Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B O. VIERNES 10 1 E MAYO E 1940. EDICIÓN DE TJA MASASA. PAG. 9. CONTINUA EL MALESTAR EN INGLATERRA SE DA POR CASI SEGURA LA DIMISIÓN DE CHAMBERLAJN, Y PARA SUSTITUIRLO SUENAN LOS NOMBRES DE HAL 1 FAX, CHURCHILL Y LLOYD GEORGE En el Norte de Noruega no ha cambiado Ja situación. P o r orden de HitJer han sido puestos en libertad los prisioneros noruegos El hecho de que el Daily Mail con sus dos millones de ejemplares, tenga a preconizar un Gobierno presidido pc- r Lloyd Geor- ge, indica, mejor que nada, el malestar político y la escases de figuras de primera fila. Lord Halifax es el tipo del gentleman británico, bien educado, impecable y culto, pero con el estilo y los modos de Chamberlain, y no se cree que Inglaterra ganara mucho con el cambio. Además, en cuanto a las responsabilidades de la época que precedía a la guerra, por ejemplo, en el error de Munich, las del ministro de Negocios Extranjeros son tan grandes como las del jefe del Gobierno. Si se busca un Clemenceau, será un profundo error acudir a Halifax. Más se parecen al Tigre Churchill yLloya George; pero el primero es responsable del escaso éxito que ha tenido la Flota inglesa para impedir las comunicaciones marítimas entre Noruega y el Rcrch, a pesar da las seguridades dadas por el primer Lord del Almirantazgo. En cuando al segundo- es un aislado en el Parlamento, y los errores que cometió en las negociaciones de paz- -reveladas detallada y despiadadamente por Tardicu- -y en los años siguientes, no se olvidan fácilmente. Ya se comprende que después da la última votación, Chamberlain na permanecerá cn la jefatura del Gobierno si fuese- fácil substituirlo. Según- la estricta lógica, deberían toipar las riendas del Poder; aquellos estadistas tjne se opusieron a la política exterior de Chamberlain. La política de Munich no debía haber conducido a la guerra; sino a una inteligencia definitiva (o, por lo menos, muy prolongada) con Alemania, y si no lia ocurrido así, ello indica que ha habido error antes- o después de fines de septiembre de 1938. Chamberlain se ha equive- cado, sea al firmar el acuerdo, sea al apartarse de su espíritu. Pero los Edén y los Duff Coopcr, con toda su clarividencia en aquella ocasión, presentan otros inconvenientes y parece muy popo probable que puedan substituir al primer ministro, tan disentido. en algún diario comunista de Noruega s, e traía de justificar o criticar el crimen. La señorita de Helsinki insiste: ¿No deplora ahora el Gabinete de Oslo su negativa de que las tropas aliadas pasaran por la, península para socorrer a Finlandia? El derecho- -respo ncie el ministro con cierta -solemnidad- -no debe- de cambiar con la, s circunstancias. Al contrario. Justamente porque nuestro Gobierno practicó y cumplió la neutralidad, hasta el último limite, hasta el último escrúpulo, nuestra conciencia- Se revuelve y se subleva, asistida co- n la satisfacción del deber cumplido contra el acto cometido por Alemania. ¿Cuántos barcos deen honor del cadáver político de Chamberlain. L a oposición permanente y accidental al Gobierno de Chamberlain h a j u g a d o en el Parlamento con ventaja, de lá m i s m a m a nera que en la cuestión de Abisinia y en la guerra de España. Halagando, sin nin- guna sinceridad, el patriotismo corriente y moliente de las masas, con el razonamiento de apócrifas amenazas al Imperio y con la finalidad recatada de p r e p a r a r la g u e rra ideológica, jugaban con la ventaja de apoderarse de las ideas nacionales, p a r a h a cer propaganda subversiva. L a ventaja de ayer era que sabían que ni Chamberlain ni Churchill podían, sin quebranto de los planes de los Estados Mayores, explicar cómo y por qué Inglaterra tiene un Ejército y cómo y por qué F r a n c i a y cómo y por qué. la Marina no p ido concentrarse dónde Duff Cooper y los señoritos del F r e n t e- P o p u l a r británico querían, etc. E l revés, o, si se quiere, el descalabro de Noruega, d a r á mucho que