Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. leí balcón que ocupaba el Generalísimo, sus famosos bailes. Constituyó una nota simpática la demostración de riqueza de que hizo gala esta región dé las Cinco Villas. Una rondalla interpreto jotas y recibió los plácemes del Generalísimo, que, durante todo el desfile, no cesó de ser aclamado por el inmenso gentío. Terminado este acto, el Cau- f tullo pronunció un discurso desde el balcón que ocupaba. Egea de los Caballeros 2, 5 tarde. Texto ide las palabras pronun- ciadas por Su Excelencia el Jeíe del Estado: Sólo dos palabras, porque soy muy poco amigo do ellas. Nuestro régimen habla con sus obras y realidades. Una d ellas nos ha traído hoy aquí, cual es que en pleno Movimiento, con las dificultaides de la guerra europea, que laicaliza a España, se haya podido realizar y dar remate a la empresa de que estas tierras abrasadas por el sol reciban oro líquido del lagua. 1 i Este es nuestro símbolo: la constancia, T la tenacidad en el trabajo. Y nada podía ser más grato ¡al visitaros que este desfile de los atributos del trabajo, de la maquinaria agrícola, de la ganadería, que demuestran que estamos en lo que había Isoñado José Antonio: dentro de la colmena donde no caben los zánganos. Vosotros sabéis que no hemos triunfado para volver al Poder a los burlaidos ¡en los viejos comicios, para imponer a una oíase social determinada; hemos realizado el Movimiento por España y para, los españoles, sin distinción de clases, y a éstos los valoramos ¡por el esfuerzo de sus músculos, por sus manos encallecidas y por las vigilias de gus estudios. El Fuero del Trabajo ea el código que encierra toda nuestra doctrina social y yo os aseguro que se llevará a cabo y que el traliajo será junto con un derecho, un deber. Cualesquiera que sean los sacrificios que hayamos t pedir a los españoles en esta sol lidaridad estrecha, los demandaremos para conseguir para todos la justicia y el pan. Y de que esto no es una quimera, vosotros tenéis hoy un ejemplo elocuente. Yo recuerdo que el año 28 visité Egea de loe Oaballes- os con aquella ligura patricia que era el genera! Primo de Rivera. Entonces loinenzaron estas inquietudes hidráulicas. Se movilizaron también los instrumentos de labop y reinó esta sana alegría que hoy os embarga. Que este júbilo Vuestro sea para otras comarcas la seguridad fle que no pararemos hasta que fecundemos las tierras de España y que detrás de los anaidos llegue el agua que la vivifique. Para esto se puso España en pie, que es la mejor manera de hacer que la Patria sea Tina Grande y Libre. ¡Arriba España! -CIFRA. 19 NK! Bfl PALABRAS DEL CAUDILLO El vecindario de Tarazona se congrega para recibir y aclamar al Caudillo 2, tarde. A cinco y EVOCACIÓN DE UNA GLO- deTarazona de 7 Egea y conlasdirecció- n treinta, regreso a Madrid, pasó S. E. el Jeíe del Estado. Le acomRIOSA SOMBRA TITULAR Y pañaban el general Moscardó y el ministro de Obras Públicas, A su lleRECORDATORIO DE UN gada a Tarazona. D. Alfonso Peña. aclamado el Ca. udillo fue MANDATO entusiásticamente por el público, que se haDeseaba el Caudillo- -según el texto de su masriiífico discurso de Medina del Campos- -que la evocación de la aran Reina Católica tutelara los pasos de las jóvenes falangistas que han de emprender la misión de hacer llegar la doctrina del Partido a todos jos lugares, empleándose también en la obra práctica tanto como en la teórica. Espejo de la mujer española. Ja sombra ede la gran Reina amparará la misión de las jóvenes de la Sección Femenina, desbordándose desde el centro vital, entrañable, de Castilla hasta la más apartada línea periférica. Y en el trabajo diario, en las aplicaciones saludables a tareas aue embellecen la vida del hogar y velan por su economía, cuando se ekiciende la lámpara de la más alta moral, ya logrados los fines