Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
esa raza fm audesa que, en días difíciles y 1 J rgfavíi desorientación so la. ssfSesjjÉlitíyí por del ííofrdfy 3I el herÓísmS ¡Guerra en Finlandia! La ds los lagos heladosa ycosta emre los bosques, mantiene enhiesta, de sangre y desUnión Soviética contra Europa por J, E. Casariego. Segunda edi- garrones patrios, la bandera de la civilición de la Encíclica Summi Pontificatus de Su Santidad Pío XII. zación. en Finlandia! La Unión Soviética Guerra Santo Xomás y el Tradicionalismo medieval por el P. Eleuterio contra Europa es un notabilísimo trabajo que se lee con extraordinario interés. Los capíElorduy, S. J. tulos que dedica al estudio de la mal llamada Testimonios del horror y del he- ceden de r e f e r e n c i a s muy d i r e c- doctrina comunista y a la política que Rusia tas, y así todas nos impresionan de! modo intenta desarrollar en Europa para conducirla roísmo que corresponde a la realidad misma. Bajo a una verdadera catástrofe, son muy notables. La huella extraordinariamente profunda, el epígrafe Nosotros se agrupan las breves En uno ds los último capítulos se transcri- que ha dejado en todos y cada uno de los crónicas en que se recoge el latido de ben los discursos pronunciados en el homeespañoles la experiencia histórica vivida. la guerra tal como la hizo- -caballeresca, naje a la nación finlandesa, celebrado en Madurante tres años de guerra liberadora, no abnegada, heroicamente- -la E s p a ñ a de drid el 4 de enero del corriente año, y que podrá por menos de determinar una cau- Franco. Y tras el rótulo Ellos en- fue organizado por el autor, como director, dalosa y conmovedora tradición oral que, contramos las incisi- del periódico El Alcásar. aí correr de padres á hijos, llevará a la vas y suficientes anota En el folleto, hay muy curiosas fotografías posteridad el testimonio impresionante de ciones de la infamia- de la horda bolchevique y un buen mapa para las glorias y de los dolores. Esa tradición desenvuelta por el, re- seguir Jas operaciones en Finlandia. oral, forzosamente nutrida de anécdotas, publicana- marxism. o erí Felicitamos al Sr. Casariego por su notable será diferente, claro es, en cada hogar y todos los órdenes. de trabajo, que debe tener, y tendrá, una gran en cada familia, pero unificará todos, los su actividad. Los se- difusión. casos y versiones un mismo espíritu de ñ o r e s Gutiérrez y exaltación patriótica y concepto del deber. González Pastor nos Segunda edición de la Encíclica Las vivas referencias erf curso- -sangre hablan un lenguaje Summi Pontificatus de Su Sany aliento de la Historia qué haya de escride muy comunicativas tidad Pío XI Jnrse- -necesitan ser ilustradas con el dato calidades. A ratos, Jo Aparpce la segunda edición de la Encíexacto, con la puntualización de todas las matiza Je ironía, y, circunstancias que den a cada hecho su amGonzález en ocasiones, apunta, clica Summi Pontificatus, de Su Santidad 1 biente propio. De ahí que los libros o foD. sobriamente, ¡o. senti- Pío XII, publicada- por la Asociación Católica Nacional de Propagandistas, a los polletos aplicados a documentar, materia tan mental o lo satírió 5. Pastor. cos días, literalmente, visto la vasta y aleccionadora sean de gran utiliPredomina en la bibliografía: de la gue- luz la primera. En ellade haber corregido se han dad, aunque no siempre se nos ofrezcan rra Ja relativa, a Madrid y a Barcelona. asistidos por los dones de Ja expresión li- Pero es notorio que en todos los lugares cuidadosamente algunas erratas deslizadas teraria. En fexlo caso, no se trata de una de la zona detentada por el Frente Popu- en la anterior. La traducción oficial de la confrontanecesidad de orden estético, sino histórico, lar y sus cómplices, se sintió el terrible es- Políglota del Vaticano ha sido la italiana, con la versión latina y con y la Historia precisa, en grado sumo, el tes- trago, Valencia, por su parte, sufrió en gra- da objeto de fijar ed texto con toda precial timonio de los coetáneos. do increíble. La presencia allá del fugitivo sión. Por último, la A. C. N. de P. ha añaNotable acopio de Comité rojo, durante tanto tiempo, hizo que dido un índice y una serie de títulos, que eiementíos informati- 3 a quinta columna se viese en la necesi- permiten, con mayor facilidad, el estudio vos hallará el leptor en dad de obrar con casi milagrosas cautelas sistemático de la Encíclica. un, libro que acaba de e inverosímiles bizarrías. Nos las da a coLa rapidez con 3 a publicar don Enrique nocer don Luis Motero Massa en su libro primera edición es que se ha agotado del una buena Esperabé, anticuo rec- La horda en el Levante feliz, que es, a no interés extraordinario con que prueba los católitor de la Universidad dudarlo, un reportaje de altura. Para re- cos españoles se preocupan por conocer en d e Salamanca, bajo dactarlo, no basta con