hablar; nadie lo h a explicado todavía. Lo cierto es que hoy Ghamberlain h a ido a v e r a l R e y y que esta tarde tha sido a c o gido en el P a r l a m e n t o con m á s cordialidad que ayer, y que el P a r l a m e n t o se h a c e r r a d o con motivo d e- l a Pascua de P e n t e costés- -otros tres días de ocio y paraliza- eión universal en estas islas- -y que no se volverá a a b r i r hasta el 21 N de mayo y que de aquí- a entonces, Chamberlain tendrá, holgura para meditar, consultar y cabildear. El Congreso laborista d e B ourríemo. uth, que empieza en la próxima semana, t r a t a r á del asunto de la coalición; y mient r a s tanto, reconocida generalmente la necesidad de ampliar el Gobierno, dando ent r a d a a todos los partidos, las tres soluciones posibles son: Un Gobierno Chamberlain, con nueya gente y con los laboristas (lo que tropieza con el impedimento de la hostilidad encarnizada de los. conservadores desleales, como Duff Cooper, y de los socialistas) Un Gobierno Churchill, que tiene a su favor hoy el magnífico discurso que ayer pronunció defendiendo al Gobierno actual y la simpatía q u e inspira a pueblo (y ese discurso de Churchill, t r a s de m e n cionar la superioridad aérea de Alemania, r e m a c h a de esta m a n e r a los augurios del primer ministro: E n ningún momento de la otra guerra estuvimos en- mayor peligro que a h o r a -y un Gobierno Halifax, que sería el m á s bienquisto de las clases directoras del- país. E n cua- nto. a la cuarta posición, o sea un Gobierno Lloyd George, la cosa parece, m á s bien irrisoria. Hoy ha firmado el Key, en u n a reunión de veinte minutos de s u Consejo privado, la nueva proclama que llama, a filas a los hombres de diecinueve a treinta y seis años, en forma escalonada; en total, 2.500.000 hombres. Inglaterra no tiene todavía un Ejercito; espera tenerjo antes á e que haya batallas decisivas. -Luis CALVO. sabía que nuestra Marina de guerra, dispusiera de tantas unidades. ¿Qué opina usted de la actitud pro- alemana adoptada por su. compatriota Knut Hamsun, premio Nobel de Literatura? No sé nada de Knut Hamsun. ¿Por, qué se ha sumado Knut Hamsun a la causa nazi? No sé nada de Knut Ha. msun. Te- ngo que ser yo quien levanta la, sesión, fatigado y deprimido por el claro contraste entre 1 el pasado socialista y pacifista del señor Koth, y la desolación, confusión más bien, de esta nueva fase errabunda, e implorante de su vida pública. El ministro recoge el cable que le tienden. Tengo, en efecto, que salir dice. Pocas declaraciones sin em. bargo, tan fértiles en s us gestiones e informes concretos: en noticias. Kesumiendo: Noruega participará técnicamente en el Comité de guerrat interaliado. El Rey y su hijo permanecen en territorio nacional. El Gobierno, que, en un principio, no necesitaba hombres, sino material, sobre todo baterías antiaéreas, logró sa. car de Noruega las nueve décimas partes de sus reservas oro. Las tropas aliadas, en su mayoría francesas, ins. talada. s en Narvik, constituyen un núcleo excelente, susceptible de maniobrar y reconquistar. Las seguridades dadas por el Estado Mayor francés, han confortado al señor Koht, el cual no dejó de sugerir que si la dirección de las operaciones por mar incumbe a Inglaterra, lá dirección de las operacioT nes terrestres corresponde a Francia. -DARANAS. A B C en Londres Los posibles sustitutos de! Sr. Chamberlaín Londres 9, H noche. (Radiograma de nuestro corresponsal. El nada edificante espectáculo que ayer dio la Cámara de los Comunes, concluyo de mala manera para Chamberlain. La mayoría del. Gobierno nocional suma en tiempos normales 414 diputados; la oposición cuenta- con 201. Por abstenciones o votos adversos de diputados conservadores, la mayoría no fue anoche más que de 281 frente a 200 de la oposición; es decir, de SI votos, lo cual, si se tiene encuenta el crecido número de gubernamentales, representa una. derrota moral. De madrugada llegaban al Savoy algunos diputados conservadores, encabezados