Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VI ABC. VIERNES 13 BE JUNIO E 1041. EDICIÓN DE LA MAÑAXA. PAG. i. EL ADALID DE CASTILLA La gran concentración de esta -tarde -í: EN VALLADOL 1 D SE RINDE HOMENAJE NACIONAL AL FUNDADOR DE LAS l. -O. N. S. ONÉSIMO REDONDO Esta madrugada fueron trasladados Jos restos al Ayuntamiento valli soletano. La gran concentración de esta tarde tino, en plena Gran Vía, en ün ático del ediVida y figura de Onésimo ficio que ocupa Espasa- Calpe, donde viven los hermanos Ercilla. redactores de LiberRedondo tad de Valladolid. Allí se aprueban las baEl domingo, 4 de marzo de 1934, se celebra en el teatro Calderón, de Valladolid, el gran mitin en que hablan el jefe nacional, José Antonio Primo de Rivera, y Onésimo Redondo, entro otros. Falange Española de las J. O. N. S. es ya un Partido pujante. Las afirmaciones magníficas de aquel día están en la memoria de todos. Se marcaron definitivamente, bajo el claro sol de Castilla, los rumbos imperiales y revolucionarios de una juventud. La lucha airada, Implacable, comenzó aquella misma mañana, a tiro limpio. La acción bajo el terror marxista. Organización de ios grupos de choque. Las campañas de Libertad Hállfi Castilla en Onésimo Redondo su paladín esforzado, en los días en que, por neg- arse a España, se negaba a Castilla. Por ella luchó, comprendiendo desde el primer momento que, saturados de razones, rebosantes de espíritu, no había otro camino q. ue la tremenda dialéctica de las armas. Nació Onésimo e ¡n la tierra vallisoletana de Qu- intanilla de Abajo el 16 Je febrero de 1905. En junio de 1931, con sus veintiséis años rebocantes de vida consagrada a España, habla un grupo de camaradas. En una preciada biografía se le describe así: Más bien alto, enjuto, moreno, de mirar brillante, rápido en el obrar, es el hombre ideal para llenar el puesto que él mismo se asignó: fundar y dirigir el primer periódico castellano de combate contra la Esjjaña del 14 de abril y el primer periódico de afirmación nacionalista. En efecto, el 13 de junio sale Libertad a la calle. Onésimo empieza a cumplir su servicio y su destino En la tardo del 9 de agosta de 1931 escribe el manifiesto que comienza con el grito de ¡Castilla, salva a España! y después redacta los Estatutos de la Junta Castellana de Actuación Hispánica y en (noviembre, en contacto con quienes inspiraban y redactaban La Conquista del Estado se redacta el manifiesto que da vida a las Juntas de Ofen. siva Nacional Sindicalista. Onésimo había alzado la bandera roja y negra en las tierras castellanas, encendiendo lumbres de esperanza, de amanecer y primavera en las heladas d e aquel diciembre d j 1931. Las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista habían nacido. 13 de junio de 1931: publicación de Li- ses de la unión gloriosa y estrecha, que tansangre bertad 9 de agosto: Junta Castellana de ta las J. O. heroica ha sellado, entre Falange y N. S. Acción Hispánica. Las J. O. N. S. El mitin de Valladolid Valladolid 12, 9 noche. En la gran concentración que se celebrará mañana, a las seis de la tarde, en el paseo central del Campo Grande, dirigirán la palabra a los camaradas afiliados a los Sindicatos de la C. N. S. Narciso García Sánchez, director de Líber- tad Jesús Rivero Meneses, gobernador civil y jefe provincial del Movimiento; el ministro de Agricultura, Miguel Primo de Rivera, y el ministro secretario general del- Partido, José ¡Luis de Arrese. Al cadáver de Onésimo se le rendirán honores militares. El diario Libertad publicará mañana un número extraordinario, con la colaboración del ministro de Asuntos Exteriores, D; teamón Serrano Süñer; del ministro de Trabajo, Sr. Girón; director general de Prensa, Jesús Ercilla; el director de Libertad el cámarada Tovar y otros. También publicará en su primera página un artículo que escribió José Antonio en el viejo semanario del jonsismo, Libertad -CIFRA. Hablarán los ministros de Agricultura y secretario general del Partido, señores Primo de Rivera y Arrese El traslado de los restos al Ayuntamiento Un gentío inmenso presencia el paso impresionante del triste cortejo, iniciado a la una