Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C, SÁBADO 20 DE DICIEMBRE DE 1941. EDICIOX DE IiA MASARA. PAG. i UN RELATO IMPRESIONANTE EL 1 EFE PROVINCIAL DE LA FALANGE DE TOLEDO, CAMARADA MARTIN GAMERO, SOLDADO DE LA DIVISIÓN AZUL. RELATA SUS IMPRESIONES DEL FRENTE Toledo 19. 12 noche. El camarada, Alberto Martín Gamero, voluntario en la División Azul, que ha regresado después de seis meses de combatir e n Rusia, ha pronunciado unas palabras sobre las impresiones del frente. El cama. rada Martin Gamero, que es jefe provincial e la Falange de Toledo, ha meJ recido, por su alto espíritu y heroico comportamiento, ser citado varias veces como distinguido en la orden genera, y ha sido condecorado con la Cruz de Hierro de segunda clase. En su despacho, el jefe provincial habla y cuenta í o que ha visto y vivido. La proyección de España hacía el exterior- -dice- olvidada durante más de dos siglos de decadencia y la absoluta dependencia en política. Internacional del complejo franco- británico, simbolizada y representada hoy por la Infantería española en la División Azul, ha encontrado en esta campaña de Rusia la, ocasión histórica de mostrarse al mundo. Una vez más se ha demostrado que los infantes españoles, encuadrados ahora en el Ejército formidable de la gran Alemania, conservan vivas las heroicas tradiciones de nuestros viejos y gloriosos Tercios. Juventud, alegría y optimismo han inspirado siempre todos los actos de la División Azul. Desde el alistamiento hasta los más duros combates de- noviembre, siempre ha reinado sn la División aquella perfecta unidad y cla, ra armonía que entre nosotros lia habido siempre. La única dificultad importante, pero que fue vencida alegremente, fue la de adaptación del soldado español al régimen alimenticio propio del alemán. En cuanto a instrucción militar, no soy yo competente para juzgar de temas tácticos. Dero sí afirmo que los moldados y falangistas españoles y sus cuadros magníficos de jefes y oficiales asimilaron ta n rápida y exactamente los principios dgl arte militar alemán, que pudo nuestro general ofrecer al Führer. en plazo extraordinariamente breve, la División, perfecta. Jnente capacitada para entrar en combate. La vida en los campamentos transcurrió gratamente. El soldado no careció d distrac ciones, incluso de cinematógrafo. Luego vinieron las marchas de aproximación al frente. Unos mil quinientos kilómetros de recorrido, llevando sobre la espalda ti equipo individual de treinta y dos kilos de peso. No obstante, jamás decayó el buen espíritu ospañol. con lo que se demostró una. vez más ante el mundo las excelsas virtudes militares de nuestros soldados y especialmente su formidable resistencia a la fatiga, sobre todo, teniendo en cuenta que muchos de lo camaradas de la División Azul son estudiantes poco habituados a estas marchan. Quiero hacer constar- -dice Martín Gamero- -el trato exquisito y cariñoso con que nuestro general se preocupaba de nosotros en aquel duro período, organizando, por medio de compañías de transporte, eficaces servicios de protección a los extenuados. Decía el general que quería que todos sus soldados, por los medios que fuesen, llegasen ai frente, porque allí estaba seguro de su gran eficacia, militar. Aquellas marchas de septiembre de 1941, a, que se vio sometida, por órdenes del Mando, la División Azul, dejaron huella indeleble en las páginas más gloriosas de nuestro Ejército en ei frente ruso. La fiesta españolísima de la Virgen del Pilar señaló la llegada de la División al frente y su participación en la lucha. Los falangistas se adaptaron rápida y completamente al medio extraño, a, l terreno y al clima en que habían de combatir. La fraternal camaradería y común sacrificio para el mejor servicio general eran las características. Alrededor de las improvisadas hogueras, las charlas, animadas del mejor españolismo, permitían