por Duff Cooper. Todos, rabiosamente, rojos en la época de nuestra guerra; y en el cabaret del Savoy, que se ha convertido en el mentideTo político en embrión, bebieron su champaña- -señoritos rojillos y adinerados- A B C e n París Los corresponsales extranjeros interpelan al fninistro de Negocios noruego París 9, 11,30 noche. (Radiograma de nuestro corresponsal. El ministro cié Negocios de Noruega sostuvo treinta minutos de conversación con los corresponsales dé la Prensa extranjera, conversación dura, tensa, enhebrada del principio al íin por la aguja lancinante de un equívoco infinitamente triste, -sombríamente dramático. Pro. fesor, historiador, jurisconsulto, hombre de paz y hombre de letras, el Sr. Koht tiene bajo el doble cepillo de sus cejas negras la mirada franca y buena. U- na bondad aea, so un poco bovina... Bondad senuinamente báltica o escandinava. Ante o contra este ancia. no, digno y afable, se desborda la i- ndisereción, inclusa la impertinencia, por imperativo, a veces, de un deber profesional, cumplido cruelmente al pie de lá letra, al conjuro otras de un patriotismo sangrante y resentido. El hall del Roya! Monceau parecía en verdad otra batalla de una oposición parlamentaria contra el primer ministro. Una corresponsal finlandesa pregu ntá, a nuestro anfitrión, a bocajarro y con voz des. templada, chillona y agresiva: ¿Por qué el Gabinete de Oslo no. autorizó el paso de tropas a. liadas por su territorio? La misma informadora o interpoladora e ¡uiere saber por qué muchos soldados noruegos huyeron a Suecia. Otro periodista sugiere que si núes. tro interlocutor hubiera acercado la instalación de la Flota, británica en aguas territoriales noruegas, la invasión alemana no se hubiera producido. Pero el ministro no par. ticipa de este criterio. Un tercer colega desea averiguar la re a. ceión verdadera de los Soviets. Se le cemíesta que hasta ahora es ambigua, pero que después de la ocupación, AB C ert Noruega Otta: Honi soit qui mal y pense Otta 9, 12 noche. (Radiograma de nuestro corresponsal. Otta, donde oitramos al caer el sol, aparece como una pequeña población decapas rústicas- -algunas destruidas- sumida en la tristeza y el desconcierto. Otta vivió, aunque fuese por brevísimo tiempo, intensamente la guerra. Aquí fue la primera batalla. El punto de defensa de los británicos estaba bien elegido, porque elpueblo se eleva, en la cc- nfluencia de dos ríos. Los ingleses volaron el puente de la carretera y el del ferrocarril, establecieron trincheras y nidos de ametralladoras, y con una diligencia grande transformaron las pri. meras ea. sas en parapetos, bien acondicionados. Parece, según informes directos de la. gente del pueblo, que los ingleses que se hicieron. fuertes en Otta eran unos dos mil. Durante dos días resistieron lo s fuertes ataques alemanes con entereza. Por las- noches cantaban canciones y los oficiales bebían su 1 whisky confiados aún no se sabe en qué. Abandonaron la població- n de noche, fajtoa de artillería antiaérea y a. viacióh. La noticia de que las fuerzas del Sur alemanas se habían encontrado con las de Trondhjem, 7 que los alemanes avanzaban hacia Dombaás, no admitía retraso, en abandonar la posición; Con cualquiera que se hable, ee nota qrua PERFIL DEL DÍA Los periódicos ingleses coinciden en l a creencia d e q u e el Gabinete sera reorganizado. Daily Mail cree q u e el nuevo Gobierno será presididlo p o r Lloyd George. Otros hablan d e lord Haliíax y de Churchill. -H a n sido llamados a filas dos millones y m e d i o m á s de ingleses. -131 p a r t e a l e m á n comunica el hundimiento de u n transporte y d e un submarino Ingleses en Jsarvik y e n el Sisase- i i ak respectivamente. -Una agencia noruega dice que los alemanas cstáu cercados en l a región montañosa del valle d e Gresdalen. -E l Canciller Hitler h a dispuesto l a libertad de los prisioneros noruegos. -Se h a celebrado en Italia, con m a g nífico entusiasmo, el aniversario d e l a constitución del Imperio Fascista.