Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SBC. SÁBADO 20 DE ABRIL DE 1840. EDICIÓN DE LA MAÑANA -PAG. 11. LA TENEBROSA CHECA DE BELLAS ARTES CONSE 1O DE GUERRA CONTRA ALGUNOS DE SUS MIEMBROS La checa tenía carácter oficial y se constituyó en la Dirección General de SeguridpJ Ante el Consejo de Guerra número 2 se ha visto el proceso contra los miembros del Frente Popular que en los terribles días del mes de agosto de 1936 constituyeron la checa oficial instalada en el Círculo de Bellas Artes y, más tarde, en una casa dé la calle de Fomento. Detenidos los chequistas oficiales- -va TÍOS de ellos he. fugaron al extranjero antes de que entraran en Madrid las tropas del Caudillo- los jueces militares han investigado minuciosamente todo lo que se refería a las actividades criminales de los encartados éi. el proceso. Estos han sido interrogados y juzgados con todas las garantías procesales, y durante doce meses Bastaba una ficha de derechas o poseer han podido aportar en su descargo cuantos testimonios han deseado. La serenidad de un símbolo religioso para decidir el asela Justicia. ha sido tal, que aun siendo evi. sinato dente la responsabilidad de todos y cada ¿Qué delitos se penaban en la checa ofiuno de los detenidos, se ha evitado toda precial? Los mismos procesados lo han dicho cipitación y se han agotado las pesquisas en sus declaraciones ante el Consejo de para esclarecer todos los puntos que puguerra. Bastaba con una ficha de partido dieran padecer oscuros. político sacada del Control di nóminas La checa del Círculo de Bellas. Artes nació el día 4 de agosto. de 1936 en la r e- una denuncia cualquiera de un individuo, sin conciencia, el hallazgo de cualquier símbounión convocada y celebrada en los localo o imagen religiosa o política, o la simles del mencionado Círculo, bajo la presiple enemistad o antipatía de uno de los dencia del director general de Seguridad, miemb ros del Comité. que entonces era Maivuel Muñoz, afiliado al partido de Izquierda Republicana. Se dio En cien días desfilaron treinta mil persoa la. checa elnombre de Comité Provincial nas y fueron asesinadas cinco mil de Investigación Pública Por consiguienCien días duró la actividad directa de la te, el criminal organismo tenía carácter ofi- r checa. Durante ese tiempo desfilaron ante cial, y así, al hablar de checa oficial o ella más de treinta mil personas; de ellas tcheca del Estado no se- íace sino exfueron asesinadas unas cinco mil y las respresar una verdad rotunda. Después de una tantes, en su mayoría, encerradas en, los. actuación interna en Bellas Artes resolviecalabozos d e las cárceles o de otras checas. ron los chequistas trasladarse al edificio Esta de Bellasi Artes y de Fomento, por su de la calle de Fomento, dónde siguieron orcarácter oficial, extendía su tadio de acción denando asesinatos hasta que el 9 de noa la provincia de Madrid y a -la de Toviembre fue oficialmente disuelta, para queledo. dar absorbida por otros organismos policíacos igualmente criminales. Luego organizaron las sacas de ¡as cárfallo figuraba, en un trocito do papel, en el cual se escribía a máquina el nombre, del a cusado y se estampaba um sello del Comité. Cuando se decía textualmente true el detenido debía pasar a lia Dirección General de Segurida d, era porque así debía hacerse. Cuando, por ei contrario, en el centró del sello y con gruesos caracteres, se escribía la palabra Libertad la vida o Jla muerte sólo dependían de un pequeño puntó en tinta, colocado debajo dé la D final. Si se estampaba ese punto; el detenido pasaba a la celda o calabozo cero donde se le encerraba en medio de una, humedad fría y viscosa. Antes del asesinato, y muchas veces antes del proceso el detenido era sometido a las más atroces