inmediatos, se tiende la mirada hacia el porvenir. El porvenir de España se ve claro, seguro, siguiendo j a s inspiraciones y mandatos de la gran Reina t Su testamento nos señaló tres misiolnes, recordadas en palabras del Caudillo; Amor a os pueblos de América, integridad del territorio patrio y espacio vital para nuestra España. Hacer comprensible a la actual generación e infundir en ella la emoción de esas misiones trascendentales es una tarea de cotidiana, altísima, entrañable política Inacional. Tanto como con jos discursos y ensayos doctos, se sirve al mandato de Isabel la Católica con la acción perseverante, reverente en propósitos y obras, fijo el pensamiento en lo aue el Caudillo ha recordado. bía cengregado para recibirle. El Jefe del Estado conversó unos minutos con las autoridades loca. les y provinciales y siguió su viaje, acompañado por ellas hasta el límite de la provincia. -CIFRA. Discurso del Caudillo Soria, engalanada, exterioriza su gran entusiasmo ante la persona íiel Jefe del Estado Almuerzo, al que asisten, con el Generalísimo, el ministro de Obras Públicas autoridades y jerarquías Posteriormente, Su Excelencia fue obsequiado con un almuerzo, en Jas mismas Casas Consistoriales, ai que asistieron también el ministro de Obras Públicas, Sr. Peña, Jos jefes de las Casas Militar y Civill, señores Moscardó y Muñoz Aguilar respectivamente, y otras autoridades y jerarquías. -CIFRA. Una gran fiesta de jotas. S. E. el Jefe del Estado sale para Tauste y es objeto de una despedida emocionante Egea de los Caballeros 2, E tarde. S. E. el Jefe del Estado, terminado el almuerzo ron que fue obsequiado en la Cas a Consistorial, presenció en la plaza contigua al edificio municipal una gran fiesta de jotas en la que participaron los. danzantes de Tauste. La plaza estaba completamente llena de público, que no dejó ni un solo momento de pelámar con extraordinario entusiasmo al Caudillo. A las cuatro menos cuarto de O a tarde, Su Excelencia el Generalísimo salió con dirección a Tauste, donde se le prepara (Frente edificio Madrid- París. un apoteósico recibimiento. Desde allí se iirigirá a Tarazona. El vecindario de Egea tributó a Su Excelencia el Jefe del Estado una despedida emo- Objetos para regalo. MIRANDA- Carmen, 7. cionante. La multitud, enfervorizada, marchó ilargo trecho detras del coche del Caudillo, y sin dejar de repetir los gritos de ¡Fra nco, Franco, Franco! -CIFRA. vendo directamente: 1. casa bien situada, al 6 o. 2. rústica, 12.000 olivos, Andalucía. 3. rústica, 1.500 fanegas labor, riego, pastos, a pocos kilómetros Madrid, carretera y fe. 120 cabezas ganado mular, vacuno, cerda, maquinaria. Inútil intermediarios. Teléfono 55.867. De 3 a 5. Soria 2, 8 tarde. A las seis y media de la tarde, procedente de Ta. razona, llegó Su Excelencia el Jefe del Estado. El pueblo de Soria le tributó un entusiástico recibimiento. Desde mucho antes de la hora anunciada para la llegada del Caudillo, la población engalanó sus balcones con colgaduras y baaderas de los colores nacionales. El comercio cerró sus puertas y el pueblo se congregó en los alrededores del paseo de la Alameda de Cervantes. En las puertas de esta Alameda, ee situaron las autoridades, representaciones y jerarquías. El Ayuntamiento acudió bajo ma, zas y con las banderas de la ciudad. Desde el largo trayecto de la calle del Ferial hasta las inmediacio- nes de a estación del- ferrocarril de Torralba a Soria, el público invadía los andenes y las- aceras a ambos lados de la carretera. A la llegada del Generalísisimo, la banda de música municipal interpretó el Himno nacional, y el pueblo, entusiasmado, aclamaba al Caudillo con el triple grito de ¡Franco! ¡Franco! ¡Franco! Dio la, bienve- nida al Jefe del Estado, en nombre de la ciudad, el primer teniente de alcalde y secretario provincial- del Movimiento, camarada