Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B O. JUEVES 31 BE DICIEMBRE E 1942. EDICIÓN DE J A MASAIÍA. PAG. 16. par los estadistas españoles y portugueses. En la numeración de los éxitos políticos cosechados por Alemania en 1 año 1942, y partiendo de la realidad del carácter deciei- -i que o ha de conceder a la. Ruerra en el Mediterráneo- -ésta se realiza para abrir a la navegación inglesa el camino a Oriente y éste isigue cerrado, ee ha añadido- considera Berlín como 1 un tanto a su favor el hecho de Ja liquidació n del peligro potencial que suponía la Francia que se derrumbó el 8 de noviembre, liquidación que ha permitido que, de manera indirecta, hayan llegado a. ser una realidad ¡as viejas aspiraciones italianas. La posición de Francia sigue considerándose poco menos que ein vislumbre algutno de mejoría y no deja de ser sintomático a este particular el que se haya añadido que en el ño que se avecina, -ara dicho país no se presenta otra perspectiva que la posibilidad de demostrar con hechos, sobre todo en el terreno económico, y también por lo que hace a la ética política, su buena disposición, si es que no se ha de derrumbar definitivamente. Para la orientación política del Reich, la fecha del 8 de noviembre tiene, por! o menos, tanto valor como se le pueda conceder n el campo de la estrategia, ya que la pree sencia de los soldados norteamericanos en el Noroeste de África, he venido a revelar a los OÍOS de Berlín la aspiración de los Estados Unidos de instalarse definitivamente en zo na de tan señalada importancia estratégica. Sea cual seo. el rumbo que hayan d tomar los (acontecimientos en el año próximo, en Berl í n se considera como otro tanto favorable n este estudio ge- neral de la situación política e l que pocas semanas de acción mancomunada hayan bastado para poner de manifiesto un no disimulado antagonismo entre las dos potencias anglosajonas, que aquí llega incluso a ser caracterizado como síntoma de la fragilidad de la alianza que Jaa une. El hecho político y militar más importante del año que finiquita es, sin duda, para los observadores berlineses la realidad de que la guerra con Inglaterra ha quedado pospuesta a una especie de segundo término, eiendo la constante batalla con la. Rusia soviética la que ha de decidir de los destinos conttinentales. El que así haya sido apreciado por los pueblos más directamente amenazados, como so n los del Sudeste y la valerosa Finlandia, explica las redobladas energías con que han contribuido a la lucha, en común, y al mismo tiempo aclara la cada vez más íntima solidaridad de sus puntos de vista con los de Alemania. Y sin acritud alguna, se añade que el deseo de Alemania para el año que va a empezar es. frente a Jos neutrales, el de que, leal y correctamente, se mantengan en la línea de conducta trazada, ya- que, al fin de cuentas, los grandes sacrificios que Alemania ha tomado sobre sí no han de dejar de redundar en beneficio de los que, apartados de la lucha, han de manifestar, cuando menos, un mínimo de comprensión para la misma alejándose de una tendenciosa y parcial iriterpretació- n del principio inhibitorio adoptado como norma de sus respectivas políticas. El decir que con estos juicios ee alude especialmente a Suiza y a Suecia. no supone, ciertamente, el descubrir ningún eecreto. Si la Unión Soviética, como factor político, lia perdido mucho de eu peso para dar paso a una lucha feroz e inhumana, completamente extraña a la mentalidad militar europea, cabe prever, pese a los eíntomas de definitivo desplome que constantemente se repiten, que también durante el año 1943 el peso de la guerra haya de encontrar su peso de gravedad en les estepas de Rusia. Alemania lo sabe y se apresta a hacer cada vez mayores esfuerzos para coronar la. mas grande empresa en defensa de nuestro propia civilización. Con una fe inconmovible en la victoria traspone Alemania ol umbral del nuevo año. no temiendo más que motivos de Ba. tisfacción. cuando pasa, revista a los hechos de armas y n. lo políticos, que llenan la crómica de 1942. -Ernesto DEL CAMPO. 