haber vivido lo que sus fuentes directas, el pensamiento oficial el título La guerra de se, cuenta. Es preciso tener lo que el autor de 3 a Iglesia en estos momentos en que, reconquista española y acredita, además de correcta pluma: sen- precisamente por el apartamiento de Ja soel criminal cmnums- tido- del detalle, tino en la valoración del ciedad y los individuos tie la Iglesia y de mo. Las dos vertientes, recuerdo e incluso- ese hábito de enjuiciar Cristo, atraviesa el mundo por una crisis en efecto, de nuestra que en ninguna profesión es tan típico como moral tan honda y tan difioü, que puede en la del abogado, y el señor Molero lo es. compararse con las más graves de la his reciente epopeya, apaRelata de manera excelente, verbi graiia, V. Enrique Esperaba recen en el libro; tan- los episodios alusivos al sumario en que toria de la Humanidad. La nueva edición de, la Summi Pontificato la que, iluminada fueron encartados los más intrépidos elepor sol glorioso, mira al cielo de- los más mentos al servicio, en Valencia, de nuestra, tus viene a aumentar el catálogo de Encíaltos ejemplos, como la que se hunde en el causa, suministrando este libr a la Historia clicas y documentos pontificios editados por la A. C. N. de P. a iquiien deben dirigirse infierno rojo de las peores pasiones. Gran... una exacta y fidedigna documentación. los pedidos. (Alfonso XI, 4, 4. izquierda. parte del extenso trabajo realizado por e! A p a r t a d o 537. Madrid. señor Esperabé se dedica a narrar, en sus ¡Oh, sí... Los españoles no deben oldistintas fases, el Alzamiento nacional, exa- vidar ¡o sufrido. Pero aquellos extranjeros Santo Tomásy el Tradicionalisminando por separado J a participación que que no aprendieron a tiempo lo que hartq mo medieval por el P Eleute? han tenido, bajo la suprema inspiración del debían saber) lean ahora los libros testirio Elorduy, S. j Caudillo, las fuerzas militares de tierra, las moniales del heroísmo hispánico, frente al de mar y las de aire. Y completan el volu- terror de poderes agazapados en cubiles, Si la regeneración de España ha de temen dos extensos capítulos en que, respecti- internacionales. ner el sentido de Cruzada que dio el Movi ¡vamente, se recogen las biografías de héroes miento nacional, nadie mejor que Santo y de mártires. Enumeración, naturalmente M. FERNANDEZ ALMAGRO Tomás para ser el maestro e inspirador de incompleta, que da la medida del sublime nuestra restauración: Una época como la esfuerzo rendido por el alma española. ¡Guerra en Finlandia! La Unión que vivimos, que trata de abrir sendas nuevas a la Armónicamente comSoviética contra Europa por de cerrar. Historia de la Humanidad, no puelos ojos a las enseñanzas 1 del papuesto, no o b s t a n t e J. E. Casariego sado... Estudiar el pensamiento político de Ja deliberada condición Santo Tomás es conocer uno fragmentaria de sus El actúa! director del Periódico El Alcá- res más penetrantes de nuestra de los. factopropia esenelementos, este Anee zar es un notabilísimo escritor qwe a diario cia nacional dotarlo de la gesta esnos deleita con sus crónicas, todas ellas de La segunda parte de pañola- -libro de que un alto espíritu patriótico. Casariego luchó con precisión las ideas la obra trata de fijar método son autores. Ricardo contra eP comunismo en Jas trincheras y en- comparativo, cotejando tomistas por política la doctrina Gutiérrez y Joaquín tre las fuerzas invencibles bajov la espada, de los dos grandes genios del pensamienGonzález P a s t o r- siempre victoriosa, de Franco. Como hombre to cristiano: San Agustín y Santo Tomás. gana por entero nuesdé letras- -jamás dejó de combatir con su pluapéndice tra atención, por cuanma- -y como ex combatiente- -asistió a Ja alta tasEn el intervienen se había a especialisque en la contienda to nos hace vivir, con ocasión dejla defensa de Oviedo y a las ges- 3 a parte auténtica de Santo Tornas en la sohr; sugestiva vivad d a d, tas dé las tropas navarras- -conoce él ho- De regno. El autor sostiene como tesis obra cier. las más varias emocio- D. Ricardo Gutiérror de esas fuerzas monstruosas que, en con- ta que. toda ella es de Santo Tomás, y parece nes, a un lado y a tubernio procaz de frentes populares y coali- atraer a su opinión una autoridad mundial, rrez. otro, de las líneas de ciones marxistas, constituyen la anti- Europa de Grabmann. De fuego. Muchos de estos lances han sido y no hay que decir la anti- España. Pluma, por como la como base científicaesta manera, essegura, el ideavistos y experimentados por quienes aho- tanto, muy autorizada la suya para deduc; r tablece, rio político de Santo Tomás, que podrá ser Ta nos los cuentan en prosa fluida, debien de la victoria española enseñanzas interesan- tema fecundo de ideas t olíticas cristianas lograda amenidad. Otras anécdotas oro- tísimas y Dará exaltar el vaJor ÍHÉomable de en estudios oosteriores