augurar la certeza de los próximos triunfos. Mi calidad de simlple soldado del tercer batallón del regimiento Vierna- -prosigue el ca. ma. rada Martín Gamero- -limitaba mucho mis posibilidades de desplazamiento y comunicación. Por esto no me ha sido posible Conocer todos los hechos heroicos de nuestra División. Refiriéndome a aquellos hechos que sucedieron donde yo operaba, puedo exponer el ejemplo magnífico de aque gran camarada, ea. bo de antitanques, que en uno de los combates, gravísimamente herido en el vientre por la metralla eneraiga, viendo! a situación dificilísima, ordenó a los demás hombres que. permanecían con vida al servicio de la pieza, que se alejasen de la vanguardia, prometiéndoles que les protegería con las p o c a s b o m b a s de 14 FIESTA DE LA ALEGRÍA en qué dirección ataca el enemigo y si está! al alcance ya de sus granadas de mano. Recuerdo también el ejemplo de camaradería! heroica de los tenientes Jiménez y Portóles y un puñado de falangistas, durante ii o da los combates, el 2 de noviembre, ante el peligro inminente un que se hallaba de caer prisionero otro cantarada. Kste camarada fué el propio Martín Gamcn- o. según amplía luego- -persiguiendo a un grupo de comunistas rusos, llegó cerca e sus líneas, y, 3 caído en! a nieve, agotadas sus bombas dai mano y obstruido por la nieve misma el ce mano que le quedaban. En cambio, un rue- rrojo del fusil, no pudiendo disparar y de go les hizo solamente: que, como estaba se- fender, gritó: ¡A mí, la Falange! Aqueuro de que inmediatamente se recuperaría llos eamaradas acudieron rápidamente sin i posición, no olvidaran dónde iba a caer reparar en la enorme- desproporción numépara que recogiesen su cadáver y le diesen rica a favor del enemigo, y lograron rescacristiana sepultura. O el a. dmirable espí- tar al camarada en peligro, a precio de su ritu combativo del viejo falangista madrile- sangre. ño, Fernando Carbajoso, que oasi totalmenOtro hecho heroico es el del camarada Luia te ciego, combate diariamente en la estreñía Nieto, que, en trance difícil de un duro con vanguardia, preguntando a s us comipaneros traataquo, se levantó erguido en lo alto de la trinchera cantando- el himno inmortal da la Falange, y su bravura heroica encendió en coraje el alma de sus eamaradas, que rechazaron una vez más a las masas de asaltantes. El gesto soberbio de un falangista! de Guadalajara, pequeño y bravo, es este: en un contraataque llegó solo hasta las H- neas enemigas, y, a pesar de sus dos heridas, amenazando a los comunistas con su úlserá esta noche en la SALA DE FIES- tima granada de mano, y consiguió traer a nuestras líneas treinta, ocho prisioneros! TAS DEL BARCELO, porque TODOS con armamento; o el del capitán D. Ángel Campano, que ya durante la Cruzada ganóLOS VINOS QUE SE BEBAN serán la Medalla Militar mandando fuerzas de ReMÚDELA, y se repartirán CIENTOS gulares, y que, diariamente, con asombrosa. naturalidad, entre y combate, sa DE BOTELLAS de COÑAC y OPOR- adentra en las lilas combate logrando preciorojas, sos informes para futuras operaciones. TO MÚDELA, en ¡honor de DAMA NAVIDADES COMPRO CAL COMÚN 50 toneladas. Ofertas, por escrito, al Ap. 6.004. cQ- ifi- f A Aprobado p oíHá ria núm. 5 5- El Acido Úrico, el Reama la Vejez Prematura Fna de las causas por las cuales muchas entes, aun en la edad viril, aparecen con todos los indicios de la vejez, íes el ácido úrico, que, anidándose en diferentes partes del organismo, envenena la sangre, provocando toda la serie de enfermedadies llam adas uricémicas, como son: el artritiemo, reuma, gota, cólicos nefríticos, cálculos ¡renales, irritaciones en la vejiga, etc. Mas ¡es inundable también que, siguiendo el consejo de los médicos, únicos que pueden apreciar el valor terapéutico de los preparados que combaten tales enfermedades pu- ede ser fácil evitarlas, escogiendo el que ellos señalan