Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 8 DE NOVIEMBRE DE 1 SS 9. EDICIÓN DE I A MASAXA. PAC. 9. V El Rey de Bélgica y la Keina de Holanda a los jefes de Estado en Parte, Londres y Berlín: 13- i una llora tan angustiosa para el niundo, antes do que l a guerra comience adaptar espontáneamente su fisonomía y sus con toda, su violencia en Eur- opa occidental, Otra ves renace una remota esperanza de tenemos la convicción de que es nuestra paz. Los Monarcas de Holanda y Bélgica servicios, incluso su léxico, a una situación deber el hacernos oír de nuevo. Las parhan ofrecido generosamente su mediación diplomática y política que, con más prevites beligerantes declararon, hace algún, a los- beligerantes, con el fin de llegar a sión que exactitud, ha dado en llamarse tiempo, qu no sa negaban a examinar las un acuerdo antes de que empezara la ver- guerra europea. prsibles bases de una paz justa. Nos paEste fenómeno de adaptación culmina en dadera guerra con todos sus horrores- Ahoiee- e difícil, que en las circunstancias acra bien, a pesar del anhelo de la Humanidad silencios, eufemismos y reservas que no se tuales, puedan los beligerantes ponerse de casi entera, la esperanza no es sino muy exigieron ni se otorgaron en la otra prueba, acuerdo para precisar y concertar sus puntos de vista. Los soberanos de dos Estados problemática. Ingleses y franceses saben aüe la auténtica. La ignorancia de todo lo que neutrales, que tienen buenas relaciones con. los Estados Unidos están detrás de ellos concierne a circulación y desplazamiento de todos sus vecinos, estamos dispuestos a con todo su poderío económico y el discur- fuerzas, así como los sectores y lugares de so de Hálifax ayer tarde indica claramente acantonamiento, es irrevocable, perfecta. ofrecerles nuestros buenos oficios. Si están conforme con ello, estamos dispuestos a. que Inglaterra insiste en la realización de En cierto sitio escriben sistemáticamenfacilitar por todos los medios que se. hallen; su programa. Por otra parte, sería absurdo te los periódicos, o dicen- los locutores de la en nuestro poder, por todos los que nos suponer que Alemania se mC Strara dispuesta Radio, cuando unos u otros se refieren al puedan ser sugeridos, y en un espíritu de regresar al slatu quo del 31 de agosto, y puerto por donde han desembarcado tales o amistosa, comprensión, la busca de elementos que puedan conducir a un posible acuermenos aún al de 14 de marzo de este año, cuales expediciones inglesas y al itinerario do. Tal es la misión que nos parece devíspera de la ocupación de Praga. Finalmen- que las mismas han seguido en el interior para te, awnque los beligerantes aceptaran la pro- de Francia. Cierto sitio abarca todo lo bemos cumplir, interés el bien de nuestros pueblos y en del mundo entero. puesta de la Reina Guillermina y de Leopol- que comprende zona armada, o sea, más de Esperamos que nuestra oferta será acepdo III, siempre quedaría en pie el problema 1 a mitad de Francia y, ocasionalmente- -es tada y con elle se habrá dado el primer de Rusia, dueña de la mitad da Polonia y decir, con relación a la actividad militar- paso hacia t i establecimiento ds una paz protectora de los países bálticos. Todos también lo que no es zona armada. Cierto duradera. Firmado: Guillermina, Leopoldo. los esfuerzos realizados por las tres poten- sitio es la costa, y puede ser también la EFE. LOS SOBERANOS DE BÉLGICA Y HOLANDA O F R E C E N A LOS B E L I G E R A N T E S SU MEDIACIÓN elementos que puedan conducir a un 1 acuerdo cias en guerra hubieran servido, pues, únicamente para aum- entar considerablemente el poderío de la U. R. S. S. ¿O se iniciaría, acaso, una nueva guerra para rechazar a los rusos detrás de sus fronteras de hace dos meses? A B C en París La crítica de una guerra que no existe París 7, 11 noche. (Crónica de nuestro í edaetor- corresponsal, retransmitida por teléfono desde San Sebastián. No tanto por necesidad intrínseca, cuanto por previsión suplementaria, todos o casi todos los diarios franceses, lian, establecido una sección de re bélica cuyos titulares cumplen 0 intentan cumplir, la misión de explicar la guerra, como si, realmente, la guerra existiera. En París y en los departamentos, no hay periódico que se estime que deje de aumentar su primera plana con una acotación al comunicado oficial, concebida en términos técnicos y acompañada, con frecuencia, de un gráfiieo, cuya nomenclatura cambia poco, naturalmente, o no cambia nada, de una semana a otra. Este prurito, aparentemente irracional, de anteptner el órgano dialéctico a la f función o argumento de unas operaciqnes que no existen y unas batallas que por fortuna no se libran, responde, sin duda, al designio de confirmar la actitud de oposición y antagonismo que, con respecto al tercer Reich, declararon hace nueve semanas los Gabinetes de Londres y París. La simulación de un dinamismo técnico y estratégico contribuye también