Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO ILUSTRADO DE INFORMACIÓN GENERAL. 25 CÉNTIMOS FE Y P E N I T E N C I A DEL A C E I T E en sabia dosificación, todos los ingredientes de la. sola salvación de! mundo: el orgullo y la humildad, la abundancia y el orden. El dogma y la ascética; la fe. de aquellas cifras y aquella- ración... Al fin jg. al cabo; la misma fórmula de aplomo moderado del oiivo, de Lagartijo y de Séneca. DIARIO DQ DE INFOR 7 V ÍACION GENERAL. 15 CÉNTIMOS) M no tenía sobre qué caerse inuertó, el 3; de abril. de i861, pidió al vicario eclesiástico que se le formase el oportuno expediente para celebrar su matrimonio con doña asta Esteban, y que se le dispensasen lasares o más popular que ha habido este año canónicas amonestaciones, -en atención; a en la bella feria de Córdoba ha sido que tenía que ausentarse de Madrid ¡i: En la gran Exposición del Aceite y del realidad, lo que se pretendía era que el; feaOlivo. Tenía toda la honrada y moderada JOSÉ M a P E M A N trimonio se celebrara en el mayor sigilo. belleza que tiene el árbol clásico que la. ciaba (Be la Real Academia Española. ¿Qué causa determinó el carácter d e e s nombre. Porque el olivo es, un poco, como- pacho secreto del expediente matrimonial? el cerdo de la arboricultura: feote, genen Sin duda alguna, la clave de- esíe: misterio so, aprovechable. está, mi modo de La humanidad, cada vez más afanosa de COMO CU AND O Y de laa vecindad del ver, en las declaraciones poeta. propaganda, hace esfuerzos maravillosos de Es de señalar, que los testigos del pliego ingenio por convertirlo todo en objetó de CON Q U I E N CASO matrimonial son todos íntimos amigos ¿del exposición y vitrina. La exposición fue, poeta. Augusto Ferrán, Luis García Luna, en su origen, tina técnica ideada para exhiBECOUER Carlos Jorge de Acergá y Antonio Reparaz. bir objetos visuales: se exponían cuadros, Mientras los testigos, al declarar su profeestatuas, tapices. Con las grandes Exposicio (Noticias inéditas) sión, se clasifican periodistas, Bécquer; -se nes universales, de principios de siglo, se íf AS noticias que hasta ahora se han pu- titula literato. inició el- criterio extensivo. Ya en ellas se ex- i r I blicado acerca de la mujer del poeta Sin dificultad alguna, y después del Conpusieron pianos, violines, arroz, negros de sentimiento del padre de la novia, se celebró Guinea, licores, medicinas: en fin, cosas que, -I ¿Gustavo Adolfo Bécquer, no se ajuspor pertenecer preferentemente a otros mun- tan a la verdad histórica. Los biógrafos con- el matrimonio a so, voz, en la iglesia parrotemporáneos del gran romántico hablaron quial de San Sebastián, de Madrid. La pardos sensoriales, son difíciles de evaluar por tida matrimonial inédita, a lo que creo, la sola visión óptica... Luego, con los años, muy de pasada dd casamiento del poeta, reza así: se ha andado más camino hacia la exhibición procurando esquivar la cuestión, sin duda, por motivos de delicadeza, y los biógrafos En la m. n. villa de, Madrid, provincia publicitaria de lo impalpable. Yo he visto posteriores, apenas si dieron nuevas noticias del mismo. nombre, en diez y nueve de maranunciada, hace años, una Exposición de la Música de Mozart. Con. motivo del ccntena- sobre la mujer, que, por motivos aún. no zo de mil ochocientos sesenta y 14110: Yo, aclarados, acharó la vida del autor dé las don. Santos; de la Hoz, Pbro. y c bn: -licen rioxle un místico famoso, se celebró, en un cia del Sr. Cura propio, de esta iglesia pacentro docente, una. Exposición de la Místi- Rimas. rroquial de S. Sebastián, desposé por palaDoña Julia Bécquer, sobrina y ahijada ca... Sin llegar a esto, era sorprendente la bras de presente y velé in facie Ecleia, a gracia e ingenio con- que en Córdoba se ha- del poeta, publicó, hace años, curiosas nodon Gustavo Adolfo Bécquer, natural de la bía logrado cuajar en objeto de exposición ticias de Gustavo Adolfo y de su hermano Valeriano, y, entre ellas, hay no pocas re- ciudad de Sevilla, de edad de veinticinco años, el fluido y dorado liquido de la aceituna. Hay de estado soltero, hijo legítimo de don José que reconocer que el aceite es un objeto que ferentes a Casta Esteban Navarro, la muDomínguez y doña Joaquina Bastida, difunpertenece primariamente al reino del gusto jer legítima del escritor insigne. Pero alSu utilización más inmediata no es contem- gunas de esas noticias no