Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID DÍA 39 DE NOVIEMBRE 1 941 NUMERO SUELTO 25 CENTS, g g g SUSCRIPCIÓN: MADRID: UN MES. 6 PESETAS. PROVINCIAS: i KES MESES, 18. AMERICA Y PORTUGAL: TRES MESES, 20. EXTRANJERO: TRES MESES, 37,50 PESETAS. REDACCIÓN I ADMINISTRACIÓN: SERRANO, 61, MADRID. APARTADO N. 43. ABC DIARIO ILUSTRA DO. A ÑO TR 1 GESI Mi 0 CU AR TO, N. 11. 150) B! LOS ALEMANES BOMBARDEAN SEBASTOPOL YAVANZAN HACIA ROSTOV Y VOROCHILOVGRADO Dice Knox que primero serán armados Jos mercantes que se dirijan a puertos, ingleses. Fuerte base norteamericana en Irlanda del Norte El Führer ha ¡demostrado que la campaña rusa es una guerra defensiva. -Loa rusos estaban preparados para atacar al. Beich unos meses más tarde. Para Alemania se trataba de aniquilar el poderío militar de la U. R: S. 8. antes de Que fuera demasiado tarde. Afortunadamente para Alemania, todos sus adversarios en el Con. Úñente habían sido a o eliminados, de modo, que no tuvo que luchar ei dos frentes. La ocupación de los territorios rusos es realmente lina cuestión secundaria; la principal- es la destrucción de los Ejércitos bolcheviques, y ello ya está conseguido. Pero durante la persecución de las tropas rojas, los alemanes han ocupado te. rritorios cuya extensión es el triple de la de España y el ¡avance hacia el Este continúa, sobre todo en el Eur, El nombramiento de un ministro para los territorios ocupados y de jefes provinciales gauleitcr indica que Berlín piensa seriamente en la organización de los territorios conquistados y en SIÍ incorporación al nuevo orden europeo. Tras cerca de cinco lustros de régimen comunista, será necesario emplear energía y habilidad para crear un mundo nuevo, sobre ruinas. Los alemanes calculan que en el plano máximo de un año será posible reparar los enormes destrozos causados por los rojos en los establecimientos industriales. En la agricultura serán empleados los métodos más modernos y, el año que viene, los nuevos territorios del Ostland ayudarán ya a resolvef el problema alimenticio de Europa, El genio organizador de Alemania permitirá a Europa resistir durante varios años el bloqueo establecido por los anglosajones. Como ha dicho el Führer, todo es posible en este mundo, menos awe Alemania capitule. 1 a invasión en 1940, cuando Inglaterra estaba desprevenida, ¿cómo puede intentarla en 1941, cuando se halla bien apercibida de hombres y pertrechos de guerra? Y a eso se responde, con otra pregunta, ¿Sabéis lo que impidió a Hitler ejecutar cu plan de inyasión c ¡año último? Pues, sencillamente, éh Ejército ruso, que Alemania tenía a sus espaldas, y ei enigma de Stalin: -Luis CALVO. (Prohibida la reproducción. A B C en París A B C en Londces Rusia rué el único obstáculo para Ja invasión Londres 18, 5 tarde. (Crónica de nuestro redactor- corresponsal. Tomada la península de Kerch, los alemanes tendrán que dar el salto sobre el estrecho del mismo nombre si guieren, como se presume senífer sus plantas en el Cáucaso. El canal. -de Kerch es de cinco, millas solamente de longitud y muy profundo. Más allá, en el Cáucaso, hay una serie de- pequeñas líneas defensivas, la, ú ltima de las cuales, que va de Añapa a Temryuk, -parece la más dura para el atacante, pues está, además, flanqueada por las- montañas caucásicas en el Sur y por lagos y marismas en el Norte. Hay una nueva cantinela en el espacio. Se disuelven las vanas ilusiones. Porque ocurra lo que ocurra- en Rusia, o en los Estados Unidos (donde prospera la epidemia de huelgas) nada sino el poderío de nuestras fuerzas en el aire, en la tierra y en el mar, y los productos de nuestras fábricas podrán sacarnos del