a que la opinión se persuada, a uno y otro lado del Rhin, 110 menos que en los países neutrales, de que si Francia e Inglaterra movilizaron, no fue. para realizar simplemente una campaña de invierno. La Prensa toda viste uniforme marcial. Su t no es idénticamente belicosoi Ni Le Populaire siquiera, escapa a una regla que ha devuelto a la hoja callejera la actitud, corregida y aumentada, que adoptó en 1914 a 1918. Entonces h- ibo periódicos que, como Le Journal, bajo la dirección del senador Humbert, L Action Francaise y los dos que sucesivamente fundó y dirigió Clemenceau- -que son L Homme Libre y L IIonimc Enchainé- realizason campañas que, pese a su acritud, primero, y a su virulencia, más tarde, cooperaron eficazmente a la victoria. La confianza que inspira Eduardo Dalath er sofrena y reprime, más que la previsión de la previa censura, el temperamento de cada periódico. Así, pues, 110. hay hoja diaria o seiiianal que se haya abstenido de planicie oceánica. Volviendo a los críticos de guerra, su actitud en el curso de la que dirigió y ganó Franco, me impide reprocharles una posición, no por disciplinada y prudente, menos ociosa y prematura. Con o sin adhesión a la Causa nacional, el Estado Mayor francés y sus portavoces periodísticos no dudaron nunca del triunfo del Generalísimo, ni dejaron, mejor que en capital alguna, de registrar y conjeturar con fidelidad lúcida y matemática, la evolución y la inminencia de la reconquista de España. -MARIANO DA- Comentarios ingleses al discurso de Mol otov Londres 7, 5 tarde. Los periódicos mentan el discurso de Molotov. El Daily Telegrapb. dice: Molotoy- -quizá involuntariamente- -es un humorista de primer árdea, y las paradojas que utiliza para exponer la situación internacional nn son iriclignas de Berna; rd Shaw. Hay que admitir qu. e el imperialismo y el capita- lismo no pueden mostrar nada comparable a ese ejemplo que Molotov llama inte. ma. cionaHsmo proletario pero este ejemplo no es muy edificante, desde el punto de vista político de la paz El Daily Mari dice que en la extrajía interpretación de los acontecimientos con. el propósito de hacer olvidar la realidad, Malotov ha manifestado netamente que la U. R. S. S. permanecerá neutral en la. guerra. -EFE. RANAS. Partes oficiales de guerra Parte oficial alemán. Tres aparatos, derribados Berlín 7, 2 tarde. Comunicado de guerra del Alto Mando del Ejército alemán: En el Oeste, sin acontecimientos dignos de mención, excepto una débil actividad de la Artillería y de las patrullas de reconocimiento, por ambas partes. Cerca de Maguncia lia sido abatido un avión británico y cerca de Saar Jjauten dos franceses. -EFE. Alemania, neutral en el conflicto ruso- finlandés Berna 7, 6 tarde. Según el corresponsal en Berlín del Basler Naehrichteai Alemania continuará observando urna, actitud neutral en lo que se refiere al conflicto ruso- finlandés, y por esa razón los p e riódicos del Reich no hacen ningún comentario del discurso de Mctotov. -EFE. Parte francés. Tranquilidad París 7, 2 tarde. Comunicado de guerra correspondiente al día 7 de noviembre (mañana) lia noche lia sido tranquila. -EE E, Halifax expone los fines de guerra Londres 7, 10 noche. Lord Halifax, e a declaraciones sobre los fines de guerra, después de haberse referido al discurso deChamberlain del 3 de septiembre, y especialmente a la afirmación de que Gran Bretaña lucha contra la fuerza bruta y la injusticia, dijo que Gran Bretaña lucha en defensa de la libertad, por la paz, por su seguridad y por la dé los demás. Luchamos- -añadió- -contra la violación de la santidad de los Tratados y contra la falta de respeto a la palabra dada. Afirmó que no habrá paz ni prosperidad mientras que Europa esté amenazada por los actos do agresión de Alemania y que estas agresiones no deben producirse más. Inglaterra no busca un afán de- venganza ni tiene ambiciones territoriales, pero está resuelta a hacer todo lo posible para que Europa no sea sometida de nuevo a la tragedia de la guerra. Gran Bretaña hará, uso de. toda su influencia cuando llegue la hora para construí. un nuevo orden mundial en el cual las naciones no permitan que un? insensata rivalidad armada traicione sus esperanzas en una vida más feliz y su confianza en e! porvenir sea dearrumbada por; oscuros temores de nuevos desastres. Terminó diciendo que el nuevo mundo al que Inglaterra aspira tendrá la cooperación de todos los, pueblos a base de la igualdad humana, del respeto de sí misino y de Actuación política y diplomática Entrevista de Leopoldo UI con la Reina Guillermina La Haya 7, 4. tarde. Anoche llegó a esta capital, inesperadamente, el Rey de Bélgica, acompañado por el ministro de Negocios Extranjeros, Spaak. La primera c. onfer. enoia entre los dos soberanos duró hasta las cuatro de la madrugada. Los ministros dé Negocios Extranjeros asistieron a la conversación. Hoy, han cursado el siguiente telegrama. lrni t ea c o a í E