Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
942 TSllBJETIVA Y OBJETIVAMENTE broí quf! n- cj i csíluíivíinientt, on dtfl ¡ílo xvj y x f l l el p t r i i s b íiiirtóricd en que mcjlmcrii c vive va rlí le U prixlaniaeíAn Üc lOí R yc! CirWÍCü? hii M b ingírtí de I V la vmaíiJa, -juc, i- ntre Tod niin par M t i c crJlor la itíume pii c, c verlio; D un síjrfo, rl svi, p. -i a D frtro, (I- w u üc T l nn de unn dr f n íi Ioj í í ira l.i da a Tal aftp ilcl arra. vUir c eícríTür cii pliLcíenTc ecuanimidad; a su rttiro n arriba I4 rleiratcii in, ní Debían la f: ir a. notifian. l í a Tr iucurrMo aHrcTiójiíícati- M- iMc d afln iQ 43, y w ha ilcidijüdn pí ¡ci l íaM rnTc, Wr í c críl ir, ÍT flño l, sw: relnürañln ciwtro tflo. s con eiDp 1i con- ercnidart, íanto cL miTndc ílf tiay, coTivj ct muiídr tn que. ci n b Lira jnad TM fübjílivamcnlf vive. Enlrt uí libro tonundo una y riej ndo itro, va cim- íderanda ID ocurrúfo en 1542. VA O V ailo, a lo largo de ÍÜ- docf nicte han oeucriclü en d Diurdo la cc que 4 e eiptrneii a cDnHnuad En Iralii, P s u b ÍTI ifecídc cunvLí ir un Condiin jfnjeial QUÍ habrA rif ccSáírarM ilenlro i! c irc año En il inanurea. Cri t ü n l í í liaee qt Í M oaronado hija Fcu ilerieo, Suhe en f i i d i t T T i Catalina Hiirtnril al udalíQ, caniD ulrió Ana Üirlenn- -a ucrra entre Carlos V y F r a n d n I e UCÍeníiietvtf en el Lusnnhürpí) Br, iv. intt, E icardia y el Piaíiiome. En Empina. írarlc I, a iflsQncífl de Bartrilomí de las Casa dicta Mibían! e -t para ICH a- nxrjcatias c inrtiluye el Corneja ile ImlJíis: un esp- Cab n l b nAVe a por el pran Océano eji bu Ca del e Iiecho de Anian. lUmadti hoy de Huil- Todo lleca ccmitlsnienle, cribAdfi Twr eJ tienipo V ereípadrí, a la enríEiiUdad del ciCTÍTfíT, Ha píiHídü tfa 1 ajar con placidtfi en Jo? días de e- e M a de liUj. En JU íHencio- bibEfirteca ha leído v ha llenada CUBTÜlla y m i s cuariilta. v j l l e qué modo el pcrtonajtí qiíe imapnanMi podría eapiai, conjiirierar y oHnpfendír lo UCCÍOH ijuei JV la dUlancia de cuairo lgEo de 1 41 1 ir i2, han ¡dü ojrrieiiilií en íí pañi y en el reito drl plañen? -Araro la criba del eipacki v del lienipn no necchari de i ua niMO para d preícntc que para lo prciériro. Tiil vei la rcuaninLiiLid del c- se veda tompromctiUa y aUctJiJ: en la nitlexuicii n y evaluación de I J Í hetho bj i tie mi rtcplijmría nueilfíi per. -nn. ijc erin aijcplsr cama hediLi prícnardial un hecha derivado, y ecrrio ciiVnl L otro becho Mihalterng. NÜ quiere, Unieron de erf j rlif- ro, de. amkt lo Andadn y volver desde la reniota lejanía a it- i licnip (K ncLualc Y de imnnidM en el ilendo y la iiilcilail de tu hiblirjccn, el eKrIinr se Ueda absorto, pen aüvOr XeCerariámeme ha lie paíar de lo ubjeiún a lo fj jei ¡vi ha de efeEíuaiíP t. i rrAn- iro arncíínil con motiva del cnju leí amiento del uña que a. icarnenle acriba de expirar- Ko lo líepinra. en fin de cuenia- i d efírítor: acnb 4 por comjrikcrme en el cimiTa tc. Con aEfa ¿lo, dt un ¡trio le eieiuleT; -a ciende -a utrn, y p a 4 de tal aí u un añn d -LÍnii V i Je eiTcuenlrai ioe- sin rJeji -u l ¡bT j- (evforfínikis por ci n- erv r- u eqüilibrii l tilaJii en el torlKlIino de lo pifíente. l,o uhjtlivü era? ij campo predilecto, y ahora o e la ohji iividail. Con aj- uda íín tv t ilof elemenlQ punid ü u a r ¡i ¡le place, el lAo En lo i uimncntoii, el íícritor m miTia cijn 4 un