Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. M A R T E S 17 DE MARZO DE 1942. EDICIÓN DE LtA iMflna. xra FÚTBOL INTERNACIONAL LA SELECCIÓN ESPAÑOLA VENCIÓ A LA FRANCESA POR CUATRO TANTOS A CERO Una primera parte briilantisima y una segunda en Ja que se confirmó la superioridad técnica de nuestros jugadores acusaban los saldos de uno y otro equipo Ei encuentro seleccionados; y. a pesar de no poder dis- fianza que parecía perfectamente justificada Marco y decoración meiítos por enfermedades o lesiones, los que Sevilla 15. (De nuestro redactor enviado han salido a jugar en el campo del Nervión especial. Per mucha que sea la importan- tuvieron la seguridad, a los tres minutos cia y extenso el arriago de los deportes por la todas partes, todavía no parece- llagado 1 de actuar de qu? aun superioridad de su clase suficiente sobradísima para anuinstante de que los redactores deportivos era por entero y lar todo el esfuerzo francés. La descubramos la capital andaluza, que tan- duda surgía implícita tan sólo en los motos ilustres literatos y viajeros naciona es y mentos agudos de emoción, o por la fortuna extranjeros han descrito maravillosamente con que reiteración universal bien conocida. En todo tes pudieran tener las escapatorias infrecuendel equipo galo. caso, yo prefiero entregarme, lisa y Jana mente, al comentario Fue, por íanto, ei equipo español esa unidel partido, sin entrar dad bien concreta y determinada, que jueen disquisiciones seviga a placer frente a un grupo de hombres llistas, que, probablefuertes, duros, ásperos, que de cuando en mente, serían torpe exvez inician esfuerzos que se desparraman presión de mi honda sin vigor y que, aunque alcancen la meta admiración, pero seguenemiga- -en este caso la española- no ramente restarían un conseguirán nunca otra cosa que amenazar espacio que quiero debrevemente; pero sin finalizar nunca. Porque dicar a. l tema concreto mientras nuestro equipo sabe armonizar el del último partido entre esfuerzo, desarrollarle rápida y brillanteírancesies y españoles. mente, y darle una final realización que Mas, antes de entrar en llegue o no al marco, impone un riesgo exel tema, importa señati. ¿ordinario, y suscita siempre una emoción dar que, pese a los días que va del susto en el corazón a la emolluviosos y desapacibles ción en los labios, el ataque enemigo se que precedieron al dral pierde en combinaciones lentas, pausadas, y encuentro, cuando llegó a veces esmaltadas de una carga o un emla gran jornada, SeviRasgos del partido pujón que siempre chocan con la vehemenlla descorrió todos los cia española para contrarrestarla y deteTodo el primer tiempo fue de deslumbran telones grisáceos que nerla. te dominio español. El equipo francés adopcontristaban la espeVan Dooren. tó desde el comienzo esa táctica de juego retrasado y de la defensa muy abierta, paranza de los aficionados y salió el sol, que La inteligencia directora s ando el medio centro a un tercer defensa iluminó el partido y alumbró la nueva y Pero este desfuerzo, que a los tres minutos central. Si esos tres defensas hubieran sido brillante victoria española. Con lo cual recumplido el primordial, sisultó doble éxito deportivo, puesto que las había desarroliándospobjetivouna inteffigwncia hombres de- extraordinaria agilidad, tal vez guió con íluvias anteriores prepararon un terreno per- maestra, que fue dirigida por Campos, el es- habrían podido detener la impetuosa acofectamente a punto v la luz radiante des -píritu animador de uru- equipo, y la sabiduría metida española que se desbordó constantemente, llevada en jugadas maestras a trapues, fue decoración que hizo resaltar las es- eficaz ipléndidas bellezas en el marco incomparable. surgía de un impulso coordinado. El impulso vés del hilo sutil de Campos. Pero este hilo, c- la línea defensiva, donde Oceja hizo que se engarza en la bota del jugador caDel juego, el tono y el espíritu francés un primer plazo de juego (hasta caer lesiona- nario, va ¡anudando a los hombres a través do) de facultadles como precisa Prescindiendo de las causas que no son de- para tan pletóricoseguridad ja pelota en rápido de la pelota con una que estánpercepción de colocar con aqueportivas- -aunque ello sea casi imposible en llas zonas de nuestro ataque donde presentía aquellos compañeros la jugada desmarcados más fácil inmediata. las circunstancias actuales- -es indudable que que la jugada inmediata pudiera ser más efi- y tienen para conseguir una realización tan el fútbol francés, que había alcanzado un caz. En los medios, Germán era el alma del Para eso, rápida y brillante, Campos no hace alardes nivel suficientemente elevado para codearse en él con los más acreditados del Continente, ha esfuerzo de todo el equipo, que contaba cons- de esfuerzo, ni empuja violentamente, ni con eil hombre para sostener un empuje siquiera forcejea impetuoso en esos duelos retrocedido notoriamente. pero, además, Sorprende, ante todo, ver actuar a futbo- tante y eficaz; convertido eny por encima de frecuentes de los hombres dotados de una él, Gabilondo, capitán en esta impresionante humanidad. Este muchacho, al listas de gran porte físico y di i comentael da superioridad de clase, que juegan y co- ocasión magnífica, resultó, desde la principio que tan acostumbrados estamos a ver movilimaravilloso, rren y procuran llenar un lugar en el eauipo, ai final, un jugadordirector que tanto pondera- zar fácilmente a toda la línea del Aviación ción perfecta y ese importa impuso su táctica en Sevilla, lanzando a los sin es- 3 esfuerzo, sin aquel entusiasmo aue a para nosotros resulta indispensable. Es de- los equipos y aue tan raro es de hallar delanteros y buscando los resquicios que, a en los buenos conjuntos. Y todavía, en el ala pesar de sus esfuerzos, dejaban los tres decir, que, independientemente del acoplamiento y ja eficacia del confensas franceses; y cuando por la presión junto, tan difícil de losostenida el ataque parecía imposible que grar, como en todos los abriera brecha, Campos retrasaba su juego equ i pos seleccionados, para eneDQLORES. GOtPES- ClWíTOSraNES REUMA M migo, dej ar un momento de respiro alvenía resalta la ausencia de y cedía la pelota a Germán, que vibración, el tono sin EMBROCACIÓN HERCULES detrás, y que con más amplitud de mira vigor dei empuje cuanpodía avizorar el horizonte y renovar eil do llega y dte la defen- dLINIMEHÍÍ ESPAftQE? Censura Sentaría 1.09 implacable esfuerzo, escogiendo un compasa cuando las circunsñero provisionalmente no marcado. Suponed tancias frecuentemente ahora este alarde sostenido a lo largo casi les impusieron largos de los cuarenta y cinco primeros minutos, con plazos de retirada ante cuatro o seis arrancadas francesas interpolalos postes amenazados. das y tendréis Todo ello, porque a los recauchutando vuestros neumáticos usados, da- un balance della impresión aproximada, como primer tiempo. Para complegalos actuales, que tieréis cumplimiento a la última disposición del tarle faltan los tres tantos que llegaron al fonnen fuego, pero que no do tres tantos, cuales tienen brío, les falta Gobierno y obtendréis un beneficio indudable. fue de la red; por el arbitro de losla razón uno anulado por de esa decisión, y ese es- A 1 í A f al agente patentado de las el había sido empujado al copíritu y esa impetuosi- W I o if fábricas Pirelli, Michelín, que la portero por nuestro delantero centro. peilloita dad, que son corolarios Firestone, Continental: FRANCISCO BRAO- ger Pues... ¡enhorabuena! Precisamente eso es indispensables para forBourfootte. zar ei éxito. Ese éxito JOS. Jorge Juan, 19. Tel. 54158, y rápidamente lo que nosotros estamos ansiosos de ver en nuestros campos y saludamos con aplauso que a la selección francesa no es probable os encontraréis servidos. cuando se pnoduoe. que le sonría, por ahora, en los campos de Jos contrincantes adonde quiera asomarse. JJOIS otros dos goles fueron de marca y factura irreprochables. El primero, a- los tres