Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
a B c. VIERNES s D E ABRID J E 1940. EDICIÓN D E TEATROS, CJ NEMATÓGR AFOS Y CONCJERTOS EN ESPAÑA Y EN EL EXTRANJERO Informaciones teatrales En Madrid Lara: Estreno de Espuma del mar l a nueva comedia de Juari Ignacio Luca fie Tena no se parece en nada, a las obras corrientes de teatro, ni siquiera a las producciones anteriores del autor. Uno de los actos, el segundo, tiene por. escenario el fondo del mar y sus personajes so- nv sirenas. El comediógrafo, que se acredita, ahora de delicadísimo poeta, sigue aquí, con el recuerdo de un cuento de A- ndersen, la pauta de Virgilio cuando describe el abismo de las aguas en el Libro IV de las Geórgicas ai poetiza, r el mito dé Aristeo y el origen fantástico de las abejas. Con acentos dé Loreley, cadencias de Heine y u n fondo muy semejante al wagneriano de El oro del Rhin el marqués de Luca de Tena mezcla la vida real de los hombres en los años a, cíuales con una fantasía mitológica de su invención, e n la que no intervienen para nada con los moldes clásicos del mito, ni la Odisea ni el rapto Se Proserpina, ni la expedición de los Argonautas y la lira de Orfeo, ni las Metamorfosis de Ovidio, las Fábulas de Higinio y la Biblioteca de Apolodoro. Allí las compañeras de la hija de Ceres, símbolo, del. rodaí de las estaciones y centro teogó nico de los misterios de Bleusis, se transforman de mujeres en sirenas y de sirenas en rocas. Aquí se supo- ne que las sirenas han nacido en el mar y- que allí viven bajo el imperio de Poseídóui ó Neptuno, sometidas a la magia de- as ha das, encantadoras y brujas, y absortas, a veces, ante el hechizo y poesía de un relato de amor, que tiene por escenario la tierra de los hombres, donde íds- pája, ro, s saltan de rama en rama y abrasa el sol en los estíos y se inunda- n los ojos de luz, tina, de las sirenas, por. (nombre Espuma, quiere convertirse en mujer. En una noche de borrasca ha encontrado interesante a, un hombre de rnu ndo, náufrago de tina- gasolinera y salvado con su familia por unos pescadores. Se le concede el prodigio de ser mujer durante un año, que emplea en pasear por la, -tierra con aquel hojnbre. de Su predilección, a 1 quien no consigue amar. Al cabo del año vuelve a convertirse en espuma. La comedia del marqués de Luca de Tena se impone a la admiración de los espectadores por el tono de fantasía, ensueño y, al mismo tiempo, realidad muy moderna e n que se ofrece; por el interés, que- na decae un instante; porgue toda la acción se desenvuelve a la vista del público, sin el recurso manido de relatar e ii el diálogo lo que se supone acaecido entre bastidores; porque se trastruecan los valores de realidad y de ensueño; por él lenguaje, todo precisión, naturalidad y nervio; por los versos de los pasajes fantásticos, modelos de fluidez, espontaneidad y compostura; por. las idea, s que flotan con la i ngravidad de un alga marina; por lo vistoso del decorado y la complicación de la maquinaria; por la su- MAÑANA, PAG. ÍB, til psicología; por el equilibrio y prudencia, de todos los componentes dramáticos, lo mismo los intrínsecos de la acción y los personajes que los esfteriores, de pura, técnica teatral. El público fug d asombro en asombro e y premió co- n nutridos aplausos, a través dé toda la representación, al autor y a los intérpretes. Irene López Herédia, muy moderna y. exquisita en el a. cto del sleeping se mueve otras veces, remedando la natación de las sirenas, por los píanos superiores del escenario, casi desde el telar hasta puntos de apoy (o estratégicos, como las 1 ondinas del Rhin en. el prólogo de la, Tetralogía wagneriana. Comprensiva de la misiSn artísti ca desusada que toma a su cai- go, bien, puede decirse que Irene López Heredia ha dado. al personaje de Espuma alma, cuerpo, seguridad, nervios, miembros y el- equilibrio estable natural de los bípedos implúmes. No cabe hacer más en obsequio de una cria- i tura tíe fantasía. Igual mérito corresponde a Adela, Carboné, siempre artista íntegra y delicada; a Ana de Siria, a Asunción Mpntijanp y a Conchita Montijano, que dijo primorosamente el cuento de la sirena hecha, d es puma y de sal. Muy ento- nado y seguro itariano Asquerino, y componiendo por su. parte excelente conjunto los actores de. la compañía, todos contribuyeron al éxito extraordinario de Espuma del mar Los figurines y- decorados, del ilustra pintor Clemente del Cammo, realizados por Redondela y Monfort, acreditan a su vea en quien los ha ideado y en quienes los han compuesto arte y. büen gusto. Comedia en la que se une la íntima poesía de la trajna a. u- na fastuosidad cromática de maravilla, Eápuma del mar es un acontecimiento en la vida del teatro digno de ser señalado? alba lapido -Luis ARÁUJO- COSTA. Reina Victoria: ¡Qué mala sangre tienes! No cabe duda que la patología tiene múltiples y caracterizadas manifestaciones. Des ¿de Hipócrates, padre de la Medicina, pasando por Esculapio y condensándose más tarde en el protomedieato, pocos. médicos han dejado de hacer estudios profundos y concienzudos sobre esbs seres tarados a quienes se les manifiesta su enfermedad coa síntomas que muchas veces llegan a lindaicon la esquizofrenia. A un hombre que ha observado toda su vida una conducta intachable le pueden dar de pronto deseos irresistibles de lanzarse al libertinaje. Y, na Aurora Redondo y Valeriano Le ón turalmente, sus deudos sé s alarman. Aquello; puede ser un caso atológico. O le da por ir al mercado con la cesta al brazo, haciendo dejación de sus deberes profesionales. Esto supone una monomanía, que bordea losi síntomas del paranoico. s Pues v bien; eiV el caso teatral y concreto dje ¡Qu mala sangre tienes! que sus autores, Antonia y Manuel Paso titulan, caso 1 patológico, de igual manera que los médicos formulan su dignóstico fundándose en antecedentes sintomáticos, estos notables saineteros parece que! han Hallado antecedentes, precursores para construir este, jugue- ton de enredo en tipos y situaciones muy semejantes a los de- El pobre Valbuena