Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRIP EHA VULIO D E 3942 NUMERO SUELTO 25 CENTS. VS ILUSTRADO. AÑO TR 1 GES 1 MOQU 1 NTO N. 11.35.1 SUSCRIPCIÓN: MADRID: UN MES, 6 PESETAS. PROVINCIAS: TRES MESES, 18. AMERICA Y PORTUGAL: TRES MESES, 20. EXTRANJERO: TRES MESES, 37,50 PKSETAS. KKDACCION í ADMINISTRACIÓN: SERRANO, 01, MADRID. APARTADO. 0 43. VALLADOLID RECIBE APOTEOSICAMENTE A UNA NUEVA j EXPEDICIÓN DE LA DIVISIÓN AZUL La integran 1.202 camaradas, al mando del teniente coronel Rodríguez Vita. Emocionante recepción en San Sebastián. El pueblo vaMisoletano aclama frenéticamente a los repatriados. Brillante desfile. En Madrid, el general Rodrigo, segundo jefe de la División, es recibido en nombre del ministro secretario general del Partido por el consejero nacional señor Aznar España recibe emocionada, una y otra vez, general D. Miguel Rodrigo, que llegará el la División Aziil hasta San Sebastián, donde a los heroicos voluntarios de la División Azul domingo a Madrid, hubiera visto la escena! aguardaban ei Ayuntamiento en pleno, numerosas jerarquías de Falange Española que regresan de Rusia. Sabe España cuántos Mas este héroe de dos guerras, que son en Tradicionalista y de las J. O. N. S. reprey cuan grandes sacrificios se impusieron en el fondo, y quizá en la superficie, una sola sentaciones de la guarnición de San Sebasla tremenda campaña contra el, bolchevismo; cruzada, sufre el asedio de mil y una per- tián y otras personalidades. Al paso del tren por Rentería y Pasajes, con qué impulso tomaron parte en. los comba- sona, de mil y un convite, de mil y una re- estaciones en las que no pudo detenerse, ia tes dé la gran Cruzada europea y de qué modo cepción, para sustraerse a lo cual tendría que multitud aclamó igualmente con entusiasmo su valor heroico alcanzó las cimas de la in- recurrir a ese breviario banal de la diploma- a los expedicionarios. Sebastian fue también La entrada en San mortalidad. Desde que unos y otros ponen cia evasiva que no se aprende en las aca- emocionante en extremo. El numeroso púpie en la frontera española, un largo clamor demias militares ni se profesa en los campos blico que se hallaba en la estación ocupaparte de la vía insufientusiasta y ferviente les acoge; quedan atrás, de batalla. Mas el pensamiento de colabora- ba también andenes. Al igual por ser 1 Irún, los en pero ya forneando parte de sus almas para dor de Muñoz Grandes no se complace en cientes honores una compañía queInfantería rindió de siempre, aquellas lar gas noches de la estepa, estos u otros homenajes, no le retiene siquiera con bandera y banda. A las siete y cuarto de la tarde entró el convoy en agujas, en meaquellos asaltos a las trincheras enemigas, lle- la arquitectura del París del Armisticio, sino dio de un entusiasmo inenarrable. Los expenos de ardor y de coraje, aquellas épicas- jor- que va y viene con- vaivén de azogue desde dicionarios descendieron del tren para fornadas sobre lagos helados, con el enemigo Rusia a España y vice versa. Su paso por Pa- mar en uno de los andenes, y después de ser revistados coronel al acecho ¡dispuestos a liberar posiciones cer- en donde ha permanecido durante cuatro dríguez Vita, spor. el teniente Hospital Rorís, del e dirigi ron al cadas no importa a, qué costa, aquella resisten- días como huésped de honor del coronel jefe General Mola, donde se les. ofreció una cena. cia de todos los días y todas las horas que de los servicios de S. S. ha sido un acto me- El comedor fue instalado en los amplios pasalva un frente entero y hace posibles los ramente físico y muscular y no espiritual ni tios del edificio, y la cena fue servida por nuevos avances, aquel ánimo esforzado que nervioso ante la meta de la Patria cercana Intendencia Militar en colaboración con el Sindicato de Hospedería. Terminada. la copermite acoger con alegría los sinsabores y y su avanzada más representativa y presti- mida, los voluntarios se dirigieron de nuevo a, la, estación, d e donde partieron a las las contrariedades... Ahora, España los recibe giosa, Acompañarán hasta Madrid aÚaureado de la con dirección a Valladoen sus brazos; y es un camino de gloria el general su ayudante y el camarada Muñoz diez Su pasonochelas calles fue señalado con lid. por qué los conduce hasta sus hogares. Calero, inspector general de los servicios de entusiastas vítores y aclamaciones. En la abarrotada Estos voluntarios que han regresado yaque- Sanidad del Partido y cirujano de la División estación, también muestras de de público, sa les despidió con simAzul. ¡Atención! ¡Atención! En la frontera patía que han recibido de una cariño yconslíos que van a sustituirlos, representan, el alma manera eterna de España, siempre dispuesta pava la. se detendrá unos días el capitán Ordás, ven- tante desde su llegada a España. -CIFRA, defensa de un ideal. En este caso ese ideal cedor de la batalla del lago limen. -MARIANO El paso por Vitoria V es el mismo que movió a las juventudes es- DARANAS. Vitoria 12, 8 noche, A las dos y cuarenta (Prohibida la reproducción- pañolas de nuestra Cruzada liberadora. Alto y cinco de la madrugada, pasó una expedición, de