alueitíailo; no acierta a fUicriminar, ct b realirlarl uva y paLpIíQnte, lo que d be aci relmiiVi j lu (juc flíe c r l. hdcadn, n incurrani i en r iníti- íibiteí. JV ciíaiiKnLc la Lareí JLIÍ deÜcfnil H. E. el Jerc út Eiudo, ra ku dtipiíchp diL paUcIv de El Tirdo. Voitj ZEirfJ del htítodador caii iatc en lo que t biiLórico y lo que no lo ea; lo que T ce eficiencia y! que no la p ijee; lo i ue e cauJHI y lo que e cfecfa lo ih: puede enj endrar Diroi becho? -en la inc amc conca teaacián Jii tórici- -y Jo que permanecerá e- ktcrrí. En J I 4 cui 1 e- lir fecundo y cu l lo in rásido? Qné ei la que a la lafc de n cWc me p 1 emo seleccionar para perpeluarlo en Ja HiMOria? ÍCo Ümiíanioi a Kífiana; el re La de mundo s í e en 4 U conda; racii ru; L i BUCHO, turt en a pcevi loi o ya incíppfscíanienle: ora con estruendo, ora cilbrb? El cn! amrenro dd escritor converge a Eupaña. V en ÍU mciÜiar, va cribando el escritor cuanto ha- ucedídn en c- c LJempo y considerándolo cnn circunspección, HPOCO a ücOi en íU imajrit tJvo acechar, llefin a una conclusión ejencíal; Li d -una Intidi rencía unJ voluniad, e decir, de un caricíer; InfE ie ncia y volurcad en que c ccnlienen Cütno en aSrevIaiura, loduí los jconiericníenrui de JjHí l a UcK r n 1! resuhado ha tcnfdo d e riior, en bU afnn présenle de objetividad, que crislalitar el lien Ki y el cipació. El ilonpo- -doce m e í de J 94 Í- -lo ha limiíadrí a breve lipw, y d c pacio- -el espacio de t flí Eipaña- -lo ba reílucido a su cinta Areai d palacio del í ardo. flrtn d año Jq 4 í m breve lapyi, el c. crkor considera con ¡ulnuracifin la mítenle- iUina ilc prinlencia, tle conAincia, Je Eerenidad, de inlleiibilidail, de cflulda, lie furiilcz. 1- luc e a voÍuj) iaj y eta. intiHicencia, ilflj drt Caudillo, han líiiidu qut u- Jir a lo larc o de Vn doce mewi del AAD para Que España ubjísCieH en su nñ no ser noTmaL No pudiera d cAcrltor babee leído y escrito tlranquilamcnte on bU bHdioiFCA 4i n e e e- iFuerr J perjeveranEe de Canlillo. No pedieran el aTtenno ni d iproíeiianal de cualquier discrimina cjJar t i i j a n d o en m talleres fí en si dcjpsdíOí lin esa voluntad y cfa íalclic nda H aiVi IÍ 142 íe cifra, por íinW, para U sm ibiTiilaii le escritor- -v fa iof. coinpaEfroíaj- -en d tiempo flue hen matvado y en c efpacio del paíjtcio de El Pardo, En tanlo que lo derníii cefribiamof o nunufactüráb: uno %l a materia, jcnáncos v cuimoi trances antua líñcrlLfimo babrA leniflo que donrinar d Caujltllo! N o s í r e ilábamoi iran iuiloi en nuc lio vivir, w uro 4 en nuestro. -trabajo y d anhelo del Cauxlillo jwrj que na? oiro? jounnioj de esa tranquilidad y ile esa epuri ad ha debido de llegar a cxlremoí verdadeíameníe parélico Con viva sinipalúi, con bonda ijratítuir, ton adniiraeión sincera v i el peníam etilo iW e? criTor, en esla horas perenal, dc de u liiblioleca al paSactodc ElPardjLi. Y jt antci, iTimer o en lo prciériiQ, con- idcriba las LT nde fiíniras de nuestra historia, cintenipb ahota la figura del Caudillo, El eícrllcr, para re; umjr íü euatio aíectivfl en b presente rci i ón, c luce a l miínio e U piefitfnta. j H a h r i emiilido entre a jr andcs Pcura de la hM na de lívpaíiaaJpuna que- e Kara cncaiffrldij AJÍte tan im cnrlcnialej prcpWema c m o nucjiro CaiMhllo V haya reñidlo nitc rewlycf e lnL u l ns i problemas con la. erctiidart. ei laclo y n pruik: nc a de nuestro CamlilloP