son del todo cier- tos y de la misma naturaleza; con doña Casta Esteban Navarro, natural, de Torrubiá. platiya, sino que consiste en freiría, aliñarla tas, y tomándolas como artículos de fe, no del Campo, diócesis del Burgo de Osma, de o rociar con ella un panecillo. Pero nada de pocos críticos becquerianos, han desfiguraedad de diecinueve años, de estado soltera, do la personalidad de la mujer, de quien esto. sirve para una Exposición. El gusto es hija legítima de don Francisco Esteban, naun. sentido egoísta e individual: sólo la vista dijo el poeta, en una de sus poesías: tural de Pozalmuro, y de doña Antonia Naes comunal y gregaria. Una gran mucheTu aliento es el aliento de las flores, varro, natural de Noviercas, en Soria, hadumbre puede ver, a un tiempo, una misma 7 tu voz es Se os cisnes la armonía biendo precedido todos los requisitos precosa pero no puede comerse colectiva y hovenidos para la celebración y validez y lemogéneamente un aliño o un frito. Por eso, ¿Quién fue Casta Esteban- Navarro? exppner aceite es mucho más difícil que ex- ¿Dónde nació? Quiénes fueron sus padres? gitimidad de este contrato sacramental; siendo testigos Francisco Tirado y José poner cuadros. La dificultad babía sido, en ¿Cuándo y cómo se casó con el poeta? EsFlorencio Poza; y padrinos don Carlos AcerCórdoba, sorteada con garbo. Tarros de todas tas preguntas, ciertamente, si hubieran de ga y doña Carolina de Rojas, Y para. que clases y medidas exhibían el líquido de oro y contestarse con arreglo a lo escrito en liconste, lo firmo fecha ut; supra. su madre la aceituna. Molineros estilizados bros y periódicos, o quedarían incontestaTriste suerte, más riegrafque la del; poeta, molían a. la vista del público. Había fuentes das, o no sería cierto lo que se respondiese de aceite y estatuillas de jabón. Había, sobre a ellas. tuvo: la mujer que le inspiró las; amargas Rimas, pues terminó sus; días; en Wsáíá de todo, la estadística Ahí sí que se había La verdad, según documentos fidedignos un hospital, que es tanto cbtnoíbajax én. vida encontrado el pasto justo para los ojos. La y fehacientes, que tengo ante la vista, es Exposición se había apoderado de él con muy otra: Casta Esteban Navarro, no fue a- la propia, sepultura. La partida; de defunción dice, en, qué vino, amparar aquélla- ñot fruición. Una gran pared, provocativa de ra- una zafia criada, como se afirma en cieryas y colores, se ufanaba con las cifras im- to discurso, académico. Era una señorita, de que crecía en el páramo del atormentado viperiales y autárquicas de nuestra produc- la dase media, cuyo padre ejercía una pro- vir de Bécquer: En la sala de distinguidos (Hospital Provincial de Madrid) entró en ción aceitera. fesión liberal. Nació el 17 de septiembre 22 de marzo de 1885, a la una de la tarde Pero lo más bello era ver al lento y sobrio de 1841, en si lugar de Torrubias. Fueron Casta Esteban Navarro, hija de Francisco pueblo cordobés- -pueblo refranero como Sé- sus padres don Francisco Esteban y Antonia Navarro. A los once años se tras- y de Antonia, natural de Tofrubia, provincia ñeca, serio como Lagartijo- -desfilando ante 1 aquellas ufanías. Las miraba con una satis- ladó a Madrid con sus padres, que se do- de Soria, de 37 (sic) años de edad, de esta do viuda de Gustavo Adolfo Bécquer, vive facción callada, y luego, sin prisa ni aglo- miciliaren en la calle de la Gorguera, número 14, y luego, -en la del Baño, número 19, en Miguel Server, 11; falleció a las cuatro meración excesiva, desfilaba, ante las ventade la tarde del día 30 de marzo de 1885. nillas, en las que los cupones adheridos a la donde, precisamente, la conoció el poeta. Tede encefalitis crónica. entrada de la Exposición eran canjeados por nía Casía- Ésteban diecisiete años cuando enCreo que los documentos transcritos sort una pastilla de jabón y una lata de aceite. tró en relaciones con Gustavo Adolfo, y c. -tas relaciones, que llevaban trazas de con- suficientes para ilustrar y rectificar uno de Podía parecer un poco feble la figura de vertirse en un largo noviazgo, ícnr. maron, los puntos más oscuros, hasta ahora, de I3 Í aquella viejecita de figura ronrina, que salía feliz con su lata y su jabón bien apre- de improviso, en la Vicaria. Con gran pri- biografía del inmortal poeta sevillano. sa s; concertó el casamiento. El novio, que SANTIAGO MONTO. TQ tados sobre el ssno. Pero no; allí estaban,