Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 24 DE MAYO DE 1942. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 18 ido la glosa contradictoria de los que juegan con la actitud del Vaticano como con una carita más de la baraja política de cada día. El ángulo para ver Roma debe descubrirnos la realidad vaticana tai cual aparece en las palabras de Pío XII, exentas de todo partidismo. El supuesto Concordato con Francia comenzaba a rendir alguna que otra ventaja ocasional a los que, en tiempos de posiciones serias y claras, especulan con entelequias y confunden y siembran por doquier ciertos tendenciosos errores. Nada menos exacto que la noticia de un Concordato entre la Santa Sede y Francia. El periodista que no tiene por misión juzgar si el Concordato es oportuno y necesario y que carece de datos para determinar con certeza el grado de probabilidad siempre posible, debe limitarse en este caso a la cuestión de hecho. Ello es que la política de Francia con el Vaticano va aproximándose a una fácil inteligencia mayor, y que es evidente en estos momentos del proceso histórico del acercamiento a la Santa Sede, en el sentido de un concordato, la influencia benéfica de la desaparición de los elementos del Frente Popular francés, que habían obstaculizado con masónica pertinacia las corrientes favorables a la estipulación de un nuevo acuerdo. Superada la etaoa setecentista del jansenismo y del predominio de los anglicanos y de los racionalistas, el Concordato de Napoleón I, que ha regido las relaciones de Francia y de la Iglesia durante un siglo, había eliminado gran parts de la inicial virulencia revolucionaria caracterizada por la constitución civil del Clero ¡y por la persecución. i La Tercera República crea un Estado de ¡crisis religiosa artificial- -recuérdese a Walideck Rousseau, a Combes- -y en 1905, Francia se separa de la Iglesia. Las Ordenes religiosas llamadas congregaciones por la ley francesa, no tienen otro derecho que el de la propiedad de los bienes suficientes para el mantenimiento del culto. Los colegios figuran a nombre de terceras personas. Es entonces cuando surgen en el profesorado de los Institutos católicos de enseñanza nombres de seglares. Los ejemplos, el del Sr. De Gaulle, padre del general insurrecto. Durante el Pontificado de Pío XI, se admite en Francia la potestad docente de las Ordenes religiosas, y las congregaciones son consideradas como personas jurídicas. Subsiste el problema de los bienes poseídos a través de personas intermedias, aparte del aspecto ético, en el cuadro de una nueva Europa, libre de las logias y de la III Internacional, gracias al heroísmo de una generación de combatientes. En la ley promulgada por el mariscal Pétain, sobre las Ordenes religiosas, se dice en la relación que hacen sus redactores en el rapport, que las disposiciones son transitorias en tanto se trata definitivamente con la Iglesia. Esta es la, afirmación que ha determinado diversas opiniones en la Prensa europea! El hecho es que en los medios vaticanos se niega rotundamente Q noticia de que existan negociaciones de un a Concordato. A lo sumo, se llega a conceder, alguna trascendencia a la posibilidad de un simple modus vivendi con la Francia del mariscal Pétain. -MIGUEL MOYA HUERTAS. (Prohibida la reproducción. manía, Sr. Abetz, el presidente del Consejo. La personalidad y la carrera del festejado, desde su época de estudiante en París para que habiendo llegado, todavía joven, a la plenitud de su arte, recibió de Adolfo Hitler el nombramiento de escultor oficial, se resolvió en este breve discurso del anfitrión. -Ha solicitado usted de París, ciudad cuyo fallo suele ser severo y cuyo gusto es ordinariamente difícil, títulos de universalidad que París espontáneamente le había reconocido. A su vez, desde el arte gótico que constituyó la. expresión más alta de la unidad política europea, Alemania no dejó de acoger cordial- mente la belleza plástica de la escultura francesa. Ha logrado usted convertirse y sin caer en la esclavitud de un auxiliar del. Poder, ha dado forma a la potencia de su país. Dispone usted, según se dice, de los medios y concursos que obtuveron I05. artistas de la era faraónica y del Renacimiento. De suerte que, abordando la escultura monumental con todo el dinamismo de un Rude y toda la inspiración de un David dAngers, ha restablecido usted aquella tmión entre la estatuaria y la arquitectura que el barroco alemán había roto. Si he caído en la tentación de extenderme en la cita, es porque no es frecuente el caso de que un gobernante empareje y por así decir yuxtaponga en una atmósfera de publicidad la iniciativa de llevar a bien una negociación internacional y el cometido de la crítica de arte. No hace falta invocar el precedente de Talkyrand para reconocer que se trata de un fenómeno específicamente francés. Tal diversidad de gustos y menesteres abunda en los hombres de este país, cualesquiera que sean el clima y la tensión de los negocios públicos. Un sólo diario, Les