1 (Prohibida la reproducción) A B C EN PARI 3 el monopolio de repartir subsidios aportados por toda la comunidad nacional, como no hay razón tampoco para que la satisfacción de las necesidades mas elementales de los obreros se convierta en un asunto d e caridad. En los regímenes auténticamente nacionales el Estado no puede dejar al arbitrio de les clases pudientes que cubran o no el margen que existe entre la carestía de! a vida y la escala de los jornales. El Estado no puede endosar problema de tal densidad a. te. filantropía de los particulares. De suerte que los restaurantes comunales, inaugurados hoy en sesenta locales de París, no se parecen en nada a los que, hasta hace pocos eños todavía, se conocían bajo el nombre de comedores de caridad. Sin perjuicio de reconocer la excelente organización y la delicadeza de sentimientos que distinguía a muchos patrocinadores de aquella obra, es evidente que en numerosos casos el socorro físico que ee proporcionaba a los neecsitados implicaba una afrenta moral. Implícitamente, el Estado, la sociedad y el individuo reconocían su impotencia ei confesar que el trabajo no pone al hombre a cubierto de, las necesidades. Los comedores comu- nales constituyen un ensayo, mitad municipal, mitad corporativo, en el que, ios buenos o los malos sentimientos del hombre hacia sus semejantes, no desempeñen ningún pr, pel. Su mecanismo parte de un Comité de Acción, en el seno del cual colabora- n, bajo los auspicios del ministerio de Trabajo, los delegadas de las organizaciones agrícolas y los delegados del proletariado de la urbe. Los primeros venden víveres a los segundos directamente a precio de tasa. El Municipio de París ha cedido los locales. Se trata de una iniciativa que requerirá, durante algún tiempo, retoques y fecoplamiento V 3 e ilusorio pensar que cualquiera que sea el éxito inicial de la novedad inaugurada yer. el Gobierno del mariscal Pétain podrá dar pronto a loa obreros franceses ío que el régimen nacionalsocialista ha dado a los suyos mediante el Frente del Trabajo. Ciertamente, los restaurantes comunales constituyen una cadena de solidaridad que asocia desde el productor hasta el consumidor, pasando por sus intermediarios naturales. Veintiún mil clientes se sientan ante un menú cuyo precio especia! de ocho a dieciséis francas, segli- n Ja cala, de jornales, corresponde a la cuarta parte de la tarifa establecida por los establecimientos ordinarios. Pe o sólo se trate de un comienzo. Insisto tn ello No hay que descartar siquiera! a posibllida- i de que la empresa se estanque o e malo 0; 1. ¿Por qué? La respuesta es fácil. Be nada o poco serviría este esfuerzo aislado si la revolución no prendiese en las demás maniíestacic nes de la vida colectiva y no transformase sobre todo el espíritu del Estado, capacitando a éste para asociar, en una obra de interés, el concepto capital y el concepto trabajo. -Mariano DAR. ANAS. (Prohibida la reproducción. La gran batalla de Rusia Las tropas de la División Azul destruyen n u m e r o s o s fortines enemigos en el Voljov, frente a San Petersburgo Berlín 30, 3 tarde. Comunicado oficial: En el Voljov, y frente a San Petersburgo, tropas de choque de las formaciones alemanas y de la División Azul han destruido numerosos fortines enemigos. -EFE, Parte alemán. Pérdidas sangrientas de los bolcheviques en el Don y Stalingrado. Dragaminas soviético, hundido Gran Cuartel general del Führer 30, 3 tarde. Comunicado de las fuerzas armadas alemanas: En la región del Terek han fracasado intensos ataques enemigos apoyados por carros de