Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABO. D O M I N G O Sé BE ABRIIi DE 1944. EDICIÓN D IiA MAÑANA. PAG. 31. A TRAVÉS DE CORRESPONSALES sorpresas que en los últimos tiempos se han Buenos Aires 29, 11 mañana. (Crónica de redactor- corresponsal. Esta madrugada ha sucedido en Italia tanto en el orden político nuestro redactor- corresponsal. Entre e s t a s muerto, en, Oporto, Bernardino Machado, cuya como en el terreno militar, hicieron que es- exaltaciones de esencias españolas que en tie- vida, casi centenaria, -conoció todos los aza fas crónicas acentuaran su carácter meramente rra argentina nos refrescan el alma de cuando res de la pasión política- Su figura, que llenó expositivo, basándose especialmente en obser- en ciando, y dan tema a mis crónicas, es for- un tiempo portugués, permanecía olvidada en vaciones hechas en Roma, pues una serie de zoso, gustosamente forzoso, señalar, alba lapi- la soledad de una casa de campo norteña. circunstancias impiden conocer con rapidez y llo -por su noble intención y su éxito brillan- Bernardino Machado, hijo de los barones de exactitud cuanto acontece fuera de los recin- tísimo- la celebrada anoche en el teatro Ar- Joaries, se encontró en plena juventud con una gentino por la compañía García León- Díaz de situación excepcional. Estos tres órdenes de, tos amurallados de la urbe. A medida que el tiempo ha ido pasando, el Mendoza y Rosario García Ortega en homena- valores personales: lo que es, 1o que se tiene y lo que se representa- -que Schopenhauer aislamiento, de los corresponsales extranjeros je y evocación del Madrid castizo. Ofreció ocasión propicia para que se concre- tomó tú cuenta p ara, medir las posibilidades neutrales ha sido cada vez más absoluto, pues si por una parte la guerra ha ido coartando la tara en fiesta lucida tan bello pensamiento el de felicidad- -los tres libertad de movimientos de cuantos residimos haber alcanzado la codiciada meta de las cien arrojaban en él un baen la capitel italiana, por otra lai evacuación representaciones la graciosa, comedia, de ma- lance netamente favorade ministerios y organismos oficiales, para dar- drileñísimo ambiente, original de López Monís ble. A los veinticinco le carácter de ciudad abierta, han despojado a y Peña, En mi casa mando yo, verdadero gran años este hombre. era la urbe de su condición de centro político de triunfo sin trampa ni cartón de esta temporada profesor de la Univerla nación. Así resultó que Roma se transfor- en los escenarios porteños; y. aparte de la ins- sidad de Coimbra, pomó en una ciudad poco menos que neutra en pirada interpretación de la obra, se ofreció al seía excelente fortuna, cuestiones políticas, prácticamente neutral en público, en los entreactos y al final de la mis- pertenecía a una familia el desenvolvimiento. de las operaciones milita- ma, una auténtica verbena al viejo y. eterno prestigiosa, tenía magyes e indiferente en el fondo a pugnas de cual- estilo popular de Madrid. El amplio vestíbulo nífica salud, era muy quier género entre las dos Italias: la septen- se había transformado, pintoresca y fielmente, trabajador y estaba contrional y la meridional, porque problemas tan en verbenero recinto, con puestos de churros siderado como el homapremiantes como los de su subsistencia acapa- y bebidas, barracones, tenderetes, pianos de ma- bre más fino de la nararon la atención de la mayoxía de sus habi- nubrio, farolillos y cadenetas de rizado papel ción. Luego, al correr, multicolor y hasta con sus pacíficos guindillas de los años, esta última tantes. De ahí, pues, que muy raramente hayamos de saínete Se Ricardo de la Vega o de López condición no hizo más abordado aspectos de su vida política en la zona Silva. Era anoche el teatro Argentino un bri- que extremarse y suD p n Bemardíno Ma. chado donde ejerce su jurisdicción el Gobierno de llante y para mí enternecedor cuadro, que pías- cortesía superlativa fue Mussolini o en la que tiene a Barí por sede maba un tono y una época; era- ¡cuántos ma- durante m e d i o siglo, oficial del Gobierno del mariscal Badoglio, drileños así lo hicimos! -un pasear, un reír, un uno de los más ricos filones de los cariHubiéramos querido dar a conocer la impre- bailar a izquierdas y en un ladrillo, como los caturistas portugueses. Pero Bernardino Masión causada en Roma por la constitución del buenos entre manileños mantones, humazo chado fue, sobre todo, otra cosa: un homnuevo Gabinete Badoglio, pero renunciamos a de los sartenones churreros, varitas de nardo, bre de ambición y voluntad extraordinarias. ello porque no produjo ni frío ni calor, sumi- pañuelos en pico sobre las femeninas cabezas y Como a esos caracteres básicos de todo triunfo da como está la población dé Roma en constan- faldas de percal, planchas- Y la- ilusión- se hizounía una inteligencia despierta, con las condi- y favorabilísimas que ya te rumia de otros pensamientos. Hemos de li- tan incorpórea y tangible, que, como si se hu- dones