Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Á B C. J U E V E S 28 DE M A Y O DE 1942. EDICIÓN DE LA MASABA. PAG. Tv EL GOBIERNO 1 APONES HA EXPUESTO ANTE LA DIETA LOS GRANDIOSOS TRIUNFOS OBTENIDOS Y LA CERTIDUMBRE DE UN FINAL VICTORIOSO Va en aumento la victoria de Jarkov. Las fuerzas del Eje atacan en Libia, con grandes formaciones blindadas. La capital de Chekiang en manos de los nipones. Crucero norteamericano, hundido por un submarino italiano En menos de seis meses las fuerzas arma- 1 tendido evacuar a la población civil, pero la das del Japón han conseguido resultados tales gente se resiste a abandonar sus casas. Con que sobrepasan las esperanzas más optimis- la primavera, además, desaparecerán las catas. Están ocupados todos los territorios y rreteras soviéticas sobre el hielo del Ladoga. Estamos en plena Semana Santa y la condominados todos los mares que se extienden desde el golfo de Bengala hasta las islas Sa- versación gira sobre el odio a la religión que lomón y los nipones se encuentran en el los soviets han procurado inculcar al pueblo umbral de la India y en el de Australia. El ruso. Un capitán cuenta el caso, ya popularizado general Tojo invita a. los indios a que. aprovechen la oportunidad que se les presenta y en Finlandia, del prisionero soviético de Turpronto hemos de ver si predomina la doctrina ku. Dicho soldado pidió un pope, quien, desprimera de Bose o la de Nehru, es decir si el pueblo pués de la los ojos entrevista, salió de la prisión con arrasados de. lágrimas y indio ayuda a los invasores como los hicie- emocionado ante la fe de aquel pobre ruso ron miles y miles de birmanos, o si, por el engañado. ...contrario, cooperan cota los británicos en la Durante varios días, el pope continuó, videfensa del subcontinente. En todo caso, el sitando al preso, con quien pasaba largos raJapón está dispuesto a no envainar la espada tos departiendo sobre el Evangelio. El viejo hasta que, las naciones anglosajonas sean ven- p pe hacía a los guardianes continuos elogios cidas con carácter definitivo. Lo. mismo se de la piedad y el, misticismo del prisio nero. puede decir con respecto al Continente ausUn día, los. centinelas oyeron un gran rui- tral. También realizará el máximo- esfuerzo do en la celda del ruso arrepentido. Forzaron para acabar, con la resistencia china y si pen- la puerta y se quedaron parados en el dintel, samos en sus recientes avances en el Este y horrorizados por la escena. El anciano popeí Suroeste, el derrumbamiento de Chunking no agonizaba ensangrentado por el suelo. El priparece inverosímil. El ministro de la Marina sionero ruso con salvaje alegría le contemprevé que el enemigo no renunciará a, con- plaba, esgrimiendo en su mano, el cuchillo traataques, pero afirma que el poder ofensivo que le había clavado en la espalda, mientras de su Flota ha sida ya quebrantado para fingía abrazarle. Hay otro ejemplo, menos terrible, pero siempre. también elocuente de cómo han borrado los soviets toda idea de Cristo en el alma rusa. Nos lo cuenta el general. Hace unos días, unas muchachas, unas lottas de aquí, ofrecieron el Evangelio a un. soldado prisionero. El soldado leía con interés, incluso por las noches. Las lottas, creyendo que era por piedad, le preguntaron si le gustaba aquel libro. -Sí, mucho. Y añadió, como si se tratara de un folletín: -Quiero ver cómo termina. Frente a Cronstadt Un leve puente- -ahora de madera- -separa a Finlandia del territorio ruso. Rajajoki es el último pueblo finlandés. ¡Un leve puente separando dos mundos La cuenca de un río que habrá que, rellenar de muertos para tender las futuras carreteras. Hay unos cuervos de. litografía, antigua, buscando, anacrónicos, la carroña de un húsar. Nieble blanca, lujosa, de Rusia. Hemos dejado los bosques de faunos y diosecillos silvestres de Finlandia para encontrarnos con el diablo. Porque Rusia ya no es el puro bosque protestante y pagano, con su asuna y su Biblia. En Rusia hay una locura de alcohol; una momia en el Kremlin y irnos judíos cuadriculando el campo. El coronel finlandés lleva un poukko o cuchillo, fabricado por sus soldados con el duro aluminio de un avión y la plata dorada de un samovar. Nos aguardan unos trineos negros (tirados por caballos rusos) con calaveras, y huesos pintados con tiza blanca sobjfe el fúnebre barniz. Se- ve al cañón levantando, la nieve y se oye á las