Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TRES NOTAS DE LA AVIA CION EN GUERRA i V Los ingleses ante el MeijeridimHt Me 109 F n el verano del pasado año, ni íe lop Ftcl inaravillosp casa iihiimn se vio obligado a tomar h itt en Kcut. El piloto fue hetho pniionero v el aparató sufrió POKK desperfectos! apenas las tres pnlf, rf (la hélice dobladas y peque un ihiAas en el tren fíe aterrizaje. I a Í n furia inglesa fue grande y jushfi uda No en balde tenían ocasión de I J i por fin i uiia de las causas! de las fnriini es derrotaste sus pilotos de ca Í I n técnicos de Albión podían examinen la terrible máquina tiennana, El crítico uno del lentes escribió así: El apataio n r a numerosos c interesantes detal l ¡fe extremos dv las alas son redondos, i ¡al iiar su árcai de extensión; no tiene el pi ¡u de la, cola, y está reforzada la parte po U- nor del fusUaje; si motor tiene ex iKiíomhrcsión Porgue han introducido un MUÍ o tipo de pistón; también prevenía irfílah i ¡ventados y adaptados para reducir i I fiM) v poder ganar el aparato más al iti i 7 ieiic importantes modificaciones en el armamento, tal un manso- (de so milímetros) que dispara balas incendiarias a ¡a velocidad de ooo por minuto, v dos ametralladoras sincronizadas con la hélice. Los alemanes pretenden que el loo P alcanza la mayor elevación v velocidad. Si esta Pretensión es cierta, indica lod ¡randes adelantos de los aparatos de la 7? A. P. los cuales han demostrado su superioridad sobre el último Afcsserscltmitt. La torrtta dé tiro del Welllñfong Aunque la guerra se gana sobre los de combate, no cabe duda de la influencia de las batallas de la propaganda. Los yanquis británicos asi -han comprendido, J 1 t tó noticias tí rc armamentos, construcción Ú pugnes, disponibilidades humanas, ctd, per ellos- husadas, fuesen ciertas, a. Mas hoi ús no Habría espacio, en las tres diiilcimioneé, fuera del dominio anglosajón, Viene esto- tt. cuento ante la publicidad exagerada que. áv sus posibilidades hacen, poniendo de iiatUm i J f testo muchas veces detalles que mejor estarían en el secreto militar, otras, exageraciones claras a todas luces. Entre el asar úó tts cosas que pueden fácilmente saberse y escogida como menos tratadas en las Jiáguto fe nuestra. Prensa, traemos aquí unas coliside raciones sobre ¡a tórrela de Proa del trimotor británico de bombardeo, Wdlingtoii i. A. fil modelo de it 36- -bueno será reóordar qiie rntouecs nuestros viejos Brcguets empezaban la desigual- -llevaba sólo una ametralladora en proa. El de 1938 tenia ya tórrele con máquinas El tipo que nos ocupa, d o s ametralladoras Nash and Thomson, que llevan cada una. cien proycstiles y para ambas mil de reserva: En un plaño fe tica! disponen de un campo tic tiro de 60 gni- FftjH, dos hacia arriba y 40 grados hacia abajo, v en el; horizontal, de tyj; prados hacia ambos lados del efe del aparato. Áfaque y deíenja de la forfaleza volante Sensacional fue la aparición del Bocine) li- t? tí en los cielos de Hnropa. Antes casi de t; itc efectuaran los primeros bombardeos sobre la entonces sona ocupada de Francia, ya eranconocidos sus temidos efectos v sus grandes enlajas en las acciones más o menos estratosféricas. Hasta Rusia llegaron. Una dé citas no voló más, abatida por un piloto de España. La efectividad dv la fortalesa volante consisfe en su radio de acción, cjxpucidad de cart ity defensa, ante el ataque de la casa enemiga. De este último aspecto nos vamos a ocupar. Cinco bocas de fuego poseen, cambu nadas de tal f rinn, que hacen teóricamente casi perfecta stt defensa. La de proc, barre el campo frontal cu unos J $o grados. La situada en el fusilaie: a la altura de, las alas forma dos ángulos de? 5 grados con el cíe del aparato, y protege parcialmente los motores y to cabina de pilotaje. Otras dos, colocadas en el fusílale, más cerca de la cok, constituyen: la defensa- lateral, a derecha c izquierda del avión. Y, por último, la torreta fijada cu la parte inferior del fusila je defiende la fortalesa de los ataques de abajo arriba, punto flaco y estrategia preferida de los cazadores, desee que! t At ¡ación de caza fue tal.