Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ftJÁ 2 DE M A Y O D E 1 9 40. NUVI RO SUELTO 15 CFNTS g 2 g Una sesión en Ja Cámara de los Comunes DO. AÑO TRIGÉSIMO TERCER O. N. P 10.666 g B eVronéa. Una, increíble ausencia de buena información un testarudol aferramiento a ideas y métodos superados por la realidad, una conátante deformación de las Observa ciones políticas, económicas y sociales, crean en las clases directoras inglesas estados de espíritu caracterizados por un fabuloso anacronismo. No intentan siquiera esas clases incorporar a sus designios aquella paríe de las nuevas normas que el genio de. la tradición política inglesa exige; antes al contra- río, ss organizan para cortar el paso a las Revoluciones nacionaJes, sin advertir que con ello trabajan, no por los regímenes de- tipo liberal, caídos en dsserédito, sino por la causa de las Revoluciones, internacionales, cuyas fuerzas siguen vigilantes, a pesar de la tremenda derrota sufrida en España. La dificultad de- que dan sistemáticas señates los políticos ingleses para entender justamente la personalidad- de MussOlini (coa sus creaciones, su concepción del mundo occidental; su idea de la libertad, sus realizaciones sociales y su doctrina acerca del individuo y del Estado) es uno de los hechos que más estragos vienen produciendo desde hace veinte años. Esa misma dificultad se revela frente a la aparición de Franco como Caudillo de España. La primera trae COMO consecuencia inevitable toda una política hecha de recelos y suspicacias, y coronada, finalmente, por la guerra de las sanciones durante la campaña italiana de Etiopía. t De, la segunda brota la conducta, manifiestamente injusta e históricamente equivocada, que Londres adopta respecto de España y de la guerra de liberación española. De esaá dos actitudes esenciales se deriva tin inexorable y determinado planteamiento del problema mediterráneo, con influencias profundísimas en el drama actual de Europa. Entre la reacción inglesa frente a la Italia mussoliniana y la que se produjo en 1936 frente a la España nacional- -mutatis mutaniis- -podría adivinarse un acusado paralelismo. Dos errores políticos y diplomáticos de tal magnitud han pesado, inevitablemente, en losr destinos europeos hast conducirlos a la guerra presente. No diré que esos erróres sean la única causa profunda de esta guerra, pero n adie dudará de que han ejer- cido un inmenso influjo en, las circunstancias y en las formas, de su planteamiento. Durante Jos años del drama civ. il español, la direpción de la política inglesa creyó útil dar cobijo en Londres- -y- aceptar diálogo convelías- -a todos los elementos de disgregación y desnacionalización que laboran constantemente contra la grandeza, a dignidad y la existencia misma- de España. Llegados a ese punto, recordemos que acaban de resonar palabras importantes de conservadores, liberales y laboristas en la Cá, mara ds los Comunes. ¿Representan esas palabras- -repet irnos- -una revisión auténtica del pasado, un rescate de las equivocaciones anteriores, una nueva interpretación de España, de sus anhelos, de sus derechos y esperanzas? En ese caso, a las voces de simpatía y admiración habrán de seguir no esca sos hechos concretos. Y sobre todo, habrá de prevalecer una nueva y exacta manera de entendernos. No se olvide que la España nacional está regi da por el recuerdo de Jos héroes y po. r el espíritu de unas juventudes ardienies. ¿Qué queremos decir con ello? Trataremos de esclarecerlo e un tercero y último artículo. AZNAR POLlT C A DE INGLATERRA Y ESPAÑA EL ANIVERSARIO DE SHAKESPEARE A guerra, que ya. suspendió en 1916 el, tercer centenario de la muerte de Shakespeare, seguramente habrá suspendido también ahora las fiestas en Stratford del Avon, la Alcalá de Henares inglesa, con motivo del trescientos setenta y seis aniversario de su natalicio y del trescientos veinticuatro de su fallecimiento. ¿Tanto ha que murió y no le- lian olvidado todavía? Shakespeare fue bautizado, según se. sabe, el 26 de abril de l5 (5 t 4. tComo aun no había computado Inglaterra con la corrección, gregoriana (no lo hizo hasta 1572) tal día era justamente nuestro í de mayo. La pila bau- tismal consérvase hoy. El registro dice; april 26 th tGuíielmus ¡fiíius JoanSs Shaks pere Con seguridad absoluta ignórase el día del nacimiento; pero acostumbrándose entonces en Inglaterra bautizar a los niños al tercer día de su orto, se da por buena la. data de 23 de abril, o sea 3 de mayo dé nuestro calendario actual. Robustece esta fe, cha una constante tradición, según la cual, Shakespeare, que bajó a la tumba en 23 da abril de IÓIÓ, falleció el día de su cumpleaños. Como reservado a tan altos destinos la Naturaleza comenzó protegiéndole. En aquel mismo año, a mediadas de julio, la peste hizo su aparición en Stratford y. diezmó el pueblo. Por fortuna, la casa de Henley Street, donde