voluntarios de la División Azul, que y. sublime porque representa la afirmación de La llegada a España se detuvo brevemente. Fueron saludados en nuestros más caros ideales frente al implaca- Emocionantes recibimientos en Irún la estación por las autoridades y mucho púble enemigo de todos ellos, que pretendió soblico, no obstante la hora avanzada, y alguy San Sebastián nos vitorianos por sus familias. -LOGOS. juzgar a España, nada menos. San Sebastián 13, 10 mañana. Una nueva Apoteósico recibimiento en YaLa División Azul es una afirmación nacio- expedición de voluntarios de- la gloriosa Dinal. Ella ha continuado en tierras de Rusia visión Azul, -compuesta de 1.180 camaradas lladolid la epopeya española, asombro del mundo. Sean y 22 oficiales, al mando del teniente coroRodríguez Vita, llegó bienvenidos los héroes a quienes se recibe nel la tarde del domingo a las seis y media Jerarquías, autoridades y el pueblo entero de a España. Con tal con emoción y con gratitud. recibe y aclama a los héroes motivo, la provincia de Guipúzcoa vibró una vez más de entusiasmo patriótico y demosValladoüd 13. 3 íarde. Valladolid ha reciA B C EN PARÍS tró su admiración y afecto a los heroicos bido con emoción profunda a los valientes soldados españoles. voluntarios de la. División, Azul. La ciudad, Desde primeras la tarde, la eslas primeras horas de la mañana, apaLos voluntarios de la División tación de Irún se horas deinvadida por una desde engalanada, y sus balcones y ventans, hallaba recía enorme multitud. Aguardaban. también todas repletos de colgaduras y banderas. En la esAzul las autoridades provinciales, entre las que también una París 12, 11, noche. (Crónica de nuestro re- se hallaban los gobernadores civil y militar, tación, colgaduras y gran profusión de banderas, gallardetes cührían los x dactor- corresponsal. Estos voluntarios cuya presidente de la Diputación, alcalde y jefes andenes y salas hasta el exterior, donde onmilitares, así como el Ayuntamiento en cor- deaba una monumen, fcai bandera nacional enboina roja parece en las aceras del boulevard poración, con las banderas de España del tre las del Movimiento. Desde mucho antes un reto al sol de julio, no han visto el ho- Movimiento y de la ciudad. Una compañía de la hora anunciada para llegar a Vallamenaje que acaban de rendirles, desde la. te- de Infantería, con bandera y banda, rindió dolid el tren que conducía a los voluntarios, una gran muchedumbre se había conrraza de un café, ocho ojos como ocho brasas. los honores militares. La entrada de Irún fue gregado y lugares del Absortos por la preocupación de sustraerse a verdaderamente los voluntarios encanciones recorrido. en la estación diezen los mañana era apoteósica. Las Antes de las de a la curiosidad del público y de esquivar la patrióticas y los vítores a España y a Fran- incalculable el público que llenó los andenes fama que sembr ó el uniforme ylas hazañas co se repetían sin cesar, al mismo tiempo del recinto ferroviario. Mas dé 5.000 obreros él de Compañía del Ferrocarril que evoca, caminan, sin torcer la cabeza, sin que, se advertía los entusiasta intercambio de del los talleres de laasimismo, el trabaja para abrazos entre que llegaban y aquellos Norte- dejaron, mover, casi las pupilas. De suerte o por des- que esperaban, muchos de éstos familiares sumarse a- 1 emocionante acto. En el cent- o los gloriosos voluntarios Camaradas de gracia que esta vez no advirtieron cómo cua- de Sección Femenina arrojaron infinidad de del andén prineipa. 1, ocupado po. r camaradas del Frente de Juventudes portando banderas tro compatriotas llegados con disfrute. de per- la. flores al paso de los. voluntarios y ofrecieron enlazadas, de España y del Movimiento, formo misa de Brest, interrumpieron un palique ani- a éstos gran, cantidad de tabaco. El teniente una compañía del regimiento de Infantería do mado y miraron con orgullo- y admiración a coronel Rodríguez Vita, que venía al frente San Quintín, con bandera y banda de música de la del para Jos cruzados de Rusia. Eran cuatro mozos tra- saludarexpedición, descendió Les convoy bien- de cornetas y tamibores. a I s autoridades. dio la Esperaban la llegada el capitán general bajadores en la organización alemana Todht; venida, en primer lugar, el gobernador mide la D. Jo? é cuatro que trabajan al servicio de. Europa y litar, quien más tarde le presentó, al r. esto chaga; séafima Región militar, la plaza So! gobernador militar de gelas autordades. Después ae media que súbitamente colocados en la plaza de la de estancia en Irún, Jos expedicionarioshora neral Valverde: jerrarquías todas de F É T de reas I S aloalde d e Opera se reconocen y se palpan con más emo- anudaron el viaje, registrándose las mismas i í í í; la ciudad ¿rede ción que lucidez en el seno de la Patria re- emocionantes escenas cuando partió el con- sidente de la Diputación, representantes de las autoridades eclesiásticas, cónsules voy. Los gobernadores militar y civil de Alemania e Italia, comisario jefe de Policobrada. ¡Cuánto- habríamos dado porque el uuipuzcoa. acompañaron a los camaradas d cía, fiscal superior de. la. Vivienda, conceja-