torturas, a fin de obligarle a denunciar otras, personas. La desbandada. Fabulosos tesoros efi poder de los forajidos. Disuelta la thecaj sus miembros ingresaron en la Policía del listado Llegadas las tropas de Franco a la Ciudad Universitaria, vino la desbandada. Entonces, como la checa oficial había acunmla de enormes riquezas procedentes del saqueo, resolvieron repartir parte d; e ellas y cada uno de los miembros se, adjudicó 30.000 pesetas para gastos de viaje. Para los milicianos que guardaban (la- checa no hubo nada, según han declarado los pro- k cesados, Por las manos del Comité pasaron tesoros fabulosos. Después dé los repartos privados, aun, recogió el Gobierno rojo- acerca de- un millón de monedas de oro. Los miembros de la- checa t e quedaron con 50 monedas de- oro cad- a uno, según consta en los autos del proceso. Hay que añadir, 600 millones de pesetas en valores públicos, más de seis millones en alhajas y 40 ca- miones de objetos de plata llevados al íninisterio de Hacienda, así como 640 cajas d- e objetos de valor dívfereo. Cuando quedó disuelta, la checa oficial, sus miembros ingresaron casi eíi bloque en la Policía del Estado rojo y ocuparon cargos importantes. Los nombres de los procesados que están convictos y confesos. Peinador, el que actuó de fiscal: despiadado ¿nlos procesos contra personas de derechas Eritre los procesados- -todos convictos y confesos- -que han comparecido ante el Consejó, de guerra figuran: Benigno Mancebo Martín, d la C. N. T. que fue el alma- de la checa oficial. Formó también en él Consejo Político de la Dirección General de Seguridad que. dirigió las sacas carcelarias del mes Se noviembre y más tarde fue delegado político en la Comisaría, de Buenavista, (Jonde funcionaba, muy -avanzado el año 1937, un piquete de ejecución conocido por el nombre de Brigada Imperial. Muchos y muy viles son sus crímenes, y entre ellos descuella; por lo, repugnante de su fría y meticulosa preparación, el asesinato de la camarada de Falange, Carmen Pérez Mansiila, sacrificada personalmente por Mancebo. Enrique Peinador Porrúa, de Izquierda Republicana, abogado de Madrid. Tué uno de los primeros miembros que su par- tido destacó en la checa de Bellas Artes, en la que dictó numerosas penas de muer- te. Sus servicios fueron premiados con un puesto en la Fiscalía de Madrid, donde actuó a las órdenes, del siniestro S. I. M. en los procesos de alta traición y espionaje en uno de los cuales- -el llamado de los 195- Tt- acentuó las crueldades de su actuación; durante el. acto de la vista hizo un. encendido elogio de- las checas, pidió 61 penas de muerte y persiguió a los abogados, defensores, álgupo de los cuales fue entreg- íido al S. I. M. La constituían treinta miembros; tres por cada partido o sindical frentepopulista La eheca oficial del Estado, estaba constituida por treinta, miembros, tres de cada partido, o sindical del Frejite Popular. Cada, organización enviaba allí verdaderos especialistas del crimen. El mismo día de su creación comenzaron a funcionar sus tribunales. Dos mesas de jueces permanentes, divididas en tres turnos de ocho horas, dictan día y noche los fallos rTe muerte, que son el exponente del máx o horror de Madrid. Setenta y cinco, Jorigacuüa de cuatro. o cinco hombres cada una, -con- -is coches respectivos, se encargan d lo j regis tros, de los saqueos, de las detenciones y de las ejecuciones. Varios cientos de milicianos voluntarios custodian el local y se brindan para asesinar. Tal es la demanda de esta macabra. tarea, que los calabozos de guardia tienen que establecer un turno riguroso. Diez Oches dan servicio permanente para llevar a los condenados a muerte. Cuando íué- disuelta, la Dirección general de Seguridad encomendó a sus miembros la