como de indiscutible virtud curativa: el Urorm- 1, reconocido por los grandes clínicos como 1 disolvente úrico moderno. Tomar por la mañana, en diferentes período del año, un poco d- e Uromil en medio vaso o más d e agua; será como beber agua mineral agradabilísima, que, poco a poco, limpiará, la sangre y los ríñones, arrastrando todas lis impurezas hacia a orina. Sólo los médicos pueden dar valor a un especifico. Someted a su sanción ¡el UJbíOMIL. (Aprobado por lai Censura Sanitaria con el nüimero 4 6 S. En el orden religioso- -dice el jefe provincial- que nuestros eamaradas viven una intensa vida espiritual. En medio de! peligro, la santa misa es una ceremonia piadosa y edificante. No pocas veces, apenas comen- zada, hubo de suspenderse por el intenso y, certero fvuego enemigo. En una posición, el, día 1. de noviembre, nuestro pater don, Indalecio Hernández, viejo luchador en Marruecos, primero, y en nuestra Cruzada, des pues, hubo de interrumpir la misa que celebraba cuando ya la metralla roja había herido a algunos de nuestros eamaradas. Pero el falangista español siempre está; alegre; no pide nada material, sólo quiere que le recuerden en su Patria los suyos, susfamiliares y sus compatriotas, por los que lucha y triunfa o inuere. Sus canciones lie- nan las noches heladas y lentas de la estepa de dulces añoranzas de España. Es curioso el cariño con que se atiende ai los eamaradas que van a hacer servicio de ceri tinela, y conmueve ver cómo se; cuida la hoguera que debe recalentarles al regreso y el superabrigo que ha de cubrir su cuerpo, aterido. Los paquetes familiares son eso: fa, millares. El que recibe uno. distribuye su co ntenido con los eamaradas que le rodean. Para los de Toledo fuá- una emoción indefinible recibir el regalo de ferias, que nos llevaba calor de hoga. r. añoranzas infantiles y recuerdos de juventud, y reavivaba nuestra fe en la Virgen morena, que desde su trono de la Catedral toledana vela por- nosotros. Aquello nos produjo una alegría inefable. El recuerdo de España a. crcció en todos el ansia de volver, pero, eso sí, con el laurel de la victoria. De otro modo- -dice Martín Gamero- nunca. Nadie piensa en la. vuelta posible. Voluntarios tocios para ir a lluvia, ninguno lo sería para regresar antes de qv. n llegue la victoria definitiva, que ya so espera. Con falangistas y soldados como éstos se ha conseguido vencer a un enemigo audaz, que siempre, en sus ataques, deja cadáveres propios en nuestra, retaguardia. Le heñios superado, y hoy podemos decir, en el argot de trinchera, que se le ha perdido ei respeto Nuestro camarada Manuel Mora Pigueroa mo. decía: Algún día se podrá decir a España la sublime magnificencia do la, gesta áe la División Azul en el frente de Rusia durante el otoño de 1941. Lo cierto es- -termina Martín Gamero- -que. la División Azul se ha captado el cariño y la admiración de la gran nación alemana y de su poderoso Ejército. Lo mismo sus altos jefes que sus moldados y o l pueblo alemán exaltan el valor sin igual de esta Infantería de España, que conoce ya por FU n o toria gloriosa y que hoy admira por PUS hechos presentes. Refiere el caso de n: i soldado alemán quj hablaba nuestro idioma, y que, yendo en el mismo tren en ¡jue volvían para, reintegrarse a España, dos rnulilados españoles, al llegar a la estación de su destino, sacrificó gran parte de su b evo permiso y siguió hasta Berlín por acoiu n- ñarlas y hacerles alegre su estancia en la capital alemana; no abandonó a los mutilados españoles hasta dejarles en la Embajada de España El camarada Martín Gamero marcha mañana al campo unos días para reponerse do las fatigas de Ja campaña. -CIFTÍA, SALA DEL ASK 1 LO Hoy, sábado, 10 noche, gran fiesta de Navidades, patrocinada por VINOS DEL MARQfES HE MtDELA Elección de Señorita Navidades Obsequio de cien botellas. Invitación caballero, seis pesetas. i.