abismo a la victoria dice Evening News Ni los Estados Unidos producirán todo lo que Gran Bretaña necesita, ni Rusia luchará por G- ran Bretaña. Si la guerra viene a ¡a. isla, se va, como Mambrú, a la guerra. Una de dos: o la isla va a la montaña- es decir, al Cáucaso- o la montaña va a la isla, es decir, al mediano o al cercano Oriente, que es, en definitiva, -donde se librarán las batallas de Rusia y de Gran Bretaña. Pero la gente habla ahora mucho de la guerra que vendrá a la isla, de la invasión. Winston Churchill, en su último discurso én los Comunes, volvió a avisar fel país del psligro. y sugirió que, podría sobrevenir en la primavera. Como Alemania está entablada en Ttusia, había una tendencia a desconocer el peligro de la invasión, y la advertencia del primer ministro no dejó de causar cierta sorpresa y la sensación de que aspiraba ¡solamente a estimular el esfuerzo guerrero de todo el país. Pero no. No era eso. La invasión es una de las cartas que Alemania tiene que poner en la mesa y cuanto más halagadoras sean las apariencias, más posibilidades hay cié un conato o de dos, o de tres, p de un número ilimitado de conatos de invasión. París 18, 10 mañana. (Crónica de nuestro redactor corresponsal. Las referencias del. trágico accidente de aviación que ha. costado la vida a un jerarca de la Administración francesa no se han detenido en una circunstancia que pinta, de mano maestra, la, fría y patriótica previsión de un militar grande y oscuro. Cuando el piloto decidió realizar un aterrizaje forzoso en medio de una tenipestáS Desde eue las tropas del Reioh ocuparon de nieve. que impedía todo visibilidad, el tnO Noruega y. a continua ion, Dinamarca, Ho- nistro arrojó a la atmósfera, lo más lejos polanda, Béjgiea y Francia, estableciéndose sible de sí, una cartera llena de dpcumentdsj como consecuencia en la costa, tiel continente Conforme a la intención de su propietario, europeo desde el calvo Norte hasta Ja des- la cartera ha sido encontrada intacta, en üñ embocadura del Bidásoa, la Aviación y Ja bosque cercano al lugar de. la. catástrofe. DeFlota de guerra alemanas vienen actuando suerte que el Estado ha podido recoger, ei con permanencia y etficacia sobre el tráfico quiera parcialmente, los frutos de la misi fin marítimo de la Gran Bretaña. La Ijatalla del que encomendó al g- eneral Huntziger. Los Atlántico, que ya había comenzado, entró en- datos y sugestiones que éste habla anotado tonces en su fase más aguda. La cifra ele- en su excursión por Argelia, Marruecos y- el vadísima del tonelaje hundido lo acredita así. Sénegal constituirán un precioso elemento de Para mejorar las condiciones de navegación juicio para la política económica y militar de sus barcos, j rocurarles na mayor seguri- que el Gobierno del mariscal Pétain pretendad y disminuir las enormes pérdidas iue de, en definitiva, seguir en una de las te- r los convoyes sufrían. Inglaterra ocupó las giones más codiciadas y productivas del Im islas Faroe, al Oeste def Noruega, y, más tar- perio. de, se estableció en Isíandia, isla situada en La previsión del ¿ran soldado el centro de la ruta de GroenlantÉlk a Glas- alcance de un servicio, postumo, tiene tbdo- -el consecuente gow. Esto ocurría hace unds seis mésete, en j con aquella concepción de la vddsj q. ue él Gemayo último, y octio sananas después, es de- neralísimo Franco definió en su discurso val cir. el día 7 de julio precisamente, cuando abandonar la Academia Militar de Zaragoza, Washington había dado ya no pocos pasos El a. mor a Francia y la disciplina habían. definidores de su jsolítica. iníerri eicionisía, limitado rígidamente la existencia de este