Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C V I E R N E S 4 DE AGOSTO DE 1944. EDICIÓN DE LA. MAÑANA. PAG. 11. EL FALLECIMIENTO DEL MINISTRO DE ABUNTOS EXTERIORES, OCURRIDO AYER EN SAN SEBASTIAN, PRODUCE HONDA 1 MPRE- SJON EN TODA ESPAÑA Sentimiento del Caudillo ante la noticia. La muerte fue motivada por una hemorragia interna. E! ministro déla Gobernación, a San Sebastián. El cadáver del conde de Jordana será trasladado a Madrid para su inhumación. A B C en Lisboa Toda vida humana tiene un sentido, una finalidad. Es imposible concebir la vida de un hombre superior sin verlo a la vez revestido de fines superiores, fi. esto unas veces se llama vocación; otras, destino. El conde de Jordana hacía medio siglo, casi desde su misma adolescencia, que estaba consagrado al servicio de España, ya cuando teniente de Infantería, apenas con bozo sobre el labio, luchador en los campos de Cuba. Una vida así tiene la excelsitud y la armonía y el contorno perfecto de una perfecta obra de arte. Es como una empresa consumada para lo útil y lo bello; solemne y bien articulada, como un poema. Cuarenta años de rendirse cotidianamente a los afanes de la Patria, ya en 1900 capitán de Estado Mayor, y profesor, y jefe de igual Estado Mayor, en varias ocasiones en nuestras luchas de Africa; y vocal de aquel Directorio militar de 1923, y generoso y abnegado colaborador de la obra de Franco... Todo esto es una historia; podían ser los perfiles de una poderosa biografía; es la verdad de un hombre en conformidad y resonancia psicológica con la otra verdad superior que lleva dentro. Fero todavía hay algo que vale más en el hombre jue acaba de morir: esta su etapa última de ministro de Asuntos Exteriores. Este hombre estaba enfermo; era un hombre rendido por una vida ya muy trabajada. Mas, ¿qué importaba esto para él, para su espíritu dado al servicio de España, con claridades y con dureza de diamante? Los tiempos eran difíciles; los negocios, muy graves, y lo que había de carne en él, de carne que se abate a la fatiga, podía muy poco frente a la tremenda abnegación de su espíritu. Llevaba los asuntos por sí; no tenía vagar, ni asueto, ni libertad de sus horas para restarlos a los días difíciles en que, en mucha parte, la salud, los intereses y la seguridad de España pendían de su celo, de su talento claro y de su asiduidad. Por ello, las noticias de Prensa aseveran que quizá la causa mediata de su muerte haya sido el exceso de trabajo, de este trabajo de nervios y de cerebro, que agota más que cualquiera otro. Si esto puede 1 no ser del todo cierto en el orden físico, es, por el conr trario, una exacta verdad en el orden moral. Ha muerto en el trabajo cotidiano y en acto de servicio según la frase muy reiterada y que en éste, como en otros casos, posee no se sabe qué inefable aura de cosa santa y heroica. En acto de servicio, como estuvo toda la vida. Una vida que ha sido una continuidad en el honor y en el esfuerzo, como una melodía bien articulada, que tiene, además de su composición externa y sonora, un alma por dentro, como una rectitud de lanza, que no tiene la punta del acero sino a una siempre igual orientación. El oriente a que se dirigía siempre la vida de este hombre era el culto y la labor de la Patria. España lo sabe muy bien, y las flores que caigan sobre su ataúd serán material, directamente, de algunos, de muchos. En espíritu y desde lejos serán de todos los españoles. i muriendo repentinamente a causa de un- colapso. El fallecimiento ocurrió, a. las trece, y cuarenta de la tarde Inmediatamente después se dio conocimiento del hecho a todas las autoridades, personalidades y diplomáticos que se encuentran en San Sebastián. S colocaron pliegos de- firmas, llenándose, con gran rapidez. Uno de los primeros pésames recibidos fue el del ministro secretario general