de la madrugada Valladolid 13, 2 madrugada. Onésimo Redondo vuelve a la misma capilla, velatoria. do nde su cadáver, aún caliente, recogiera los últimos juramentos, apretados de- lágrimas, de sus valientes jonsistas, una nqche de julio de 1936. Entonces, cumbres no lejanas ardían en el fuego purifica. dor de las grandes batallas que salvaron a España. Hoy, las cumbres que rodean el campo santo vallisoletano- -monte de San Torcaz, Pico del Águila, Pica de Castilla, monte del Tomillo, cuesta, de la Marquesa y el de la 42- -elevan al cielo rosarios de llamas. Es la hora primera del día 13- -décimo aniversario de la funda. ción de Liber. tad primer clarín de la guerra presentida y deseada- y las campanas de todos los templos convierten el aire Onésimo Sedondo en uña vibración impresionante. No es un tañido doloroso, porque el Caudillo de Castilla cumplió su sino de héroe. Corta, pero gloriosa vida. Camaradas que acompañaron al jefe castellano en las prisiones de Valladolid. y de Avila llevan a hombros la flecha de su cuerpo. Manos rugosas de campesinos, en las que él depositara, co nfiado, la esencia del Nacionalsindicalismo, brazos juveniles de estudiantes a quienes él concediera la primicia del impulso. Miles de camisas viejas, con hachones encendidos trazan luminoso camino por el Valladolid- señorial, y con ellos forman centurias del Frente de Juventudes, ex combatientes y de caballeros mutilados. En el Ayuntamiento- esperan la Corporación y las camaradas de la Sección Femenina. El pueblo en masa presencia el paso de la comitiva militar y religiosa, presidida por la Cruz alzada del clero parroquial de la iglesia de Santiago. La ceremonia escogió e j solemne escenario de la noche, porque era imprescindible que acudiese a la cita la guardia dé los luceros. Los mejpres- -los Caídos- -también montan la vigilia, seguros de que será cumplido su legado de consignas. El 14 de marzo de 1936 fueron detenidos en Madrid José Antonio y todos los directivos de la Falange Española y de las J. O. N. S. Aquel mismo día se detuvo a Onésim- o en Valladolid. En las cárceles iban ingresando los más destacados hombres de acción, pero los que quedaban fuera mantenían el fuego sagrado de la rebeldía. Episodios magníficos, audaces manifestaciones y protestas y una perfecta unión entre todos los falangistas de las j O. N. S. inquietaron al Gobierno, y comenzaron lois traslados de pineeos. En la madrugada del 2 5 de ju nio. Onésimo fue trasladado a a cárcel de Avila. Triunfa el Movimiento en Valladolid y triunfa en Avila. Onésimo y sus amigos comulgan aquella ma, ñana y salen a la calle y a los campos. Van a. luchar por España. Onésimo llega a Valladolid y se presenta al general Saliquét, quien le encarga- importa. ntes misiones. Se organizan apresuradamente las- centurias. Surge el episodio del Alto del León, que, en lo sucesivo, había de llamarse de los Leones de Castilla e n ¡recuerdo de la epopeya de dos soldados y falangistas de Valladolid. Onésimo se multiplica. Organiza en la ciudad y combate en el campo. Hay tremendas urgencias, problemas que resolver sobre la marcha. Los frentes no están determinados aún, y en una son) Pesa cae en el pueblo de Labajos. El 23 estuvo en la vanguardia lel Alto del León, donde Sé combatía durísimamente. Regresó a Valladolid para cumplir sus deberes de mando en la Falange, y e! 24 volvió a, l sitio de peligro, donde su deber le llamaba, después de firmar una magnífica proclama dirigida a los campesinos de León y Castilla. Se dirigió al campo de comba, te por la provincia de Segovia. Al llegar a Labajos un grupo de milicianos filtrados por Villacastín rompió el fuego contra su coch can furiosas descargas. Onésimo cayó, cumplida ya su misión. En el albor del gran día hizo ofrenda de su vida, en servicio de España sobre la tierra de Castilla, que tanto amó, de la que fu adalid, profeta 1 y misionero. Este es el hombre cuya memoria se honra hoy. Prisión de Onésimo Redondo El Alto del León. Ofrenda de la vida en servicio de España Valladolid 12, 8 noche. La ciudad ofirece un aspecto que revela la magnitud de los actos, qo ¡e darán comienzo a. la una de la