ahora han hecho en Pepa Oro es algo asi orno escenificar alguno de sus famoso cuplés. Y eso es tan cierto que la obra empieza con una canción que suena en un aparato tfe radio el acto segundo termina con un fondo musical semejante y el tercero coa la letra de nn cuplé que se sparan M pj iodLrta, es la