Francisco de Azuaga. El Caudillo correspondió al saludo con frases de cordialidad. T al continuar el viaje de regreso a, Madrid, volvió a ser entusiásticamente aclamado por el inmenso gentío ajlí congregado. ministro de Obras Públicas, Sr. Peña, y el gobernador civil y consejero nacional, señor CIFRA. barón de Benasque. A continuación seguían los restantes coches de la comitiva. La llegada a Madrid A la entrada de Tauste se había congre Anoche, las diez, Uegó a reside- ncia. de gado to, do el vecindario y el Ayuntamiento regreso de asu triunfal vi je su Aragón y Na a presidid o por el alcalde. D. Joaquín López. varra. Su Excelencia el Jefe del Estado i Ai: detenerse el coche. de S. E. ¡a multitud Generalísimo de los Ejércitos. Le a. compa prorrumpió en vítores y ovaciones. El Cau- ñaban eii él viaje de regreso el ministro de dillo saludaba sonriente y brazo en alto. Obras Públicas y el séquito de las Casas MiAcompañado de las autoridades y seguido litar y Civil. del pueblo se trasladó a la iglesia parroquial, a cuya entrad a le esperaba el cabildo. El Generalísimo hizo su entrada bajo palio y oró ante la imagen de la Virgen de Sancho Se cumple; hoy: el quinto aniversario de la Abarca, Patrona de ía villa. Después de can- muerte de, c general Mola. Siempre en serví- tada una Salve, admiró el altar mayor, de oio de Espaiña, el gran militar daba cima i estilo plateresco, verdadera joya artística, y la conquista de Bilbao unos retablos maravillosos del siglo XVIII. que el Caudillo le encoEl Caudillo conversó durante, breves momen- mendara, cuando pertos con el alcalde de Tauste y amigo suyo, dió la vida en un accia quien abrazó cordi almente. Al, salir del dente de aviación, certemplo se redoblaron las manifestaciones de entusiasmo en honor del Jefe del Estado. Se- ca de Alcoceros. En Mola dábanse toguido de la multitud, que no cesaba de gritar- Franco. Franco, Franco! subió al coche das las virtudes casy emprendió el viaje en dirección a Borja. trenses. Valor sin tacha, A las cinco de la tarde pasó por este pue- rígida disciplina, infleblo a marcha lenta, sin detenerse. Las auto- xibflidad en el cumpliridades, jerarquías del Partido y- el vecin- miento dei deber y clara dario en pleno- le aclam aron con entusias- visión de la estrategia. Era un gran ejecutor mo. -CIFRA. del plan g e n i a l que Franco había concebido p a r a desarticular el Ejército rojo y arrebatarle la, tierra que detentaba. Trabajó heroicamente por la Victo ria y puso sus altas cualidades al serviciodel Alzamiento nacional, con generosidad y ¡abnegación. y en el corazón de Madrid podrá El Caudillo honró su memoria, y la Patria usted almorzar o cenar delicio- le cuenta entre sus héroes. A B C reza por su alma, que está ya en samente, a pleno aire y sol. las regiones de la inmortalidad. MOL A En las terrazas del HOTEL LAC 0 RZA 1 AV. JOSÉ ANTONIO, 31. -Telf. 28360. ARAÑAS DE CRISTAL POR 3.500.000 PESETAS EXPOSICIÓN PERMAN E N T E ELECTRO- METALURGJCA Hoy, miércoles, tendrá lugar en su nueva y definitiva sede, avenida de José Antonio, número 40, la solemne inauguración oficial de esta gran Obra, digna de nuestra ca. pital y que habla muy elocuentemente de la capacidad productora de España. Al acto concurrirá el Consejo en pleno de la Exposición, cuyo presidente es el ministro de Industria, y Comercio, y relevantes personalidades y figuras representativas de todos los sectores de trabajo. Los salones será n bendecidos por el obispo de Madrid- Alcalá. ¡La entraba, por. rigurosa invitación. Inauguración oficial De regreso a Madrid, el Caudillo es aclamado fervorosamente en todos los pueblos del trayecto Ante la Virgen de Sancho Abarca, Patrona de Tauste. Paso por Borja Zaragoza 2, 7 tarde. Desde Egea de los Caballeros, el Caudillo se dirigió a T villa a de Tauste, L acompañaban en su, coche el TINTA SACO A S f J