del Partido, que lo hizo en su nombré- y en el de F. -BT T. y a las J. -O. N. S. -CIFRA. rodeaban que no comprenden cómo pudo mantenerse firmé en su labor entusiasmada y patriótica, aun esta mañana acudió a su trabajo despachando con el jefe dé la- Política. Ex. terior de España. Poco después, cuando firmaba algunos documentos de trámite, siifri 6 una crisis abdominal, que precisó la intervención del doctor D. Santiago Carro, que reconoció al enfermo, descubriendo una. hemorragia interna. Le aplicó varios calmantes, pero la medicina no produjo 1 resultado apetecido, y el conde de Jordana sólo tuvo fuerzas para salir de su despacho a las habitaciones particulares, donde pocos minutos después falleció en brazos de sus parientes, a consecuencia dé una asistolia, que- motivó un colapso. La triste noticia circuló rápidamente por San Sebastián y el movimiento del Cuerpo diplomático y consular, avecindado en San Sebastián, fue intenso, presentándose inmediatamente las distintas personalidades diplomáticas para dar su pésame en el ministerio de jornada, por el cual desfiló numeroso público para estampar sus firmas y expresar su condolencia por la muerte del teniente general, qué ha producido hondo sentimiento en la ciudad. -MENCHETA Detalles de la muerte San Sebastián 3, 5 tarde. Aunque hacía ocho días que el temiente general conde de Jordana no se encontraba, bien- bajó hoy también a su despacho y siguió laborando con el mismo entusiasmo de siempre. Hoy despachó únicamente con el director general de Asuntos Exteriores y, haciai mediodía, se sintió enfermo d 1 unos dolores abdominales. Fue llamado el doctor D. Santiago Carro, que le apreció una hemorragia interna y le proporcionó alguno calmantes. Sin embargo, esto no consiguió aminorar la dolencia, y, poco tiempo después, a las trece cuarenta, el teniente general falleció, victima de un colapso. En cuanto se supo la noticia, pasaron por el ministerio de jornada, las autoridades y otras personalidades que se encuentran papando el verano en. Sani Sebastián. Se instalaron los pliegos de firmas. El primer diplomar tico en firmar fue el ministro de Suiza; después, el embajador de Portugal en España, D. Pedro Teotonio Pereira. La noticia del fallecimiento del conde de Jordana. ha producido, hondo pesar en San Sebastián. Los pliegos de firmas se llenan corjstántemente de personalidades que no cesan de pasar por el ministerio de jornada. -CIFRA. S, E. el Jefe del Estado, profundamente afectado por la muerte del conde de Jordana El Ferrol del Caudillo 3, 12 no. che. Su Excelencia el Jefe del Estado se mostró profundamente afectado al conocer la. noticia de Ja muerte del conde de Jordana. Inmediatamente uno de sus ayudantes comunicó con San Sebastián para interesarse por las circunstancias y forma en que ocurrió. -CIFRA. Pésame del Caudillo N El fallecimiento Las primeras noticias S an Sebastián 3, 3 tarde. (Urgente. A Jas dos menos veinte le la tarde de hoy ha fa- Hecido repentinamente el excelentísimo señor IX Francisco Gómez Jordan a, conde de Jordana, te- mente general del Ejército y ministro dé Asuntos- Exteriores. Hasta la una y me, dia de la tarde estuvo trabajando an su despecho ofie; a e- n e) palacete del ministerio de jornada, situado en la calle de Zab aleta. y al sentirse, indispuesto, s- e retiró a sus habitaciones particulares, sobreviniendo él fallecimiento diez minutos después. MENCHETA. San Sebastián 3, 4 tarde. La muerte dej teniente general conde de Jordana se ha producido, sin duda alguna, por exceso de trabajo acumulado sobre su persona desde hace algunos años. Infatigable en su tarea, el alcance de su gestión personal no llegaba al conocimiento de la Nación más que a través del carácter oficial. Sin embargo, el ministro de Asuntos Exteriores de España, puede decirse que en los últimos tiempos vivía