La constante fórmula española minutos de juego: Gabilondo llevó el ataque La fórmula española es bien distinta y ha para pasar la pelota, muy templada, a Epi, Variado poco a través de los tiempos futbociuien centró hasta la jurisdicció- n d e. Mundo. lísticos de anteguerra y de postguerra. Los v éste, tras una finta muy hábil, se la pasó a precursores (fue en los Juegos Olímpicos de Campos; y todavía Campos adelantó dos zanAmberes donde se fundió i crisol) y los mucada? y cuando el defensa ene- mino le entró, chachos que les han sucedido se han limitado brusco, a cargar, el delantero español envió a incorporar laclase excepcional de los ases ía oelota sin violencia, casi con desprecio, al que han ido surgiendo, de tai suerte, que el fondo de la ried, entrando tangente al poste y conjunto ha ofrecido, con la excepción del GRATIFICARE haciendo inútil la tardía estirada del guardaaño 1929, una serie de alineaciones fuertes, intrépidas, valientes, entusiastas, decididas, quien facilite local para alquilar para ta- meta francés. A los veinticinco minutos, al tratar Oce. ia como todo el fútbol español, pero a las que lleres y oficinas, próximo Puerta del Sol. frecuentemente han faltado una figura, o, Escribid: SOLCAK. Montera, 15. Anuncios. de despejar una pelota, se escurre, cae en ima postura forzada y se lesiona en una rodilla. por mejor decir, el motivo de a. dmiración Trata de incorporarse, intenta mover la pierha. cia las estrellas que en aquella ocasión den? hace gestos de dolor y. alfin. tras kintijaron de lucir. les intentos, el seleccionador da orden de aue A esta última edición, el fútbol español sea sustituido por Arqueta, que ocupa el puesha ido, pese a todas las preocupaciones del to de defensa derecho, pasando Terue al lado seleccionador llevando un exceso de confianza que parecía perfectamente justificado Brillantes, objetos oro, plata, platino, relojes, izquierdo. compra, pagauílo altos precios, El segundo tanto fue a los treinta y oolio en relación con la diferencia de clase que LA CUBANA -PRECIADOS, 52. minutos de juego. Inició la jugada Germán, la seguridad y por la serep id, y coadyuvé, sobre todo en ese primer tiempo de esfuerzo entusiasta y reiterado, al éxito total, aue ha de repartirte entre todos. En el ataque, esa fórmula dificilísima de C. i nipos, aplicada con la sencillez del aut nunca da importancia a lo que realiza, fue. s n embargo, un impulso que electrizó a todo- sus compañeros por este orden: Epi, Mundo, Bravo y Alonso. Una línea, de delanteros, aue. en otra oportunidad, habría podido fracasar fii los rivales s emplearan con esa proximidad en el mareaje, que los galos pretendieron sustituir con una formación de W, totalmente ineficaz frente a Ja rapidez agresiva y mordiente de los españoles. Porque esta fórmula, como todas, es eficaz o estéril contando con unos realizadores rápidos v unor, atacantes lentos: pero sucedió todo lo contrario, y la fórmula (salvo en un pintoresco y hasf cómico off- side delisegundo tiempo) sirvió para que nuestros delanteros se movieran a su antojo, con la excepción de Mundo. Esto sí: Mundo no pudo moverse sin lial- ar a un metro la sombra de Jordán. Por ello, los aue insinúen el fracaso de Mundo tendrán en seguida que subrayar el éxito de Campos. Aquél, inmovilizado por un jugador, el mejor de les franceses, aue no le dejó un instante de marcar, y Campos, el cerebro de nuestro ataque, suelto casi siempre por el terreno, bordando la filigrana del encaje precioso y preciso de su juego y de su esfuerzo, poniendo la pelota al alcance fácil de sus compañeros y realizando y rematando los tantos sin pretender nunca perforar la red, p o enviando suave y simplemente la pelota al forado del marco, imparablemente, y míis que con impulso estrepitoso, con desdén maravilloso del que sabe concluir el esfuerzo propio, haciendo totalmente inútil el esfuerzo enemigo. izquierda. Mateo, el novel hiedio izquierda sevillano, se comportó como u n veterano, y. t ALHAJAS