selección de las presos que debían ser asesinados. Los chequistas se trasladaron v las cárceles y organizaron las famo, sas sacas de presos que en Aravaca, Vaciamádrid, Tdrrejóh de Ardoz y Paracuellos fueron asesinados desde los primeros días de noviembre hasta la ultima decena del mismo mes. ¿Cuántos, patriotas cayeron en esta segunda fase de la actividad. Ce los chequistas oficiales? Es difícil saberle, -pero, por ¡las declaraciones y testimonios aportados al proceso, pueden calcularse: de doce á quince mil. celes y asesinaron a más de doce mil personas JUSTICIA SERENA Varios, miembros de la eheca de Bellas. Artes- ¡nombre terrible y esT- aiifbso re- cuerdo ahincados en e 3 dolo? -Se- Mar tlrid! -atslbail de eómiitu eco i- ante los jueces militares. í- síremeoü el reíato de lo Que allí acontecía, l o sabíamos todo, pero ahora adquiera la trémeiula y alucinante historia el relieve; fie la verdad comprobada. Esos hombres, qu o ejercían Jo qué llamaban justicia del pueblo sobre sepes inocentes, a les qué robaban, torturaban y asesinaban sin- forma d. e proceso alguno, llevándolos atraillados hasta Jos desmontes para matarlos por. la espalda, han sido sometido a la justicia ses- ena de Franco, con garantías i íocesales, con defensas, con la posibilidad de aportar ante el tribunal sus descargos. He aquí la diferencia. Subrayémosla. Tle aquí la tremenda verdad de aquella feroz etapa, escrita por monstruos. Tengámosla siempre presente, no para que el odio perdure, sino para que jaulas, jamás, pueda volver nada parecido en las tierras cíe España. Los encartados cometieron todo género de crímenes y robos. y ocuparon puestos de responsabilidad con el Gobierno rojo Manuel Ramos Martínez- de la C. N. T. y secretario de la F. A. I. de Madrid. Encabezó los primeros grupos anarquistas quo asaltaron los cuarteles y luego instaló una checa en la Calle, de Ferraz, 16, en donde s. e cometieron numerosos asesinatos. Cuando alguien era absuelto en la checa oficia) él lo trasladaba a su checa de Ferraz. Llegó a ser director de la cárcel de Porlier e intervino directamente en las sacas d, e presos. Perteneció a l Consejo. Político dé la Dirección de Seguridad, al Control da Nóminas y, finalmente, com, o premio, fue nombrado apitán- de milicias. Nicolás Hernández Macías, de la TJ. G. T. Su tribunal firmó más de mil sentencias do muerte. Luego fue director de la cárcel dé Duque de Sexto. José María Ovejero de Gante, del partido comunista. Agente de policía, fue. el organizador del Control de Nóminas, dependencia qué centralizaba toSos los ficheros Se las personas de derechas. Era el que mandaba las listas de candidatos a la muerte. Estuvo más tarde a las órdenes de la Q. P. U. rusa instalada- en el hotel Gayíor, d s. Al mismo tiempo funcionaban doscientas checas más No s olvide que al misrro tiempo que esta checa oficial funcionaban en Madrid cerca de doscientas checas más; organizadas por los diferentes partidos organizay ciones sindicales. Con ello, ee llega a t e n e r una vaga idea de lo que fue el terror y el crimen en Madrid durante los primeros meses- de la guerra. Cómo juzgaban los criminales chequistas a los detenidos El proceso ante la checa oficia. era sencillo; el que había llevado a cabo una detención por denuncia o. por propia iniciativa y no por orden del Tribunal, hacía la exposición de cargoñ al entrar al detenido. Inmediatamente pasaba este ante el Tribunal. Allí no se permitía la entrada a nadie- que no fu si- a, miembro chequista De cómo eran los interrogatorios dan idea los numerosos impactos marcados en 1 a paretl en todas direcciones y alturas, evidenciando un propósito de intimidación. El Luis Vázquez Téllez, dé las milicias del círculo socialista de la I. tina- Inc, iusa. Tuvo,