tropas norteamericanas desembarcaban en hombre, apenas conocido por sus compaIslandiai, sumándose a los británicos que ya triotas. Sobre ser upn militar valeroso- -que habían tomado posesión de ía isla. Y co. mo es lo menos que cabe exigir a l que abraza, alfrunos días más tarde, Mr. Roosevelt lo- la carrera, de las armas- era un jefe comRraiía del representante del Gobierno dina- petente, concienzudo, más aficionado a las marqués en los Estados, -tJnidos la firma de un letras y a los viajes que, a las ceremonias acuerdo par poder instalar bases yanquis mundanas y a- las prácticas de salón. El desti. en Groenlandia, quedaron puestos todos los no le substrajo de los hechos y las situajalones de la ruta del Atlántico Jíorte, más ciones, con las que s- e gana de repente Una corta que la del Atlántico Central. amiqí- uei a pop. ularidad, a pesar de ser un hombre que primera vista parezca lo contrario; vigilada se superó con perseverancia dura- ate su vida en buena parte por la Flota estadounidense en el cumplimiento de deber. En 1919, el tey con unas garantías, por tanto, para la na- niente coronel Huntziger escribió, a las órvegación mereante, si bien ofrece en invier- denes del mariscal Preñen, una página da no el inconveniente de los hielos flotante guerra, no menos extraordinaria que oscuDe esta forma cabe aceptar que sobre esa ra. Suyo, enteramente suyo, fue el plan de qt b l i d t l dM campaña de. los Balca nes. es decir, en un ruta, y en la zona de e q p establecida por sector al que, erróneamente, la opinión franAli Alemania, que la comprende en gran parte cesa no concedía- importancia. En la primade su recorrido, se producirán probablemen- vera de 1 S 40 el segundo Cuerpo de Ejército, te los incidentes míe son de suponer. La ac- mandado por Huntziger, resistió, sin rompertitud cíe franca beligerancia adoptada por se ni desmandarse, el empuje alemán. Pero, el Gobierno de loa Estados Unidos al abolir ¿de qué servía y qué importaba él aguante la ley de Neutralidad no permite esperar de una fracción en medio del derr. umbamien. otra cosa. to general? A. los pocos días el nombre del En el gráfico parecen trazadas las diversas general Hantziger sonó en Francia y en) el rutas nnc desde América del Norte se dirigen mundo por primera vez. Por encargo del maa la Gran Bretaíía. T as cifras expresan, en riscal Pétain, el general en jefe dei segundo kilómetros, los recorridos dé las mismas. V. Cuerpo de Ejército, se presentaba ante el Führer para discutir y firmar las condiciones del Armisticio; 1 Quien menos responsa Supongamos que el estrecho de Kerch, desde bilidad había tenido en la derrota pagaba, con donde Alemania va a intentar ahora la inva- su- presencia y con su nombre, el reconocisión del Cáucaso, fuera el canal de la Man- miento de la victoria alemana. cha... empieza un estudio crítico que sobre la situación en Crimea publica Daily ExEn torno a los restos del gestor del Armis press Sí; e posible la invasión. La del ticio, franceses, alemanes e italianos se han Cáucaso y la de Inglaterra. Hit! er tiene descubierto e inclinado. Por. primera vea el razones para intentar la Hrtvasión de Ingla- Duce se ha dirigido a! mariscal Petara, y terra Si no hiciera más que. dislocar, la delegaciones de Roma y Berlín e personaron producción de armas, el conato invasor es- en ía iglesia de. San Luis, dé Vichy, p c a gle é y, paca. taría ya justificado y recompensado. Pero se asistir all funeral. En; presencia dl J e e del iti fal E pr i dl Jefe del Jf pregunta la gente: si Alemania rio intentó Ed fé ió ririt Estado francés, cuya emoción, más purigerite La personalidad de Huntziger. Sus funerales