Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 2 BE EXEllO DE 1940. EDICIÓN DE LA MASAXA. PAG. 19. so económico, cuyas deformidades se acusan inmediatamente en el campo de la economía 1, ocasionando lr. i miseria en nuestros hogares humildes. Yo invito a los comerciantes honrados a re li: cir a este sector de tenderos desaprensivos que, explotando ía escasez y especulando con los artículos, crean en la sociedad un ambiente desfavorable hacia el comercio, con daño inmediato de sus propios intereses, pues perturbando el resta bleeiraicnto de la normalidad y ocasionando un gran desequilibrio cu c presupuesto de las clases modestas y. centúaii su miseria y retrasan el progreso económico de la nación del cual el comercio es el principal beneficiario. Ahora comprenderéis los motivos que han llevado a distintas naciones a combatir y alejar de sus actividades a aquellas razas en que la codicia y el interés es el estigma. que les caracteriza- ya que su predominio en la sociedad es causa do perturbación y peligro para el logro de su destino histórico. Nosotros, que por gracia de Bios y la clara visión ie los Reyes Católicos hace siglos nos liberamos de tan pesada carga, no podemos permanecer indiferentes ante esta nueva floración de espíritus codiciosos y egoístas, tan apegados a los bienes terrenos, que con más gusto sacrifican KWfiSJos que sus turbios intereses. Tienen que convencerse todos que no oabe trabajo serio ni progreso económico sin la estabilidad (3 e precios, y en la batalla para lograrla yo esi ero la colaboración de todos los españoles, que deben ayudarnos, con sa valor cívico, en la corrección inexorable de cuantos intenten comerciar con la miseria ajena. Es tan necesaria esta labor, que no vacilo en este día de bala- iieo, en que termina uil año tie glorias y da comienzo otro de tra bajos, en turbar estas horas de meditación y de recuerdo para unos y ie esparcimiento y alegría para otros, con la prosa do estas cifras y de estos problemas, que, áridos en la forma, encierran, sin embargo, tesoros de poesía, pues pueden trocar en alegría 5 abundancia muchas lágrimas y miserias. Material eléctrico. Sube nuestra imporación a más de 65 millones de pesetas, t a n í o somos productores de las materias r t a w indispensables y podrían falmcar la cantidad que Todos los meses del año han de traerte una remembranza, un milagro o una fecha gloriosa en la Historia de España. El calendario oficial del XIX Centenario de la Virgen del Pilar a Zaragoza te aporta todo eso. más grande que ha sufrido ningún pueblo, sin hipoteca y sin claudicaciones. Para coronar esta obra es necesario la colaboración de todos los buenos españoles, en un espíritu de servicio y de sacrificio. Mas este espíritu de sacrificio es necesario que no pese sobre los menos dotados, sino al contrario, sobre los que tienen que sacrificar. Si el sentido patriótico de nuestro pueblo le lia llevado a consumar el máximo de sacrificio por la Patria, dar la vida y la de los propios hijos, ¿es mucho pedir el que sacrifiquen unos pocos los excesos de su codicia? IJÍI nueva España no puede aceptar el tipo de comerciante o productor desaprensivo que especula con la miseria ajena. El comerciante serio cumple una misión en nuestra sociedad, hace posible por su y por su pericia la existencia do productos a la mano de las zonas consumidoras, evitando a la familia la formación de su despensa; regula las oscilaciones del mercado con sus compras oportunas; atrae hacia is s zonas do consumo los artículos de los productores; orienta a éstos do los gustos y preferencias de Ja masa consumidora; facilita a las clases modestas los artículos a crédito. Todo ello por un interés moderado al capital que moviliza. Es una rueda indispensable en el progre- que rinden productos q- e sobrepasan por 100 del consumo nacional, y que W ía de liberarse ampiándola en el pazo más corlo y sustituyendo en P f e b a c a lao con la coi- bina de micsti- as Wts cei Sahara de peor calidad, pero utJiajWc T excelente alimento para las clases modcs. as. Si analizamos iraestio comercio con -is anza de pagos otros visibles, pero muy iS del com eio exterior, efectuados en barcos extraños. Seguros en Compañías extranjeras. Películas cinematográficas. S t e examen, sin duda harto prolijo pero a- rio os demostrará nuestra situación, C existido un campo favorable el problema de nuestra balan- S oSSrSal. ya que España ofrece erras ma- níneas para ser regadas, montes para su repoblación, cantidad de materias VTM f transformables y tornaos con exceso para el trabajo. Lo que destruyeron los rojos Si esto fuera poco, nos encontramos al término de la guerra con deudas oro del Comité de diviai s del ano 35 pendientes de paso de varios millones üv libras, no obstante nuestra oportuna indicación a las naciones acreedoras de que exigiesen el pago ÜJ quienes estaban dilapidando el tesoro de nuestra Patria. Si a esta situación unimos la destrucción