asalto. En el curso ¿e estos combates fueron destruidos al adversario echo tanques. En Stalingrado y en la región del Don. los soviets han sufrido pérdidas sangrientas al continuar sus ataques, y han perdido lü carros de asalto. En el curso de les contraataques, coronados por el éxito, han sido capturados al enemigo prisioneros y gran cantidad de armas ligeras y pesadas. Loa ataques efectuados por las escuadras aéreas alemanas, italianas, rumanas y húngaras han infligido al enemigo graves pérdidas, tanto en carros de asalto como en armas pesadas. Las tropas húngaras destruyeren, en acciones de choque, numerosos fortines enemigos, en el sector central, y aniquilaron a sus defensores. Han sido rechazados ataques aislados del adversario. Tropas de choque alemanas penetraron en posiciones enemigas y destruyeron gran número ce instalaciones de combate. Al Sureste del lago limen han fracasado nuevos ataques, realizados por el enemigo, y apoyados por carros de asalto y Ar: ill: ría. Trece carros soviéticos han sido de- struídos. Aviones de bombardeo y escuadrillas de caza alemanas han dispersado, en el curso de ataques en vuelos rasantes, varias columnas enemistas. En la península de Pescadores, y er. el océano Ártico septentrional, nuestros aviones han hundido, en un ataque per sorpresa, un dragaminas soviético. En los ataques nocturnos, efectuados por nuestros aparatos de combate y en picado, fueron provocados grandes incendies en las instalaciones portuarias de SruTmar. sk y en ios errenos de la estación de KandaiakchH. -EFE. 2 ATENCIONI SUEV 1 A Celebrará su fiesta de fin de año. Gran cotillón. Atracciones. Luis Tors con sus 6 rubias. El gran animador Rudy Bartko. El mejor champagne nacional. La guerra en el Norte de África y. en el Mediterráneo Berlín 30, 3 tarde. Comunicado oficial: En África del Norte, los stukas alemanes atacaron con éxito a columna? enemigas en marcha. En Túnez, registraron únicamene te combates locales. El enemigo ha sufrido Jtraves pérdidas e n material rodante y armas de toda especie a consecuencia de los atruiues en picado y en vuelo raíante efectuados por los aviones alemanes. -EFE. Parte alemán. Combates locales en Túnez feHan comenzado a funcionar los comedores comunales París 30, 12 noche. (Crónica, de nuestro redactor- corresponsal. Lo comedores comunales es la segunda de una serie de iniciativas a través le la cual la Fra- neia del Ar 1 misticio trata de emparentare con los países ¡que ya realizaron su revolución nacional. Des! pues de los Comités de vecinos organizaI ciones encargadas de administrar, por el y i ante sí, fondos destinados a reconstruir los í barrios que destruyó la Royal Air Forcé, los comedores comunales aspiran a pentar los ja Iones de un régimen de verdadera justicia social. No hay razón, en efecto, pura que sean ciertos jerarquías de la urbe, ordinariamente desdeñosas de los bajos fondos y desconocedoras de sus necesidades, quienes tengan S) QUIERE REÍRSE ASISTA AL Parte italiano. Combates en la región tunecina con captura de prisioneros y destrucción de tanques Roma 30, 2 tarde. Comunicado del Cuartel general de las fuerzas armadas italianas: luevas y sensibles pérd. das han sido ocasionadas en la zona desértica del Sur de Libia a las fuerzas enemigas. Xuc; t -a Aviación actúa con intensidad. Han continuado los combates en ¡a región tunecina, donde han sido capturados unes cincuenta prisioneros y destruido nueve tanques. Nuestras formaciones aéreas de a? alto han atacado los nudos de carreteras de la retaguardia enemiga. Un aparato- icmigo ha sido derribado por el fuego de l.i Infantería alemana. Los- aparatos enemigos han bombardeado repetidamente Susa. donde han ociíionado daños y numerosas víctimas. TUUut VLcta ia EL LIDIO DE 6 Y VERA lo mejor de ADOLFO TORRADO Función noche se darán las uvas. EFE, y