en vigilia permanente, sin. hora de descanso, firme en su ardua labor, tanto de noche como de día, lle vando personalmente todos los trabajos que de continuo llegaban a su despacho. Las informaciones extensísimas- e ininterrumpidas de las distintas Cancillerías pasaban invariablemente por su mano en un trabajo no usual, pero muy en consonancia con su alto espíritu de trab ajo y de patriotismo. Es esto lo ctlie ha consumido su existencia, desde hace algún tiempo minada por una enfermedad abdominal que le producía, agudos dolores. Sin embargo, se hace notar esta fatal coincidencia: a la misma edad del conde dé Jordana, falleció su padre, también repentinamente, cuando firmaba un documento- de excepcional importancia en el que se recogía su ímproba labor al frente de la Alta Comisaría dé España en Marruecos. Fallecía su padre cuando, justamente, iba estampada la mitad de su firma y la validez del documento, que era mecanografiado, sé discutió extensamente. El- conde de- Jordana, aunque muy enfermo desde hace algún tiempo, continuó- sin des- canso sus tareas con toda, normalidad, hasta el día de ayer en que se agravó su- dolencia. A pesar dé ello, y con el asombro de, cuantos. le El gobernador civil testimonia el pesaras en nombra de S. E, el Generalísimo Causas que han podido determinar el faSan- Sebastián 3, 12 noche. Poco después llecimiento del ministro de Asuntos de conocerse la noticia del fallecimiento del Exteriores, conde de Jordana, el gobernador civil y jefe provincial del Movimiento se ha personado en el ministerio de. jornada para testimoniar el pésame a la familia, en nombre de Su Excelencia- el Jefe del Estado y de los ministros secretario general del Movimiento y de la. Gobernación. E. n las habitaciones del finado ha. Iris- 1 talado la capilla ardiente, por. la que durante 3 toda la tarde continuaron desfilando las auto ridades y- personalidades que se encuentran en San Sebastián. Se han recibido numerosos telegramas de. todas las partes de España y del extranje ro testimoniando el pésame, a la familia. Mañana, a las. siete de la tarde, los restos mortales del ministro de Asuntos Exteriores serán trasladados a Madrid en tren especial, donde se efectuará el entierro. En todos los edificios oficiales ondea la bandera a media asta. -CIFRA. La capilla ardiente. Manifestaciones de duelo San Sebastián 3, 12 noche. Durante todo el día ha continuado el desfile de autocrida des, diplomáticos, personalidades madrileñas y donostiarras por el ministerio de Jornada. A. las siete y media acudió el nuncio apostólico, quien pasó a la capilla ardiente, rezantlo un responso ante el cadáver del ministro de Asuntos Exteriores, que viste uniforme de capitán general, con el collar de Cristo de Portugal y otras numerosas condecoraciones nacionales y extranjeras. i El Cuenpo diplomático celebró reunión y. acoi- dó trasladarse a. Madrid paira asistir al entierro del conde de Jordana. Hoy se ha podido apreciar las grandes simpatías con qire el ministro contaba entre el elemento diplomático. Mañana; desde las ocho a las doce ele la; misma. -se. dirán misas en la capilla ardiente. A las nueve oficiará el nuncio. Por. la tarde se procederá al embalsamamiento del cadáver para su traslado a Madrid. La conducción desde el ministerio se verificará a las seis de la tarde, rindiéndosele honores de capitán general. Acudirán la. Diputación y Ayuntamiento, corporativamente y con maceros, presididos por el gobernador civil con las demás autoridades provinciales y del Movimiento. Todos los ministros han expresado telegrá- Desñle de autoridades Comunicado oficial San Sebastián 3, 3 tarde. En el ministerio de jornada ha sido facilitada la siguiente nota: Hoy ha fallecido ei excelentísimo señor o o o í dlt? Jordána, a consecuencia de k jtie- morragia. interna seguida de asistolia,