ametralladoras. A un lado, el pueblo de Aleksandrovka con su blanca iglesia agujereada. X en frente, en una lejanía azul, tras el mar helado, Cronstadt; vernos la cúpula enorme de sil catedral entre las chimeneas- humeantes de sus fábricas. La rodean sus. islas; las dos naturales Todleben y KrasnOarmeiskaya y as siete artificiales levantadas con cemento desde el fondo, del mar, por albañiles vestidos de buzos; islas de ingenieros, de Julio Verne, sin, una hierba ni un insecto, como falsas muelas sin raíz en la mandíbula defensiva de Cronstadt, y tan artificiales que no les han puesto nombre y se distinguen po -números: en el mapa. Estamos mirando a la cuna de la Revolución de octubre, de tos marinos de Cronstadt sublevados, que durante años han inquietado a Europa avanzando, a los sones de La Internacional por el celuloide dé los- films soviéticos de propaganda. Por los gemelos se pueden ver las carava. nas de trineos que sobre ¡él hielo del mar van y vienen entre Cronstadt y Leningrado. Esta tarde está ciego. el ojo vigilante de Leningrado con su párpado de hierro, ese faro incesante de Cronstadt que en el verano despierta con su bárbara luz a las mariposas y a los pájaros de los jardines de las villas veraniegas- de Valkeasaari. Cobijados en la isla hay cuatro acorazados soviéticos: el Revolución de Octubre, el Máximo Gorki, el Kiroiv y el Marat. Y ante sus siluetas de hierro es preciso evocar el perfi! ya anticuado del Aurora y el clamor de odio de sus marineros en aquella sangrienta mañana de octubre de 1917. El judío Trotsky trabajaba en tanto, entre ametralladoras y soldados letones, en el Instituto de Smolny y Lenin arengaba a las masas de la ciudad, ya sin la rubia peluca con que anduvo disfrazado por Viipun. Ante esa isla que veo ante mí, a unps pocos. A B C e n el frente finlandés Sobremesa con el general Charla Je García Sanchiz El general que manda todo el frente de Le- En la Comedia, el 3 de Junio ningrado es un hombre delgado, de pelo blanco, i Los maravillosos caminos del Santo Tras ofrecernos una espléndida comida, Grial (víspera española del Corpus) he nos ha llevado a un pabellón de madera, de ahí el título apasionante. Todo Madrid muebles rusos, con anchos y sombríos pasillos. Le acompañan- -pantalón gris con franespera con verdadera impaciencia esta jas rojas o amarillas- -los oficiales de su- Escharla, única de la temporada. 1 teatro tado Mayor. de la Comedia ofrecerá ese día el des; En la sala, con luz de nieve, hay un gran lumbrador aspecto de las grandes solemañapa de Carelia y una caricatura suya donnidadesde aparece con un sombrero de largas alas, Cortesía, atención, servicio: modos de corno los mejicanos, atando un saco lleno de prisioneros soviéticos. El general- tiene en. un rincón una red metálica, con un laberinto de púas para la pesca. A mediados del mes que viene- -nos dice- -ya podré pescar en el Ladoga. Con el café, el coñac y los puros, habjamos de los rusos. Los rusos- -dice un oficial- -son valientes, pero carecen de inteligencia militar y de toda Compra alhajas y objetos de oro y plata. clase de iniciativa; los mandos son- nulos. ESPOZ Y MINA, 3, ENTLO- Teléfono 24558. i El marxismo ha ¡brutalizado asombrosamente al pueblo ruso, quitándole toda moral y todo escrúpulo. Se han producido casos de una bestialidad inaudita. Me cuentan cosas terribles, atestiguadas por fotografías, que el ipudor (también hay un pudor para el horror) me impide detallar. Estamos relativamente cerca, de Leningra- i do. Y se sienteya la aspiración, el tirón quePresentará su segunda colección de veda, la terrible ciudad. Su sombra nos obsesio- rano a partir del día 1. de junio, a na y hablamos de ella. Jas cinco de la tarde. La situación de Leningrado- -dice el ge (Sólo por invitación. neral- -es desesperada. En ello coinciden las declaraciones de todos los prisioneros, tanto Alcalá, 62. Teléfono 19440. de los hechos en este frente, -como aquellos del Ladoga. ¡Se calcula de io.ooo a 12.000 el número de; ipers onas que mueren diariamente. La mayoría de los muertos no son enterrados y cuando venga el deshiela la ciudad ¡apestará con su cintura de cadáveres. El ti- precioso chalet, todo confort y playa particular Escribid al núm. 678, de Publicidad i. fus exantemático hace estragos. Se ha pre- pie tranvía. Pelayo, 62, primero. BARCELONA Gaberoet. Sederías Carretas ALEGRE VENDE! EN MALLORCA