Nouveaux Tenips, ha sugerido los sinsabores que amargan al promotor de la política de colaboración al denunciar, e nun editorial, el día 19, que, batidos en política exterior los adversarios del Sr. Laval, intentan desquitarse acumulando dificultades y obstáculos, no por clandestinos menos fastidiosos, en el área de la política interior. Ahora bien; un Gobierno que tanto tiene que defender y negociar de fronteras afuera, no puede perder tiempo y atención en forcejeos de puertas adentro. -MARIANO DARANAS. ABC E X LISBOA L a v e r d a d m a n d a d e c i r q. ¡e! t u a c i ó n es f r a n c a m e n t e t e t i a A B C EN PARÍS Estado de ánimo París 23, 12 noche. (Crónica de nuestro redactor- corresponsal. Hasta el miércoles no supo el público que durante las cuarenta y boho horas precedentes, el Sr. Laval había estado en París. Las referencias periodísticas indican que el viajero recibió a numerosas personalidades, estuvo en el Instituto Católico para inclinarse, en representación del Gobierno y d l mariscal Pétain, ante los restos del cardenal Baudrillart, y ofreció un almuerzo al escultor alemán Amo Brecker. Los órganos de información publican íntegramente el brindis que, al final de aquella comida, pronunció en presencia del embajador de Ale- Lisboa 23, 10 noche. (Crónica de mreáíi corresponsal. La implacab e batalla del r, continúa en aguas americanas con gran p cia y valor por parte de los submarinis del Eje. Por lo visto, las tripulaciones tras habe: exigido sueldos fabulosos y seguros altísimos, en cuanto empezó la acción submarina, se hannegado ya a navegar sin protección, empecialmente en los petroleros; y parece, que el actual esfuerzo americano tiende a crear un plan de cooperación naval continental para el establecimiento regular de convoyes y su eficaz protección. Las construcciones norteamericanas no pueden por sí solas resolver nada antes de un año, y peligro es tan 1 constante y grave, los ataques tan incesantes, que no se puede pensar en continuar así ni siquiera pocos meses más. Al parecer, el hecho de que los torpedeamientos Se repitan siempre en aguas territoriales, es decir, en navegación costera, a la vista de aquellos países que debieran defender los barcos hundidos, da todavía mayor sensación de desamparo a las tripulaciones. Por otra parte, los sumergibles del Eje llevan ya meses establecidos dentro del Mar Caribe, y las fuerzas aeronáuticas norteamericanas adscritas a Ja defensa del Canal de Panamá, no son, materialmente capaces de imponerse. Esto ocasiona en América un ambiente penoso, que Jas recientes victorias submarinas en el río San Lorenzo ha tenido que acentuar extraordinariamente. Reaccionando contra el desánimo, el almirante Land anunció a su país- -en la jornada de la Marina mercante norteamericana- que en ese día se lanzaban al agua treinta cargueros, y uno de ellos construido en el in- comprensible período de 36 días; aseguró también que su plan de entregar dos mercantes diarios se estaba ya cumpliendo, y acabó con el fantástico anuncio de que los Estados Uni (Prohibida la reproducción. dos pondrían en servicio durante 1942 nuevos barcos con un total de 23.000.000 de toneladas. Cuando el almirante norteamericano concluyó su alocución, los partes de guerra de esea YdL almo orzar Roma y de Berlín anunciaban la continuación de la batalla: los italianos habían hundido y cenar deliciosamente? un acorazado, y los alemanes, 23 baircos, Puede usted realizarlo en el centro con un total de 125.000 toneladas de Madrid y a pleno aire y sol en las A continuación- -angustiosa sucesión de de- claraciones- el presidente Roosevelt decía ESPLENDIDAS TERRAZAS con grave entereza ante la Prensa: -Vamos a tener una guerra muy larga; conviene, por no entregarse a optimisdel HOTEL LAGORZAN mos excesivos eso, llevan a depresiones inneque AV. JOSÉ ANTONIO, 31- TELEFONO 28360 cesarias a la semana siguiente. El Gobierno (Frente al edificio de Madrid- Paris) mantiene la política de la verdad, y ella manda ¡hoy decir la situación es francaExpelente servicia de Restaurante mente seria por queque respecta a hundimienlo to de barcos. Podrá costamos muchísimo tiempo, pero ganáremos. Leyendo esas sombrías declaraciones del presidente, tras las cifras fantásticas del almiran e Land, recordaba yo lo que Harry HopMañana, sensacional estreno: kins advirtiera dudante su última estancia en Inglaterra. Afirmaba entonces que los aliados tendrían todo cuanto material necesitasen, pero que, en definitiva, no había de ser el material quien ganase la contienda, sino, con ANN SOTHERN los hombres, luchando bravamente en tierra, mar y aire. Un film Radio Parece inútil que el almirante Land aumente cuanto quiera sus construcciones, mientras los submarinos del Eje continúen a la vez incrementando sus ataques. Hokpins tiene razón: No es tanto un problema de producción, como de combatientes. -MABINO RICO. SAN MIGUEL CUPIDO SIN MEMORIA PIANOS. COLA: atas LA MARCA VDE. FAMA MUNDIAL CHASSAIGNE (Prohibida la reproducción.