madrugada, hora en que serán trasladados los restos de Onésimo Redondo desd- s el cementerio hasta la capilla ardiente instalada en el Ayuntamiento. Es enorme la cantidad de cama- radas que llegan, de todas las provincias de España y, -en especial, de las de castilla y León. Las callos de la capital están totalmente engalanada; para destacar el cariño espiritual hacia el fundador de las- J. O. N. S. castellanas y aquéllas por las que Falange Española de las J. O. N. S. han de desfilar las manife tacioii es oficiales, Libertad vuelve a publicarse. El Movi- con mayor esplendor. A las once de la maini, g ñto falangista se desarrolla guiado po r ñana se concentraron en el paseo de las Jps. é Antonio. Ya se lia celebrado el histó- Moreras millares d e camaradas de camisas rica mitin de 1 a Comedia. Onésimo- entiende viejas de toda España, con objeto de recibir Que conviene a la Patria unir los esfuerzos consigna- sobre los actos que se alebrarán. JT 6 su juventud nacionalista, y reyolucionaria. Después do esta concentración desfilaron por 23 n Madrid se íeu ne e! Consejo Nacional da la e principales calléis de la ciudad, con ban ¡as J. O. N. S. para tratar de la fusión con deras y v; -i formes de gala, las denturias. de S alango Española. Iva Policía impide quo Madrid, -uidas de las Milicias UniversitaLos delegados jonsistas se congreguen en su. rias de misma capital, que llamaron la local social de la calle de los Caños, pero atención por su marcialidad y atuendo. ¿a reunión J 5O celebra, con car; ctsr. clandes- CIFRA. Empieza el año 1932 con una campaña intensísima que hay que sostener con las armas y con la pluma, que es, también arma en manos de I03 jóvenes que le siguen. Se organizan los primeros grupos de choque, adiestrando en la violencia a la juventud. A este fin ¡es somete a un entrenamiento físico casi diario y les proporciona algunas, aunque poca: armas de fuego. Las primeras pistolas se compran a precios fabulosos y son, precisamente, elementos destacados de la C. N. T. los que venden a las J. O. N. S. las armas quo su partido les proporcionó gratuitamente, -e dice en la biografía de Onésimo. En 4 de enero escribe e n Libertad? No salvaremos a la Nación de la barbarie soviética sin organizar una falange extensa de españoles dé todas clases dispuestos a defender con sus personas la vida civilizada de España. La persecución s. e desata. Llueven denuncias y procesos contra el director de Libertad y sus colaboradores. Hay un denso ambiente de amenazas que el Poder ampara. Onésimo, cada vez más seguro- de sí, anhela el choque y arrecia en su propaganda y perfecciona la organización que ya extendiendo por ios pueblos de Castilla. Antes del traslado Desfile de Camisas viejas y Milicias universitarias Destierro El 10 de agosto sirve de pretexto para desatar las más duras persecuciones, y, naturalmente, el Gobierno republicano incluye a Onésimo entre los más duramente perseguidos, y huye a Portugal. Libertad sufre el máximo castigo, pero pronto- sale a la luz otro semanario, que se titula Igualdad en el que alienta e l espíritu de los perseguidos. En el destierro perfecciona sus estudios y trabaja incansablemente en la organización. Velan los restos, turnándose, todas las Delegaciones de la Falange Comienzan los turnos de velas a cargo de todas las delegaciones y secciones de la Falange vallisoletana. La. primera misa rezada la dirá, a las cinco de la mañana, el redactor de la sección religiosa de Libertad y será oída por todo el personal de Redacción y talleres. Seguirán las misas hasta las nueve, hora, en que las altas jerarquías y representaciones del Estado y del Partido harán su visita. En todas las iglesias de Valladolid y en la de Quintanilla de Abajo, pueblo natal de Onésimo, las misas de las ocho serán aplicadas por él eterno descanso de su alma, Después comenzará el traslado a la iglesia d ¿3 San Benito, antiguo alcázar real, donde se celebrarán los solemnes funerales, y, por último, los restos de Onésimo serán llevados al monumento granítico que en el cementerio ha erigido la Falange vallisoletana para el definitivo descanso de su primer jefe. -CIFRA.