vivía el futuro dramático. escapó a la pestilencia. Todavía se guarda en el lugar una reliquia de tan terrible período, un plague pan donde se quemaba romero y otros hierbas para purificar el, aire. Estos días. no tendrán apenas visitantes las casas de Shakespeare en Stratford, la de su nacimiento y 3 a da su muerte, donde ha hecho Inglaterra maravillas en museos, bHiotecas y jardines. Su faniosísimo teatro se verá vacío. El Neu s Place Garder no ofrecerá la pompa, el carácter íntimo, la penetrante poesía de primavera de todos los años. Porque Stratford es el lugar d peregrinación de los admiradores de Shakespeare. En tiempos de William, la villa sólo contaba con Unos 1.209 habitantes. Es localidad antiquísima. Fundóse allí un monasterio, y en la Edad Media, u. n arzobispo de Stratford y Th omas Jolljf fe erigieron la iglesia paxar, oquia y, la Guild y Grammar School. 1 La población está situada a la orilla kderecha del río Avon, a nueve millas al sudoeste de Comenzó a cobrar renombre desde que en 1769 celebróse allí en IKK ñor del dramaturgo él 1 famoso Jubileo dirigido por el céleb e actor David Garrick. Afluyen a Stig fd. personas de las cinco partes del mundo. Las mejores compañías inglesas representan el repertorio shakespeariano; hay conferencias, discursos, visitas a la casa en que nació el genio, etcétera. El rasgo más emocionante del Birtday Festival es el Sprcadinff of so bre la tumba del poeta, que por coincidencia con- Cervantes, se halla enterrado en, una iglesia llamada de la Trinidad. Hoy, Stratford se verá desolado y triste. El sepulcro de William no rpcibírá les homenajes y la lluína de flores de iodos los pueblos. Y el príncipe de los poetas podrá exclamar desde los Campos Elíseos de la muerte, como e n la Segunda parte de Enru que VI: Oh guerra, hija del infierno i r L L año 1917 estalla en Rusia la Revolución comunista internacional. Inglaterra lucha débilmente contra ella. Comprometidas todas sus fuerzas y absorbidas sus preocupaciones por la- guerra que al lado de Francia, Italia, Bélgica y Portugél sostiene contra la Alemania de, Guillermo II, no consigue evitar el triunfo político d Lenin. De aquella revolución le espan- tan los crímenes inmediatos y la marea de sangre; pero tardará varios años en comprender, la inmensa, fuerza devastadora de la doctrina i. bolchevique. La Gran Bretaña cree que su tradicional sistema político liberal y parlamentario posee virtualidad suficiente para evitar, en definitiva, la difusión y victoria del comunismo, Lo cree a pesar de muchas experiencias; contrarias: la realidad demuestra, apenas germinada- la Gran Guerra, qué, la 1 organización liberal de los Estados europeos forma un frente muy débil ante la Revolución moscovita. Por los entresijos de un orden político y social j a muy usado, ae, filtran Jos, influjos revolucionarios, envolviendo y anulando las lineas de defensa de la sociedad occidental y cristiana, Muy pronto vemos- qpe los regímenes y sistemas liberales, í no, sólo dejan de ser enemigos reales del comunismo, sino que éste los convierte en sus aliados más eficaces. Empieza a dibujarse en. Europa el perfil dejos Frentes Populares. E El, año 1922, al grito inmortal de o Rpma ó tílorte triunfa en Italia la Revolución fascista. Mussolini es el primer hombre. que penetra resuelto eñ el sentidp del mundo moderno. Su genio incomparable crea, frente a los principios y a la actividad destructora de las Revoluciones internacionales, la doctrina y la acción liberadora de las Re vo- luciones nacionales. El año 1923, un gran patriota español- -el general Primo de Rivera 1- -ensaya en España la aplicación de algunos principios niussólinianas. Pero al ensayo español- -a pesar de sus magníficos aciertos parciales -le sobran muchos residuos de origen liberal y le. falta la necesaria dimensión histórica. En 1933, otra Revolución nacional, dirigida y capitaneada por Adolfo Hitler, se impone en Alemania. El comunismo advierte, con perfecta claridad, que. está perdido 1 si las Revoluciones nació nales- -de origen mussoliniano- -hacen- suya 3 a victoria. Por ello renueva sus esfuerzos y sacrificios en 1 u, na lucha tenacísima. Los Estados liberales sbii, sus instrumentos directos o indirectos, según las circunstancias. Ya a jugarse la carta decisiva de España. iGuerra de 1936 a 1939! Matanzas, robos, saqueos, horror de horrores! Un Caudillo Franco- -se, alza en el horizonte, y su es pada taja el nudo gordiano. La guerra de España, es un desastre- para las Revoluciones internacionales. La Revolución nacional, como cuerpo de, doctrina y como nuevo programa de la sociedad europea, ha ganado la batalla. ¿Cómo ha entendido Ing- íaterra este, proceso político qué, por muy sabido y conocido de todos, expongo, tan brevemente? La lealtad obliga a decir quela interpretación inglesa no ha podido ser más pobre y Luis ASTRANA MAHIN