generalesNaturalmente, ¡cómo no había apunté, triunfó. mitarnos a aludir a una nota de La Corrispon- biese exhumado una vieja página del Blanco y de triunfar! Lo malo fue que dedicó todas densa Republicana, que viene a representar e 1 Negro- -alada ckarreite de las clásicas alígeras sus dotes a una actividad tan esencialmente, vehículo de expresión del fascismo republicano, mariposas- gomosos de Cilla, soldaditos que finiera como es la política. Si en lugar de y que afirma, con relación a ese Gobierno, a volvían de la Manigua, con jipi y uniforme de cifrar en ella su ambición ilimitada, se hubieexcepción del mariscal Badoglio, los hombres rayadillo- nos parecía llevar prendida del se apasionado por una especialidad científica que lo forman manifestaron cierta coherencia brazo a la Mari- Pepa, y charlar con Felipe, y cualquiera, por ejemplo, la Antropología, de de oposición durante los primeros veinte años bromear con los TSrquilleros. de Chueca, y be- que fue catedrático, posiblemente hubiese con 1 de fascismo, si bien este título de fidelidad a ber unos tintos en el tabernucho de la seña quistado un nombre imperecedero, porque en Rita. El viejo Madrid del modo señorial, y el su posición política pierde valor por el hecho, la ciencia los avances son mucho más difíde. colaborar ahora con hombres que sirvieron señorial. gesto, sencillo sin vulgarida l y po- ciles pero quien logra dar un paso ya no lo a ese régimen, cotí los cuales habían prome- pular sin plebeyez; un poco con tufo de bra- retrocede jamás. sero- y- otro poco con fino aroma de lilas de tido no mezclarse. Bernardino Machado era el hombre presiLa nota oficiosa en cuestión centra sus ata- la Caj a de Campo cuando el Rey niño vesques en tres de los dos componentes del nue- tía la blusita marinera y en un lando de caba- denciable por excelencia. Desde muchacho é! llos iba con. su madre y sus hermanas a la presidía todo, ya fuesen reuniones estudiantivo Gobierno: Benedetto Croce, que se procla les, ya Congresos, ya, por último, gobiernos mó mártir y consiguió que muchos lo creye- Salve del Buen Suceso. Llenas la sala y, la verbena hasta el abarro- e incluso el propio Estado. Hecho ministro ran aunque Iq cierto es- -añade la nota- que durante el, régimen fascista pudo exponer en ten con rebaba para expresarnos chulona- de 3 a Monarquía a fines del siglo pasado, se todas partes y por todos procedimientos sus mente a tono, quebraban los primeros albores separó pronto de las filas liberales en que ideas y sentimientos y no se prohibió la venta del día nuevo cuando todos volvimos a la rea- militaba para entrar de lleno en la posición de sus nuevas obras ni la reedición de las an- lidad. Con sabor de anís de madrugad? en la republicana. Y cuando en 1910 el nuevo régitiguas, ni se puso obstáculo a la difusiór de suboca, encandilados los ojos y el alma con elmen triunfó le hizo su ministro de Asuntos revista La Crítica En cuanto al conde Sfor- vivaz centelleo dé ún lucecita de tradición, ar- Exteriores, nombramiento en el cual influyó no za, que es el segundo de los aludidos en la nota, gentinos y españoles, unidos como siempre, vi- poco aquella versallesca condición que en todo recuerda esta, después de poner en duda la le- vimos unas horas inolvidables: para aquéllos, momento había caracterizado a Bernardino gitimidad de su título, que su oposición al fas- de simpática curiosidad, y para nosotros, de Machado. Más tarde fue jefe del Gobierno y, cismo oodría explicarse por Haber sido desti- tierna nostalgia. -MANUEÍ DE G 0 NG 0 RA. por fin, en el año 1915, vio realizada su suprema ambición siendo elevado a la presiden. tuido de su cargo de embajador de Italia tv. cia de la República, de la cual fue. depuesto París. Por último, del democristiano Rodirt dice por el golpe de Estado de 1 Sidonio Páez, que La Cbmspondenza que es una larva que surge señaló la primera salida del viejo político de los olvidados cementerios de la política italiana. COMPLETAMENTE NUEVO. TODA PRUEBA para el destierro Después, en 1925, fue elegido jefe del Estado por vez segunda, y la Un diario de Roma hace observar por su MARTÍNEZ CAMPOS, 35. Cuatro a siete. revolución del 28 de mayo de 1926, que dioparte que en el nuevo Gobierno Badoglio no: origen al nuevo Estado corporativo, yuguló figura un ministro de. Colonias o del África también- su segundo mandato. Desde entonces italiana, como se denominó intimamente, 7 devivió Bernardino Machado en la emigración, duce de ello que pudiera significar una tácita hasta 1940, en que abandonó París, regresando, renuncia de Italia a cualquier posesiónv de Ulde nuevo a su tiejrra natal. En a finca próxima tramar. -JULIO CASAS. ABC ÉN L 2 SBOA A B CE N ABC EN BUENOS La Corrispondenza Republicana La carrera política de Bernardino Al RES y el nuevo Gobierno Óadogiio Una verbena con, churros y hasta Machado Roma 29, 9 noche. (Crónica radiotelegráfica Lisboa 29, 12 noche. (Crónica de nuestro piano de manubrio del enviado especial de la Agencia Efe. Las