Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID D 1 A 20 DE FEBRERO DE 1940 NUMERO SUELTO Í 5 CENTS. tí! SUSCRIPCIÓN MADRID ÜN MES, 3,70 PESKTAS. PROVINCIAS: OUSKS MESES, 12,65. AMERICA í PORTUGAL: TUKS MESES, 13,15 EXTRANJERO: TRES MESES, 33,65 PESETAS. REDACCIÓN X ADMIIOSTRACION: SERRANO, 61, MADRID. APARTADO N. 43 AB DIARIO ILUSTRA: DO. AÑO TRIGESIMOTERCERO. N. a 10.606 g g, SOLEMNE CEREMONIA CON LOS MÁXIMOS HONORES MILITARES RECIBEN SEPULTURA EN EL CAMPOSANTO DE MÁRTIRES DE PARACUELLOS SEIS CADÁVERES, EN LOS QUE SE HAN SIMBOLIZADO L 9 S INNUMERABLES CAÍDOS POR DtlOS Y POR ESPAÑA El Gobierno, el Ejército, Ja F E. T y de Jas J. O. í. S. y el pueblo madrileño rinden un fervoroso homenaje a los que cayeron bajo la barbarie marxista Dónde reposan Jos mártires El domingo se efectuó la impresionante ceremonia de dar tierra. con los máximos honores, a unos cadáveres en loe que se h T simbolizado los cuerpos mártires que aL cayeron destrozados por las balas marxistas en la tierra que ellos santificaron con su sangre derramada por Dios y por ios ideales que el Caudillo encarna; es decir, por España y su Movimiento salvador. Este postumo homenaje lia llegado a los hogares, donde por siempre se llorará a los ausentes, como un consuelo en medio de la vivísima, pena que se re- novaba con la evocación del martirio. España y el Caudillo no olvidan a los Caídos, cuya memoria merece el eterno reconocimiento de la Historia. Por ello se tributaron el domingo los máximos honores militares a los restos de los seis Caídos- -los sin identificar que representan a los infinitos mártires anónimos- -como manifestación de que se considera como muertos en el gran combate que libertó a España y cara al enemigo, a todos los que fueron sacrificados en el horror de aquellos meses primeros del Movimiento y a lo largo de los años de guerra. Combatieron por España, y por ella cayeron. Ahora, en la paz victoriosa de Franco, se les rinde el homenaje del amor y el dolor de España. te paraje, cubierto de gijandes fosas, que sólo tienen grandes cartones con la fecha de las inmolaciones. Hay tambié- n muchas sepulturas aisladas, que, tajo la cruz, tienen el nombre de los escaaos mártires identificados. Los seis calafalcKMS dispuestos para los féretros se hallaban anite el altar, y, detrás de ellos, la gran tribuna pa, ra las representaciones del Gobiern y jerarquías del Movimiento. La bandera llíacional ondeaba, a media asta. Todos los se. rvicios estuvieron muy bien dispuestos. Lugasr de honor ocupa. ban las familias de los- inuertos, los mutilados de guerra y las Asociaciones de ex Cautivos. Sobre las fosas l íabía ofrendas de flores. clero castrense, y al frente la cruz alzada de San Jerónimo. Al lado de los armones iban enfermeras de Sanidad Militar con grandes ramos de claveles amarillos y granas. JDe los ramos pendían cintas, que declan: Homenaje a los mártires A continuación, la presidencia de la Asociación de Familiares. Seguían las coronas de las familias y entidades y luego iban las fuerzas que habían de rendir honores. Cerraba el cortejo la presidencia oficial. La misa y el desfile militar La misa corpore insepulto fue oficiada, por el reverendo padre agustino Félix García ministrado por otros sacerdotes. El momento de alzar y rendir sus armas las fuerzas fue de gran emoción. Terminada la misa, el cloro rezó unos responsos ante los catafalcos. Las fuerzas del aire arrojaron ñores en diversas ocasiones del acto religioso, y después aparecieron, guardando una correcta formación, que trazaba una gran cruz sobre el cielo. Seguidamente desfilaron todas las fuerzas militares por el orden siguiente: Marina, Infantería, Legión de Falange y Organización Juvenil, Artillería y Caballería. La Infantería desfiló en columna de batallones. Al llegar a la altura de los túmulos los jefes de unidad daban el ¡Viva España! reglamentario, que contestaban los soldados y el público cercano, así como el ¡Arriba España! de los falangistas. La Caballería desfiló en columna de a cuatro. Las representaciones oficiales Los actos estuvieron presididos por los ministros del Ejército, E á d n a Justicia y Hacienda; general jefe dei la primera Región militar, teniente geniaral Sr. Sajiquet, y representaciones de Gdfoternacion, Asuntos Exteriores, Agricultura, Obras Públicas y otros departamentos. Estuvieron también rep. ra 3 e- ntadas las