sistemática llevada a. cabo por los roios de la cabana nacional, casi desaparecida del territorio q o dominaron; la falla de siembra de la zona ocupada, que obliga a España entera a vivir de las provisiones y cosechas del territorio en poder de los nacionales; la desaparición de los de. pósitos de materias primas, valorados en muchos centenares de millones de divisas; Ja voladura sistemática de todos los puentes del área a que afectó la guerra, que se elevan al número de varios millares, muchos de los cuales han sido la ilusión de muchas generaciones; la desaparición de una gran parte del material ferroviario, reducido a chatarra en muchos de los casos; la huida por la frontera pirenaica de todo el material automóvil de la región catalana, del que sólo recuperamos, en estado lastimoso, una mísera pirte; el robo y entrega a Rusia de una parte importante de nuestra flota mercante, que asciende a 48.000 toncadas, en poder todavía de los bolcheviques; los barcos perdidos en los puertos que fueron rojos, de los que en ocho meses llevamos salvadas más de 48.000 toneladas, con un valor actual de 200 millones, obra admirable de nuestra Comisión de Salvamentos, ¿puede alguien en esta situación extrañarse de que pueda escasear algún día el pan, o faltar la. leche, o que los transportes no funcionen con la regularidad do los tiempos normales? Tin ejemplo os dará idea de la magnitud ide nuestro problema. El consumo normal de trigo de España es de 41 millones de quintales. Al ocupar 1 zona roja y encontrarla vacía tuvimos un déficit hasta empalmar con la cosecha de cuatro millones de quintales que importamos del extranjero con los consiguientes sacrificios económicos. Tá falta de siembra en la zona roja nos eausó un déficit para el año agrícola en curso de Í 0 millones de quintales más, que España está importando del extranjero; y esto exige, aparte del enorme sacrificio de S 5 millones de dólares, un transporte de barcos que asciende a 160 barcos de 6.000 toneladas, y en trenes a unos 100.000 vaSCües. f ente pese- balance Practicado nuestro balance anual, inauguramos hoy una g r a n v e n t a extraordinaria- -v e n t a post- bjalance que consideramos del mayor interés para usted en los actuales momentos. Le agradeceremos nos honre con su visita. Los enemigos de la Revolución Nacional Estas son las inquietudes de mi espíritu en estos momentos, en que quiero sepáis a dónde y por qué vamos. Y. o os dije desde el primer día de la gue rra que luchábamos por una España mejort y que serían estériles los sacrificios nuestros si no realizábamos la Revolución indispen- sabio a nuestro progreso económico y estabilidad política Así, desde los primeros meses, la Gaceta del Estado va recogiendo en sus páginas los cimientos de esta gran obra, qute en 1 vida de las ilaciones cuesta decenios alcanzar. las esta Revolución, que tantos quieren; y que lia de ser la base de nuestro progreso, tiene poderosos enemigos; los mismos que. al través de los años fueron labrando núes tra decadencia; es la triste herencia, del siglo liberal, cuyos restos intentan, en laí j obscuridad, revivir y propagarse, fomentados por los eternos agentes de la anti Eí. paíía- Son los que bajo Carlos III introdujeron en nuestra nación la masonería a caballo de la enciclopedia; los afrancesados, cuando la invasión napoleónica; los que con Riego dieron el golpe de gracia a nuestro Imperio de ultramar; los que rodeaban a la Reina gobernadora, cuando decretaba la extinción de las Ordenes religiosas y la expoliación de sus bienes, bajo la inspiración del judío Mcndizábal; los que en el 98 firmaron el torpe Tratado de París, que a la pérdida de nuestras Antillas unía graciosamen e nuestro archipiélago filipino a muchas millas del teatro de la guerra; los que en un siglo escaso hicieron sucumbir el más grandioso de los- Imperios bajo el signo de una Monarquía liberal y parlamentaria; los mismos que eii nuestra Cruzada, sirviendo intereses extraños, lanzaban las consignas do mediación y en nuestra retaguardia intentaban- verter; el descontento. Esta es la ejecutoria de una época y el estigma de un sistema; que tiene que gra toarse en el ánimo de iodos los iespañoles. Viven todavía las generaciones que al co rrer de estos últimos años sufrieron sus consecuencias con las ni ¡serias y la limitación de horizontes de la vida española, en lo que sólo el breve paréntesis de mando del graicí ral Primo de Rivera pone en el panorama Sederías Carretas AUTOBUSES MADRID- VALENCIA NUEVA EMPRESA. INAUGURACIÓN, 2 BE ENERO. SALIDA, 8 MASAXA, PASEO BEL PRADO, 32. PRECIO, 40,45 PTAS. SAJÍN A ANT 1 SÁRNICO MARTÍ. Ún ¡e- q u e l a cura sin b a ñ o Saguro, cómodo e inofensivo OfiCOWlEN D TOMADASY SUlfUÜETOJ E 30 VENTA i TOBAS U S ÁNTISARNICOMARTI MAVE 1.200 MT 2 EN ALQUILER PARA INDUSTRIA LOSVGIL. Conde Aranda, 1. NECESITASE Colabo xión de todos los españoles Y en esta situación y con esta penuria de niedios, España está calvando la crisis