jerarquías del Movimiento. Entre las Comisiones figuraban la Junta rectora de la T. E. U. y los Ayuntamientos de Alcalá y Paracuellos. Preparativos de la ceremonia Desde las primeras horas de la mañana del domingo comenzaron a, salir de Madrid automóviles conduciendo al camposanto de Mártires de Paracuellos a las lamillas de los que allí cayeron asesinados, dando su vida por Dios y por Espanta. Un servicio de a. utobuses militares funicionó constantemente desde la plaza de la Independencia hasta el camposanto, tramsportando a los invitados. A hora oportuna fueron siseados del cementerio de la Almádena los cadáveres de D. Ildefonso Alvarez de ToJedo, ma, rqués de Villanueva de Valdueza; X Luis Cervsra Jácome, capitán de navios D. Enrique Pérez Izquierdo, comandante de Artillería; D. Eduardo Viládes Abadía, piloto aviador, y dos sin identificar. Estos seis cadáveres hablan de recibir los honores en representación de todos los Caídos. Unieron exhumados en el Soto de Aldovea y Torrejón de Ard- oz, y en el depósito del cementerio de Madrid han estado hasta quea se fi. ió la fecha del solemne entierro. Se rezaron unos responsos y los cadáveres fueijon llevados en camiones hasta, el cruce de. la carretera, que do la de Paracuellos parto para el camposanto, donde se hallaban preparados los armones de Artillería en que hablan de ser colocados, las fuerzas que habían de rendir honores, los ministros y las personalidades invitadas a la ceremonia. Las fuerzas que rindieron honores Estas fuerzas eran las siguientes: Un batallón del regimiento de! Infantería número 4, con bandera. esettadra y banda Cazadores del grupo de E- spJoración y Explotación número 1, a caballo, con escuadra de batidores; una succión del regimiento mixto de Ingenieros; otra del grupo de Intendencia número ¡1; otra del grupo de Sanidad nún: ero 1 ¿una compañía de Infantería de Marina del ministerio, en representación de la Armafla; una centuria de Falange de la Legión García Noblejas, del distrito de Buenavista, y otra de la Organización Juvenil, del mismo, y una batería del 7,5 del regimieiato de Artillería a caballo número 36; por el Aire, dos escuadras de dos escuadrillas cada una, con un total de doce aparatos e caza, más otra de cuatro trimotores de bombardeo. Los restos reciben sepultyra. La oración de los Caídos. Palabras del Sr. Pemán Terminado el desfile, los restos de los seis mártires fueron trasladados desde los catafalcos a la gran sepultura donde reposan los Caídos en Torrejón. El almirante Bastarreche leyó la magnífica Oración de los Caídos del ministro y miembro, de la Junta Política Rafael Sánchez Mazas, y a continuación exclamó: ¡Mártires de Madrid y su provincia! contestando todos: ¡Presentes! Se hicieron las salvas de fusilería, y antes de que cayera la tierra sobre los féretros, el director de la Real Academia, Española y consejero nacional, D. José María Pemán, hizo el elogio fúnebre de los Caídos por Dios y por España. Se organiza el cortejo. Las presidencias A la: diez y media se organizó el cortejo a la entrada del camino que conduce al camposanto. Detrás de cada uno de los armones, y al lado, llevando las cintas, figuraban representaciones de los distintos ministerios, Jefatura Provincial de F. E. T. y de las J. O. N. S. Abría marcha una representación del clero dé las parroquias de Madrid y del Termina el acto Cerca de la una, de la tarde terminó el impresionante y solemne acto. Todas las grajides fosas que pe abren epn el enorme camposanto de Mártires de Paracuellos quedaron cubiertas de flores. Las innumerables familias que asistieron al acto oraron ante las sepulturas de los que dieron su vida por Dios y por Espaiia. El acto, severo y magnifico, ha sido un justo tributo que ia España forjada por Franco lia rendido a los que aquí cayeron por ella, enaltecieaílo su memoria de mártires. En el camposanto se había, levantado u n altar para kt inisit. de campaña, que se había de celebrar antes del entierro. El altar se hallaba al pie del cerro de San Miguel, ante una gran cruz, que señorea todo a. quel tris- En el camposanto de los Már ¡EMPRESARIO AGRICOIÍA! -Tas trabajatires dores no pueden dejar de perdMr el Subsidio Familiar. Por ello es imprescindible cumplas lns obligaciones a. iue vienes sujeto en el Kégimen de Subsidios Familiares basta que el especial en- la Agricultura te iinponga otras específicas.